Blog de carovidal

“De toda la gente” y “Pütchipü’ü” retoman su viaje por el país

El segundo semestre de 2018 inicia con la gira de algunas exposiciones temporales por los Centros Culturales del Banco de la República en el país. Esta vez las exposiciones De toda la gente. 25 años de la Asamblea Nacional Constituyente y Pütchipü’ü, el oficio de la palabra entre los wayuu, enmarcadas en el proyecto La Paz se toma la palabra, viajarán a ciudades como Bucaramanga, Popayán, Tunja y Valledupar.

Pütchipü’ü llega a Tunja y Valledupar

Esta exposición es un homenaje al oficio tradicional de los palabreros wayuu, destacado por la UNESCO como un patrimonio inmaterial de la humanidad entera. Los pütchipü’ü o palabreros son el mecanismo legítimo de intermediación reconocido por todos para dirimir los conflictos y mantener la armonía social entre los clanes matrilineales.  

Pütchipü’ü en Neiva

La exposición es el resultado de una investigación de Weildler Guerra Curvelo, antropólogo y miembro del clan Uliana de los wayuu y recorre aspectos determinantes de este oficio, desde la concepción particular que tienen los indígenas wayuu sobre los conflictos y las compensaciones, su sistema normativo, la formación del palabrero, las cualidades de su aprendizaje, la indumentaria que utilizan, así como aspectos generales de la historia y la cosmovisión del pueblo wayuu.

La muestra, que nació como una exposición temporal del Museo del Oro del Banco de la República, ha viajado a varias ciudades de Colombia y países como Madrid, Aruba y cuba.

Durante el primer semestre de 2018 visitó durante algunos meses las ciudades de Quibdó y Neiva. Gracias a su gran acogida, la exposición alargará su itinerancia en Neiva hasta enero de 2019. En n esta última se realizaron talleres y actividades con niños, jóvenes y madres comunitarias alrededor de los palabreros y la historia del pueblo wayuu. "A propósito de la exposición creamos una imitación de las rancherías, allí los visitantes hacen un juego de roles sobre las costumbres Wayú. Durante las actividades se presenta un conflicto que se debe mediar a través de la figura del Pütchipü’ü o palabrero", cuenta Lubeth Peralta, analista de asunto culturales del Centro Cultural del Banco de la República en Neiva.

Como preámbulo a esta exposición, que llegará a Tunja y Valledupar el 29 de agosto, los invitamos a escuchar el segundo episodio del podcast La paz se cuenta, en el que Weildler Guerra relata el origen mítico del pájaro Utta, el primer palabrero y mediador Wayuu

De toda la Gente visitará Bucaramanga y Popayán

Luego de más 25 años de la Asamblea Nacional Constituyente, se presentó “De toda la gente, 25 años de la Asamblea Nacional Constituyente” una selección del archivo de la Asamblea Nacional Constituyente que reposa en la Biblioteca Luis Ángel Arango. La muestra bibliográfica  exhibió documentos impresos, en audio y video, entre ellos las ponencias de los constituyentes ante las comisiones y las plenarias, la transcripción de los debates y las propuestas de los ciudadanos, resultado de las mesas de trabajo de todo el país, entre otros.

La constitución redactada en 1991 marcó un precedente histórico en el país al reconocer la diversidad política, la territorial, la ética, la religiosa y la de género, lo que abrió caminos para la participación democrática y la promesa explícita de igualdad.  Conoce detalles de esta exposición.

De toda la Gente. La asamblea nacional constituyente 1991-2016 se presentó en el primero semestre del año en los Centros culturales de Leticia, Santa Marta e Ipiales. Así fue su viaje por estas ciudades del país.

La exposición llegará a Bucaramanga y Popayán el próximo 28 de agosto. Invitamos a los mediadores en esas ciudades que utilicen esta exposición como una herramienta más para construir conversaciones sobre nuestros derechos y deberes alrededor de la paz. Les compartimos algunos consejos para utilizar la herramienta Las reglas del juego en el marco de esta exposición.

Frente al otro continúa en Montería

Gracias a la gran acogida de la exposición Frente al otro en el Centro Cultural del Banco de la República en Montería continuará la itinerancia en esta ciudad hasta diciembre de 2018.

Frente al Otro en Montería

"Entender y ponerse en los zapatos del otro es la invitación que hace la exposición Frente al Otro: dibujos en el posconflicto, en la que los asistentes no solo aprenden sobre diferentes formas de ver y hacer arte,  también aprenden sobre la importancia de construir paz a partir del arte, la historia y las palabras": Diana Carmona, jefe del área cultural en Montería.

El viaje de Frente al otro por el país.

Sobre Frente al Otro

En 2013, 12 artistas gráficos se sentaron frente a 130 personas en proceso de reintegración en más de 12 ciudades del país como Montería Cúcuta, Valledupar y Florencia, entre otras, para explorar a través del dibujo un encuentro con los testimonios de la otra Colombia. El resultado de estos encuentros está plasmado en la exposición Frente al otro: dibujos en el posconflicto (http://proyectos.banrepcultural.org/proyecto-paz/frente-al-otro) , una muestra que recoge las obras que crearon los artistas convocados al finalizar los talleres. 

“El dibujo como herramienta para acercarse al otro”

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Fecha: 

Jueves, Agosto 2, 2018

Ciudad: 

Colombia

5 libros recomendados de la Maleta Viajera de paz para jóvenes

Ilustración Maleta viajera

 

El baúl de herramientas físicas y digitales del proyecto La paz se toma la palabra, a disposición de los mediadores culturales en todo el país, ha sido creado para pensar, hablar y crear conversaciones alrededor de  paz en bibliotecas, centros culturales, escuelas, barrios y hogares. La maleta viajera de La Paz para público juvenil, que hace parte de este baúl, contiene una selección de libros para conversar sobre bien común, memoria, y reconciliación, entre otros temas. En esta nota recomendamos cinco libros de la Maleta viajera de la paz para público juvenil.

La maleta viajera

La maleta viajera es una selección de materiales de lectura que busca extender el servicio bibliotecario a comunidades con difícil acceso a las bibliotecas. Con estas maletas se busca promover la lectura en aquellos lugares cuya población tiene alguna dificultad de acceso al libro y a las actividades de promoción de lectura que hace parte de este servicio. 

Además de las maletas viajeras de la Red de Bibliotecas del Banco de la República, las maletas didácticas del taller del ahorro y el Museo del Oro, entre otras, se creó  La maleta viajera de la paz que hace parte del baúl de herramientas del proyecto La paz se toma la palabra. La idea con esta herramienta es fomentar la promoción de lectura en diferentes tipos de públicos (infantil, juvenil y adulto) alrededor del tema que nos une: la paz. 

Cada maleta viajera de la paz está asociada a cuatro de estas palabras desde las cuales pueden propiciar conversaciones con los diferentes públicos: bien común, democracia, derechos, disenso, diversidad, justicia, memoria, paz, reconciliación y reparación.

5 libros recomendados

Diedre Becerra, mediadora cultural del proyecto en Bogotá, hizo una selección de 5 libros recomendados de la Maleta viajera juvenil de la paz. La compartimos: 

Una botella al mar de Gaza, de Valerie Zenatti

“Hay sólo 73 kilómetros entre Jerusalem y Gaza, Zenatti parte de esta realidad para cuestionarse cómo un grupo de personas puede vivir tan cerca de otro, y al mismo tiempo, tan lejos. ¿Cómo cruzar esa frontera?, ¿cómo lograr comprender al que está del otro lado? Después de los atentados terroristas en los que mueren jóvenes de su edad, Tal Levine, una chica israelí, escribe una carta y la introduce en una botella con la esperanza de que algún joven palestino la encuentre y le responda”.

Este es un fragmento de la carta:

"Quizá rompas esta carta y las páginas que la preceden. Quizá sólo sientes odio al oír la palabra Israel. Tal vez te rías de mí y quizá simplemente no existes; pero si esta carta tiene la suerte de encontrarte, si tienes la paciencia de leerme hasta el final, si como yo piensas que debemos aprender a conocernos por mil buenas razones –comenzando por nuestras propias vidas, que queremos construir en paz, porque somos jóvenes– entonces respóndeme".

Al sur de la alameda: Diario de una toma, de Lola Larra

“Un pequeño colegio está ocupado por los estudiantes y desde entonces todo parece haber cambiado: las aulas, el patio y hasta los mismos alumnos, entre ellos Nicolás –el mejor portero del equipo de fútbol–, que escribe en su cuaderno un diario de la toma. Esta novela ilustrada se desarrolla en los comienzos de la Revolución pingüina, como fue conocida la revuelta estudiantil chilena del año 2006.”

Al sur de la alameda recibió el Premio a la Edición de la Cámara Chilena del Libro en 2014, el premio a mejor novela juvenil de 2014 por Babelia y fue incluida como una de las mejores del Banco del Libro en 2015. Además está en la lista de honor IBBY desde 2018.

No comas renacuajos, de Francisco Montaña

“No es fácil encontrar una novela que aborde de manera tan sincera, valiente y profunda un tema como el abandono, el descuido y el desprecio sufrido por tantos niños y jóvenes en Colombia, un país en el que la soledad, el maltrato, la violencia y el dolor se acompañan de la indiferencia y el desprecio cotidianos. Es menos común que la aproximación a esta penosa realidad alcance tal grado de sensibilidad y poesía como las que se logran en No comas renacuajos. Francisco Montaña Ibáñez recupera una imagen: un niño que dispara y dispara con la pistola imaginaria que es su mano.”

La historia de Erika, de Ruth Vander Zee 

 “Este bello libro álbum con ilustraciones de Roberto Innocenti evidencia la importancia de mantener viva la memoria para que hechos como el Holocausto no vuelvan a suceder. El libro  narra la historia de Erika, una niña que nació en 1944 y cuando apenas tenía unos meses se salvó de morir en los campos de exterminio.  Sus padres en un acto de amor infinito, la lanzaron de uno de los vagones del tren que los conducía a la muerte.”

“En su camino hacia la muerte, mi madre me lanzó a la vida”.

Los once

“Esta novela gráfica vuelve sobre uno de los episodios más dolorosos de la historia reciente de Colombia, acercándonos a su plano más íntimo y privado. Por medio de la ficción, nos muestra las horas de espera, angustia y esperanza vividas por la familia de uno de los once desaparecidos de la toma del Palacio, y, simultáneamente, presenta lo que ocurre al interior del edificio durante el enfrentamiento armado.”

OceComic en Facebook

Para acceder al préstamo de las maletas viajeras de la Paz es necesario hacer parte de la Red de Mediadores Culturales. Si eres mediador y estás interesado en acceder a esta maleta ponte en contacto con el referente del Centro Cultural del Banco de la República más cercano.  

