Presentación

Ángela Pérez Mejía

Subgerente Cultural, Banco de la República

Un capítulo esencial de la gestión en torno al arte, que realiza el Banco de la República, son las retrospectivas de artistas colombianos reconocidos nacional e internacionalmente. A diferencia de otras exposiciones internacionales, que llegan al museo con curadurías hechas en otras instituciones, las retrospectivas de artistas nacionales son concebidas y producidas por la Unidad de Artes y Otras Colecciones de la Subgerencia Cultural, con la participación de curadores externos y con investigaciones que aportan de manera fundamental al conocimiento del arte nacional. Entre los artistas que han contado con exposiciones retrospectivas en el Museo de Arte del Banco de la República están: José Alejandro Restrepo (2001), María Fernanda Cardoso (2004), Miguel Ángel Rojas (2007), Óscar Muñoz (2011-2012), Álvaro Barrios (2013-2014) y Johanna Calle (2015-2016). Algunas de estas muestras han sido llevadas a otros museos nacionales e internacionales.

En esta ocasión, presentamos la exposición Luis Roldán: Periplo con curaduría de Ximena Gama Chirolla, curadora independiente, y Nicolás Gómez Echeverri, curador de la Unidad de Artes y Otras Colecciones de la Subgerencia Cultural.

Luis Roldán nació en Cali (1955), es arquitecto de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, y realizó estudios de Historia del Arte en L’Ecole du Louvre de París. Su carrera como artista comenzó, en 1985, en Milwaukee, EE. UU. Luego de su regreso a Colombia, en 1988, se destacó dentro de la corriente pictórica que tomaba impulso con el trabajo de artistas como Carlos Rojas, Danilo Dueñas, Carlos Salas, Luis Luna, José Horacio Martínez, Víctor Laignelet y Miguel Ángel Rojas. Su trayectoria ha estado marcada por el interés en la pintura y sus posibilidades de representación o expresividad. A partir de sus búsquedas pictóricas, Roldán ha explorado una amplia gama de medios, formatos, recursos materiales y espaciales en esculturas, dibujos e instalaciones. Cuenta con un completo currículo de exposiciones individuales en Nueva York, Houston, San Francisco, Madrid, Caracas, Bogotá y Cali. De igual manera, ha participado en muestras colectivas entre las que se destacan las bienales de Cartagena (2014), Monterrey (2012), Venecia (2009) y algunas versiones del Salón Nacional de Artistas. Ha sido merecedor de reconocimientos importantes como el Premio Luis Caballero (2000) y el primer premio del 36 Salón Nacional de Artistas (1996), con obras que son referentes para la historia reciente del arte contemporáneo y que están incluidas en esta exposición. Actualmente vive y trabaja en Nueva York.

La curaduría de Luis Roldán: Periplo indaga sobre las múltiples formas de representación del acontecer del tiempo. No se trata de una noción del tiempo lineal que cruza pasado-presente-futuro. Se trata de los tiempos contenidos o dilatados de la práctica artística, los viajes y trayectos, el sueño, el recuerdo, la ficción y la imaginación. El título de la exposición evoca la capacidad del artista de visitar diversas instancias, ya sean referencias a la historia del arte, la literatura, la arquitectura, la música o la ciencia, para entrelazarlas revisitando el presente y el pasado una y otra vez. Esta retrospectiva no brinda una visión cronológica de la obra de Roldán, más bien, sugiere recorridos entre las múltiples capas e intereses que son constantes y transversales en su trayectoria. Los curadores lo sintetizan así:

En la confluencia se insinúan referencias a técnicas de artistas del pasado como Paul Cézanne, Giorgio Morandi, Juan Gris y, principalmente, Andrés de Santa María. Estas reflexiones sobre un legado visual universal se transformaron en una intención posterior por elaborar imágenes mediante acumulaciones, transparencias y superposiciones de capas de materia con el fin de insistir en la demostración de los procesos de la pintura. Una obra central en la definición del tiempo a través del ejercicio pictórico es Calendario (1990), merecedora del primer premio del 36 Salón Nacional de Artistas, en la que Roldán registró el paso del tiempo rutinario con materiales que encontraba dispersos en su taller. Se destaca el proceso de recolección como recurso que relata y pone en evidencia el tiempo que transcurre y se repite en su cotidianidad. La serie de analogías abstractas, para aludir al sueño mediante sábanas rasgadas y pintadas en su totalidad con grafito, sugiere los posibles tiempos transformados por cambios en la disposición y percepción del cuerpo y la mente. Esta exposición reúne obras que, a través de recorridos y disposición de elementos en el espacio, reinventan personajes, tiempos y espacios de la ficción y la mitología. Se destaca la obra ¿Qué estoy haciendo aquí? (1999-2000) ganadora del Premio Luis Caballero, en la que aborda la historia del viaje en barco de un mono y hace explícito el tiempo suspendido de la espera y el desplazamiento. En otras obras, por ejemplo, hay alusiones al libro En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust, o a las anécdotas de la vida del artista mexicano Martín Ramírez, cuya obra jamás fue reconocida.

El presente catálogo pone en contexto esta singular curaduría y compila varias visiones sobre la obra de Roldan al incluir la investigación de los curadores junto a otras reflexiones. Así, la escritora y curadora venezolana Gabriela Rangel, directora del Departamento de Artes Visuales de la American Society de Nueva York, analiza la producción de Luis Roldán en la escena del arte latinoamericano contemporáneo; la investigadora y curadora independiente colombiana Carmen María Jaramillo parte de una serie de conversaciones con el artista para hablar sobre su rol en el contexto de la producción pictórica en Colombia desde la década de 1980 hasta el presente, y el escritor colombiano Juan Cárdenas confronta la obra de Luis Roldán con la historia de la pintura. Además de las imágenes de las obras, este catálogo incluye una selección de material de archivo, bibliografía y cronología.

Con esta exposición y catálogo el Banco de la República continúa con su tarea de fomentar la creación artística del país a través de la investigación y la divulgación de artistas que, como Luis Roldan, están haciendo la historia de arte colombiano. El Banco agradece a los coleccionistas y a las instituciones que prestaron sus obras y que han hecho posible esta exposición.