La paz se toma la palabra

"El paraíso de la justicia restaurativa es la conversación”: Yolanda Sierra León

EL ARTE Y LA REPARACIÓN SIMBÓLICA

“Los cantos vallenatos y las poesías, sin mencionar los trabajos realizados desde la literatura, son pruebas de que episodios atroces como la masacre de las bananeras sí ocurrieron y no son mitos históricos”. Esta fue la introducción con la que la conferencista Yolanda Sierra planteó la relación entre el arte, la cultura y el patrimonio cultural en el marco del acuerdo de paz. Para ella, estas tres formas de expresión permiten a las comunidades no solo sanar las atrocidades que han padecido por la guerra y el conflicto, sino que brindan elementos para la exigibilidad de derechos, la movilización comunitaria, la preservación de la memoria y la recuperación del tejido social que la guerra rompe.

La conferencista explicó que los procesos de reparación integral se concentran en los derechos a la indemnización, a la rehabilitación física y mental y a la restitución. La reparación simbólica, por otro lado, permite restaurar la dignidad, la memoria y la verdad por medio del uso de símbolos y contribuye a garantizar dos elementos fundamentales: la garantía de satisfacción, que es la atención al dolor particular de cada víctima, y la garantía de no repetición, que es la conversación colectiva de lo que nos ha pasado. “Los derechos a la memoria, a la verdad y a la dignidad no están contemplados en las formas clásicas de reparación de los delitos ordinarios. La reparación simbólica es la que llena ese espacio, allí hay un campo fértil para el arte y el patrimonio cultural”, aseguró.

CONSTITUCIONALISMO TRANSICIONAL ESTÉTICO

El concepto central abordado por la conferencista y con el que interpreta la relación entre el arte y el acuerdo de paz es el de constitucionalismo transicional estético. Este concepto analiza las relaciones entre las prácticas artísticas y las manifestaciones culturales como un mecanismo legítimo y valioso a la hora de hacer frente a violaciones sistemáticas y masivas de derechos humanos, el cual “puede contribuir a superar un pasado atravesado por la violencia y a construir un mecanismo distinto de conversarlo, por medio de cantos, coplas, poemas u obras de teatro, y demás formas del arte y la cultura”. El constitucionalismo transicional estético se manifiesta, de acuerdo con la abogada, por medio de dos acciones: el litigio artístico y el litigio estético.

EL LITIGIO ARTÍSTICO

La utilización de obras o piezas de arte, por parte de artistas o colectivos de artistas, con el objeto de poner en evidencia una situación concreta de vulneración de derechos humanos o que apela a la sensibilidad para denunciar la desigualdad y la indiferencia, es lo que Yolanda Sierra denomina litigio artístico. Es un discurso empático a través del cual se genera un diálogo entre la violación de derechos humanos y el mundo exterior y permite pensar en, por ejemplo, el problema de la tierra, del campo y del campesino, razón por la cual las obras que hacen parte de la exposición Tierra de por medio del Museo de Arte MAMU son, según la conferencista, ejemplos notables de litigio artístico. “El litigio artístico permite denunciar, provocar reflexión y mostrar episodios atroces de violencia y conflicto en otros ámbitos e interpelar a personas que puedan considerarse por fuera de contextos de guerra”.

 EL LITIGIO ESTÉTICO

La investigadora ha identificado alrededor de 2400 manifestaciones de litigio estético en el país, el cual hace referencia al empleo que los grupos sociales afectados por la violencia hacen de las manifestaciones de la identidad creativa de sus pueblos como elementos testimoniales susceptibles de ser material probatorio de delitos de guerra ocurridos en sus comunidades. “Son expresiones materiales e inmateriales que hablan de cataclismos provocados por actores armados de toda índole que alteraron crudamente el orden cotidiano de la gente”, enfatizó Sierra.

Un ejemplo de litigio artístico presentado durante la conferencia es la obra de teatro “El olvido está lleno de memoria”. Esta producción fue creada y desarrollada por víctimas de la violencia del municipio de Tumaco: “A partir del mito del chigualo, este grupo de víctimas tramita su dolor por medio del canto para sanar y pasar del infierno de la guerra al paraíso de la tranquilidad”. Esta obra fue ordenada por una juez de la república como mecanismo de reparación simbólica. “Las personas en escena pasan a ser más que víctimas para convertirse en actores, cantantes, creadores y gestores de sus derechos, ese es el poder del litigio estético”.