VIDEO: Maletas viajeras

 

Image: 

Categoria: 

Fecha: 

Jueves, Agosto 2, 2018

Ciudad: 

Bogotá

Medellín se toma la palabra

Everardo González

Fotografía: Archivo Secretaría de Cultura Ciudad de México (Flickr)

En julio Medellín se toma la palabra. Durante este mes, a propósito del ciclo “Hablemos de verdad”, el proyecto nacional La paz se toma la palabra tendrá diferentes actividades en la capital antioqueña. Además tendrá una participación especial en el Festival de cine en Jardín. 

Durante varias conversaciones con artistas, historiadores, científicos, filósofos y periodistas, el ciclo “Hablemos de verdad” del proyecto La paz se toma la palabra hará una reflexión sobre cómo se relaciona lo verdadero y lo real, así como sus acercamientos con el poder, la política, el arte y la ciencia. Como parte de este ciclo, en Medellín se realizará un encuentro con el documentalista mexicano Everardo González, quien hablará de “La libertad de diablo”, un documental psicológico dirigido por él en el que, a partir de testimonios de víctimas y victimarios, investiga el fenómeno de la violencia en México en el siglo XXI. Esta charla será el lunes 23 de julio en el auditorio del Centro Cultural del Banco de la República en Medellín y hará parte de la programación del Festival de cine de Jardín, Antioquia. Más información.

También, como parte de este Festival, que será del 19 al 22 de julio en este municipio antioqueño, La paz se toma la palabra tendrá un espacio para compartir con jóvenes líderes información sobre el proyecto y su baúl de herramientas físicas y digitales, que ayudarán a los mediadores y gestores culturales del municipio a generar conversaciones en bibliotecas, centros culturales, escuelas, barrios y hogares alrededor de la paz. Este evento será el viernes 20 de julio a partir de las 9:00 p.m. en Jardín, Antioquia. 

En Bogotá: Lo real vs. Lo verdadero en el cine 

Hechos de paz 

La exposición Hechos de Paz llegó a la Facultad de Odontología de la Universidad de Antioquia. Esta línea de tiempo, que comienza con la solución al conflicto de la Guerra de los Mil Días y llega hasta los eventos más recientes de paz, se exhibirá allí hasta el 31 de julio de 2018. 

Para escoger estos hechos de paz se desarrollaron tres categorías: los actos promovidos por la sociedad civil, los actos que vienen del gobierno y las instituciones estatales, y una categoría que hace referencia a los diálogos con organizaciones alzadas en armas. Esta línea de tiempo también tiene una versión digital que puede ser consultado desde cualquier lugar. La paz es una construcción cotidiana y de todos, por eso en esta versión, además, podrán proponer hechos de paz que consideren deben entrar en esta línea de tiempo. ¿Qué es un hecho de paz? 

La exposición estará hasta el martes 31 de julio de 2018 entre las 8:00 a.m. y las 5:00 p.m.

Image: 

Categoria: 

Fecha: 

Martes, Julio 17, 2018

Ciudad: 

Medellín

Los real vs. Lo verdadero en el cine

cine y verdad

Como parte del proyecto La paz se toma la palabra y el ciclo “Hablemos de verdad”, el próximo 25 de julio los cineastas Luis Ospina y Everardo González se reunirán en la Biblioteca Luis Ángel Arango para hablar de lo real vs. lo verdadero en el cine, una reflexión sobre cómo el cine puede contar verdades o crear ficciones verosímiles.

El proyecto nacional La Paz se toma la palabra inicia un ciclo dedicado a la verdad. Durante varias conversaciones con artistas, historiadores, científicos, filósofos y periodistas haremos una reflexión sobre cómo se relaciona lo verdadero y lo real y sus acercamientos con el poder, la política, el arte y la ciencia.

El ciclo de conversaciones iniciará con actividades en Medellín y Bogotá que plantearán una reflexión alrededor de la verdad y el cine. En Bogotá los cineastas Luis Ospina (Colombia) y Everardo González (México) conversarán el próximo miércoles 25 de julio sobre lo verdadero y lo real en el cine a partir de una reflexión del documentalista chileno Francisco Hervé, quien afirma que "en cine nada es falso. Se dice que es un falso documental porque se trata en realidad de una ficción que tiene apariencia de documental. Ni las ficciones son falsas ni los documentales son verdaderos."

Como preámbulo a esta conversación, se proyectarán dos largometrajes de los cineastas invitados. El sábado 21 de julio a las 3:00 p.m. será el documental Un Tigre de papel del cineasta colombiano Luis Ospina, quehace un recorrido por la historia desde 1934 hasta 1981 a la vida precursor del collage en Colombia Pedro Figueroa Manrique. El miércoles 25 de julio a las 3:00 p.m., previo a la conversación, se proyectará el documental "La libertad del diablo" de Everardo González. Las dos proyecciones serán en la Sala Audiovisuales de la Biblioteca Luis Ángel Arango.

Prográmate en Facebook

Medellín

El mexicano Everardo González estará además en el Centro cultural del Banco de la República en Medellín donde hablará de “La libertad de diablo”, un documental psicológico en el que, a partir de testimonios de víctimas y victimarios, investiga el fenómeno de la violencia en México en el siglo XXI. Esta charla será el lunes 23 de julio en el auditorio del Centro Cultura y hará parte del Festival de cine de Jardín, Antioquia. 

Luis Ospina

Nació en Cali el 14 de junio de 1949. Estudió cine en la Universidad del Sur de Califormia USC y en la Universidad de California UCLA. Fue codirector del Cine club de Cali cofundador, junto a Andrés Caicedo, Carlos Mayolo y Ramiro Arbeláez de la Revista Ojo al Cine. También ha sido profesor de cine en la Universidad del Valle, director de la Cinemateca del Museo de Arte Moderno La Tertulia (Cali), crítico de cine y cronista. Ospina fue coproductor de Colombia Jackpot de Renate Sami y Matthias Weiss, editor de Come tu carne y La Mansión de Araucaíma de Carlos Mayolo y director de largometrajes como Pura sangre, En nombre de “María”, Soplo de vida, Un tigre de papel y Todo comenzó por el fin, entre otros. Sus películas han obtenido premios en los festivales de Oberhaysen, Cádiz, Tolouse, Bilbao, Sitges, Habana, Biarritz, Lima, Viña del Mar, Antofagasta, Caracas, Bogotá y Cartagena. Video

Filmografía completa

Everardo González

Director y productor de cine documental en México. Estudió comunicación social en la Universidad Autónoma Metropolitana y cinematografía en el Centro de Capacitación Cinematrográfica. Ha dirigido largometrajes documentales como Cuates de Australia, El cielo abierto y la Libertad del diablo. Sus filmes se han exhibido en festivales como el IDFA, el Festival Internacional de Cine de Locarno, el BAFICI, el Festival Internacional de Cine de Guadalajara y el FICM. Video

Image: 

Categoria: 

Fecha: 

Viernes, Julio 13, 2018

Ciudad: 

Bogotá

Cali, una ciudad que forma mediadores y gestores de paz

Lilian Lenis

Este 27 de junio se cumplió 1 año desde que, en una zona veredal transitoria de normalización en Buenavista (Meta), las  Farc entregaron más de 7 mil armas a delegados de la ONU, un acto que significó el fin de este grupo como movimiento armado y, para muchos, un paso más en el camino de la paz. Es precisamente en ese camino que muchos se han animado a transformar entornos de guerra por comunidades en paz. Lilian Lenis Llanos, líder del nodo del proyecto en Cali, nos cuenta sobre algunas de las iniciativas de paz que avanzan en su ciudad y cómo La paz se toma la palabra se ha vuelto en una herramienta clave en la formación de mediadores y gestores de paz.

Desde el primer día del proyecto Lilian, profesional especializada del Banco de la República, se puso a la tarea de hacer de las herramientas (físicas y digitales) del proyecto un insumo importante en la formación mediadores y el acompañamiento de gestores de paz en la capital del Valle del cauca. 

“Estoy convencida de la importancia de conocer las herramientas de manera personal antes de ofrecerlas a otras personas, que a través de ellas puedan desarrollar empatía y valores que generen confianza en sus ejercicios de mediación con las comunidades”.

Lilian es licenciada en literatura y además de los años que lleva apoyando la actividad cultural del Banco de la República en Cali, ha trabajado como maestra y promotora de lectura, experiencias que la han acercado con gran empatía al proyecto. “He asumido que todo en la vida es aprendizaje, así que experiencias como leer en hospitales o ser maestra han formado lo que soy ahora. Trabajar con el proyecto de la paz ha sido maravilloso, he conocido a muchas personas, todas comprometidas con la construcción de culturas de paz en sus comunidades. Nuestro reto ha sido siempre acompañar estos procesos”.

El trabajo de este nodo se ha enfocado en la formación de mediadores y el acompañamiento a gestores de paz por medio de talleres y encuentros guiados por las herramientas de la bolsa de actividades y otras estrategias. Específicamente el proyecto ha liderado procesos con gestores de paz, jóvenes de la Comuna 21 de Cali y bibliotecarios de la Biblioteca Centenario.  Lilian nos contó más detalles de estas experiencias:  

“Trabajamos con dos grupo de alrededor de 40 gestores de paz, algunos ex combatientes o ex guerrilleros, que buscan nuevas oportunidades y nuevos propósitos de vida, que tienen liderazgo en sus comunidades y que necesitan herramientas para construir procesos de paz en sus comunidades”, nos cuenta Lilian quien desarrolló, junto a la Secretaría de Paz de Cali, talleres de formación y acompañamiento a los gestores de paz.

Por otro lado, como parte de su proceso de reintegración, jóvenes de la Comuna 21 de Cali se han valido de las estrategias de mediación que ofrece La paz se toma la palabra para formarse y apropiarse de su papel de líderes en las comunidades. Se trató de un taller con 22 líderes enfocado al diseño de estrategias de mediación. “Realizamos un taller y entregamos bolsas de actividades a jóvenes de la Comuna 21, la tarea ahora es que los líderes puedan promover propuestas en sus comunidades y generar espacios de conversación alrededor de la paz y la convivencia”.

Así mismo, el equipo que lidera el proyecto de La paz se toma la palabra en el nodo Cali logró llevar el mensaje del proyecto hasta las salas de la Biblioteca Centenario de Cali donde 9 bibliotecarios se formaron para activar las herramientas (que ahora hacen parte de su acervo) con todos los usuarios y la comunidad en general. Además, durante julio, mes de la paz en esta biblioteca, se expondrá la línea de tiempo Hechos de paz.

Lilian Lenis

“Nos hemos convertido en un referente a la hora de hablar de construcción de culturas de paz y formación de mediadores. Hacemos parte de una red de más de 20 aliados para la paz en la ciudad,  nos conectamos para llevar todo este conocimiento a muchas más personas en muchos más lugares”.

