La paz se toma la palabra y OneBeat, una experiencia de paz a través del arte

La paz se toma la palabra y OneBeat, una experiencia de paz a través del arte

Junio 07, 2019

“Un mundo diferente es posible, de vez en cuando por lo menos”, cuenta Lizeth Gómez, mediadora del proyecto La Paz se toma la palabra, como reflexión a propósito del concierto de OneBeat en el centro cultural de Buenaventura del pasado 24 de mayo. Este proyecto internacional vinculó a 15 artistas provenientes de Colombia, Venezuela y Estados Unidos en un laboratorio creativo en el que la paz constituyó la fuente de inspiración para la creación de temas musicales originales que luego circularon por escenarios de Buenaventura, Cali, Palmira y Bogotá.

Qué es OneBeat

OneBeat llegó por primera vez a Colombia y, puntualmente a Buenaventura, para que músicos de todos los géneros y trayectorias pudieran producir temas originales de manera colaborativa, interactuar con diversos públicos y desarrollar una red internacional de proyectos con causas sociales liderados por músicos. Esta residencia artística es apoyada por la Oficina para Asuntos Culturales y Educativos del Departamento de Estado de EEUU y la Fundación Sound Nation. Desde 2016 se realiza OneBeat Abroad, que dio la oportunidad a otros países de ser anfitriones de este evento. Las primeras ediciones se realizaron en Turquía y Rusia, respectivamente. El de Colombia es entonces el primer OneBeat hecho en Latinoamérica.

El baúl de herramientas de La Paz se toma la palabra

Los niños piensan la paz, Frente al otro y Reglas de Juego resultaron de gran interés y utilidad para los 15 músicos que hicieron parte de esta residencia artística. “Los organizadores de OneBeat Colombia consultaron el baúl de La paz se toma la palabra en Bogotá y lo encontraron sumamente acorde con la temática central de la residencia, que era ‘Paz y Guerra’. Por eso, una vez llegaron acá a Buenaventura les facilitamos las herramientas y las usaron durante la fase de contextualización”, expresó Margarita Brayan, profesional del centro cultural de Buenaventura del Banco de la República.

El concierto

Luego de 12 días de trabajo, los becarios hicieron la presentación de los 10 temas originales que compusieron en el marco de su residencia. El Centro cultural de Buenaventura vibró con los distintos ritmos que surgieron a partir de la reinvención de sonidos tradicionales y la creatividad de estos artistas. “Los asistentes entendieron la magnitud e importancia de este evento al ver a gente de nuestro territorio haciendo parte de una puesta en escena en la que nuestras músicas tradicionales pudieron entenderse, no fusionarse, sino entenderse con ritmos e instrumentos tan diversos”, comentó Lizeth Gómez; para la mediadora, la articulación de OneBeat con el proyecto de La Paz se toma la palabra

"Es una demostración tangible de que la diversidad incluyente es posible".

Durante la actividad, hicieron un tendedero para que los asistentes respondieran a la pregunta ¿Qué experiencias de paz has tenido a través del arte? Estas fueron algunas de las respuestas: 

"En el teatro, con un compañero que nos odiábamos, y por el teatro arreglamos todo".

"A través de la danza he logrado que niños, niñas y adolescentes se alejen de las esquinas y de la delincuencia".

"Las artes permiten canalizar de forma creativa los diferentes conflictos. El arte salva vidas".

"Trabajé con niños y jóvenes de lugares donde el ELN hace presencia. Me enseñaron a cantar para vivir en paz". 

Las respuestas consignadas en el tendedero fueron vinculadas a la presentación, luego de que los artistas declamaran algunas de ellas al ritmo de la música. Igualmente, se realizó un ejercicio de improvisación con los asistentes a partir de la combinación de palabras asociadas a la paz que surgieran de manera espontánea en el auditorio. “Onebeat se convirtió en una ocasión donde confluían energéticamente muchas cosas y muchas gentes por eso fue un evento providencial y muy poderoso”, aseguró la mediadora Lizeth Gómez. Al respecto, Margarita Brayan complementó: “Yo creo que definitivamente el arte es un medio que transforma, que cura y que permite la reflexión de muchos temas y hacer este tipo de actividades es clave porque además llega a diferentes públicos. Ejercicios como los de La Paz se toma la palabra, con todos sus elementos –lúdicos, pedagógicos y artísticos-, en un escenario tan complejo como Buenaventura, son los que logran hacer cambios”.

 

 

 

 

Comentarios