Sierra hace un llamado a la ciudadanía, a los docentes de las instituciones educativas y a los medios de comunicación a asumir una labor de solidaridad con las víctimas y a involucrarse de manera más responsable en la denuncia de crímenes y hechos violentos: “La diferencia entre los crímenes atroces cometidos por una persona y aquellos realizados por un grupo armado u organización criminal es su carácter masivo y sistemático. Esta diferencia es fundamental porque cuando existen delitos masivos y sistemáticos los responsables no son solo los perpetradores, sino también el estado por su acción u omisión y la sociedad al no decir nada y no solidarizarse”, concluyó.

 

LAS FRASES

Las víctimas saben reparar y tramitar el dolor a partir de su acervo cultural.

Los símbolos ayudan a transmitir mensajes que las palabras no alcanzan o no permiten contar. Permiten a las víctimas sanar y a los perpetradores expresar sus acciones desde lo sensible.

A veces Las víctimas, con la justicia ordinaria, se sienten excluidas porque esta se concentra más en el castigo al victimario.

La justicia no debe centrarse solamente en el daño, debe centrarse en la aceptación del delito para que haya una conversación, para que la otra persona diga “no te perdono, no me reconcilio, pero estoy dispuesto a convivir contigo siempre y cuando conversemos de lo que pasó”.

Los crímenes del conflicto armado no nacen en el conflicto armado, sino que ya existen y están normalizados en la sociedad, solo se intensifican en contextos de violencia.

En el acuerdo de paz el perdón y la reconciliación no es lo importante, es la convivencia, porque la convivencia es lo que evita la venganza.

  

TIERRA DE POR MEDIO:

La exposición Tierra de por medio reúne cinco obras de la Colección de arte contemporáneo del Banco de la República que exploran la relación compleja que han compartido nociones como tierra, propiedad y riqueza en la historia de Colombia. Esta exposición está exhibida en el Museo de Arte Miguel Urrutia –MAMU- hasta el 15 de julio. La entrada es gratuita. Para saber más de las obras expuestas, ingresa a:

http://www.banrepcultural.org/exposiciones/tierra-de-por-medio

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Conferencia Arte, acuerdo de paz y justicia restaurativa1
Arte, acuerdo de paz y justicia restaurativa2
Arte, acuerdo de paz y justicia restaurativa3
Arte, acuerdo de paz y justicia restaurativa4

Fecha: 

Miércoles, Julio 10, 2019

Ciudad: 

Bogotá

MEDIADORES, ATENCIÓN A LAS EXPOSICIONES QUE ESTÁN CIRCULANDO POR LA RED CULTURAL DEL BANCO DE LA REPÚBLICA

Como parte de las herramientas del proyecto La paz se toma la palabra se encuentranlas diversas exposiciones que circulan por los diferentes centros culturales del Banco de la República en el país. Las temáticas que abordan estas exposiciones proponen reflexiones sumamente valiosas y pertinentes para seguir alimentando la conversación acerca de la paz en nuestras comunidades. Estas muestras complementan los mensajes y los ejercicios de las herramientas de nuestro baúl, lo que permite fortalecer los procesos adelantados por ustedes, como mediadores culturales, en sus territorios. A continuación, presentamos la agenda de las exposiciones actualmente exhibidas para que se programen e inviten a los participantes de sus talleres a seguir creando palabras para hablar de paz e imágenes para imaginarla: 

FRENTE AL OTRO: DIBUJOS EN EL POSCONFLICTO

Esta exposición, que se realizó en alianza con la Agencia Colombiana de Reintegración (ACR), inició a partir del ejercicio creativo de sentar a doce artistas gráficos frente a 130 personas en proceso de reintegración en doce ciudades del país, en el año 2013. Los dibujos resultados de esta experiencia proponen un diálogo en torno a las certezas e incertidumbres generados por y más allá del conflicto armado. Frente al Otro ya circuló por las 28 sedes culturales del Banco de la República y Buenaventura es su última parada, allí estará hasta el 28 de agosto.