Además de las experiencias, Lilian nos contó sobre su labor como líder de este proyecto en Cali, sus estrategias y su opinión acerca del rol de los mediadores culturales: 

“Hechos de paz es mi herramienta preferida. Me gusta porque puedes dibujarte y reconocerte en tus tristezas y alegrías antes de conversar sobre historias de otros, esto hace que estemos más dispuestos y logremos crear lazos de confianza. También ayuda a identificar habilidades en los participantes, si pueden comprender textos con facilidad o no. Creo que Hechos de paz es una buena herramienta para iniciar los talleres”.

El rol de mediador

En medio de este proceso Lilian ha formado una idea sobre la importancia del mediador y su rol en la generación de conversaciones: “Creo que los mediadores tienen la gran responsabilidad de crear espacios de confianza, de acompañar, de escuchar y devolver. Su rol es el de ser agente de paz desde todas sus acciones y actitudes”.

“Los mediadores, más allá de sumar actividades, deben esforzarse porque estas tengan sentido, tener la habilidad de manejar situaciones s difíciles y poder devolver con reflexiones valiosas. Su tarea es hacerse preguntas, estar en búsqueda constante y permanente reflexión sobre  su labor”.  

¿Para ustedes cuál es la importancia del rol de mediador?

Los invitamos a compartir sus opiniones a través de nuestro grupo en Facebook.

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Fecha: 

Viernes, Julio 6, 2018

Ciudad: 

Cali

El viaje de “De toda la gente” por el país

De toda la gente - exposición

La Asamblea Nacional Constituyente estableció, hace más de 25 años, las “reglas del juego” de la sociedad colombiana, un conjunto de normas y deberes que buscan la construcción de una nación justa y en paz. Así nació la  Constitución de 1991 que mantenemos luego de décadas. “De toda la gente, 25 años de la Asamblea Nacional Constituyente”, una selección del archivo de la Asamblea Nacional Constituyente que reposa en la Biblioteca Luis Ángel Arango y se inauguró en este mismo espacio durante 2016, viaja por los centros culturales del Banco de la República en el país.

La muestra bibliográfica exhibió en la Biblioteca Luis Ángel Arango documentos impresos, en audio y en video, entre ellos las ponencias de los constituyentes ante las comisiones y las plenarias, la transcripción de los debates y las propuestas de los ciudadanos, resultado de las mesas de trabajo de todo el país, entre otros.

Luego de su paso por la BLAA, "De toda la gente, 25 años de la Asamblea Nacional Constituyente” viaja por varias ciudades del país. Desde febrero la exposición visita Leticia, Santa Marta e Ipiales donde estará hasta el próximo 23 de julio. De toda la gente también tiene una página web donde todos pueden acceder a algunos de los contenidos de la muestra: textos del catálogo, un álbum de la constituyente con retratos hechos por la maestra Beatriz González y la definición de conceptos clave en la construcción de la nueva constitución como: participación, diversidad e igualdad.

Hablemos de las reglas del juego

En la constitución encontramos las normas o “reglas del juego”  que establecen los derechos y garantías que tenemos los colombianos para poder construir un país mejor, como por ejemplo los derechos de los niños a la vida, la salud, la educación y la cultura.

Ahora bien, así como la Constitución brinda estos derechos, también establece ciertos deberes y obligaciones que debemos cumplir. Algunas de esas obligaciones son por ejemplo: respetar los derechos ajenos, participar en la vida política del país, proteger los recursos naturales y culturales, colaborar con la justicia y, por supuesto, ayudar con el mantenimiento de la paz.

Las reglas del juego, herramienta del proyecto La Paz se toma la palabra, propone resolver algunos dilemas éticos y morales en grupo y alrededor de la Constitución, así que si vas a visitar la exposición también puedes utilizar la herramienta para prolongar las reflexiones que se produzcan con el grupo de mediación. 

La idea es generar conversaciones en torno a estos dilemas promoviendo la lectura de la constitución como guía para construir las respuestas colectivamente.

Compartimos algunas ideas y sugerencias para utilizar Las reglas del juego en una actividad de mediación.

Otros recursos que pueden encontrar son archivos audiovisuales de las ponencias durante la Asamblea Nacional Constituyente. Compartimos algunos:

Asamblea Nacional Constituyente: DIVERSIDAD

Asamblea Nacional Constituyente: IGUALDAD

Un video sobre el Fondo de Archivos Constitucionales de la Biblioteca Luis Ángel Arango

Les recordamos que este será el último mes de la exposición en Leticia, Santa Marta e Ipiales. En agosto la exposición llegará a Honda, Bucaramanga y Popayán.

10 datos que debes saber sobre la Asamblea Nacional Constituyente

 

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Fecha: 

Viernes, Julio 6, 2018

Ciudad: 

Bogotá

Construyamos un tendedero de paz

Hechos de paz

Si como mediador te interesa plantear una reflexión individual y colectiva sobre los hechos que han contribuido a crear ambientes de paz en un grupo o comunidad, Hechos de paz se convierte en la herramienta perfecta. En esta nota te daremos algunos detalles y consejos para utilizarla y sacarle el mayor provecho. ¡Manos a la obra!

La paz también se construye en los actos cotidianos, en las relaciones que tenemos, en los lugares que habitamos. Las pequeñas acciones que suceden en la casa, en el colegio o en el barrio pueden ser también Hechos de paz.

El objetivo de esta herramienta, que hace parte de la bolsa de actividades es construir líneas de tiempo que nos ayuden a conversar sobre los acontecimientos o situaciones que nos hacen sentir en paz.  Con Hechos de paz se pueden generar espacios de reflexión sobre el pasado que permitan resaltar aquellos momentos que hayan marcado las historias individuales de los participantes, la historia de la comunidad y la historia del país. 

