Blog de carovidal

Miércoles de paz en San Isidro-Tolima

Actividad Andrés Martínez

Andrés Martínez es docente en la Vereda San Isidro que queda a dos horas del municipio de  Cunday (Tolima). Junto a sus estudiantes inició el proyecto Miércoles de paz en el que se utiliza la lectura en voz alta como herramienta principal para reflexionar sobre paz.  Esta es la historia de Andrés y de su labor como docente y mediador cultural de paz en el departamento del Tolima. 

A sus 13 años Andrés salió de Bogotá con su familia para echar raíces en Icononzo (Tolima), allí empezó a estudiar en la Normal superior y de forma paralela un técnico profesional en proceso administrativos. Su carrera como docente inició en 2012 en colegios privados del municipio y luego de ganar una convocatoria de maestros le fue asignada una escuela pública en la Vereda San Isidro, donde trabaja hace más de tres años con cinco niños de diferentes grados y edades.

Andrés es testigo de que durante el proceso de paz en la Habana, las negociaciones y el acuerdo de paz se convirtieron en un tema de conversación en todos los rincones del país. “En la vereda empecé a escuchar comentarios negativos sobre el proceso de paz y ese concepto negativo sobre la paz se transmitía a los niños”, cuenta Andrés. 

actividad Andrés Martínez<

Al ser un usuario asiduo de la Biblioteca Luis Ángel Arango, Andrés se enteró de la existencia de la Red de Mediadores La Paz se toma la palabra.  “Había querido ser parte hace mucho pero debido a la lejanía (5 o 6 horas de la vereda a Bogotá) creía que era muy difícil.  Un día tuve curiosidad y pensé que podría ayudarme a dar un giro a esas conversaciones y conceptos sobre paz en la vereda, entonces me acerqué a una de los reuniones de los mediadores en Bogotá, conversé con personas encargadas del proyecto  y llevé la bolsa de actividades hasta San Isidro”, recuerda.

Así es cómo nació la idea de dedicar el día miércoles de cada semana a reflexionar sobre la paz con los estudiantes de la Escuela de San Isidro. Una de las actividades del proyecto Miércoles de paz se llama es La paz es un cuento que surgió por iniciativa de los mismos estudiantes, quienes querían compartir su amor por la lectura en voz alta con niños de otras veredas.

La paz es un cuento

“Un día a los niños se les ocurrió hacer una actividad para leerle a otros niños de un corregimiento cercano llamado Valencia, que queda a 1 hora y media caminando. Los niños ya habían leído los 21 libros de una maleta viajera y ahora querían transmitir su amor  por la lectura”, dice Andrés.

Primero  ensayaron entre ellos, de forma individual o leyendo  frente a Andrés, y cuando se sintieron listos iniciaron el recorrido. Cada estudiante eligió el libro que leería, dentro de los libros que están Tu y yo de Elisenda Roca, De la cabeza a los pies de Eric Carle, Orejas de Mariposa de Luisa Aguilar y El león y el pájaro de Marianne Dubuc.  Por su parte, Andrés leyó Los Monstruos no existen de Kerstin Schoene.

Actividad Andrés Martínez

“Con lo que más nos involucramos fue con la emoción de los niños a quienes leímos, ya que para ellos poder tener acceso a los libros, a través de otros niños quienes hicieron una lectura divertida  y diferente, fue toda una novedad.”

Cuenta Andrés que los niños de la vereda han transformado su concepto de paz, que ahora relacionan con la alegría y el humor. Así mismo creen que la paz es posible y que nace a partir de sus propias acciones.

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Fecha: 

Viernes, Noviembre 23, 2018

Ciudad: 

Bogotá

La naturaleza en la obra de la artista María Buenaventura

María Buenaventura

Caminar, leer, sembrar, comer y escribir son acciones fundamentales en el trabajo de María Buenaventura, una artista plástica colombiana que trabaja con las semillas, las plantas y las prácticas ancestrales de agricultura como herramienta para su creación artística. María es la invitada al noveno episodio del podcast La paz se cuenta, dedicado especialmente a una de las líneas temáticas del proyecto La paz se toma la palabra: Hagamos las paces con la naturaleza.

