El universo de la maloca

La maloca, la gran casa comunal presente en muchas sociedades de la Amazonia, sirve como vivienda, espacio ceremonial y en ocasiones, sitio funerario. Su estructura se sostiene con cuatro o seis estantillos principales y el techo está cubierto por un tejido de hoja de palma. Su construcción convoca a los miembros de una comunidad y representa la capacidad de un hombre, el líder de la maloca, de sostener a su gente. Desde la maloca se delimita el territorio ocupado por una comunidad: a su alrededor se establecen las chagras de cultivo y se trazan los senderos que llevan hacia las zonas de cacería, pesca y recolección, selva adentro.

El espacio interior de las malocas se divide de acuerdo con las actividades, la jerarquía y el género de sus habitantes. En el centro, circunscrito por los estantillos principales, se ubica el área ceremonial, donde los hombres realizan las actividades rituales; en la periferia se localizan las unidades familiares con sus hamacas y enseres domésticos; en la zona intermedia o en la posterior se desarrolla la vida social y las mujeres preparan los alimentos. Esta distribución tiene una profunda simbología: las actividades y los espacios masculinos y femeninos son opuestos, pero complementarios para la reproducción de la sociedad.

Fotografía de Diego Samper