En busca del padre perdido

Tipo: 

Tema: 

Libro reseñado: 

Prohibido salir a la calle

Datos libro: 

Consuelo Triviño Anzola. Sílaba, Medellín, 2012, 218 págs.

Clara es una niña inteligente y habladora. No hay quien la calle. Felisa dice que parece "una lora mojada". Por eso no sorprende que nos cuente, con lujo de detalles, las cosas que acontecen en su vida. Al comienzo la noticia es la llegada de sus nuevos hermanitos, los gemelos Pacho y Pepe: "dos cositas pequeñas y graciosas, con los pelos muy negros y lisos, los ojos cerrados e hinchados, una mezcla de animalitos y humanos que se retorcían tapándose la boca con los puños siempre cerrados, pujando como perritos recién nacidos". La vida de la casa en La Laguna se trastorna con sus nuevos habitantes. Pacho y Pepe han venido a sumarse a Clara y Tomás. Ahora son cuatro los niños al cuidado de mamá, la abuela y Felisa. Aquel grupo ruidoso vive en un lugar idílico. En su condición de hermana mayor, Clara asume la tarea de enseñar a hablar. Cuando su hermano Tomás dice "Quero chocolate", Clara se apresura a corregirlo. Intenta hacer hablar a los gemelos desde que tienen días de nacidos. Se siente frustrada porque la muñeca no repite lo que le pide que repita. Clara es también caprichosa y autoritaria. Suele andar entre los adultos para escucharles sus conversaciones. Se escapa de la casa a pesar de que está prohibido salir a la calle. Cuando discute con Felisa la deja encerrada en la cocina, le tranca la puerta por fuera, y se va a buscar animales en la tierra.

Leer texto completo