 

  

DE TODA LA GENTE: 25 AÑOS DE LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE

La Constitución de 1991 abrió las puertas a la reconciliación y al reconocimiento de las múltiples y muy diversas formas de ser colombiano. De toda la gente fue construida a partir de los archivos de la Asamblea Nacional Constituyente que reposan en la Biblioteca Luis Angel Arango. En la exposición se encuentran, por ejemplo, las caricaturas de los constituyentes, realizadas por la artista Beatriz González durante la asamblea, así como recortes de prensa de la época, fotografías, videos, textos, y otros documentos que dan cuenta del ambiente político y social en el cual tuvo lugar la asamblea constituyente del 91. La exposición también muestra las traducciones, en lenguas indígenas, de algunos de los artículos de la Constitución. Es así como sabemos que, por ejemplo, “Constitución” en lengua kebua de los indígenas del Vaupés significa “Árbol de alimento para la vida”. Esta exposición estará exhibida en los centros culturales de Pereira, Valledupar y Villavicencio hasta el 28 de agosto.

Como ejercicio complementario, los invitamos a explorar el archivo de la Asamblea Nacional Constituyente en nuestra biblioteca virtual y a utilizar la herramienta Las reglas de Juego, presente en nuestro baúl, la cual propone reflexiones a partir de situaciones complejas de la vida diaria en las que tenemos que apelar al conocimiento de nuestros deberes y derechos como ciudadanos para vivir en comunidad.

 RADIO SUTATENZA: UNA REVOLUCIÓN CULTURAL EN EL CAMPO COLOMBIANO (1947 - 1994)

Esta exposición documental da cuenta de la campaña de alfabetización rural masiva que Acción Cultural Popular –ACPO- realizó en Colombia entre 1947 y 1994, con el firme objetivo de disminuir las abismales distancias entre la calidad de vida rural y la urbana a través de la educación. Bajo la consigna de “La educación nos hace libres”, ACPO implementó el programa radial “El maestro al hogar”, transmitido por Radio Sutatenza, que permitió que miles de campesinos recibieran formación básica y contenidos de interés general y de entretenimiento, siendo pioneros de las escuelas radiofónicas en Colombia y del modelo de Educación Fundamental Integral (EFI). La Biblioteca Luis Angel Arango, quien tiene a cargo la custodia de estos archivos, diseñó esta bella exposición que estará en los centros culturales de Florencia, Montería y Tunja ofrecerán hasta el 28 de agosto. Como mediador, esta exposición puede ser de gran inspiración para motivar a los participantes de tus talleres a crear contenidos radiofónicos o podcasts con contenidos pedagógicos y recreativos orientados a la formación de buenos ciudadanos. 

  BIODIVERSIDAD: NUESTRA CONEXIÓN VITAL

Esta exposición, fruto de un convenio establecido entre el Banco de la República y el Instituto Humboldt, en 2013, consta de 20 paneles, una guía de estudio y una página web para acercar a los visitantes a la biodiversidad colombiana y a los servicios ecosistémicos que esta nos ofrece y de los cuales depende nuestra supervivencia. Cada detalle de nuestras vidas está marcado con la relación que nos conectan con plantas, animales, hongos y microorganismos; esta compleja red es la que evidencia esta exposición que nos invita a asumirnos como actores cuyas acciones afectan a todos los seres con los que convivimos.  La exposición estará exhibida en el centro cultural de Armenia hasta el 28 de agosto. Antes o después de visitarla puedes consultar el sitio web de esta exposición y aprovechar los ilustrativos contenidos en videos e imágenes que pueden ayudarte a proponer la conversación con los participantes de tus talleres acerca de nuestro papel en el ecosistema. 

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Exposición frente al otro

Exposiciones, frente al otro, la paz se toma la palabra, Buenaventura.

Exposición de toda la gente

Exposiciones, De toda la gente, la paz se toma la palabra, Pereira, Valledupar, Villavicencio.

biodiversidad: nuestra conexión vital

biodiversidad: nuestra conexión vital, Exposiciones, la paz se toma la palabra, Armenia.

Radio Sutatenza: una revolución cultural en el campo colombiano (1947 - 1994)

Radio Sutatenza: una revolución cultural en el campo colombiano (1947 - 1994), Exposiciones, la paz se toma la palabra, Florencia, Montería, Tunja.

