8 libros recomendados de la maleta viajera de paz para adultos

8 libros recomendados de la maleta viajera de paz para adultos

Mayo 29, 2018

Como parte del proyecto La paz se toma la palabra creamos un baúl de herramientas físicas y digitales, para pensar y hablar sobre paz, a disposición de los mediadores culturales en todo el país. Estas herramientas buscan invitar a la conversación en bibliotecas, centros culturales, escuelas, barrios y hogares.

La maleta viajera

La maleta viajera es una selección de materiales de lectura que busca extender el servicio bibliotecario a comunidades con difícil acceso a las bibliotecas. Con estas maletas se busca promover la lectura en aquellos lugares cuya población tiene alguna dificultad de acceso al libro y a las actividades de promoción de lectura que hace parte de este servicio. 

Además de las maletas viajeras de la Red de Bibliotecas del Banco de la República, las maletas didácticas del taller del ahorro y el Museo del Oro, entre otras, se creó  La maleta viajera de la paz que hace parte del baúl de herramientas del proyecto La paz se toma la palabra. La idea con esta herramienta es fomentar la promoción de lectura en diferentes tipos de públicos (infantil, juvenil y adulto) alrededor del tema que nos une: la paz

El proyecto La paz se toma la palabra formuló diez palabras que se relacionan con la paz y enriquecen su concepto. Cada maleta está asociada a cuatro de estas palabras desde las cuales pueden propiciar conversaciones con los diferentes públicos: bien común, democracia, derechos, disenso, diversidad, justicia, memoria, paz, reconciliación y reparación.

#Recomendamos

Diedre Becerra, mediadora cultural del proyecto en Bogotá, hizo una lista con 8 libros recomendados de la Maleta viajera para la paz – adultos. La compartimos: 

1. Cómo construir sociedades,  Oscar  Guardiola: "La tesis de este libro inspirador es simple: debemos aprender de figuras ejemplares como John F. Kennedy, Martin Luther King y Salvador Allende, quienes con firmeza se rehusaron a ceder ante la tentación de la violencia desatada. Pero también de quienes, como los caribeños Frantz Fanon y Gabriel García Márquez o Julio Cortázar, nos enseñan que allí donde persiste la injusticia la lucha por realizar la justicia continúa."

2. La noche de Tlatelolco, Elena Poniatowska: “No bastaba una sola voz, por dolida y sincera que fuese, para dar el sonido, la significación, la dimensión misma de los trágicos días vividos por muchos mexicanos en octubre de 1968. Elena Poniatowska se dedicó, pues, a oír las múltiples voces de los protagonistas -indiferentes, solidarias, quejumbrosas o airadas- y compuso este enorme testimonio colectivo, que, a la manera de un coro plural, da la relación de los hechos. Desde cualquier punto de vista o posición que adopte ante lo sucedido en esos días, el lector sentirá que esta obra de algún modo le concierne y lo reclama. Estudiantes, obreros, padres y madres de familia, profesores, empleados, soldados y hombres de Estado, en fin, diversos componentes de la sociedad mexicana, aportan su modo de ver, sentir y considerar los acontecimientos. No se trata de emitir un juicio general, sino de recoger la experiencia misma y su reflejo en la memoria de muchos”.

3. Los ojos del hermano eterno, Stefan Zweig: "Está escrito como una leyenda oriental situada mucho antes de los tiempos de Buda. Narra la historia de Virata, hombre justo y virtuoso, el juez más célebre del reino, que después de vivir voluntariamente en sus propias carnes la condena a las tinieblas destinada a los asesinos más sanguinarios, descubre el valor absoluto de la vida y reconoce en los ojos del hermano eterno la imposibilidad intrínseca de todo acto judicativo. Virata llega a ser, después de su renuncia, un hombre anónimo a quien le espera, una vez muerto, un olvido todavía más perenne, el de la historia que sigue su curso prescindiendo del hombre más justo de todos los tiempos."

4.  Procesos de integración como factor de paz, Universidad Externado: “con ocasión del IX Seminario Anual Internacional de la Cátedra Jean Monnet de la Universidad Externado de Colombia, expertos en procesos de integración presentan sus reflexiones en torno a  procesos de integración como factor de paz”. 

5. ¡Descansen armas! Ensayo sobre la guerra y la paz de un ex guerrillero de las FARC: “ensayo que busca transformarse en un alegato contra la guerra, escrito por un ex intregrante del movimiento guerrillero de las FARC, vinculado al movimiento guerrillero desde 1984. Fue capturado por el ejército colombiano y pasódiez años en prisión, luego de ser liberado se dedicó a trabajar por la paz y la reconciliación en Colombia”.

6. La infancia recuperada, Fernando Savater: “es un conjuro literario para evocar la huella gozosa dejada en la memoria del escritor por los relatos que animaron su adolescencia y primera juventud. Un proyecto que Fernando Savater continuaría desarrollando más adelante en Criaturas del aire. Porque las hermosas historias inventadas por Robert L. Stevenson, Julio Verne, Zane Grey, Jack London, H.G. Wells, Karl May y Conan Doyle, las heroicas hazañas de Sandokan o las divertidas aventuras de Guillermo forman parte de un universo mítico situado por encima de las modas y de las edades”.

7. Desterrados, Alfredo Molano: “cuando mataron a Jaime Garzón admití que no podía regresar pronto, conseguí una mesa de trabajo grande, alé la pluma, y comencé a escribir este libro. Al terminarlo comprendí -agachando la cabeza en señal de profundo respeto- que el drama de mi exilio, a pesar de sus dolores, es un pálido reflejo de la auténtica tragedia que viven a diario millones de colombianos desterrados, exiliados en su propio país. Creo, con ellos, que sólo un acuerdo político profundo permitirá echar las bases de una verdadera democracia; la guerra no tendía resultado distinto a la dictadura de los vencedores". 

8. Reencuentro, Fred Uhlman: “Estamos en la Alemania de 1933, y, tras el ascenso de Hitler al poder, Konradin entra a formar parte de la fuerzas armadas nazis mientras Hans parte hacia el exilio. Tan sólo muchos años después, instalados ya en Estados Unidos, donde intenta olvidar el siniestro episodio que los separó amargamente, y en principio para siempre, «reencuentra» Hans, en cierto modo, al amigo perdido”.

Para acceder al préstamo de las maletas viajeras de la Paz es necesario hacer parte de la Red de Mediadores Culturales. Si eres mediador y estás interesado en acceder a esta maleta ponte en contacto con el referente del Centro Cultural del Banco de la República más cercano.  

VIDEO: Maletas viajeras

Comentarios