"El paraíso de la justicia restaurativa es la conversación”: Yolanda Sierra León

"El paraíso de la justicia restaurativa es la conversación”: Yolanda Sierra León

Julio 10, 2019

EL ARTE Y LA REPARACIÓN SIMBÓLICA

“Los cantos vallenatos y las poesías, sin mencionar los trabajos realizados desde la literatura, son pruebas de que episodios atroces como la masacre de las bananeras sí ocurrieron y no son mitos históricos”. Esta fue la introducción con la que la conferencista Yolanda Sierra planteó la relación entre el arte, la cultura y el patrimonio cultural en el marco del acuerdo de paz. Para ella, estas tres formas de expresión permiten a las comunidades no solo sanar las atrocidades que han padecido por la guerra y el conflicto, sino que brindan elementos para la exigibilidad de derechos, la movilización comunitaria, la preservación de la memoria y la recuperación del tejido social que la guerra rompe.

La conferencista explicó que los procesos de reparación integral se concentran en los derechos a la indemnización, a la rehabilitación física y mental y a la restitución. La reparación simbólica, por otro lado, permite restaurar la dignidad, la memoria y la verdad por medio del uso de símbolos y contribuye a garantizar dos elementos fundamentales: la garantía de satisfacción, que es la atención al dolor particular de cada víctima, y la garantía de no repetición, que es la conversación colectiva de lo que nos ha pasado. “Los derechos a la memoria, a la verdad y a la dignidad no están contemplados en las formas clásicas de reparación de los delitos ordinarios. La reparación simbólica es la que llena ese espacio, allí hay un campo fértil para el arte y el patrimonio cultural”, aseguró.

CONSTITUCIONALISMO TRANSICIONAL ESTÉTICO

El concepto central abordado por la conferencista y con el que interpreta la relación entre el arte y el acuerdo de paz es el de constitucionalismo transicional estético. Este concepto analiza las relaciones entre las prácticas artísticas y las manifestaciones culturales como un mecanismo legítimo y valioso a la hora de hacer frente a violaciones sistemáticas y masivas de derechos humanos, el cual “puede contribuir a superar un pasado atravesado por la violencia y a construir un mecanismo distinto de conversarlo, por medio de cantos, coplas, poemas u obras de teatro, y demás formas del arte y la cultura”. El constitucionalismo transicional estético se manifiesta, de acuerdo con la abogada, por medio de dos acciones: el litigio artístico y el litigio estético.

EL LITIGIO ARTÍSTICO

La utilización de obras o piezas de arte, por parte de artistas o colectivos de artistas, con el objeto de poner en evidencia una situación concreta de vulneración de derechos humanos o que apela a la sensibilidad para denunciar la desigualdad y la indiferencia, es lo que Yolanda Sierra denomina litigio artístico. Es un discurso empático a través del cual se genera un diálogo entre la violación de derechos humanos y el mundo exterior y permite pensar en, por ejemplo, el problema de la tierra, del campo y del campesino, razón por la cual las obras que hacen parte de la exposición Tierra de por medio del Museo de Arte MAMU son, según la conferencista, ejemplos notables de litigio artístico. “El litigio artístico permite denunciar, provocar reflexión y mostrar episodios atroces de violencia y conflicto en otros ámbitos e interpelar a personas que puedan considerarse por fuera de contextos de guerra”.

 EL LITIGIO ESTÉTICO

La investigadora ha identificado alrededor de 2400 manifestaciones de litigio estético en el país, el cual hace referencia al empleo que los grupos sociales afectados por la violencia hacen de las manifestaciones de la identidad creativa de sus pueblos como elementos testimoniales susceptibles de ser material probatorio de delitos de guerra ocurridos en sus comunidades. “Son expresiones materiales e inmateriales que hablan de cataclismos provocados por actores armados de toda índole que alteraron crudamente el orden cotidiano de la gente”, enfatizó Sierra.

Un ejemplo de litigio artístico presentado durante la conferencia es la obra de teatro “El olvido está lleno de memoria”. Esta producción fue creada y desarrollada por víctimas de la violencia del municipio de Tumaco: “A partir del mito del chigualo, este grupo de víctimas tramita su dolor por medio del canto para sanar y pasar del infierno de la guerra al paraíso de la tranquilidad”. Esta obra fue ordenada por una juez de la república como mecanismo de reparación simbólica. “Las personas en escena pasan a ser más que víctimas para convertirse en actores, cantantes, creadores y gestores de sus derechos, ese es el poder del litigio estético”.

Sierra hace un llamado a la ciudadanía, a los docentes de las instituciones educativas y a los medios de comunicación a asumir una labor de solidaridad con las víctimas y a involucrarse de manera más responsable en la denuncia de crímenes y hechos violentos: “La diferencia entre los crímenes atroces cometidos por una persona y aquellos realizados por un grupo armado u organización criminal es su carácter masivo y sistemático. Esta diferencia es fundamental porque cuando existen delitos masivos y sistemáticos los responsables no son solo los perpetradores, sino también el estado por su acción u omisión y la sociedad al no decir nada y no solidarizarse”, concluyó.

 

LAS FRASES

Las víctimas saben reparar y tramitar el dolor a partir de su acervo cultural.

Los símbolos ayudan a transmitir mensajes que las palabras no alcanzan o no permiten contar. Permiten a las víctimas sanar y a los perpetradores expresar sus acciones desde lo sensible.

A veces Las víctimas, con la justicia ordinaria, se sienten excluidas porque esta se concentra más en el castigo al victimario.

La justicia no debe centrarse solamente en el daño, debe centrarse en la aceptación del delito para que haya una conversación, para que la otra persona diga “no te perdono, no me reconcilio, pero estoy dispuesto a convivir contigo siempre y cuando conversemos de lo que pasó”.

Los crímenes del conflicto armado no nacen en el conflicto armado, sino que ya existen y están normalizados en la sociedad, solo se intensifican en contextos de violencia.

En el acuerdo de paz el perdón y la reconciliación no es lo importante, es la convivencia, porque la convivencia es lo que evita la venganza.

  

TIERRA DE POR MEDIO:

La exposición Tierra de por medio reúne cinco obras de la Colección de arte contemporáneo del Banco de la República que exploran la relación compleja que han compartido nociones como tierra, propiedad y riqueza en la historia de Colombia. Esta exposición está exhibida en el Museo de Arte Miguel Urrutia –MAMU- hasta el 15 de julio. La entrada es gratuita. Para saber más de las obras expuestas, ingresa a:

http://www.banrepcultural.org/exposiciones/tierra-de-por-medio

Comentarios