La Amazonia, un mundo de aguas

La Amazonia es un verdadero continente interior de Suramérica. Tiene una extensión de casi siete millones de km2 articulados a través de la cuenca del río Amazonas, el río más largo del mundo, cuyo recorrido es de más de 6000 km. Es un mundo de aguas determinado por sus numerosos y gigantescos afluentes, como los ríos Negro y Madeira, y sus regiones de periódica inundación.

La cuenca del Amazonas está estructurada por tres grandes formaciones geológicas: al oeste se levanta la cordillera de los Andes; al norte, el macizo guayanés y, al sur, la meseta central del Brasil. Inicialmente, los macizos de la Guayana y del Brasil estuvieron unidos; los ríos de la cuenca fluían hacia el occidente y desembocaban en el océano Pacífico. El levantamiento de la cordillera de los Andes, hace 70 millones de años, cambió el curso de las aguas, volcándolas hacia el oriente. Finalmente, hace 12 millones de años, la fuerza de las aguas taladró los antiguos macizos y conformó la actual cuenca del río Amazonas.

La cuenca amazónica sostiene la selva húmeda tropical más extensa del planeta, más grande que las del Congo y de Indonesia juntas. La red de ríos que forma la cuenca une seis países —Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela— y riega cientos de poblaciones indígenas, campesinas y afrodescendientes en su recorrido.

Las estaciones de invierno y verano se identifican por el crecimiento y descenso del nivel de los ríos amazónicos. Los ritmos de las aguas causan la inundación de zonas selváticas, la formación o desaparición de islas y determinan los ciclos de pesca, caza y agricultura. En la Amazonia todavía los ríos, y en particular su Gran Río, marcan los ritmos de la vida y de las sociedades humanas y no humanas.

Biodiversidad amazónica

La Amazonia es una de las zonas con mayor biodiversidad del planeta. Además de la selva tropical húmeda, que abarca una tercera parte de su extensión, tiene muchos otros ecosistemas. Algunos están asociados a los diferentes tipos de ríos —aguas blancas, aguas claras y aguas negras— en donde interactúan determinadas especies de animales, plantas y microorganismos. Los ecosistemas difieren también entre las várzeas o riberas inundables de los ríos y la terra firme, los suelos elevados de la selva que nunca se inundan.

 

 

Fotografías de Diego Samper

Fotografías de Fernando Urbina

Fotografías de Fernando Urbina

 

Galería Imagenes: