“Actuar localmente y conectarnos regionalmente”: algunos aprendizajes del encuentro con mediadores de la región Caribe

“Actuar localmente y conectarnos regionalmente”: algunos aprendizajes del encuentro con mediadores de la región Caribe

Junio 19, 2019

Los centros culturales del Banco de la República de Sincelejo, Montería y Cartagena tuvieron la iniciativa de realizar un encuentro regional de la red de mediadores del proyecto La Paz se toma la palabra, el cual itineró por estas tres ciudades durante los últimos días del mes de abril. De acuerdo con Natalia Guarnizo, profesional experta de la subgerencia cultural, este encuentro se convirtió en una gran oportunidad para estrechar lazos, compartir recomendaciones, encontrar puntos en común relacionados con la labor de mediación e intercambiar experiencias sobre el trabajo con las herramientas del proyecto.

 A continuación, presentamos algunos de los aprendizajes de este valioso encuentro:

 1. Compartir entre mediadores del mismo nodo y entre nodos regionales

Los mediadores reafirmaron la importancia de compartir metodologías, ejercicios y experiencias. En cada nodo es posible encontrar a mediadores con perfiles muy diversos: docentes, activistas, promotores de lectura, artistas, militares, sacerdotes y médicos, entre otros. El poner en común los múltiples saberes de los mediadores complementa y enriquece el trabajo con los distintos públicos y favorece la posibilidad de generar vínculos que algunas veces redundan en colaboraciones entre mediadores del mismo nodo o entre diferentes nodos regionales.

 

 2. Llevar una bitácora

Los asistentes al encuentro regional resaltaron la importancia, y utilidad, que representa llevar una bitácora de sus actividades. Esta bitácora es una poderosa herramienta que permite preparar, documentar y sistematizar las sesiones; en ella se puede incluir información de materiales, recursos, momentos y objetivos de las actividades, así como anexar información relacionadas con observaciones y percepciones tanto de ellos mismos como de los participantes. Con este insumo, es posible elaborar potenciales herramientas que puedan ser compartidas en los distintos nodos de la red.

 

3. Hacer registro de las actividades

Para alimentar la bitácora y obtener algunos soportes para la sistematización de experiencias se recomienda también realizar un registro, con fotografías y/o videos de las jornadas. Los mediadores fueron sensibilizados en la importancia de obtener la autorización de los participantes para registrar tanto sus rostros como los productos que resulten de sus procesos.

 

 4. Instalar un clima de confianza

Todos los mediadores coincidieron en que es fundamental iniciar cualquier actividad en grupo con algunos ejercicios de juego o de “calentamiento” que permitan romper con la cotidianidad e instalar un clima de confianza.  Esto es fundamental puesto que permite que las sesiones se conviertan en un lugar privilegiado en el que los participantes se sientan a gusto y puedan adoptar una actitud de receptividad, participación, y disposición tanto mental como física. Cada mediador debe identificar sus propios recursos (metodologías y ejercicios) según su experiencia adquirida, sus habilidades, talentos e intereses.

 

 5. Cerrar la actividad

Es muy importante marcar el momento en que se termina el ejercicio antes de volver a la “cotidianidad” que permita recoger los aprendizajes generales de la actividad realizada. El momento de cierre puede ser usado para que los participantes retroalimenten el ejercicio y expresen sus impresiones del mismo, lo que favorece al crecimiento de los mediadores en su quehacer.

 

Los mediadores, con su entusiasmo y dedicación y apoyados en nuestro baúl de herramientas, hacen posible que La Paz se toma la palabra llegue a bibliotecas, centros culturales, parques, barrios y hogares para que podamos fortalecer una cultura de paz en el país. 

 

 

 

Comentarios