La Amazonía en la época prehispánica

La historia prehispánica de la Amazonia

Durante 12.000 años, la Amazonia ha sido escenario de la vida e historia de sociedades humanas. Sus primeros habitantes fueron grupos de cazadores-recolectores que, con un modo de vida nómade, aprovecharon los recursos estacionales de diferentes ecosistemas: frutos de palmas y árboles de la selva tropical, animales grandes y pequeños en la várzea y en la terra firme, y peces, tortugas y moluscos de ríos y estuarios. En la Caverna da Pedra Pintada, un abrigo rocoso en el bajo Amazonas, se han encontrado las huellas humanas más antiguas: datan del 9200 a.C.

Pictografía en la Serranía de la Lindosa, río Guayabero, Amazonia colombiana. Fotografía de Fernando Urbina

 

¿Desea saber más sobre las pinturas rupestres de la Amazonia?

 

Tepuyes en la serranía de Chiribiquete en la Amazonia colombiana. Las pictografías en estos sitios sugieren su importancia ritual para los primeros cazadores-recolectores.

Fotografía del Parque Nacional Natural Chiribiquete, Julia Miranda Londoño, Archivo Parques Nacionales Naturales.

Los inicios de la vida sedentaria se dieron en sociedades del bajo Amazonas que hacia el sexto milenio a. C. explotaron intensivamente la fauna acuática. Los sambaquis o concheros, sus sitios de vivienda en las riberas de algunos ríos y en la costa, se caracterizan por las grandes acumulaciones de conchas, restos de peces y otros animales, y fragmentos de cerámica. Las investigaciones en la Caverna da Pedra Pintada y el sambaquí de Taperinha han encontrado las evidencias de alfarería más antiguas del continente americano, fechadas respectivamente en el 6000 a. C. y el 5000 a. C. En algunos sambaquíes se ha identificado una ocupación continua a lo largo de varios milenios.

Los territorios de la Amazonia central y noroccidental parecen haber estado poco habitados entre el 5000 a. C. y el inicio de la era cristiana. Hacia el 3000 a. C. algunas sociedades adoptaron el cultivo de yuca, maíz y otros productos, con técnicas como la agricultura itinerante de tala y quema. De esta época datan las primeras evidencias de terras pretas, suelos fértiles de color negro y muy fértiles para uso agrícola, producidos por los humanos mediante la acumulación de restos orgánicos e inorgánicos.

Entre el 1000 a. C. y el 1000 d. C. las sociedades amazónicas experimentaron fuertes transformaciones. El incremento notable de la población y de formas de vida sedentaria estuvo acompañado del florecimiento de distintas tradiciones culturales. Camellones de cultivo para controlar la humedad, redes de caminos, montículos funerarios y grandes aldeas rodeadas de pozos evidencian procesos de complejización social. Cuando los europeos iniciaron su expansión y navegación por el Amazonas hacia 1550, encontraron sociedades con una alta densidad de población, marcadas jerarquías sociales y economías basadas en la pesca, la caza y el cultivo intensivo de maíz y yuca. La conquista europea debilitó el poder político de los cacicazgos y aniquiló físicamente a gran parte de su población. Se daba inicio así a una de las mayores transformaciones geopolíticas de la historia.

La Amazonia colombiana en la época prehispánica

Desde hace al menos ocho mil años la Amazonia colombiana ha sido habitada por sociedades con diferentes formas de vida y cultura. Las primeras ocupaciones fueron de cazadores-recolectores nómadas que se desplazaban por el bosque al ritmo de los ciclos del clima, la flora y la fauna. Cerca del 3000 a. C. aparecen huellas de sociedades que practicaban la agricultura itinerante de tala y quema de maíz, yuca, piña y otros productos. Hacia el 1500 a. C. algunos grupos tuvieron una agricultura intensiva, para la cual generaron suelos negros muy fértiles, conocidos como terras pretas, por la acumulación en zonas de habitación de residuos de carbón vegetal, restos de semillas y de fauna y fragmentos de cerámica. En otros lugares de la Amazonia existen evidencias de estos suelos agrícolas desde hace más de seis mil años.

Desde los inicios de la era cristiana, la producción de distintos estilos cerámicos sugiere una mayor diversidad de las sociedades amazónicas colombianas. Durante el segundo milenio se observa la influencia de la tradición Polícroma que se extendió por gran parte de la Amazonia. Más investigaciones arqueológicas permitirán comprender mejor los procesos sociales y culturales de la época prehispánica.

Pictografías en el río Guayabero, Amazonia colombiana. Fotografía de Fernando Urbina.

Galería Imagenes: