Un nuevo museo para la comunidad Nariñense

En nombre del Banco de la República

Palabras del Dr. Adolfo Meisel Roca, Codirector de la Junta Directiva del Banco de la República, en la apertura del Museo del Oro Nariño el viernes 9 de diciembre de 2016.

La renovación del Museo del Oro Nariño del Centro Cultural del Banco de la República en Pasto se enmarca dentro del proyecto reciente de actualización de los Museos del Oro regionales, creados en la década de 1980 para extender la labor del Museo del Oro y su impacto a otras regiones del país. En 2014 se abrió al público la renovación del Museo del Oro Tairona de Santa Marta y en 2015, el nuevo Museo Etnográfico de Leticia. Acorde con los objetivos y enfoques de los museos contemporáneos, las actualizaciones de estos tres museos promovieron la participación activa de múltiples sectores de la comunidad de sus regiones y del país, que para el caso del Museo del Oro Nariño incluyeron a grupos indígenas, afrocolombianos, gitanos, académicos, ingenieros, niños y muchos otros. Con esta participación colaborativa, el Museo del Oro buscó enriquecer el contenido y pertinencia de la nueva exposición así como contribuir a una mayor apropiación del museo por parte de la sociedad.

La nueva exposición del Museo del Oro Nariño presenta una mirada contemporánea sobre las sociedades prehispánicas de Nariño y la frontera colombo-ecuatoriana a partir de los conocimientos producidos por las investigaciones más recientes. Se ocupa de la arqueología de la sierra andina así como de la costa pacífica, dos regiones donde los pobladores prehispánicos trabajaron la orfebrería con excepcional destreza y creatividad. Pero abarca mucho más allá de los límites del Departamento: se extiende a la vertiente amazónica, al norte del Ecuador y al complejo cultural andino. Por ello se puede afirmar que Nariño se escribe con la a de andino, amazónico y afro. Desde la perspectiva de esta confluencia cultural, la narrativa aborda temas trascendentales para la sociedad nariñense, colombiana y global actual: la diversidad cultural y lingüística, las relaciones de la sociedad con la naturaleza y el territorio, las fiestas y rituales, las tecnologías, oficios y saberes tradicionales. Como sugiere la frase que lo identifica -el Museo del Oro Nariño, un espejo para mirarnos en el presente-, la exposición busca contribuir a que sus visitantes descubran los vínculos entre el pasado y el presente y a que en este descubrimiento encuentren conocimientos, inspiración y fortaleza para continuar construyendo su futuro.

La narrativa incluye una extensa muestra de objetos de las colecciones arqueológicas del Museo del Oro elaborados a lo largo de cerca de dos mil años. Son objetos trabajados con maestría en una amplia diversidad de materiales, como el oro y sus aleaciones con cobre, plata y platino; cerámica, distintos tipos de rocas, conchas marinas, maderas y textiles. Todos los objetos fueron sometidos en el Museo del Oro a procesos de conservación o de restauración, y a veces, como en el caso de la orfebrería, a intervenciones muy complejas, para mejorar sus condiciones de exhibición y preservación en el tiempo. La nueva museografía cumple con los más altos estándares de calidad, y a la vez que destaca los valores estéticos y culturales de las colecciones para aportar a la narrativa, contribuye a la conservación de los frágiles materiales.

Me complace entregarle a la comunidad del departamento de Nariño, así como a todos los colombianos, esta renovación del Museo del Oro Nariño de la Sucursal de Pasto del Banco de la República. Gracias al permanente interés y participación de los niños, estudiantes, académicos, indígenas y muchos otros sectores sociales en las actividades del Centro Cultural, éste se convirtió desde sus inicios en un foco de la vida cultural de la región y en un lugar de diálogo, encuentro y convivencia de la diversidad cultural. Este entusiasmo y aporte nos permite también hoy tener este excepcional museo; para todos ustedes, nuestros agradecimientos. Con el doctor Héctor Ramírez, Gerente de la Sucursal de Pasto, los invitamos a que disfruten y hagan suyos los nuevos espacios del Museo y las múltiples actividades que se desarrollarán para activarlos.