Fecha: 

Miércoles, Julio 10, 2019

Ciudad: 

Armenia, Buenaventura, Florencia, Montería, Pereira, Tunja, Valledupar, Villavicencio

EL ROCK TAMBIÉN LE CANTA A LA PAZ

Rock al Parque, el festival al aire libre más grande de Hispanoamérica está a pocas horas de iniciar su versión 25. El proyecto La paz se toma la palabra tiene el firme compromiso de crear, rastrear y recoger palabras para nombrar la paz e imágenes para imaginarla, es por eso que acudimos al rock colombiano para encontrar a grupos y artistas que desde su música expresan emociones, historias y episodios asociados a la guerra, al conflicto y a la paz. En nuestra búsqueda encontramos que son muchos los músicos que han extendido la invitación a reflexionar acerca de la responsabilidad que todos tenemos en la construcción de un país libre de violencias.

Adicionalmente, experiencias recientes en el marco del proyecto como el taller de Música por la paz, del artista César López y la residencia artística de OneBeat, ambas realizadas en nuestro centro cultural de Buenaventura, o las canciones “Oratorio para la paz” y “La ópera Simón”, del maestro Francisco Zumaqué, invitado al podcast de La paz se cuenta, dan cuenta de las capacidades del arte, y concretamente la música, para construir y transmitir mensajes de paz. Por ello, nos sumamos a la temporada rockera y los invitamos a agitar las cabezas con este listado de temas de músicos colombianos que le han cantado a la paz con toda la energía del rock y los ritmos de nuestro bello país:

Aterciopelados – “La pipa de la paz”: una canción que nos recuerda nuestros orígenes ancestrales y la armonía que nuestros pueblos originarios sostienen con la naturaleza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Doctor Krápula – “Exigimos”: Este enérgico tema es un manifiesto en el que se plantean los anhelos de la sociedad para forjar un mejor país.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ekhymosis – “Un día de música enferma”: este tema nos llama a recordar y a no olvidar el dolor que han padecido las víctimas de este país.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bacilos – “Guerras perdidas”: esta conmovedora canción propone una reflexión respecto a las pérdidas que genera el conflicto y la violencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

César López – “Canción para el perdón”: este artista y activista nos recuerda que la paz empieza por cada uno de nosotros: “Perdonar, perdonarme y pedir perdón”, esa es la tarea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Varios artistas – “Una canción por la paz”: interpretada por algunos de los mejores exponentes del rock colombiano quienes se unieron para motivar a los violentos a cambiar las balas por canciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alerta Kamarada – “Conciencia”: El mensaje de este grupo de reggae colombiano es claro: “la paz llegará el día que recordemos que somos amigos”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Varios artistas – “Un paso hacia la paz”: un tema que pone en diálogo armónico a diferentes géneros musicales, instrumentos y voces de artistas colombianos para enviarnos un mensaje de unión y esperanza. 

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

"Let's rock" by Marta Sanchez Gallego is licensed under CC BY-NC-ND 2.0

Rock, paz, la paz se toma la palabra.

Fecha: 

Viernes, Junio 28, 2019

Ciudad: 

Bogotá

“La paz es la oportunidad de reivindicar los daños ocasionados por la guerra”: una conversación con la mediadora Marjorie Ramos, del nodo Cartagena

Los mediadores culturales de La paz se toma la palabra constituyen esa red de líderes comunitarios quienes, apoyados en las distintas herramientas del proyecto, contribuyen al fortalecimiento de culturas de paz en sus distintos territorios. En esta oportunidad, queremos presentar a Marjorie Ramos, mediadora cultural que trabaja con integrantes de las fuerzas militares en la ciudad de Cartagena. Si bien su vinculación a este proyecto ha sido reciente, ya es mucho lo que Marjorie declara haber aprendido y, también, es mucho lo que podemos aprender de ella.

Marjorie es una hija de Colombia. Nacida en Fusagasugá, ha recorrido el país desde muy pequeña debido a los múltiples traslados de su padre, quien perteneció a las fuerzas militares. Haber vivido en diferentes puntos de la geografía nacional permitió que, a muy corta edad, Marjorie despertara una sensibilidad frente a la realidad social del país, sus dolores y problemáticas. Esta sensibilidad le ganó a su talento para las matemáticas, por lo que decidió estudiar Psicología en la Universidad Javeriana, en Bogotá, y hacer sus prácticas en Altos de Cazucá, territorio en el que se concentran y entretejen múltiples complejidades asociadas a la pobreza, la violencia y el conflicto armado. Luego de varias experiencias en Colombia y EEUU, decidió vincularse a las fuerzas armadas donde conoció a su esposo y padre de sus dos hijos de actualmente 5 y 3 años. Luego de 11 años de servicio, y para sorpresa de sus familiares y amigos, decidió desvincularse de la Armada para asumir con mayor compromiso su labor como mamá, con todos los retos y aprendizajes que trae consigo, mientras cursa una maestría virtual en Psicología y realiza actividades como mediadora.