María Buenaventura nació en Medellín, estudió filosofía en la Universidad de Los Andes, es magíster en Artes Plásticas y Visuales de la Universidad Nacional de Colombia, y continuó sus estudios de creación escénica en la Escuela Internacional de Teatro Jacques Lecoq de París (Francia).  Ha sido ganadora de premios como el Concurso Nacional de Intervenciones de la Quinta de Bolívar y el Programa Distrital de Estímulos en Bogotá, también ha presentado exposiciones colectivas  en el Museo de Antioquia, el Museo Nacional de Colombia, y espacios como El parqueadero. Así  mismo, su obra Biblioteca de plantas, hizo parte del proyecto Obra Viva del Banco de la República y fue presentada en el Centro Cultural de Tunja. Actualmente María hace parte del grupo de ocho artistas nominados al X Premio Luis Caballero con su proyecto “Alguna vez comimos maíz y pescado”.

Sobre María Buenaventura

En este episodio de La paz se cuenta Ángela Pérez, subgerente cultural del Banco de la República, inicia la conversación con una pregunta fundamental: ¿cómo involucrar la naturaleza en nuestros procesos culturales y de creación de conversaciones y culturas de paz?

A partir de esta pregunta María Buenaventura empieza a relatar de donde viene su profundo interés en investigar sobre la relación con la Naturaleza que inicia motivada por su padre, el pedagogo, e historiador Nicolás Buenaventura Alder.

La artista nos cuenta sobre los custodios, personas que dedican su vida a conservar semillas y nos explica que los archivos de semillas son archivos vivos que buscan preservar la semilla poniéndola en movimiento, repartiéndola de mano en mano, sembrando y comiendo. 

“Lo Fundamental en mi trabajo es que construye relaciones”

El episodio continúa planteando una conversación y una reflexión a partir de cuatro palabras y lo que estas significan en la obra de María: caminar, sembrar, cocinar y comer.  Sobre esta última cuenta: “la acción artística está en comer, formar el cuerpo con algo ajeno a él (...) en comer se hace claro que todos somos uno”.

“La única manera de preservar las cosas es comiendo”

Una de las cosas que ha inspirado a María Buenaventura, es entender que primero muere el conocimiento de una especie y luego desaparece la especie. Esto la ha llevado a una producción artística para recuperar el conocimiento sobre las semillas, las plantas y los animales, y a la convicción de que el ser humano puede hacer las paces con la naturaleza trabajando con ella y no "sobre" ella. 

En este programa de la paz se cuenta María, además, propone una actividad a los mediadores de la red para recuperar los claustros del saber que hay en la naturaleza, inspirada en el texto de “Quintin Lame. Los pensamientos del indio que se educó dentro de las selvas colombianas”.

Los invitamos a escuchar y compartir el noveno episodio de La paz se cuenta

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Fecha: 

Miércoles, Noviembre 14, 2018

Ciudad: 

Bogotá

Los niños piensan la paz

Los niños piensan la paz

 

Tras tres años de haber sido publicado, el libro Los niños piensan la paz sigue siendo una de las herramientas más usadas en las actividades de nuestra Red de Mediadores en todo el país. Este libro es el resultado de un proyecto de lectura y escritura que dedicó dos años a conversar con más de 900 niños en 23 ciudades de Colombia sobre lo que piensan del conflicto, la paz, la amistad y el amor, entre otros.

El trabajo se hizo desde las bibliotecas del Banco de la República y de la mano del poeta Javier Naranjo y la Corporación Rural Laboratorio del Espíritu, expertos en la promoción de la lectura como ejercicio de ciudadanía y pioneros en el ejercicio de captar la voz de niños y jóvenes.

Precisamente el escritor Javier Naranjo, especializado en literatura infantil y escritura creativa con niños, fue editor en 2009 del libro Casa de las estrellas, un diccionario construido a partir de definiciones hechas por niños en donde se hace evidente su trabajo como coordinador de talleres de estimulación poética para niños. De ahí nace su inquietud por la mediación. Más sobre Javier Naranjo.

Pensar la paz

Los niños piensan la paz es un proyecto de lectura y escritura liderado por la Subgerencia Cultural del Banco de la República, en el que, a través de juegos de palabras y ejercicios de producción de textos, se exploraron los sueños, imágenes y deseos que tienen los niños colombianos sobre la paz. Las conversaciones con más de 900 niños se dieron cuando el país conversaba sobre conflicto y un posible acuerdo de paz. Las opiniones recogidas en este proyecto mostraron que el país necesita saber lo que opinan los niños, que sus opiniones son necesarias para alimentar esta gran conversación.

