Prensa

Información de EL TIEMPO de Bogotá – 27/07/2015. Página 2

Sacco y Miró, Por Fernando Gómez Echeverri Ver nota completa

La exposición de Miró en el Centro Cultural Gabriel García Márquez de Bogotá es uno de los acontecimientos más felices del año. Joan Miró es un artista que solo provoca comentarios de entusiasmo. Sus pinturas y sus trazos son inconfundibles, pero entre obra y obra siempre hay espacio para la sorpresa.

(…) Hablar de Miró es una necedad. Se ha escrito lo suficiente y lo han hecho los mejores especialistas del arte universal: creo que lo más lógico es desechar las palabras, quedarse callado y recorrer media docena de veces la Sala Débora Arango, y una vez ebrios del aire del cielo azul del genio catalán, ir al Banco de la República para recibir otro sacudón visual con la exposición de la argentina Graciela Sacco.

 

Información de LAS2ORILLAS.CO de Bogotá – 18/07/2015

Graciela Sacco trasciende la existencia individual Ver nota completa

Una interesante exposición de la argentina Graciela Sacco (1956) titulada Nada está donde se cree se encuentra desde el de 9 julio y hasta el 9 de octubre en el Museo de  Arte del Banco de la República. Desde sus comienzos, su trabajo ha tenido como centro a la problemática social de su país porque le tocó ser testigo de dictaduras militares represivas donde los desaparecidos eran parte de la vida cotidiana, donde el miedo se respiraba bajo la piel, donde el significado de las condiciones sociales tenían una doble lectura y el silencio una repercusión conceptual. De allí que todos su trabajos sean casi códigos de instalaciones mágicas. Sus técnicas de impresión fotosensibles le han permitido realizar desde instalaciones en madera donde unos ojos en video miran escondidos y, desde atrás de una barrera, los acontecimientos o unas cucharas colgadas gritan. Se trata de símbolos de enlace que muestras las caras de la realidad. La de adentro, que llegan a hacer instalaciones callejeras donde los ojos observan en silencio desde los muros o, desde afuera, imágenes divididas por segmentos de madera que muestran la fuerza de una revuelta.

Pierre Francastel sigue vigente en su sociología del arte cuando se trata de conocer las necesidades del arte actual y anota: “Se considera que el artista traduce, mediante su leguaje particular, una visión del mundo común de la sociedad donde vive… la obra es considerada como un objeto que posee todos los objetos naturales. Todo ocurre como si una fuerza misteriosa, análoga a un diluvio, interviniera en épocas determinadas para poblar el ámbito de los hombres”.

Las obras conceptuales de Graciela Sacco son puntos de encuentro entre varios lenguajes donde se descifran los significados de situaciones que esconden el pensamiento racional y lo traducen en lenguaje plástico. El arte, con su esencial necesidad de documentar, actúa como medio fundamental para construir y atravesar el imaginario y por su presencia ineludible, es uno de los componentes básicos y sustanciales para que no exista el olvido y, para la construcción de otra realidad.

Información de EL TIEMPO - LECTURAS de Bogotá – 19/07/2015. Página 18

Interferencia Ver nota completa

La imagen múltiple y ‘mass-mediatizada’ abrió nuevos rumbos en el campo de las artes plásticas, permitiendo a muchos artistas inscribir sus obras en otros espacios y circuitos. No es el ámbito acotado del museo o la galería, donde se aloja lo artístico, sino que el arte puede materializarse de manera decidida en todos y cada uno de los rincones de la cotidianidad e irrumpir en esta. Hace ya más de 10 años, junto a un grupo de artistas, compartimos la inquietud de reunir las obras dispersas de la vanguardia rosarina, que fue la principal protagonista de ‘Tucumán Arde’. Por primera vez, después de mucho silencio, todo este material nos permitía armar nuestra memoria artística y llenar un hueco lamentable en la historia del arte argentino.

(…) Nada está " donde se cree Curaduría: Diana B. Wechsler Museo de Arte del Banco de la República; hasta el 5 de octubre.

