“El bibliopickup”: una biblioteca rodante que lleva herramientas de “La paz se toma la palabra”

“El bibliopickup”: una biblioteca rodante que lleva herramientas de “La paz se toma la palabra”

Agosto 11, 2017

http://proyectos.banrepcultural.org/proyecto-paz/sites/default/files/dscn0980.jpg

En Pasacaballos, un corregimiento de la ciudad de Cartagena, es común encontrar picós, sistemas de sonidos ambulantes donde suena música africana y champeta. Pero Ángel Escorcia, promotor de lectura y gestor cultural de la red de mediadores de “La paz se toma la palabra” e integrante de la Fundación Madre Herlinda Moisés, transformó esta consola musical en una biblioteca rodante: “el bibliopickup”, un teatrino en forma de picó donde los niños dramatizan y cantan los libros.

“¿Por qué no cantar las rimas de Rafael Pombo?” se pregunta Ángel quien dice que quiere llevar libros que se vuelvan canciones a la primera infancia, los niños, niñas y jóvenes del departamento de Bolívar. "Decidimos construir un escenario donde el picó o pickup se transforma en una biblioteca que va a espacios no convencionales. Por eso las canciones se vuelven historias y las historias se vuelven canciones”, cuenta Ángel.

Ángel, tecnólogo en gestión de bibliotecas públicas con experiencia en la red de bibliotecas distritales de Cartagena, se unió a la red de mediadores para fortalecer este proyecto con las herramientas de “La paz se toma la palabra”.

El mediador de lectura de 42 años dice que el Banco de la República siempre ha sido un apoyo para la utilización de las maletas viajeras al proyecto de esta biblioteca itinerante.“No tenemos recursos bibliográficos pero nos apoyamos de las bibliotecas distritales, departamentales y comunitarias para llevar el acervo bibliográfico a otros espacios”, dice el gestor cultural.

El objetivo cultural de la Fundación Madre Herlinda Moisés busca formar jóvenes y gestores culturales con acciones trasversales para la paz y el baúl de herramientas de “La paz se toma la palabra” está brindando nuevos recursos pedagógicos para estos gestores, dice Ángel.

“Las reglas de juego”, una de las herramientas del baúl para mediadores culturales, que busca reflexionar sobre la importancia de los deberes y derechos que nos garantiza la Constitución, ya está haciendo eco en los escenarios del “biblipickup” que recorre varios municipios, veredas y corregimientos del departamento Bolívar. Para él, “esta herramienta nos da las pautas para utilizar la Constitución Política de Colombia y nos da la oportunidad de sentarnos, hablar, compartir, debatir los derechos y sacar una respuesta para motivar la participación política”.

Según el promotor cultural, uno de los problemas que tiene las comunidades afro es que los mecanismos de participación son casi nulas. Ángel sostiene que “Los jóvenes no tienen participación en acciones políticas, entonces esto les está dando la fortaleza y la fuerza. Utilizamos la Constitución con este ejercicio pero además hay preguntas que enfocamos basadas en la Ley 70”.  Esta ley establece mecanismos para la protección de la identidad cultural de los derechos de las comunidades negras.

En palabras de Ángel, con los ejercicios, debates y preguntas que plantea “Las reglas de juego” los participantes del taller han experimentado que sí tienen derechos, tienen voz, y tienen voto para el crecimiento de su territorio".

http://proyectos.banrepcultural.org/proyecto-paz/sites/default/files/dscn4993.jpg

“Ellos son los futuros electores en los próximos dos años y tienen que saber cómo van a elegir sus líderes y cómo pueden participar en procesos de crecimiento territorial, de identidad, de medio ambiente y de sus derechos fundamentales como comunidad afro”, cuenta el líder cultural.

Con el “bibliopickup” y las herramientas de “La paz se toma la palabra”, Ángel dice que quiere seguir formando mediadores culturales, jóvenes que se interesen por su territorio, por su identidad cultural y las herramientas del Banco están fortaleciendo el trabajo de estos jóvenes.

Este líder cultural, del barrio El Socorro de Cartagena, cree que estos proyectos son una oportunidad para hablarles de cerca a los chicos. “Hacerlos partícipes de cómo quieren su historia, de que ellos pueden cambiar la historia y la única manera es educándolos, cultivando su conocimiento”, dice el mediador de la red.

 

 

 

Comentarios