Pasto transforma sus servicios

Intervención del doctor Héctor Ramírez Muñoz, gerente de la Sucursal del Banco de la República en la ciudad de Pasto.

El año que termina ha sido para el Banco de la República en Pasto el más dinámico de los últimos años. La renovación total del Museo del Oro Nariño, los proyectos de transformación de servicios (Laboratorio de Artes, Cabinas para Investigadores, Cabinas para Práctica Musical, entre otros) y la Exhibición Monetaria Interactiva, EMI, del programa Banrep Educa, igualmente inaugurada en el presente año y que solamente la tenemos cuatro sucursales en el país, direccionan al Centro Cultural a la meta que nos hemos propuesto: proporcionar la mejor experiencia cultural al mayor número de colombianos, con un impacto tangible y medible. Esta es la nueva cultura de servicio que queremos.

Lo anterior reafirma lo señalado por el doctor José Darío Uribe, Gerente General del Banco de la República, en la celebración de los 30 años del Centro Cultural Leopoldo López Álvarez. En su visita a nuestra ciudad en el año 2014, en efecto, nuestro gerente general resaltó el aporte del Centro Cultural y subrayó que después de la Biblioteca Luis Ángel Arango en Bogotá, es el más importante del país. Nuestro gerente general, con ocasión de su visita a Pasto, se propuso, junto con la directora del Museo del Oro, doctora María Alicia Uribe Villegas, la renovación total del Museo del Oro Nariño.

El Museo del Oro Nariño reabre hoy totalmente renovado gracias al apoyo de los Directivos del Banco, a la intervención de diferentes áreas del Banco en Bogotá. Este maravilloso proyecto de renovación ha sido la prioridad del equipo de trabajo del Museo del Oro en nuestra Oficina Principal.

Así lo ha descrito el Museo del Oro: “Con múltiples voces, los nariñenses participaron en la renovación del Museo del Oro Nariño construyendo hipervínculos entre pasado y presente. La comunidad pastusa, los indígenas, los académicos, los artesanos y gestores culturales contribuyeron con sus preguntas, aportes y comentarios para alimentar el guion y darle nueva vida a los objetos de nuestros ancestros. Una colección cuidadosamente restaurada, nuevos temas, nueva museología y numerosos videos se reúnen con el saber actual de la arqueología para dar a conocer el extraordinario legado de los pobladores prehispánicos de la región andina de Nariño y de la costa pacífica nariñense. Al observar los objetos arqueológicos rescatados del pasado, cada nariñense reconocerá en el nuevo montaje de su museo las tradiciones, las novedades y los elementos que conforman su identidad actual”.

La sociedad nariñense recordará la administración del doctor Uribe, que termina en el presente año, con especial gratitud, y recibe el nuevo museo con la sensibilidad que la caracteriza y una vez más con la certeza de que el Banco de la República y su Subgerencia Cultural nos brindan, a todos, incomparables oportunidades culturales.

El Museo se convierte en el lugar que contiene tiempos específicos con experiencias socioculturales específicas, y pone de manifiesto la vitalidad de la cultura, de la historia y de la memoria como un dispositivo comunicacional. El museo que hoy presentamos es un espacio vivo, aún más en este momento en el que colectivamente ha consolidado su proceso de transformación para ser en su plenitud:

“El nuevo Museo del Oro Nariño, un espejo para mirarnos a través de nuestro pasado”. 

Agradecimientos 

Palabras de la arqueóloga María Alicia Uribe Villegas, directora del Museo del Oro, en la reapertura Museo del Oro Nariño de Pasto del que fue además guionista y curadora.

Buenos días, y bienvenidos.

Muchas gracias por venir a acompañarnos a esta reapertura del Museo del Oro Nariño, una celebración muy esperada por ustedes y por nosotros, que nos alegra porque es la culminación de un trabajo arduo de varios años en los que tuvimos el privilegio de contar con la participación de ustedes, una comunidad excepcional por su enorme interés y compromiso con el patrimonio cultural de su región.

