La estetización del orden

La repetición y la seriación han sido, junto a la geometría, los recursos formales más poderosos y transitados del arte de la modernidad europea. De Piet Mondrian a Donald Judd, muchos artistas del siglo XX han reiterado formas e imágenes, produciendo variaciones de un mismo motivo o multiplicando imágenes y objetos idénticos. La repetición seriada proporcionó al arte minimalista y al pop la calidad anónima e inexpresiva propia de la estandarización en la producción industrial. Así mismo, constituyó un recurso para cuestionar el estatus de obra única y original, lo que permitió la bajada del objeto de arte del pedestal idealista donde la modernidad lo había encumbrado. A partir de estos movimientos, la seriación se volvió una de las estrategias compositivas más frecuentadas por el arte, hasta el extremo de convertirse en un canon visual normativo, una moda o un esteticismo de las prácticas artísticas contemporáneas. A partir de estos movimientos, la seriación se volvió una de las estrategias compositivas más frecuentadas por el arte, hasta el extremo de convertirse en un canon visual normativo, una moda o un esteticismo de las prácticas artísticas contemporáneas.

En los años ochenta, tanto la geometría reticular como la seriación perdieron su potencial subversivo y dejaron a la escultura en una especie de atrofia semántica, como un cascarón vacío, que aprovecharon muchos artistas para introducir reflexiones críticas sobre la sociedad y la cultura. Katharina Fritsch y Allan McCollum son dos de los artistas que aluden al fetichismo y a la creciente mercantilización de la cultura, mientras que Rosemarie Trockel acusa estereotipos de género de nuestra sociedad. La pintura también se redefinió, por lo que terminó despojándose de la pureza de la abstracción y del rigor del plano antirreferencial minimalista, como se observa en la obra de Juan Uslé.

En la exposición se revela cómo la geométría y el orden seriado siguen practicándose con géneros híbridos y todo tipo de técnicas, estableciendo así nuevas relaciones con el espectador.