Aquí 5 consejos para utilizar Hechos de paz:

1. Al iniciar la actividad el mediador puede abrir un espacio de reflexión a partir, por ejemplo, de la lectura de dos noticias en el periódico o en la web.  La primera noticia puede ser un “Hecho de guerra” como una masacre o un enfrentamiento y la segunda noticia puede ser “Un hecho de paz” como la entrega de las armas por parte de las FARC. A partir de estas dos lecturas se puede abrir la discusión entre todos los participantes para llegar a una definición conjunta de un Hecho de Paz. 

2. Igualmente se puede llegar a una definición conjunta de Línea de Tiempo.  Podemos decir que la historia que nos hemos contado sobre el país suele estar llena de hechos de guerra, pero desde que hay conflicto han existido también innumerables esfuerzos por construir paz. Esfuerzos institucionales y políticos pero también esfuerzos desde la sociedad civil, desde las comunidades, desde el campo y desde la ciudad que podemos ubicar en una línea de tiempo. 

Al interior de la herramienta se encuentran 4 “librillos”. El primero (color naranja), será clave  en esta etapa de conversación pues da algunas pistas para definir los conceptos claves de esta actividad: hechos de Paz y línea de tiempo. 

3. Dependiendo del tiempo con el que se cuente para la actividad se puede decidir trabajar solo  una de las líneas de tiempo que propone la herramienta o las tres: una línea de tiempo personal “Mi Línea de tiempo” (librillo  azul), una línea de tiempo del entorno del participante “La línea de tiempo de mi entorno” (librillo fucsia) y una línea de tiempo colectiva “El tendedero de la paz” (librillo verde).

4. Con Mi línea de tiempo los participantes deben dibujar una silueta de su propio cuerpo y ubicar en él hechos o acontecimientos su vida que asocien con el sentimiento de paz. 

Con  La línea de mi entorno los participantes realizan individualmente una línea de tiempo de hechos de paz de su comunidad. Cada participante elije si va a trabajar sobre su familia, su colegio, su barrio, etc. 

5.Finalmente con El tendedero de la paz se trabaja de manera colectiva.  Entre todos escogerán el tema de la línea de tiempo: el colegio, la biblioteca, el barrio, el municipio, etc. Cada participante deberá escoger un hecho de paz que quiera compartir con el grupo. Entre todos conversarán y llegarán a consensos para construir un tendedero que refleje los hechos de paz de ese colectivo. 

6. No sobra recordar que para esta actividad se necesita un espacio amplio y materiales como cartulinas, marcadores, tijeras y por supuesto, cuerda y pinzas para el tendedero.

Por último, sugerimos consultar   la línea de tiempo que tenemos en la página web del proyecto. como una manera de ampliar la reflexión al finalizar la actividad.

También queremos recordarles que tenemos un espacio en la página web en el que pueden compartir con nosotros los hechos de paz que consideren deben estar en esta línea de tiempo, al fin y al cabo la paz es una construcción cotidiana y de todos. ¡Participa!

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Fecha: 

Jueves, Julio 5, 2018

Ciudad: 

Bogotá

Un mundo sin reglas

Ilustración Juan Felipe Clavijo

Ilustración Juan Felipe Clavijo

¡Estamos en el Mundial! Así es y ya que capturamos su atención queremos proponerles un ejercicio. Qué tal si imaginamos, solo por un momento, que las reglas del balompié cambiaran, es más, que las reglas en el fútbol simplemente no existieran. 

Supongan por un momento que en la cancha ya no están los árbitros, ni sus tarjetas y banderines, que no existen los penales ni los tiros libres, mucho menos el fuera de lugar. Que se pudiera detener la pelota con la mano, o poner cinco arqueros en el arco, que la cancha no tuviera límites y que desaparecieran los saques de banda, de meta y de esquina. ¿Se imaginan? 

Confiamos en sus propias conclusiones y creemos que podemos coincidir en que sería un total caos, que no sería fútbol, mucho menos el deporte rey, que simplemente dejaría de existir. 

Un ejercicio similar fue el que pudimos realizar durante el I Encuentro de Mediadores Culturales La paz se toma la palabra que se realizó en noviembre del año anterior. La mediadora Velia Vidal, promotora de lectura y directora de la Corporación Educativa y cultural Motete, propuso un ejercicio en el que los mediadores recordaron sus juegos de infancia (como la golosa), hicieron memoria e iniciaron el juego, luego de un rato Velia les planteo la misma reflexión: ¿qué tal si imaginamos este juego sin reglas?, ¿Sería posible?

Esto mismo se puede plantear al utilizar una herramienta como Las reglas del juego. Y  es que siempre pensamos en la paz como un derecho de todos, pero poco en los deberes que nos demanda. Las reglas del juego es una  herramienta de la bolsa de actividades del proyecto La Paz se toma la palabra que propone algunos dilemas éticos y situaciones de la vida cotidiana para reflexionar y a la vez  revisar el conocimiento de nuestros deberes y derechos con la ayuda de la Constitución. Esta herramienta se puede utilizar con jóvenes y adultos para de generar una mayor apropiación de la Constitución. 

