La diosa masonería

Tipo: 

Tema: 

Autor: 

Libro reseñado: 

Masonería y poder político en Colombia. Otra cara de la historia colombiana.

Datos libro: 

Mario Arango Jaramillo; Hombre Nuevo Editores, Medellín, 2011, 426 págs., il.

A Mario Arango lo conocimos primero como ideólogo que fue de la Alianza Nacional Popular (Anapo) de finales de la década de 1960, como un analista e historiador del primer narcotráfico en Colombia junto con Jorge Child; también, como profesor universitario. Ahora, años después, en el siglo xxi, lo encontramos como historiador de la masonería en Colombia. Ni idea teníamos que fuera masón, así que se trata de una historia del protagonismo de la masonería escrita por un masón atento a los métodos y avances de la historiografía de los siglos xx y xxi. El libro, que se aferra a la periodización política de la historia de Colombia, consta de veinticuatro capítulos organizados en seis partes que tratan del papel de la masonería desde la Independencia hasta los inicios del Frente Nacional. El autor dedica gran atención y espacio a la región de Antioquia, y sería esa su fortaleza: desmontar la afirmación de los especialistas en la temática sobre la no presencia significativa de la masonería en esa región. Muchas de las insuficiencias de la investigación están marcadas por la complejidad de la fuente directa muy reducida. Teó- ricamente el autor apela a préstamos extraídos de la historiografía que considera a las sociabilidades dispositivos más importantes para la explicación histórica que la materialidad de la sociedad, o los partidos políticos. Exquisita la introducción, llena de encanto literario y de evocación histórica. Una excursión por el antiguo Egipto, donde nace la masonería ligada a la legendaria historia de ese enigmático país. Un reconocimiento de una civilización usurpada por Occidente y una reivindicación de sus valores y aportes a la civilización universal. El propósito del autor es introducirnos en el universo masónico, de ponernos frente a sus objetivos y noblezas. Es, sobre todo, una apuesta a un pensamiento de carácter universal, que recoge experiencias y las aporta también. Así las cosas, estaríamos ante un fenómeno que trasciende los tiempos y que conserva vigencia. A medida que el relato entra en sus nobles propósitos nos imaginamos al Mario Arango militante, intelectual e inquieto pensador que ha sido, un consecuente buscador de verdades justicieras. Mientras historea y legitima a la masonería se historea y se legitima a sí mismo. Además, y aunque no es su intención, en la medida que expone las fortalezas y los aportes de la masonería a la construcción de las naciones, su narración contribuye de manera paradójica a la desmitificación de la misma. Habiendo sido masona una parte considerable de la intelectualidad del siglo XIX, la pertenencia a esa afamada sociabilidad no fue suficiente para paliar odios, enemistades y adversidades entre sus miembros: entre gólgotas masones y draconianos masones, primero; y entre masones de Cartagena, de Antioquia y de Bogotá, después. El libro derrumba el mito de la masonería como cuestión ajena a la Iglesia católica. El autor menciona la presencia y actividad de los prelados antioqueños antes, durante y después de la Independencia. Establece la red de grandes comerciantes antioqueños con la élite bogotana a través del vínculo masón, y destaca la contribución financiera de los primeros a los vaivenes del desarrollo material de la capital de la república.

Leer texto completo