Paz a la tarde en Barranquilla

Paz a la tarde en Barranquilla

Mayo 16, 2017

http://proyectos.banrepcultural.org/proyecto-paz/sites/default/files/blog/p1680294.jpg

La palabra se toma los parques, barrios y plazas de Barranquilla gracias a la labor de Alfredo González, promotor de lectura y miembro de la red cultural ‘La paz se toma la palabra’, quien lidera con la Fundación La Sombra de Matarratón, varias actividades de lectura: El camping literario, El jardín de las palabras y, recientemente, abrió el espacio Paz a la tarde.

Paz a la tarde surge como una forma de pasar una tarde agradable pero jugando con la palabra”, cuenta Alfredo, licenciado en educación de la Universidad del Atlántico, quien lleva siete años haciendo promoción de lectura, festivales de poesía, talleres de arte y música con niños y jóvenes en diferentes barrios de Barranquilla.

“Con estas actividades lo que buscamos es poder lograr construir colectivamente escenarios para la paz”, cuenta Alfredo.

El último sábado de cada mes, Alfredo convoca a un grupo de niños en La plaza de la Paz, en el corazón del centro histórico de Barranquilla, para pasar una tarde de lectura en voz alta, realizar juegos y talleres de dibujo. Pero Paz a la tarde es un espacio donde los niños deciden qué actividad quieren hacer. “Nosotros no queríamos que este fuera un espacio impuesto, es más bien un espacio de creación colectiva”, cuenta Alfredo.

http://proyectos.banrepcultural.org/proyecto-paz/sites/default/files/p1680208.jpg

Inspirados en “Los niños piensan la paz”, un taller del baúl de herramientas, los participantes de Paz a la tarde crearon el muro de los sueños que es una tela blanca donde los niños van colgando los sueños que van imaginando a partir de un texto o un dibujo. “A nosotros nos interesa mucho saber qué piensan los niños de la paz en los diferentes entornos en que ellos se mueven”, cuenta Alfredo.

Alfredo y la Fundación La Sombra de Matarratón buscan que los niños y jóvenes logren cruzar la frontera imaginaria de los barrios en donde viven. “Los niños creen que su vida termina donde termina el barrio. La idea es que a partir de la lectura y el juego puedan ver una infinidad de posibilidades”, agrega el promotor de lectura.

 

Comentarios