Antes de dejarlos ir a visitar el museo y el exploratorio quisiera dar unos agradecimientos especiales a varias instituciones, comunidades y personas que hicieron aportes fundamentales a este proyecto de renovación del Museo del Oro Nariño.

En primer lugar debo agradecer a las comunidades indígenas awá, pasto, inga, quillasinga, kofán y eperara siapidaara por su valiosa contribución a los contenidos del nuevo guion.

Igualmente a personas de la comunidad afronariñense de Barbacoas, que nos enseñaron sobre su trabajo de minería artesanal y de joyería tradicional. También a la comunidad gitana de Pasto que nos reveló sobre su larga e importante presencia en la región.

Niños de varios colegios rurales aportaron unos bellos dibujos, de los que podrán ver algunos al final de la exposición.

Numerosos académicos de diferentes disciplinas contribuyeron con sus conocimientos sobre la región y discutieron con nosotros el guion. Debo mencionar a Eduardo Zúñiga, Claudia Afanador, Diógenes Patiño y Jean-François Bouchard.

Un reconocimiento especial va para nuestro colega y amigo Jairo Arturo Escobar Gutiérrez, director del departamento de ingeniería Mecánica de la Universidad de los Andes en Bogotá, con quien compartimos la pasión por la investigación de la orfebrería prehispánica de Colombia y quien nos iluminó sobre el complejo trabajo del platino en la región de Tumaco-La Tolita. Jairo Arturo viajó con su familia desde Bogotá para estar con nosotros en esta celebración.

Instituciones culturales y científicas como la Fundación Mundo Espiral, el Museo del Carnaval y el Instituto Alexander von Humboldt fueron unos aliados importantes también.

Debo hacer mención y agradecer a muchas personas y equipos de trabajo del Banco de la República con quienes desarrollamos de la mano este proyecto y cuyo compromiso nos permite entregarles hoy este nuevo Museo del Oro Nariño:

En primer lugar al doctor José Darío Uribe Escobar, gerente general del Banco, el promotor más entusiasta de esta renovación.

El equipo de la sucursal de Pasto liderado por el doctor Héctor Ramirez, y de muy manera especial sus colaboradores Fátima Erazo, Isabel Cortez y Carlos Guillermo López, fueron unos aliados fundamentales.

De Ángela María Pérez, nuestra Subgerente Cultural, y Fernando Barona, asesor para los centros culturales regionales, tuvimos el apoyo y comentarios constantes.

El Departamento de Infraestructura, encabezado por Luis Francisco Álvarez, con la dedicación especial a este proyecto de Clara Vega y Analía Falquez, quienes nos acompañan hoy, estuvo a cargo de la obra civil y las adecuaciones del edificio.

La colaboración de la Unidad Administrativa de la Subgerencia Cultural fue esencial también para sacar adelante este proyecto.

Y por último quiero hacer un reconocimiento muy especial al equipo del Museo del Oro de Bogotá, el grupo al que tengo el privilegio de liderar, por su trabajo minucioso, experto y creativo y su entrega incondicional a esta renovación. Están hoy con nosotros Germán Ramírez, jefe de Museografía, el autor del diseño museográfico y el bello montaje, Juan Pablo Quintero y Lina Campos, arqueólogos quienes desarrollaron la excelente investigación, el guion y la curaduría que conforman la nueva narrativa, y Eduardo Londoño, jefe de Divulgación Cultural, quien tuvo a cargo el estudio de públicos.

Para tener una muestra viva de la diversidad cultural y la continuidad de las tradiciones ancestrales de Nariño que exalta el museo, invitamos hoy a músicos de dos comunidades: a Ever Rodrigo Peña Banquera, de la comunidad afronariñense de El Charco, y a Javier Ramiro Guanga y Santiago Pascal, de la comunidad awá. Ellos nos improvisaron ayer con su música una preinauguración y nos dieron la oportunidad de presenciar un bello intercambio de saberes sobre la marimba, como el que podremos disfrutar a lo largo del día de hoy.

Los invito ahora a pasar a la sala de exposición y al exploratorio. Bienvenidos al Museo del Oro Nariño.

 Navegue la galería de fotos:

Museo del Oro Nariño