Cali, una ciudad que forma mediadores y gestores de paz

Cali, una ciudad que forma mediadores y gestores de paz

Julio 06, 2018

Lilian Lenis

Este 27 de junio se cumplió 1 año desde que, en una zona veredal transitoria de normalización en Buenavista (Meta), las  Farc entregaron más de 7 mil armas a delegados de la ONU, un acto que significó el fin de este grupo como movimiento armado y, para muchos, un paso más en el camino de la paz. Es precisamente en ese camino que muchos se han animado a transformar entornos de guerra por comunidades en paz. Lilian Lenis Llanos, líder del nodo del proyecto en Cali, nos cuenta sobre algunas de las iniciativas de paz que avanzan en su ciudad y cómo La paz se toma la palabra se ha vuelto en una herramienta clave en la formación de mediadores y gestores de paz.

Desde el primer día del proyecto Lilian, profesional especializada del Banco de la República, se puso a la tarea de hacer de las herramientas (físicas y digitales) del proyecto un insumo importante en la formación mediadores y el acompañamiento de gestores de paz en la capital del Valle del cauca. 

“Estoy convencida de la importancia de conocer las herramientas de manera personal antes de ofrecerlas a otras personas, que a través de ellas puedan desarrollar empatía y valores que generen confianza en sus ejercicios de mediación con las comunidades”.

Lilian es licenciada en literatura y además de los años que lleva apoyando la actividad cultural del Banco de la República en Cali, ha trabajado como maestra y promotora de lectura, experiencias que la han acercado con gran empatía al proyecto. “He asumido que todo en la vida es aprendizaje, así que experiencias como leer en hospitales o ser maestra han formado lo que soy ahora. Trabajar con el proyecto de la paz ha sido maravilloso, he conocido a muchas personas, todas comprometidas con la construcción de culturas de paz en sus comunidades. Nuestro reto ha sido siempre acompañar estos procesos”.

El trabajo de este nodo se ha enfocado en la formación de mediadores y el acompañamiento a gestores de paz por medio de talleres y encuentros guiados por las herramientas de la bolsa de actividades y otras estrategias. Específicamente el proyecto ha liderado procesos con gestores de paz, jóvenes de la Comuna 21 de Cali y bibliotecarios de la Biblioteca Centenario.  Lilian nos contó más detalles de estas experiencias:  

“Trabajamos con dos grupo de alrededor de 40 gestores de paz, algunos ex combatientes o ex guerrilleros, que buscan nuevas oportunidades y nuevos propósitos de vida, que tienen liderazgo en sus comunidades y que necesitan herramientas para construir procesos de paz en sus comunidades”, nos cuenta Lilian quien desarrolló, junto a la Secretaría de Paz de Cali, talleres de formación y acompañamiento a los gestores de paz.

Por otro lado, como parte de su proceso de reintegración, jóvenes de la Comuna 21 de Cali se han valido de las estrategias de mediación que ofrece La paz se toma la palabra para formarse y apropiarse de su papel de líderes en las comunidades. Se trató de un taller con 22 líderes enfocado al diseño de estrategias de mediación. “Realizamos un taller y entregamos bolsas de actividades a jóvenes de la Comuna 21, la tarea ahora es que los líderes puedan promover propuestas en sus comunidades y generar espacios de conversación alrededor de la paz y la convivencia”.

Así mismo, el equipo que lidera el proyecto de La paz se toma la palabra en el nodo Cali logró llevar el mensaje del proyecto hasta las salas de la Biblioteca Centenario de Cali donde 9 bibliotecarios se formaron para activar las herramientas (que ahora hacen parte de su acervo) con todos los usuarios y la comunidad en general. Además, durante julio, mes de la paz en esta biblioteca, se expondrá la línea de tiempo Hechos de paz.

Lilian Lenis

“Nos hemos convertido en un referente a la hora de hablar de construcción de culturas de paz y formación de mediadores. Hacemos parte de una red de más de 20 aliados para la paz en la ciudad,  nos conectamos para llevar todo este conocimiento a muchas más personas en muchos más lugares”.

Además de las experiencias, Lilian nos contó sobre su labor como líder de este proyecto en Cali, sus estrategias y su opinión acerca del rol de los mediadores culturales: 

“Hechos de paz es mi herramienta preferida. Me gusta porque puedes dibujarte y reconocerte en tus tristezas y alegrías antes de conversar sobre historias de otros, esto hace que estemos más dispuestos y logremos crear lazos de confianza. También ayuda a identificar habilidades en los participantes, si pueden comprender textos con facilidad o no. Creo que Hechos de paz es una buena herramienta para iniciar los talleres”.

El rol de mediador

En medio de este proceso Lilian ha formado una idea sobre la importancia del mediador y su rol en la generación de conversaciones: “Creo que los mediadores tienen la gran responsabilidad de crear espacios de confianza, de acompañar, de escuchar y devolver. Su rol es el de ser agente de paz desde todas sus acciones y actitudes”.

“Los mediadores, más allá de sumar actividades, deben esforzarse porque estas tengan sentido, tener la habilidad de manejar situaciones s difíciles y poder devolver con reflexiones valiosas. Su tarea es hacerse preguntas, estar en búsqueda constante y permanente reflexión sobre  su labor”.  

¿Para ustedes cuál es la importancia del rol de mediador?

Los invitamos a compartir sus opiniones a través de nuestro grupo en Facebook.