Sobre Hernán Díaz

Hernán Díaz es reconocido como uno de los fotógrafos más destacados  de la segunda mitad del siglo XX en Colombia. Nació en Ibagué en 1929 y desde muy joven se interesó en la fotografía. Realizó sus estudios en la Photographers School de Connecticut (Estados Unidos) y fue miembro de la American Society of Magazine Photographers. Para la década del sesenta sus fotografías empezaron a publicarse en prestigiosas revistas en todo el mundo.

En Colombia, el nombre de Hernán Díaz es contemporáneo con el de reconocidos fotógrafos como Leo Matiz, Nereo López y Manuel H., quienes como Díaz, dejaron con sus fotografías un testimonio de la sociedad del siglo XX en Colombia. Como ellos, Díaz dejó en sus fotografías un testimonio inigualable, gracias a su habilidad para predecir quienes serían los personajes de la vida pública de su época. Por su lente pasaron expresidentes y reconocidos personajes de la vida política y económica de la nación, entre ellos, Virgilio Barco, Belisario Betancur, César Gaviria, Julio Mario Santo Domingo y los fallecidos Carlos Pizarro y Luis Carlos Galán. Suyo es, también, el emblemático retrato de Antanas Mockus como El pensador.

Si bien en sus retratos encontró la más exquisita de las modalidades, sus reportajes sobre algunas ciudades como Cartagena, Bogotá y Nueva York registran la poesía de los escenarios y la espontaneidad de la gente anónima que recorre sus calles. De manera similar, Díaz registró el paisaje y la vida de los habitantes de San Andrés y Santa Marta, así como los paisajes de Boyacá en un sentido homenaje a la vida campesina. 

Los trabajos de Díaz fueron divulgados internacionalmente a través del periódico The Christian Science Monitor y las revistas Life en español y Time, y en Colombia las principales revistas y periódicos, como Cromos y El Espectador, reprodujeron diferentes facetas de su trabajo. Su libro Seis artistas contemporáneos colombianos (Bogotá, 1963), en colaboración con Marta Traba, fue el primero de una serie de publicaciones con las que logró la difusión masiva de sus fotografías.

Sin duda, la obra de Díaz marcó un punto de quiebre en la fotografía del país. No solo fue uno de los fotógrafos más prolíficos de su tiempo, sino que, como coincide en afirmar la crítica, posicionó la fotografía en el ámbito artístico del panorama colombiano. Díaz solo se alejó de su trabajo en 2009, cuando como consecuencia de una enfermedad pulmonar, falleció a sus 80 años.