Arte con compromiso social: La apuesta de César López

Arte con compromiso social: La apuesta de César López

Mayo 14, 2019

César López, creador de la Escopetarra, visitó el Centro Cultural del Banco de la República en Buenaventura para liderar el taller Música para la Paz. 

 

César López, creador de la Escopetarra, visitó el Centro Cultural del Banco de la República en Buenaventura para liderar el taller Música para la Paz, en el marco del proyecto La Paz se toma la Palabra. Durante el taller, el artista trabajó con docentes, mediadores de lectura, líderes comunitarios, jóvenes músicos y usuarios de la sala de prácticas musicales para identificar elementos musicales que dialogan con temáticas relacionadas con el desarrollo comunitario, la paz y la convicencia. 

López ha mantenido un interés a lo largo de la última década en identificar cuál es el papel de la música en la construcción de territorios de paz, de perdón y de reconciliación. Para ello propone la “música consciente”, desde la cual se pueda invocar a una generación distinta que cuide y cultive emociones sanas como mecanismo para promover una comunidad menos proclive al hecho violento, al uso de las armas y, en últimas, a la propuesta que trae la guerra.

Desde hace 20 años, César López ha vinculado el arte con el liderazgo social. A principios de la década del 2000, junto a un grupo de artistas, conformó el proyecto denominado Batallón Artístico de Reacción Inmediata con el que realizaban intervenciones artísticas en escenarios afectados por la violencia, por ejemplo, en el Club El Nogal. Precisamente, de aquella experiencia en Bogotá, en la que un militar rompe con su fusil la guitarra que estaba utilizando durante su intervención, surgió la idea de la Escopetarra. La interacción entre ambas herramientas, una bélica y la otra artística, fue la inspiración para transformar una K47, el fusil que más muertes ha causado en el mundo, en instrumento musical y así enviar un mensaje de paz y reconciliación en todo el mundo:

"Si el arma pudo cambiar, la gente también podrá hacerlo".

Actualmente, la Escopetarra es exhibida en Las oficinas de la ONU en Nueva York, en el Museo Ghandi en Nueva Delhi y en la Casa de la Cultura en Berlín, entre otros, y constituye un documento de memoria del periodo de violencia en Colombia.

La pregunta por lo social es fundamental para cada artista y es un llamado que César López extiende a sus colegas del país: “El artista también es servidor público”, por tal razón utiliza su arte para llevar la conversación acerca de la paz y la reconciliación a otras instancias. “Queremos que en unos buenos años estemos hablando de una comunidad artística que le supo contar a las generaciones venideras cómo en un país como este nos propusimos alcanzar la paz, vivir en ella y lograrlo. Esto va a depender mucho del trabajo de los artistas”. La invitación de César López es a explorar los caminos que el arte suscita para encontrar formas de convertir el dolor y la tragedia en maestros a partir de los cuales aprendamos a convivir en armonía.

 

Comentarios