 

MARJORIE Y LA PAZ SE TOMA LA PALABRA

 

En la institución militar se acostumbra que el o la cónyuge de un oficial de alto rango se involucre en proyectos sociales, desde la Acción Social Naval: “Sabía que necesitaba algún tipo de respaldo institucional para entrar a las comunidades, fue así como conocí a la sede cultural del Banco de la República de Cartagena, a Vicky -Victoria Tinoco- y al proyecto de la Paz”. Este proyecto le permite hacer un engranaje con su profesión y trabajar aspectos como mindfulness, manejo de ansiedad y salud mental, desde una perspectiva de paz interior. Actualmente, los participantes que asisten a sus actividades son muchachos que están prestando el servicio militar: “Ellos necesitan mucho acompañamiento para enfrentar los retos de esta etapa de sus vidas”. También participan en sus ejercicios varios militares que se encuentran privados de la libertad en el centro de reclusión militar naval ubicado en el batallón: “Al director de ese centro le ha llamado la atención el cambio de actitud de los muchachos, quienes asisten constantes todos los miércoles a las actividades”, cuenta Marjorie.

Este proyecto es muy importante para ella por varias razones: “lo primero es el respaldo institucional que tiene el proyecto y que yo buscaba para hacer mi ejercicio social de manera más directa con las personas. Lo segundo es el trabajo de construcción interior que La paz se toma la palabra invita a los mediadores para luego exteriorizarlo, porque si tengo actitudes violentas en mi interior, cómo puedo hablarle al otro de paz. Lo tercero es que aquí puedo aterrizar lo científico a lo cotidiano, y bajar los conceptos asociados a la paz a ideas más vivenciales. Las herramientas permiten crear la excusa para llegar a la gente y proponer la conversación de la paz. Y lo cuarto es el sentido de comunidad, porque si bien es cierto que en algunos casos puedo estar sola siempre está el grupo de mediadores que me respalda y me hace sentir parte de una red social real de personas reales. Ha sido una experiencia de mucho aprendizaje”.

LAS HERRAMIENTAS QUE LA ACOMPAÑAN

Marjorie asegura nunca haber trabajado con libros de cuento anteriormente, no obstante, ha identificado que este recurso permite que los participantes exterioricen muchas cosas sin necesidad de hacer intervención de orden clínico o psicológico: “Usé la maleta viajera todos los miércoles por tres meses y los muchachos sacaban sus libros y los devolvían como una especie de biblioteca ambulante. Ellos leían y luego discutíamos acerca de las lecturas, es muy sanador el ejercicio”. 

Frente al Otro también la ha utilizado con un aliado de la institución militar para trabajar en puestos de militares de la Unidad donde se ha llevado a cabo el proyecto, allí la relación con el compañero soldado es netamente visual y no hay otro tipo de contacto. “Esta falta de interacción hace que haya compañeros de la institución que, aun cuando comparten prácticamente sus vidas, no tengan un conocimiento el uno del otro. El tema de la paz y la no violencia de la herramienta Frente al Otro permite reconocer a la persona que tienes ante tus ojos”.

LA PAZ: ENTRE LA GUERRA QUE FUE Y LA SOSPECHA DE LO QUE SERÁ

La experiencia de Marjorie como psicóloga, militar retirada y mediadora cultural hace que su percepción acerca de la paz sea compleja y contemple varias perspectivas. Actualmente, ella encuentra en la paz un ideal a perseguir todos los días, un cambio de actitud y mentalidad frente a la historia de este país que nos conduzca a establecer relaciones de solidaridad, empatía y sanación:

“Como psicóloga, cuando trabajaba culturas de paz, entendía la paz como el ejercicio de la no violencia, entonces nos basábamos en Gandhi, en la madre Teresa de Calcuta, en Nelson Mandela, en Martin Luther King y otros referentes. Hoy la paz significa algo más profundo y tiene que ver con reivindicar esos daños morales y psicológicos padecidos por personas en contextos de guerra" y agrega: "Iniciativas como La paz se toma la palabra permiten evitar el olvido de lo que ha estado pasando en nuestro país y hagamos el ejercicio diario de limpiar los hechos violentos que viven y persisten en una persona o en una comunidad”. 

