Asamblea Nacional Constituyente

El 9 de diciembre de 1990, después de una campaña electoral rápida y novedosa, candidatos de partidos políticos y movimientos sociales fueron elegidos a fin de conformar el grupo de 70 constituyentes, quienes fueron el primer retrato oficial de la pluralidad política de Colombia. Los elegidos venían de partidos tradicionales y recién nacidos, de gobiernos indígenas y de cátedras universitarias, de la literatura y del fútbol. Se organizaron en cinco comisiones y trabajaron durante cinco meses en el centro de convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada. Los debates de la Asamblea demostraron que la democracia sí aguantaba la discusión entre contrarios y la construcción consensuada de un mejor país. El resultado fue una Constitución que robusteció la democracia al entregarle al ciudadano más herramientas para su participación, afianzó la descentralización, consagró los derechos económicos, sociales y culturales, señaló los recursos de primordial conservación, concibió una estructura de pesos y contrapesos, le dio autonomía al Banco de la República y creó instituciones como la Fiscalía General de la Nación y la Corte Constitucional, entre otras.

Propuestas del pueblo

Con el fin de garantizar que la Asamblea Nacional Constituyente escuchara las voces de diferentes sectores de la sociedad civil, se convocaron varias mesas de trabajo en todo el país en las que la gente podía expresar sus propuestas. Las cerca de 150.000 propuestas que llegaron se organizaron y, dependiendo del tema, se asignaron a la comisión correspondiente. Las propuestas fueron un reflejo del sentimiento de miles de ciudadanos que le apostaban a la Constitución como el camino para salir de la violencia reinante.

Polémicas durante la Asamblea

La Asamblea se caracterizó por la participación de diferentes sectores políticos que llegaron a un consenso con respecto a los principios fundamentales, las reformas sociales y económicas y la transformación institucional. Sin embargo, también hubo puntos de disenso y muchos tuvieron repercusión en la opinión pública y un amplio cubrimiento en los medios, como el cierre del Congreso y la aprobación de la no extradición de nacionales.