¿Desde cuándo zumban las moscas en los versos de María Mercedes Carranza?

Tipo: 

N° revista : 

Boletín Cultural y Bibliográfico 88

Autor: 

La poeta colombiana María Mercedes Carranza (1945- 2003) parece hacer “fuerza contra alguien o algo” a lo largo de toda su obra: “zumbó” en sus versos, en esta acepción de la palabra “zumbar”. Pero esta acción, expresa, solo la encontramos en el último verso del primer poema que le da el título al libro El canto de las moscas (Versión de los acontecimientos). La fuerza, a nuestro juicio, la ejerció contra el lenguaje desde los recursos de la poesía, porque se encontraba desgastado por el uso. Para ello no escatimó esfuerzos, aunque en el último libro ese zumbido dejara de ser sordo y lograra su objetivo. El lenguaje, entonces, dijo y fue silencio delimitado por blancos entre muy pocas palabras. Rastrearemos, a continuación, esta lucha con el lenguaje en los libros que publicó: Vainas y otros poemas (1972), Tengo miedo (1983), Hola, soledad (1987), 18 de agosto de 1989 (1990), Maneras del desamor (1992), De amor y desamor y otros poemas (1995) y, finalmente, El canto de las moscas (Versión de los acontecimientos) (1998). María Mercedes se enfrentó con el lenguaje entendido desde muchos ángulos: como contenidos que llevan implícitos significados; que acumulan otros contenidos a partir de intertextualidades ya sea con la poesía de otros autores, o con otras manifestaciones del arte; como contenidos contrastados por diferentes registros del lenguaje, sobre todo con el coloquial, en particular las fórmulas sociales que dan cuenta de las “buenas maneras”; como formas poéticas que delimitan contenidos; como contenidos y formas que en su conjunción revelan un significado que construye a un sujeto que al soñar, maldecir o convocar el lenguaje da cuenta de sí mismo como un ser inscrito en la historia.

Leer texto completo