 

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Marjorie Ramos, mediadora del proyecto Paz en Cartagena1

Proyecto La paz se toma la palabra, Cartagena, mediadores culturales, Frente al otro, maleta viajera.

Marjorie Ramos, mediadora del proyecto Paz en Cartagena2

Proyecto La paz se toma la palabra, Cartagena, mediadores culturales, Frente al otro, maleta viajera.

Marjorie Ramos, mediadora del proyecto Paz en Cartagena3

Proyecto La paz se toma la palabra, Cartagena, mediadores culturales, Frente al otro, maleta viajera.

Marjorie Ramos, mediadora del proyecto Paz en Cartagena4

Proyecto La paz se toma la palabra, Cartagena, mediadores culturales, Frente al otro, maleta viajera.

Marjorie Ramos, mediadora del proyecto Paz en Cartagena5

Proyecto La paz se toma la palabra, Cartagena, mediadores culturales, Frente al otro, maleta viajera.

Marjorie Ramos, mediadora del proyecto Paz en Cartagena6

Proyecto La paz se toma la palabra, Cartagena, mediadores culturales, Frente al otro, maleta viajera.

Fecha: 

Jueves, Junio 27, 2019

Ciudad: 

Cartagena

“Actuar localmente y conectarnos regionalmente”: algunos aprendizajes del encuentro con mediadores de la región Caribe

Los centros culturales del Banco de la República de Sincelejo, Montería y Cartagena tuvieron la iniciativa de realizar un encuentro regional de la red de mediadores del proyecto La Paz se toma la palabra, el cual itineró por estas tres ciudades durante los últimos días del mes de abril. De acuerdo con Natalia Guarnizo, profesional experta de la subgerencia cultural, este encuentro se convirtió en una gran oportunidad para estrechar lazos, compartir recomendaciones, encontrar puntos en común relacionados con la labor de mediación e intercambiar experiencias sobre el trabajo con las herramientas del proyecto.

 A continuación, presentamos algunos de los aprendizajes de este valioso encuentro:

 1. Compartir entre mediadores del mismo nodo y entre nodos regionales

Los mediadores reafirmaron la importancia de compartir metodologías, ejercicios y experiencias. En cada nodo es posible encontrar a mediadores con perfiles muy diversos: docentes, activistas, promotores de lectura, artistas, militares, sacerdotes y médicos, entre otros. El poner en común los múltiples saberes de los mediadores complementa y enriquece el trabajo con los distintos públicos y favorece la posibilidad de generar vínculos que algunas veces redundan en colaboraciones entre mediadores del mismo nodo o entre diferentes nodos regionales.

 

 2. Llevar una bitácora

Los asistentes al encuentro regional resaltaron la importancia, y utilidad, que representa llevar una bitácora de sus actividades. Esta bitácora es una poderosa herramienta que permite preparar, documentar y sistematizar las sesiones; en ella se puede incluir información de materiales, recursos, momentos y objetivos de las actividades, así como anexar información relacionadas con observaciones y percepciones tanto de ellos mismos como de los participantes. Con este insumo, es posible elaborar potenciales herramientas que puedan ser compartidas en los distintos nodos de la red.

 

3. Hacer registro de las actividades

Para alimentar la bitácora y obtener algunos soportes para la sistematización de experiencias se recomienda también realizar un registro, con fotografías y/o videos de las jornadas. Los mediadores fueron sensibilizados en la importancia de obtener la autorización de los participantes para registrar tanto sus rostros como los productos que resulten de sus procesos.

 

 4. Instalar un clima de confianza

Todos los mediadores coincidieron en que es fundamental iniciar cualquier actividad en grupo con algunos ejercicios de juego o de “calentamiento” que permitan romper con la cotidianidad e instalar un clima de confianza.  Esto es fundamental puesto que permite que las sesiones se conviertan en un lugar privilegiado en el que los participantes se sientan a gusto y puedan adoptar una actitud de receptividad, participación, y disposición tanto mental como física. Cada mediador debe identificar sus propios recursos (metodologías y ejercicios) según su experiencia adquirida, sus habilidades, talentos e intereses.

