Diarios de viaje

Cumplen una función muy específica: registrar, tanto en el tiempo como en el espacio, un recorrido, una excursión, una aventura, no necesariamente científica y no necesariamente artística. Suelen aparecer fechados, con información detallada sobre el lugar. Tienen entradas de texto a manera de diario personal, en las que el viajero apunta información sobre su hospedaje, su gastronomía, la cultura, lo que ve, lo que oye, y da sus apreciaciones personales sobre el entorno. Estas narraciones se acompañan con dibujos, bocetos y acuarelas que ilustran y apoyan los relatos, y suelen ser de orden paisajístico, costumbrista, botánico, zoológico, arquitectónico o simplemente anecdótico.