Consejos para utilizar Las reglas del juego

Compartimos algunas ideas y sugerencias para utilizar Las reglas del juego en una actividad de mediación:

  1. Tener la constitución a la mano durante la actividad. 
  2. Conocer muy bien la herramienta antes de preparar la actividad. 
  3. Escoger entre 3 o 5 de los dilemas éticos que ofrece la herramienta, según el tipo de público con el que se pretenda trabajar,  los temas que se quiera abordar y el tiempo con el que se cuente para realizar la actividad. 
  4. Si el mediador se siente cómodo con los ejercicios colectivos de expresión corporal como la mímica o el teatro, puede proponer a los participantes poner “en escena” los dilemas éticos. En este caso los participantes organizan grupos de mínimo tres personas cada uno (en función de la cantidad de participantes a la actividad), el mediador debe escribir previamente los dilemas y meterlos en una bolsa y luego un representante de cada grupo saca un papel y comparte con su grupo el dilema allí propuesto. Los grupos tienen un tiempo (5 a 10 minutos) para preparar la acción. Durante la preparación de la representación los participantes pueden tener acceso a la herramienta y a la constitución.  El primer grupo pasa al” escenario” para actuar el dilema propuesto ante los demás y una vez finalice se abre la discusión o se propone que los demás cambien el final o desenlace de la acción según lo que dice en la constitución. 

La herramienta Las Reglas del Juego se puede potenciar en una actividad que incluya  la consulta la exposición De toda la gente, 25 años de la Asamblea Nacional Constituyente en la web. Igualmente, en las ciudades en las que se encuentra la exposición bibliográfica  (Leticia, Santa Marta e Ipiales) hasta el 23 de julio,  recomendamos utilizar la herramienta para profundizar la visita a la exposición. 

Conoce más sobre Las reglas del juego.

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Fecha: 

Miércoles, Julio 4, 2018

Ciudad: 

Bogotá

“Los mediadores somos soñadores”

Juan Felipe Torres

El proyecto La paz se toma la palabra ha tenido, desde sus inicios, la intención de conectar y apoyar a quienes generan conversaciones y culturas de paz en el país, aquellos con la vocación y el talento para animar el intercambio y el aprendizaje de las comunidades: los mediadores culturales. Por eso queremos contarles sobre su trabajo y sus esfuerzos basados en el afecto y la esperanza.

Hablamos con Juan Felipe Torres, mediador del nodo Bogotá, y quien se ha destacado por compartir con la red un trabajo de mediación basado en los relatos de paz que nacen en la cotidianidad de las comunidades. Aquí apartes de esta conversación.

Juan Felipe Torres

Juan Felipe es bogotano, tiene 24 años y está en los últimos semestres de la carrera de Humanidades y lengua castellana en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Hace 4 años inició la tarea de promotor de lectura en la ciudad como respuesta a un interés genuino por descubrir en los libros una herramienta de transformaciones y diálogos. Los parques, las plazas de mercado y las calles de barrio son para Juan Felipe los lugares de mediación, estos  espacios (no convencionales) lo han puesto en un lugar más cercano a la comunidad, más cerca a sus conversaciones y a sus historias.  

“Durante este tiempo he descubierto que, además de las historias que comúnmente encontramos en libros, las personas cargan con un cúmulo de historias, experiencias y relatos. Fue así como surgió el pensar en que, además de ser lector en voz alta, me convierta en un coleccionista de esas historias y relatos. Para mí las personas también son libros, de ahí surge la idea principal de mi estrategia de mediación”, cuenta Juan Felipe.

Con las historias recopiladas en las lecturas, talleres y conversaciones con los niños y niñas del barrio La Fragua en Bogotá, se crearon libros cartoneros que depositamos en una Caja viajera que luego fue a otros barrios de la ciudad para que más niños, en un experimento epistolar, pudieran leerlos. “Este fue el inicio de lo que ahora es una biblioteca viajera llamada “La caja viajera”, que hoy ya reúne 4 proyectos”.

La caja viajera

Queremos contarles más sobre este proyecto que lidera Juan Felipe en el sur de Bogotá. La Caja viajera contiene varias colecciones (libros) temáticas, todas basadas en las historias, los relatos cotidianos y las conversaciones que han surgido de sus ejercicios con la comunidad. Un tesoro lleno de memorias, preguntas, respuestas y auténticos reflejos de su vida y sus diversas formas de ver el mundo.

Orígenes es un libro que se construyó en familia guiados por preguntas como ¿cómo se origina el mundo?, o ¿de qué está hecho el universo? “Este ejercicio está inspirado en Javier Naranjo, su libro Casa de las estrellas y la idea de generar diccionarios desde la imaginación”. La colección Orígenes se completa con un libro sobre el universo, otro sobre el origen de las frutas y otro sobre el origen de los animales. 

Otros ejercicios que se pueden encontrar en La Caja viajera son, por ejemplo, La ciudad de los monstros, inspirada en La ciudad de los Niños de Francesco Tonucci, que plantea la necesidad de reflexionar el mundo desde la infancia. Por eso se desarrolló un escenario político liderado por niños que realizan manifiestos y asambleas, de lo que han surgido resultados poéticos y reflexivos. También esta Mujeres y narrativas de paz, un ejercicio de narrativas autobiográficas sobre reparación con mujeres madres comunitarias y mujeres pertenecientes a las Casas de igualdad de oportunidades de diferentes localidades. “Este libro surgió en talleres de promoción de lectura y es un homenaje al proyecto Cartas de la persistencia”, cuenta Juan Felipe.

Por último está Pithana la araña, tejiendo saberes de paz, que se realizó junto al Colectivo Jacarandá de la localidad de Engativá. “A través de libros infantiles conversamos sobre qué es la paz, qué es la violencia, la reconciliación, la memoria, la justicia y las identidades del conflicto. También conversamos sobre la prevención del abuso infantil, los valores en la familia y el fortalecimiento de la autoestima”.