Ilustración Power Paola

 Durante los talleres en 23 ciudades los niños fueron invitados, a través de la socialización de libros y textos breves, a abordar de diferentes maneras el tema de la paz, lo que provocó conversaciones, reflexiones y debates sobre cómo era esa paz que ellos imaginaban. ¿Qué es la paz?, ¿cómo sería un país en paz? y ¿cómo puedo estar yo mismo en paz? fueron algunas de las preguntas incluidas en estos ejercicios. 

¿Quieres saber más sobre mediación de lectura con niños y jóvenes? Escucha a Javier Naranjo en el episodio #7 de podcast La paz se cuenta, en el que comparte algunas estrategias. Escúchenlo aquí.

El resultado ya lo conocen. El libro Los niños piensan la paz reúne una selección de estas opiniones, anécdotas, experiencias, emociones, sentimientos, significados e historias permitiéndonos escuchar sus voces y sus opiniones sobre el mundo y el país que habitan. 

“Nos pareció que los niños tenían cosas muy importantes para decir y que su manera de habitar la realidad permitía que en sus palabras hubiera mucha revelación para nuestra manera de ver la paz, la guerra y toda la cantidad de emociones que rodean esas dos palabras”, Javier Naranjo.

 Algo importante es contarles que este libro, además fue ilustrado por la historietista PowerPaola, tiene en su prólogo algunas estrategias para replicar estos talleres y experiencias en sus aulas de clase o espacios de mediación. Si aún no tienen el libro recuerden que pueden descargarlo libremente en nuestra página web

Además de la selección presentada en el libro, el proyecto formó un archivo con todos los textos de los niños que está disponible para consulta de todo el público en la Biblioteca Luis Ángel Arango. Además, en la página web, tenemos un espacio para que nos escriban lo que sienten, piensan, quieran decir sobre la paz. Los invitamos a participar.

Fotos: lanzamiento del libro Los niños piensan la paz

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Fecha: 

Lunes, Octubre 29, 2018

Ciudad: 

Bogotá

5 recomendados de la maleta viajera de paz para niños

Maleta viajera niños LPSTLP

La maleta viajera de La paz se toma la palabra para público infantil, una de las más utilizadas por los mediadores de la Red, hace parte de nuestro baúl de herramientas La Paz se toma la palabra. La maleta contiene una selección de libros para conversar sobre bien amistad, familia y reconciliación, entre otros temas. En esta nota Diedre Becerra, líder del nodo Bogotá, recomienda cinco libros de la Maleta viajera de la paz para niños.

Sobre la maleta viajera

La Maleta viajera es una selección de materiales de lectura que busca extender el servicio bibliotecario a comunidades con difícil acceso a las bibliotecas. Con estas maletas se busca promover la lectura en aquellos lugares cuya población tiene alguna dificultad de acceso al libro y a las actividades de promoción de lectura que hace parte de este servicio. 

Yo recomiendo 

Estos son los cinco libros recomendados por Diedre Becerra de la Maleta viajera de la paz para niños:

La abuela tejedora

Este libro de Uri Orlev e ilustrado por Tania Janco, nos cuenta la historia de una abuela tejedora que llega a una pequeña ciudad. Allí teje su casa con jardín y también teje un par de nietos. Cuando lleva a los niños de estambre a la escuela no todos están dispuestos a quererlos como ella. Ante los prejuicios de la gente la abuela debe decide tomar medidas drásticas.

La Bibliotecaria de Basora

Alia Muhammad Baker es una bibliotecaria de Basora (Iraq). Durante 14 años su biblioteca fue un lugar de encuentro para todos aquellos que aman los libros, así fue hasta que empezó la invasión de Iraq. Esta es una historia real sobre la lucha de una bibliotecaria por salvar el valioso fondo de la biblioteca, este relato nos recuerda a todos que, en el mundo entero, el amor por la literatura y el respeto por el conocimiento no conocen fronteras. Este libro de Jeanette Winter está basado en una historia real contada en el año 2003 por el periódico The New York Times.

Letras al carbón

En el pueblo de Palenque casi nadie sabe leer. El señor Velandia, dueño de la tienda, es uno de los pocos que sabe. Cuando Gina empieza a recibir cartas, su hermana menor decide aprender a leer para poder entender lo que contienen, decisión que, sin saberlo, transforma la historia de todo su pueblo.