Información de EL TIEMPO de Bogotá – 13/07/2015. Página 3

El arte de interferir al espectador y al espacio Ver nota completa

Quien se detenga a mirar la fachada del Museo de Arte del Banco de la República, en Bogotá, verá unos carteles que ‘rompen’ con el color blanco que la caracteriza. Se trata de afiches, al estilo de un anuncio callejero, donde aparecen bocas. Estas se ‘repiten’, al ingresar al museo, sobre cucharas o a manera de postales, en diferentes formatos y situaciones.

Graciela Sacco_ ElTiempo

Corresponden a Bocanada, de Graciela Sacco (Argentina), quien expone ‘Nada está donde se cree’, que recoge gran parte de su obra. Tiene la particularidad de ser una exposición “antológica - site specific”, explica la curadora Diana B. Wechsler.

Se refiere a cómo el espacio blanco del museo fue transformándose en uno en donde la historia y reflexiones contemporáneas como las migraciones o el espacio mínimo vital cobran fuerza. La naturaleza de esta muestra – que se vio en el 2014 por primera vez en el Museo de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (Muntref), en Buenos Aires– no solo consiste en ubicar obras en un lugar determinado sino en crear atmósferas. Por eso, cuando el año pasado el Banco de la República adquirió su serie Sombras del sur y del norte, Sacco vino al país a enseñarles a los encargados del montaje de las obras cómo hacerlo con la suya. Por eso, para la charla inaugural del jueves, Sacco estuvo hasta último momento afinando detalles para que, así como en el Muntref, el espectador no se topara con una serie de piezas, sino que tuviera una experiencia.

Uno de los principales intereses de Sacco, además de temas sociales contemporáneos, es llamar la atención sobre el espacio. Por eso, que ‘Nada está donde se cree’ se viera en el Muntref no solo fue porque allí funciona un centro de arte, sino porque ahí operó durante años el Hotel de Inmigrantes de Buenos Aires, un lugar de tránsito para aquellos que llegaron a Argentina a causa de la guerra o por otros motivos.

La atmósfera de ese lugar, lleno de presencias e historia, es presentada en Bogotá a través de la iluminación, y de obras que hablan del encierro, de las protestas o del desplazamiento. Como Cualquier salida puede ser un encierro (2012-2015), un impresionante video de instalación que causa vértigo y que sirve para introducir al espectador en una serie de obras que hablan del espacio mínimo vital, un tema muy actual.

Sacco lo traduce a un lenguaje artístico y poético a partir de piezas que combinan impresiones fotográficas sobre distintas superficies o instalaciones que juegan con la idea del adentro y el afuera, otro de sus intereses.

Es la contemporaneidad vista a través de elementos cotidianos como mesas, cubiertos, incluso catres que son ‘activados’ tanto por Sacco como por su curadora en este lugar. De ahí que las imágenes de Bocanada, que comenzó en 1993 con motivo de las campañas políticas y que se ha replicado en Francia, cobre otro sentido en Bogotá. “Esta fue una de las primeras interferencias urbanas que hice. Me gusta llamarlo así porque la intervención la siento como algo invasivo”, dice Sacco.

Son, en últimas, “elementos que hacen ruido sobre situaciones”, añade, a la vez que dice no estar segura de si el arte tenga una misión. “Si así fuera, me encantaría que se cuestione sobre la contemporaneidad y los conflictos que hacen el aquí y el ahora”.


Información de PERIÓDICO ARTERIA de Bogotá – 23/06/2015. Portada 

La bella e incómoda obra de Graciela Sacco Ver nota completa

La artista argentina habló con ARTERIA a propósito de la exposición antológica 'Nada está donde se cree', que presentará en el Museo de Arte del Banco de la República, en Bogotá.

 

Información de PERIÓDICO ARTERIA de Bogotá – 23/06/2015. Página 10

Graciela Sacco: la belleza de lo incómodo Ver nota completa

La artista argentina, que estará presentando parte de su obra en el Museo de Arte del Banco de la República, en Bogotá, habló con ARTERIA sobre su trayectoria y trabajo en el arte latinoamericano.