Graciela Sacco

Nada está donde se cree...Por: Diana B. Wechsler1

Lea este texto en su versión completa aquí

1. La medida del deseo. A modo de introducción

“La medida del deseo no puede ser capturada”, afirma Graciela Sacco cuando reflexiona sobre el derecho de cada individuo a tener disponible, al nacer, al menos un metro cuadrado de tierra para su desenvolvimiento. Pero esa medida estrecha, que permitiría enterrar a un hombre de pie, es solo un punto de partida y una hipótesis de trabajo. El resto son preguntas que acercan la certeza de que hay cosas que no se pueden medir y que hay dimensiones que no se pueden circunscribir dentro de ningún espacio normalizado, el deseo es una de ellas.

Sin embargo, es posible, si no medir, al menos acercarse a través de algunas descripciones a ciertas condiciones del deseo y a su vasta intensidad. La exposición Nada está donde se cree… y este catálogo son el resultado de un deseo compartido destinado a reocupar un espacio con un corpus de obras, el de Graciela Sacco. En el primer tramo de este proyecto, ese espacio fue el del viejo Hotel de Inmigrantes en Buenos Aires, donde actualmente funciona el Museo de la Universidad Nacional de Tres de Febrero de Buenos Aires —MUNTREF—. Sitio potente, cargado de presencias fantasmales, el Hotel se integra en los relatos de migrantes como lugar de pasaje y bisagra entre el mundo de donde se llega y el territorio por descubrir. En ese entorno se alojó temporalmente la obra de Graciela Sacco. Hoy son las salas del Museo de Arte del Banco de la República, en Bogotá, las que buscamos conquistar.

El trabajo de Sacco ha rondado los tránsitos, las migraciones, los exilios y la conflictividad social; en suma, las distintas batallas cotidianas por encontrar un lugar en el mundo. Elegir este espacio como el ámbito específico en donde albergar por unas semanas su mundo implica, de algún modo, redefinir su trabajo desde el sitio y, viceversa, señalar el sitio con la obra de Sacco. Cada lugar es de alguna forma modificador de la obra y viceversa. Es por eso que la presentación en las salas en Bogotá se ofrece como un nuevo desafío para repensar con la obra de Sacco ya que esta exposición antológica/sitio específico —quizás un nuevo formato curatorial— emerge de la operación de selección de obras llevada a cabo para esta muestra y, a su vez, del rediseño de unas y la emergencia de otras que sorprenderán al público por primera vez.

La experiencia ante las obras y el tránsito por los espacios en los que estas están emplazadas son singulares y subjetivos, y se ubican en el tiempo ahora de cada espectador. Por eso, más allá de la reunión de trabajos de distintos periodos, la exhibición se sitúa en un presente continuo, actualizando sus sentidos e interpelando diferencialmente a cada visitante.

Ahí reside la medida de nuestro deseo: en la posibilidad de contribuir, con este proyecto, a la construcción de un espacio de pensamiento; algo que aspiramos a incentivar en la muestra y que buscamos reeditar y profundizar en este texto que la acompaña. No se trata de un catálogo, sino de un dispositivo destinado a retener la puesta en sala de las obras y, con ella, este modo singular de relato curatorial —pensado en, con y entre imágenes—, y, a la vez, establecer algunos parámetros a partir de las historias ya contadas desde y con el trabajo de Sacco: un sitio organizado en la diacronía y en diálogo, también, con el presente de su trabajo2.

Es por esta razón, y porque consideramos que cada imagen lleva en su presente una infinidad de otros presentes que permanecen latentes hasta que la mirada del espectador los activa, que se eligió desarrollar este catálogo e incluir distintos tipos de imágenes. Nada está donde se cree… remite a la experiencia de selección y montaje llevada a cabo en el sitio específico donde se realizó por primera vez, el Hotel de Inmigrantes y, con ella, a una sucesión de reflexiones que pretenden señalar algunos instantes significativos en el encuentro entre las obras, el espacio y la mirada. A partir del relato curatorial planteado en Buenos Aires y en Bogotá, se incluyen, como parte de la narrativa visual de este catálogo, un conjunto de registros de interferencias y presentaciones de los trabajos de Sacco, buscando a través de ellas, y con la arbitrariedad deliberada que brinda la transición de una página a la siguiente, reponer las historias ya contadas desde, con, en y entre la obra de Sacco y los distintos tiempos y miradas recibidos a lo largo de su ya extensa trayectoria de más de veinte años.

Páginas

Suscribirse a RSS - Graciela Sacco