“Este libro de Irene Vasco, e ilustrado por Juan Palomino nos acerca al proceso de alfabetización que, desde finales del siglo XX, viven algunos pueblos recónditos de Latinoamérica, reconfigurando el universo simbólico y las relaciones sociales de culturas que, hasta entonces, habían basado sus normas y tradiciones en la comunicación oral”, lacuentista.net

Camino a casa

Este libro álbum de Jairo Buitrago, ilustrado por Rafael Yockteng, combina la fantasía y la nostalgia para abordar un tema difícil: la ausencia. Una niña pequeña pide a un león que la acompañe en su vida diaria, y al hacerlo compartirá con ella sus tareas domésticas, el salir de la escuela, recoger a su hermanito de la guardería y su regreso a casa. 

El libro ganó el décimo primer concurso A la orilla del viento y como parte del premio ha sido editado por el Fondo de Cultura Económica.

Plantando los arboles de Kenia

Wangari Maathai, ganadora del Premio Nobel de la Paz de 2004 y fundadora del movimiento Cinturón Verde, creció en las tierras altas de Kenia donde las higueras ocultaban los cerros, los peces llenaban los arroyos y la gente cultivaba sus abundantes huertos. Pero año tras año, las tierras fueron deforestadas y el paisaje se transformó cada vez más. Cuando Wangari regresó después de sus estudios en Estados Unidos, solo encontró huertos secos, gente desnutrida y los árboles habían desaparecido del paisaje. 

Este libro de Claire A. Nivola, ilustrado con acuarelas, narra una historia de superación y esfuerzo de una mujer para cambiar la suerte de su tierra enseñando a cuidar de ella.

Para acceder al préstamo de las maletas viajeras de la Paz es necesario hacer parte de la Red de Mediadores Culturales. Si eres mediador y estás interesado en acceder a esta maleta ponte en contacto con el referente del Centro Cultural del Banco de la República más cercano. 

Image: 

Categoria: 

Fecha: 

Lunes, Octubre 29, 2018

Ciudad: 

Bogotá

Cartas sin tiempo en Bogotá

Mujeres y narrativas de paz es un proyecto creado por el promotor de lectura bogotano Juan Felipe Torres, quien hace parte de la Red de mediadores culturales La Paz se toma la palabra. El proyecto está inspirado en la herramienta Frente al otro que hace parte de nuestro baúl de herramientas. Juan Felipe comparte en esta nota la metodología de sus talleres para que otros mediadores en diferentes lugares del país puedan multiplicar esta experiencia.

De mediador a mediador

Mujeres y narrativas de paz es un proyecto de promoción de lectura y escritura creado por el mediador Juan Felipe Torres quien durante un poco más de dos meses realizó un ciclo de talleres dedicados a la escritura epistolar con mujeres entre los 27 y los 65 años. Juan Felipe nos contó detalles de su experiencia con este grupo de madres comunitarias y mujeres de la casa de igualdad de oportunidades de Barrios Unidos, así como de la metodología desarrollada a partir de la herramienta Frente al otro.

Mujeres y narrativas de paz buscaba que, a través de la comunicación epistolar, las mujeres reconocieran sus experiencias de reparación y empezaran a tejer redes de sororidad”, cuenta Juan Felipe. 

Para tener en cuenta: 

  • Es importante que el mediador realice las actividades en dos lugares diferentes y lejanos, pueden ser barrios, localidades o veredas. En este caso fueron barrios muy lejanos en localidades diferentes: Barrios Unidos y Tunjuelito.
  • La actividad consiste en un ciclo de 3 talleres por cada grupo (en este caso de mujeres) y un encuentro final con los dos grupos. Cada taller debe tener una duración de 1 hora y media.
  • En lo posible se debe afianzar un grupo establecido, es decir que siempre asistan las mismas personas.
  • Se necesita: un espacio grande donde puedan estar en círculo y mirarse a los ojos, un libro por encuentro, la herramienta Frente al otro del baúl de herramientas La paz se toma la palabra, hojas blancas, mesas, esferos, lápices y, si es posible, sobres.

“Para la realización del ciclo de talleres propusimos un camino que voy a contar en 4 pasos y/o capítulos, cada uno cuenta a su vez la metodología de cada sesión del ciclo”

Sesión 1: Narrar la resistencia

Lo primero es abrir la herramienta Frente al otro, leemos lo que propone Cartas sin tiempo y hablamos del ayer y del pasado.

¿Qué es el pasado?, ¿por qué el pasado se guarda en las cartas?, ¿qué es la resistencia?, y ¿para qué y para quién escribimos? son la preguntas que se proponen para iniciar la primera conversación del ejercicio. Entre las respuestas podremos obtener diferentes visiones sobre qué es la memoria, la resistencia y las cartas. Para esta conversación se destinan 20 minutos al inicio del encuentro.

