Las claves para navegar el Estuario

Tipo: 

Tema: 

Libro reseñado: 

El espacio imaginario en la poesía de Carlos Obregón

Datos libro: 

Universidad Tecnológica de Pereira, Facultad de Bellas Artes y Humanidades, Maestría en Literatura, colección Literatura, Pensamiento y Sociedad, Pereira, 2012, 173 págs.

Nunca se sabe la profundidad del agua cuando leemos la poesía de Carlos Roberto Obregón Borrero (Bogotá, 1929-España, 1963); es decir, algo de lo vital se nos fuga en la relectura; algo de su lenguaje hermético se nos queda en una indescifrable ceniza. ¿Qué quiso decir Carlos Obregón cuando escribió: "Solo el que redime el silencio es raíz sin memoria" [1] ?, ¿hablaba de la oración o de la muerte? O cuando dijo: "Todo es ancha vigilia bajo el cielo", ¿hablaba del dolor o del tiempo? Son estas líneas, rebosantes de extrañeza, las que permiten múltiples interpretaciones y configuran, finalmente, una obra compleja que pedía de manera urgente el abordaje de un estudio. Es así, que respondiendo a la reducida crítica, el poeta Nelson Romero Guzmán (Ataco [Tolima], 1962), autor de poesía y dueño de una obra extensa, publica el texto más orgánico y profundo que se haya escrito hasta el momento sobre la obra del bogotano; este es producto de tres años de investigación y que sería tesis laureada de la Maestría en Literatura de la Universidad Tecnológica de Pereira con sede en Ibagué.

 

 

 

 

[1]Los versos citados de Carlos Obregón pertenecen al libro Estuario, reeditado por la Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, 2004. Volver arriba

Leer texto completo