Galeria

Un rasgo evidente del trabajo de Luis Roldán, artista colombiano radicado en Nueva York, es su reticencia a adoptar un estilo reconocible o anclarse dentro de una modalidad de práctica artística previsible e invariable. Sus dibujos, instalaciones, esculturas y ready-made resultan casi imposibles de describir en los términos de un ejercicio rutinario de écfrasis, aun cuando fragmentos o parcialidades de ellos subsistan en la memoria. Su trabajo no debate tópicos locales, pues es abstracto y permuta con cada proyecto, aun cuando algunas de sus series puedan ordenarse de acuerdo con un principio común, por ejemplo, los llamados detritos o materiales de desecho recuperados por el artista como fuente de insumos para sus trabajos.