Lectura: Al finalizar esta primera conversación se inicia la lectura, esta nos da la oportunidad de conocer otras voces sobre los temas principales de la discusión. “Para esta sesión recomiendo el libro “Breviario de la paz” que hace parte de la Colección Libro al viento. Allí podrán encontrar múltiples citas y frases alrededor de la paz, el libro está dividido en temas como memoria, pacifismo, reconciliación, entre otros. Para esta actividad en especial leímos las relacionadas con la reconciliación y la memoria ya que nos permitían hilar otra conversación.”, afirma el mediador.

Al terminar la lectura se entrega a cada participante una hoja en blanco para que escriban una carta a su pasado, pero con un elemento especial: narrando su resistencia, es decir, cómo a través de su historia han resistido a pesar de las adversidades. Al final de este ejercicio de escritura deben pedir a cada asistente que dediquen esta carta a alguien que la leerá en el segundo grupo. En el caso de Mujeres y narrativas de paz se pidió que dedicaran su carta a otra mujer. Al ejercicio de escritura se destinan 30 minutos del tiempo total de la sesión.

Ñapa: otra herramienta que puede ayudar a este ejercicio de escritura es el proyecto Cartas de la persistencia. 

*Repetimos el mismo ejercicio con el segundo grupo. 

Sesión 2: Narrar la infancia

ATENCIÓN, al iniciar la segunda sesión en cada grupo tienes una responsabilidad maravillosa ya que debes entregar las cartas al azar, a partir de ese momento se arman las parejas que inician su relación epistolar durante el resto del ciclo. Al final de esta primera sesión las participantes responden a las mujeres que les escribieron.”: Juan Felipe.

La segunda sesión del ciclo de talleres se inicia leyendo las cartas que se escribieron unas a otras, algunas de ellas comparten sus cartas con todas y las leen en voz alta. Después de la lectura se inicia una conversación sobre la niñez y se abre una conversación alrededor de preguntas como: ¿cómo vivimos la niñez?, ¿qué anécdotas tenemos de nuestra niñez? y ¿por qué la niñez se parece mucho al ejercicio de las cartas? 

“Aquí surge una reflexión muy bonita y es que cuando escribimos para otros en verdad nos estamos contando a nosotros mismos, nos reconocemos y recordamos quienes somos. Por eso este ejercicio es íntimo, así como lo propone la herramienta Frente al otro”.

Lectura: Para este ejercicio se recomienda la lectura en voz alta del cuento El día que terminó mi niñez del autor cubano Guillermo Cabrera Infante, que habla sobre el mito que se teje alrededor de la Navidad. Enseguida se conversa sobre sus experiencias concretas y de cómo las relacionan con el cuento. 

Ñapa: recomendamos consultar el análisis de la Obra Retrato del Niño cuervo de José Miguel Figueroa.

Al final se escribe una carta de nuevo. “Vamos a pedirles que narren su infancia a las mujeres del otro barrio, que les cuenten quienes fueron y qué pasó en ese ayer. En este momento del ejercicio podemos encontrar historias muy alegres y tiernas, así como historias muy tristes y dolorosas, esto nos permite ir creando vínculos mucho más fuertes entre los grupos.”

* Repetimos el mismo ejercicio con el segundo grupo.

Sesión 3: Narrar los recuerdos y aromas

Con esta sesión de recuerdos y aromas agregamos recetarios a nuestras epistolares.

Lectura: para esta sesión se trabaja con un recetario santafereño de Libro al viento. “Recomiendo que cada mediador busque un recetario propio de su cultura y gastronomía, recordemos que los recuerdos también se relacionan con nuestra identidad.”, afirma Juan Felipe.

En Mujeres y narrativas de paz se leyó la receta del ajiaco y del cocido boyacense, a partir de las lecturas se conversó sobre los aciertos y desaciertos que estaban en las recetas que proponía el libro. Cada mujer tenía un recuerdo de cómo lo preparaba su abuela o cómo se cocinaban estos platos en su casa.

“Después de eso hablamos sobre cómo los aromas y los sabores se tejen en los recuerdos de nuestra vida, entonces nos preguntamos ¿qué recuerdo con sabor y aroma queremos compartirles a las mujeres del segundo grupo?”

Segunda lectura: vamos a cerrar con el libro de Héctor Abad Faciolince “Tratado de culinaria mujeres tristes”, un texto increíble que propone postulados a modo de recetas de cocina.

