Jorge Cadavid

La poesía aspira a la música. La música aspira al silencio. Ante el silencio, la música enmudece. Pero el silencio no es la ausencia de sonido. Para un músico como Webern el uso del silencio es esencial, es pausa, tiempo, espacio comunicativo. El silencio es la más hermosa metáfora de la música: “La música callada, la soledad sonora”, de Juan de Yepes. El silencio es continua batalla por situarse fuera de la tiranía del lenguaje.

En 2000 Jorge Cadavid (Pamplona, 1962) publicó La nada (Universidad de Antioquia), su primer libro de poesía, y en adelante, en estos trece años siguientes, ha publicado diez libros más, casi todos de poesía (uno es una antología de poemas cortos de todo el mundo, Ultrantología; otro es una antología de poesía colombiana, República del viento, y otro es Escribir el silencio, ensayos literarios).

Tenía razón Susan Sontag en su rabioso e iluminado ensayo Sobre la fotografíala Caverna moderna son las fotografías", dice Sontag, la realidad se ha confundido con el simulacro… Si a los ancestros les sorprendían las fotografías por su parecido con la realidad, hoy es cuando la realidad nos sorprende siempre y cuando se parezca a la fotografía que recordamos.

Un nuevo lente poético En su primer libro de ensayos, Escribir el silencio. Ensayos sobre poesía y mística, el poeta y profesor Jorge Cadavid propone un nuevo canon poético que gira en torno al tema de la escritura del silencio, y reúne poetas desde el siglo xvii, españoles, hasta contemporáneos latinoamericanos y colombianos.

En este poemario, Pablo Montoya sigue tácitamente la sentencia de Pater según la cual “todas las artes propenden a la condición de la música”. Este es, según Nietzsche, el origen de la tragedia.

Suscribirse a RSS - Jorge Cadavid