Conoce más sobre La Caja viajera.

Juan Felipe Torres mediador

¿Por qué se mediador cultural?

Juan Felipe: Creo en los diálogos de saberes, el intercambio de experiencias y la manera como desde allí nos fortalecemos. La Red de mediadores se ha convertido en otra forma de confirmarme que desde esas pequeñas utopías  en las que pensamos el mundo desde otros lugares estamos haciendo algo, construyendo y transformando. 

También ha sido una confirmación de que no estábamos distantes, que no estábamos solos los mediadores quienes soñamos con un país diferente para la infancia, fue una forma de conectarnos y conocernos, porque como mediadores, más allá de tener los libros en la cabeza y tener en mente las metodologías, somos soñadores. 

De las herramientas del baúl, ¿cuáles son tus favoritas?

Juan Felipe: Una de las que más utilizo es Contando historias. En el ejercicio de narrarse desde la literatura y desde la conversación esta herramienta siempre es un recurso interesante para tejer historias. 

También está Hechos de paz, que creo que es mi favorita, ya que plantea un viaje desde el auto-reconocimiento, pasando por conversar con el otro sobre quiénes somos y cómo construimos paz en comunidad. La he trabajado con muchos grupos y han surgido cosas maravillosas. También he trabajado con Frente al otro, es un buen recurso para enfrentarnos a través del arte y sus raíces, los talleres de artistas colombianos con reinsertados, es muy inspirador.

Para Juan Felipe la transformación está en lo que construimos todos, en el cambio de imaginarios, en la construcción de esa paz que vive mutando y que, en ocasiones, aleja a las comunidades de lo que pueden construir desde su cotidianidad: las palabras, los abrazos y los desacuerdos que se logran mediar. “Es importante poner en conversación las historias de construcción de paz  en las que cada uno somos protagonistas, esa es la base y la inspiración de mi trabajo como mediador”.

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Fecha: 

Miércoles, Junio 20, 2018

Ciudad: 

Bogotá

Experiencias audiovisuales que le apuestan a la paz y a la memoria

El pasado 9 de mayo, en el marco del ciclo de conferencias del proyecto La paz se toma la palabra, se realizó el panel “Luces, cámaras y acciones por la paz, un enfoque a los proyectos audiovisuales comunitarios”, un encuentro de varias experiencias audiovisuales y comunitarias del país. Compartimos la conferencia completa.

Las expresiones audiovisuales en Colombia apuntan a ser tan diversas como su propia diversidad geográfica y humana. Es por eso que las comunidades, a lo largo de muchos años, han encontrado en el audiovisual la posibilidad de construir sus propios relatos. Las herramientas de producción y las nuevas formas de circulación de los contenidos han hecho que estas formas de expresión lleguen a las regiones y periferias ciudadanas.

Desde el Caquetá, la Sierra Nevada de Santa Marta y la periferia bogotana llegaron tres colectivos de producción audiovisual a contarnos sobre sus  proyectos alternativos que han contribuido a la construcción social, cultural y política de la comunidad. Se trató de Alirio González, fundador y director de la Escuela Audiovisual Infantil de Belén de los Andaquíes (Caquetá), Amado Villafaña, comunicador del pueblo Arhuaco de la Sierra Nevada de Santa Marta y Daniel Bejarano, fundador y director del Festival Ojo al sancocho de Ciudad Bolívar en Bogotá.

La moderación estuvo a cargo de Diego García, director y productor de cine y video, quien inició el panel resaltando el papel de estos colectivos que utilizan “la cámara como un elemento de escritura por la paz” y los invitó a contar las historias sobre los contextos de cada territorio en los que surgen estas propuestas audiovisuales y comunitarias.

Amado Villafaña, Colectivo Zhigoneshi (Sierra Nevada de Santa Marta)

 “Cuando fui declarado objetivo militar, un mamo me dijo: “nosotros no podemos responder con violencia porque en nuestros principios no está contemplada la violencia, lo único que podemos hacer es llevar el mensaje sobre lo que es la Sierra, nuestro pensamiento y territorio, ahí salió la idea de hacer una película (…) Luego me doy cuenta que la representación del indígena errónea y hasta burlesca, así que nos pusimos en la tarea de contar nuestra propia historia”.

 Alirio González, Escuela Audiovisual Infantil (Belén de los Andaquíes, Caquetá)

“Para mí el cómo nos contamos, el cómo nos miramos y el cómo hacemos se basa en un tema político, más alejado de lo que nos han contado y definido como “estética”. Así La Escuela Audiovisual Infantil es un laboratorio permanente de experimentación audiovisual”.

Daniel Bejarano, Ojo al sancocho

“Una de las razones por las que empezamos a hacer cine comunitario en Ciudad Bolívar fue para que la gente del común pudiera contar sus propias historias, actuar, dirigir, ver y mostrarle a la sociedad el poder de la comunicación para transformar paradigmas e imaginarios”.

Diego Bejarano también compartió un proyecto documental que realiza Ojo al sancocho, en conjunto con un grupo de niños jóvenes que también le apuestan lo audiovisual pero una periferia de Paris (Francia).

 Compartimos la conferencia completa“Luces, cámaras y acciones por la paz, un enfoque a los proyectos audiovisuales comunitarios”.

 

 

Image: 

Categoria: 

Fecha: 

Lunes, Junio 18, 2018

Ciudad: 

Bogotá

Páginas

Suscribirse a RSS - Blog de carovidal

Comentarios