La carta de esta sesión se divide en dos: en la primera parte cada quien comparte su mejor recuerdo de aromas y sabores: la arepa que preparaba mamá antes de salir, el chocolate de la abuela, esa sopa de cuchuco que luego de enfermar mamá no pudo volver a preparar, etc. La segunda parte, que surge a partir del libro de Faciolince, consiste en escribir una receta a su compañera epistolar. De este ejercicio en Mujeres y narrativas de paz surgieron “recetas para perdonar”, “recetas para superar ausencias”, entre otras.

*Repetimos esta actividad en el segundo grupo.

Sesión 4: El encuentro

“Otra promesa que logramos cumplir fue el encuentro. Al final las participantes querían conocer quien les habían escrito cartas y quién había leído las suyas”, cuenta Juan Felipe.

En el marco de un encuentro de experiencias significativas de promoción de lectura se logró reunir a los dos grupos de Mujeres y narrativas de paz, quienes se reconocieron en palabras y abrazos. 

“Durante el encuentro hablaron de la experiencia sobre cómo fue escribir. Los talleres eran en la noche, muchas llegaban de trabajar directamente a las sesiones así que, de una u otra forma, el ejercicio de escritura hacía parte de su descanso, de liberar cargas. Un abrazo entre ellas fue para todos la conclusión más valiosa de este taller, como dice Eduardo Galeano: “Nosotros seguimos creyendo en los asombrosos poderes del abrazo humano."

Importante: se pidió autorización a las participantes para publicar sus cartas. Sacamos copias de quienes autorizaron y se entregaron las originales a cada participante. Al final se realizó una publicación con las memorias del ciclo de talleres.

“Espero que esta experiencia, a partir de la herramienta Frente al otro, pueda servir a que mediadores en todo el país repliquen esta metodología, esperamos que nos puedan compartir sus experiencias en el grupo de Facebook.”: Juan Felipe Torres.

 

Image: 

Categoria: 

Fecha: 

Lunes, Octubre 29, 2018

Ciudad: 

Bogotá

Recibimos la Biblioteca del proceso de paz

Biblioteca del proceso de paz

El pasado 5 de septiembre llegó a la Biblioteca Luis Ángel la “Biblioteca del Proceso de Paz con las FARC-EP", once tomos, incluido el Acuerdo Final, que recogen las memorias de siete años de negociación entre los delegados del Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc. Un documento histórico que próximamente estará  disponible para todos los usuarios de la red.

La biblioteca, presentada el 25 de julio en el Teatro Colon, constituye un esfuerzo en la construcción de la memoria histórica de los siete años de conversaciones exploratorias y públicas entre delegados del Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc.

La colección contiene discursos, comunicados, actas, declaraciones, fotografías, datos y detalles de los dos años de conversaciones exploratorias, de los 51 ciclos de conversaciones, de las conversaciones tras el plebiscito, incluyendo las discusiones entre los voceros del SI y del NO. Además, información sobre los el tránsito a la legalidad de la organización armada de las Farc. Los 11 tomos están distribuidos de forma temática y cronológica.

Biblioteca del proceso de paz-2

Durante la entrega participaron Alberto Abello, director de la Biblioteca Luis Ángel Arango y la red de Bibliotecas del Banco de la República, Natalia Guarnizo, coordinadora del Proyecto La paz se toma la palabra, delegados de la Oficina del Alto Comisionado para la paz, entre otros.

Más imágenes.

 

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Fecha: 

Domingo, Octubre 28, 2018

Ciudad: 

Bogotá

Aquí vive la paz, un taller con Hechos de Paz

hechos de paz medellín

En el marco de la 8ª versión de Caminá pa´l Centro, una iniciativa que busca la alianza cultural por el centro de Medellín, se desarrolló, en el Centro Cultural del Banco de la República en Medellín, un taller dirigido a mediadores y estudiantes de ciencias médicas de la Universidad de Antioquia. Durante las dos sesiones de la actividad se trabajó en reflexionar sobre el concepto de paz a partir de la herramienta Hechos de paz y sus líneas de tiempo.

El taller reunió a mediadores, estudiantes de ciencias médicas de la Universidad de Antioquia, integrantes de Corpozuleta y Casa Piedra en el Camino, para reflexionar sobre el concepto de paz más allá de los acuerdos y conflictos nacionales. 

