Contar para transformar

Contar para transformar

Septiembre 02, 2018

Iveth Hernández

En las palabras y las imágenes hemos encontrado formas poderosas para encontrarnos y no enfrentarnos. Es por eso que les contaremos sobre el trabajo de Iveth Hernández, quien a través de la narración oral ha encontrado su estrategia de mediación.

Iveth Hernández vive en Barranquilla y, además de cuentera de tradición oral, se dedica a la promoción de lectura, la cuentoterapia y la investigación cultural. Es gestora cultural, escritora, tallerista y fundadora de la Organización A Narrar se dijo JusCarajo, un colectivo de narración. La organización la componen niños y jóvenes, quienes buscan transformar a través de los cuentos, sus talleres, en instituciones educativas, y  casas de cultura, se enfocan en la oralidad tradicional y la literatura propia de la Región Caribe.

Cuando su hijo tenía 5 años le declararon diabetes millitus tipo 1. Cuatro veces al día tenía que inyectarle insulina y hace gluconetrias constantemente. Iveth, economista de profesión, trabajaba en el Departamento Nacional de Estadísticas a la vez que se hacía cargo del tratamiento de su hijo. “Un día llegué a casa y debía aplicar su insulina, lo coloqué en mis piernas e inventé historia tras historia para calmar su dolor, así empecé. En 2003 llegó una invitación  de la escuela de mi hijo para para participar en un taller literario del Museo Bolivariano a cargo del cuentero Iván Torres, así que asistí y fue maravilloso. Allí conocí a los del Semillero Luneta del que hoy en día hago parte”.

A partir de esta historia inició para Iveth un camino demarcado por los cuentos y la narración. Una de sus labores es la cuentoterapia, o arte de sanar a través de los cuentos, que al estar cargados de elementos de fantasía y emociones se convierten en apoyos enriquecedores en medio de procesos terapéuticos. Con esta iniciativa Iveth ha apoyado a fundaciones como Féniz, Copservir y Creando Huellas para el futuro entre otras. 

Tradición oral para la paz

“Inicié realizando talleres de creación literaria y lectura en voz alta, pero no como una forma de trabajo sino como un apoyo para sanar emocionalmente a mi hijo. Así, sin planearlo, empecé a contarle historias a él y a otros”. Iveth fue voluntaria en la iniciativa Libros libres para todos en Barranquilla y fue a través de esta que conoció el proyecto La paz se toma la palabra del Banco de la República.

“Considero que la oralidad es una herramienta indispensable para la construcción de paz. Un cuento no es por la boca de quien  lo dice sino por la oreja de quien lo escucha y es esto lo que  logramos cuando contamos historias,  que nos escuchen, y es precisamente la carencia de escucha nuestro gran problema como sociedad.” 

La narración, según Iveth,  nos expone al diálogo y contar historias nos lleva a puntos de encuentro y de acuerdo. “Es urgente transmitir saberes, traspasar esa cultura de paz. Hay  historias en las localidades rurales que  merecen ser escuchadas y que  nos ayudarían a empoderar a niños campesinos y jóvenes a través de la palabra.”

Una herramienta de memoria colectiva, así describe Iveth su principal motivación para ser parte de la Red de mediadores culturales La paz se toma la palabra. “Lo más importante es que quiero formar parte de  procesos que contribuyan al fortalecimiento de  culturas de  paz en el país desde mi comunidad, ese es gran valor de este proyecto.”

En su trabajo de mediación cultural y promoción cultural, Iveth saca provecho de herramientas como Las reglas del juego, Los niños piensan la paz, Frente al otro y Hechos de paz. “Con este proyecto he podido intercambiar experiencias,  apoyar en formación a jóvenes y adultos mayores en procesos de  cultura por la paz, contribuir con la divulgación de este proyecto cultural en comunidades que  ni siquiera sabía que existía una apuesta cultural en el banco de la República. Me siento feliz de  aportar y de que  me aporten también.  Encontrar mediadores que  me cuentan sus experiencias, que al final,  veo ya como experiencias de vida.”

 

Comentarios