Papa con coro de prostitutas

Tipo: 

Tema: 

Autor: 

Libro reseñado: 

Plegaria por un papa envenenado.

Datos libro: 

Evelio Rosero; Tusquets Editores, Barcelona, colección Andanzas, 2014, 164 págs.

¿Cuáles son los males endémicos de la Iglesia? Aventuremos los más visibles: su corrupción política milenaria, su falso discurso de la pobreza evangélica, su mentiroso ropaje del celibato, su amancebamiento con los poderosos de las armas y el dinero. Por ello, cuando arribó al papado Albino Luciani, con el nombre de Juan Pablo I, se estremeció de temor el Vaticano por las reformas radicales que este iba a emprender. Su extraña muerte, a los treinta y tres días de iniciar su pontificado el 26 de agosto de 1978, disparó las suposiciones, las investigaciones y, por supuesto, la imaginación de los escritores. En este último campo está Plegaria por un papa envenenado, la novela de Evelio Rosero. En la nota de autor, que se encuentra al final del libro, Rosero propone un puente de unión entre su primer cuento “Ausentes”, premiado en un concurso nacional en 1979, y esta novela de 2014. Son dos textos dedicados a papas. El primero a Pablo VI y su visita a Colombia. El segundo, un sentido, hermoso y delirante homenaje a Juan Pablo I. En esa nota, igualmente, se dan claves para entender cuáles son los referentes principales que le sirvieron a Rosero a la hora de escribir su novela. Dice el autor que leyó mucho sobre la vida de Albino Luciani y sobre su asesinato. Pero que solo un libro lo impresionó: En nombre de Dios, de David Yallop. Es más, la lectura de esta seria investigación, que provocó el escándalo en los medios al ser publicada en 1984, es la que empujó al escritor colombiano a escribir su plegaria. En la novela es el “cronista lúcido” que ayudará a que el narrador se sumerja en los acontecimientos que preceden el asesinato del papa. Rosero vuelve sobre un referente intertextual para construir su relato. Lo había hecho ya, y de manera ostensible, con La carroza de Bolívar (2012). En esta novela los escritos del historiador José Rafael Sañudo permiten al NARRATIVA narrador desmontar el heroísmo bolivariano y, así, endilgarle masacres infames cometidas en su paso libertario por el sur de Colombia. Pero si los textos de Sañudo corren el peligro de devorar la voz narrativa en La carroza de Bolívar, en Plegaria por un papa envenenado el apoyo textual es siempre mesurado. Por supuesto, se trata de dos novelas cuya diferencia estriba en su extensión. Mientras la primera es una novela histórica de casi cuatrocientas páginas, la segunda parece pertenecer a los terrenos del divertimento narrativo de corta duración. De todas formas, los lectores que ya conocen la novela sobre Bolívar, al encontrar de nuevo el mecanismo del palimpsesto en la novela sobre Juan Pablo I, pueden levantar las cejas con sospecha. Empero, el acertado equilibrio que logra Rosero con su invención literaria y el texto que la ha alimentado borra cualquier prevención.

Leer texto completo