A partir de la premisa “Aquí vive la paz” el periodista y escritor Andrés Camilo Arias utilizó las líneas de tiempo de la herramienta Hechos de paz para que los estudiantes y mediadores reflexionaran sobre su propia historia. Arias también propuso estrategias pedagógicas para generar relaciones de paz en las comunidades.

Durante el taller, los más de 50 asistentes, conocieron detalles acerca del proyecto La paz se toma la palabra, su red de mediadores y su baúl de herramientas. Durante la actividad mediadores y estudiantes reflexionaron sobre el significado de “hecho de paz” y buscaron relaciones de este concepto con su propia línea de tiempo. 

hechos de paz

“Al final se propuso hacer una línea del tiempo con hechos de paz que han impactado positivamente a la generación de la mayoría de los asistentes, y otra de hechos de paz con los que haya soñado cada miembro del equipo. Se expusieron estas dos líneas de tiempo y algunos hechos mencionados fueron los diálogos de paz, la inclusión de la comunidad LGBTI, la promoción de los derechos de los animales, los programas educativos ambientales, la mejora en la educación pública, la ley de restitución de tierras, entre otros”, cuenta Ana María Zapata, asistente al taller.

La línea de tiempo Hechos de paz, que hace parte del baúl de herramientas del proyecto La Paz se toma la palabra y que tiene su versión digital en www.banrepcultural.org/paz, se expone actualmente en la Facultad de Odontología de la Universidad de Antioquia hasta el 31 de octubre de 2018. Más información.

Más sobre Hechos de paz.

Nota: Los nuevos hechos de paz.

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Fecha: 

Viernes, Octubre 19, 2018

Ciudad: 

Medellín

“Nuestro deber moral es continuar con la conversación”

Juan Luis Suárez

 

El pasado 17 de agosto Juan Luis Suárez, director de Laboratorio de humanidades digitales CulturePlex en la Universidad de Western Ontario (Canadá), estuvo en la Biblioteca Luis Ángel Arango a cargo de una conferencia sobre el lenguaje de la paz en Colombia. El video completo de esta charla, que se realizó en el marco del proyecto La paz se toma la palabra, ya está disponible en nuestra página web.

“El lenguaje de la paz, lo que revelan los datos” fue el título de la conferencia a cargo del profesor e investigador Juan Luis Suárez en la BLAA, un escenario para compartir algunas revelaciones que arrojaron millones de datos sobre la paz en Colombia, resultados de un estudio realizado por el Laboratorio de humanidades digitales Culture Plex en la Universidad de Western Canadá, que dirige Juan Luis, en el que se muestra las dificultades que Colombia está encontrando para forjar un lenguaje que dé razón al significado de “paz”.

Durante la conferencia contó a los asistentes algunos hallazgos sobre el comportamiento lingüístico de los colombianos basados en el análisis de miles de datos (redes sociales), documentos sobre el proceso de paz y archivos del proyecto La paz se toma la palabra. ¿Qué decimos y cómo lo decimos cuando hablamos de paz?, ¿qué posición moral adoptamos frente a afirmaciones sobre el proceso de paz? y ¿cómo describimos a las víctimas?, fueron algunas de las preguntas planeadas durante la conferencia

 “El significado es esencialmente intersubjetivo”

El profesor Juan Luis Suárez se detuvo a analizar algunos términos mencionados en esta afirmación del filósofo Donald Davidson (“El significado es esencialmente intersubjetivo”) para hablarnos de las conversaciones de paz que iniciaron en la habana en 2012 y que,  posteriormente, mutaron a conversaciones que continúan hoy en los hogares,  la academia, los lugares de trabajo y las redes sociales, entre otros.

“Los patrones que hemos intentado detectar están en los documentos publicados por el Alto Comisionado de Paz durante el proceso de paz, los documentos finales y también por las opiniones de miles de colombianos utilizando técnicas de lectura y en algunas ocasiones técnicas de inteligencia artificial. Lo que nos permitió abordar la inmensidad de textos y opiniones acerca de lo que entendemos por paz.”, contó Juan Luis.

Durante su intervención compartió algunos  hallazgos importantes de este estudio. Por ejemplo, el análisis de la frecuencia de palabras en los textos de la negociación que arrojó ocho principales: Acuerdo, nacional, conflicto, gobierno, Farc, política, Colombia y paz.

Otro de sus hallazgos fue lo que denominó “metáfora de la construcción” y cómo esta es la base en la definición de paz usada en el acuerdo, así como de los dos sentidos utilizados para esta palabra en todos los textos: como significado del fin de la violencia y como significado de construcción de país. También mencionó el concepto de “la nueva Colombia” y la presencia del “nosotros” como sujeto gramatical de casi todas las oraciones de los acuerdos, en especial en el capítulo de las víctimas.

