Participación

El interés central de una democracia consiste en garantizar que todos los miembros de la sociedad tengan una posibilidad real e igual de participar en las decisiones colectivas, más allá del ejercicio del voto. Así, al establecer desde su primer artículo que Colombia es una república democrática y participativa, la Constitución de 1991 asume el reto y el compromiso de promover la participación ciudadana en todos los espacios de la vida social. En ella se diseñaron varios caminos para la participación de los ciudadanos en las decisiones, pasando de ser una democracia representativa a una democracia participativa, lo que la diferencia profundamente de la Constitución de 1886.