Sin título

Tipo: 

Tema: 

Autor: 

 

 

Tania Ganitsky

Bogotá, 1986. Profesional en Estudios Literarios de la Pontificia Universidad Javeriana. Becaria del Centro de Escritura de la Universidad de los Andes; magíster en Filosofía, con una tesis sobre el poeta Paul Celan, y magíster en Literatura, con un trabajo sobre la poeta rusa Marina Tsvietáieva. Ambas tesis fueron laureadas. Ha trabajado como bibliotecaria, tallerista, librera, traductora y docente. Actualmente estudia un doctorado en Filosofía y Literatura en Inglaterra, donde adelanta una tesis sobre Emily Dickinson y Paul Celan; allí dicta una clase sobre modernidad y literatura.

 En el 2009 ganó el Concurso Nacional de Poesía de la Universidad Externado de Colombia con la selección de poemas “El don del desierto,” y en el 2014 obtuvo el Premio Nacional de Poesía Obra Inédita con su primer libro dos cuerpos menos (2015). Una selección de su poesía fue incluida en la antología Moradas Interiores (2016), editada por la Editorial Pontificia Universidad Javeriana, que reúne una muestra de la obra de cuatro poetas colombianas. Ha participado en varios encuentros de poesía, y sus poemas se han publicado en diversas revistas literarias de Hispanoamérica. Asimismo, ha publicado artículos académicos en los que explora las relaciones entre poesía y ética, sobre todo en la segunda mitad del siglo XX. 

 

El poema que quieres leer

incluye los nombres del fuego

en todos los idiomas

para mostrar que no cambia.

El poema repite la palabra fuego

hasta el infinito.

Te acuerda de un poema que dice

que el fuego

es el tejido de las lenguas,

pero te muestra que es una sola.

Así comenzó todo,

la soledad se confundía con la paciencia

y la imaginación con el desierto.

Solo las aves y los insectos

se guardaban distancia,

le ofrecían claridad a la palabra.