A propósito de las víctimas, Juan Luis compartió el siguiente hallazgo: “en los cientos de documentos analizados encontramos que cuando aparece la palabra víctima, aparece también  en la misma frase o párrafo la palabra conflicto, y es que solo las victimas pueden legitimar las tres interpretaciones del conflicto que encontramos en estos documentos”.

Además, a pesar de que las víctimas fueron  el centro moral de los acuerdos durante los cinco años de negociación aparecen en la posición 16 de las frecuencias de palabras.

Lo que dicen los colombianos

Los resultados del estudio surgen, además, del análisis de archivos del proyecto La paz se toma la palabra, a través de las cuales se analizó el lenguaje utilizado por  los colombianos. Resultados de las herramientas Hechos de paz y Los niños piensan la paz, audios del podcast La paz se cuenta, así como la conversación en Twitter (alrededor de 3  millones de tweets que contuvieran las palabras “paz” y “Colombia” recogidos en 2016) fueron utilizados en este estudio. 

“Los acuerdos son el documento más importante que se ha producido en los últimos años para facilitar la mutua interpretación sobre lo ha sido, lo que es y sobre todo lo que será Colombia, así como para la creación de un lenguaje mínimo en el que todos se sientan representados. Ahora es nuestro deber moral mantener viva esa conversación”.

Los invitamos a ver el video completo de esta conferencia.

 

Image: 

Categoria: 

Fecha: 

Viernes, Octubre 12, 2018

Ciudad: 

Bogotá

Armenia le apuesta a las herramientas ciudadanas para la paz

Ilustración Powerpaola

Durante el mes de octubre el Centro Cultural del Banco de la República en Armenia realizará un ciclo de talleres dedicado a crear y fomentar herramientas ciudadanas para la paz. 

El ciclo de talleres, dirigido a líderes y lideresas comunitarias, mediadores, estudiantes, docentes y todos aquellos interesados en la construcción de culturas de paz o con alguna incidencia social en el campo económico, cultural y social, estará a cargo de Francisco Castaño, docente investigador doctor en pensamiento político democracia y ciudadanía.

“Es importante la participación en estos talleres porque de alguna manera en la región del Eje cafetero está cada día disminuyendo la respuesta ciudadana frente a temas de cambio climático, seguridad alimentaria, contaminación y convivencia”, aseguró Cataño en una nota para el Periódico La Crónica el Quindio.

El ciclo de 5  talleres que se realizará semanalmente desde el lunes 1 de octubre y que busca reflexionar sobre las relaciones entre el ser humano y la naturaleza, tendrá varias temáticas como economía ciudadana sostenible, transformación del conflicto ciudadano estable, herramientas para una sana convivencia y la cultura como mediadora de paz.

Los interesados deben inscribirse en el correo: [email protected]

 

Image: 

Categoria: 

Fecha: 

Viernes, Septiembre 28, 2018

Ciudad: 

Bogotá

Remendar cosas para reparar la vida y el tejido social

Sarah Richardson

Remendando un objeto que les evocaba a su ser querido, mujeres víctimas vivieron un proceso de reparación simbólica individual y de fortalecimiento de los lazos de solidaridad entre el grupo. El resultado fue una instalación artística en el que 20 mujeres familiares de desaparecidos del Ejército Nacional y de la Fundación Madres Víctimas de Falsos Positivos (MAFAPO) repararon por un momento la ausencia y comprendieron que su dolor era el mismo. 

La exposición del Museo del Oro del Banco de la República ¿Esto tiene arreglo? Cómo y por qué reparamos las cosas explora la relación entre las personas y los objetos a través de las prácticas de la reparación. Una de sus premisas es que toda reparación es al mismo tiempo un trabajo sobre lo material y sobre lo inmaterial: cuando alguien repara un objeto restituye tanto sus características físicas como su vínculo con él. De la misma manera, los actos de reparación simbólica en contextos sociales afectados por la violencia también buscan reestablecer lazos sociales perdidos y reconstruir el dialogo entre víctima, victimario y sociedad.

Lea aquí la nota completa.

Image: 

Categoria: 

Fecha: 

Viernes, Septiembre 28, 2018

Ciudad: 

Bogotá

Páginas

Suscribirse a RSS - Blog de carovidal

Comentarios