 

 5. Cerrar la actividad

Es muy importante marcar el momento en que se termina el ejercicio antes de volver a la “cotidianidad” que permita recoger los aprendizajes generales de la actividad realizada. El momento de cierre puede ser usado para que los participantes retroalimenten el ejercicio y expresen sus impresiones del mismo, lo que favorece al crecimiento de los mediadores en su quehacer.

 

Los mediadores, con su entusiasmo y dedicación y apoyados en nuestro baúl de herramientas, hacen posible que La Paz se toma la palabra llegue a bibliotecas, centros culturales, parques, barrios y hogares para que podamos fortalecer una cultura de paz en el país. 

 

 

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Encuentro de mediadores culturales de la región Caribe

Mediadores culturales, Red de mediadores, La paz se toma la palabra, Región Caribe, Cartagena, Montería, Sincelejo.

Encuentro de mediadores culturales de la región Caribe1

Mediadores culturales, Red de mediadores, La paz se toma la palabra, Región Caribe, Cartagena, Montería, Sincelejo.

Encuentro de mediadores culturales de la región Caribe2

Mediadores culturales, Red de mediadores, La paz se toma la palabra, Región Caribe, Cartagena, Montería, Sincelejo.

Encuentro de mediadores culturales de la región Caribe3

Mediadores culturales, Red de mediadores, La paz se toma la palabra, Región Caribe, Cartagena, Montería, Sincelejo.

Encuentro de mediadores culturales de la región Caribe4

Mediadores culturales, Red de mediadores, La paz se toma la palabra, Región Caribe, Cartagena, Montería, Sincelejo.

Encuentro de mediadores culturales de la región Caribe5

Mediadores culturales, Red de mediadores, La paz se toma la palabra, Región Caribe, Cartagena, Montería, Sincelejo.

Encuentro de mediadores culturales de la región Caribe6

Mediadores culturales, Red de mediadores, La paz se toma la palabra, Región Caribe, Cartagena, Montería, Sincelejo.

Encuentro de mediadores culturales de la región Caribe7

Mediadores culturales, Red de mediadores, La paz se toma la palabra, Región Caribe, Cartagena, Montería, Sincelejo.

Encuentro de mediadores culturales de la región Caribe7

Mediadores culturales, Red de mediadores, La paz se toma la palabra, Región Caribe, Cartagena, Montería, Sincelejo.

Fecha: 

Miércoles, Junio 19, 2019

Ciudad: 

Cartagena, Sincelejo, Montería

Si pudieras hablar con un sobreviviente del conflicto armado, ¿qué le dirías?: la experiencia de Girardot

Estudiantes de los grados 9, 10 y 11 del colegio Atanasio Girardot participaron de un ejercicio de aproximación a la temática de Guerra y Paz, en el marco del proyecto La Paz se toma la palabra. Esta actividad se realizó con el ánimo de conmemorar a las víctimas del conflicto del municipio de Girardot. Nayive Palacios, líder del nodo Girardot, nos relató cómo fue esta actividad y cuál fue el impacto en los jóvenes participantes.

Nayive asegura que el proyecto La paz se toma la palabra es muy importantes porque permite abordar la complejidad de la guerra a partir de ejercicios sencillos y cercanos que generan reflexiones desde las particularidades de cada uno de los participantes: “Es importante que no nos sumemos a ese porcentaje de la población que no le interesa el tema de la paz, sino que queremos ser parte de ese porcentaje que realmente aprecia el proceso que en Colombia se ha adelantado”. Y agregó:

“El proyecto La paz se toma la palabra es muy interesante por la variedad de objetos culturales que ofrece para incentivar una cultura de paz en las comunidades”.

Esta actividad contó con una interesante combinación de herramientas y recursos del proyecto para proponer la reflexión del fenómeno de la violencia en los jóvenes. En un primer momento, los chicos exploraron textos del Centro Nacional de Memoria Histórica para conocer testimonios de personas que han padecido de manera directa los embates de la guerra interna colombiana: “Si los chicos no saben de qué manera se vivió la violencia, desde la perspectiva de quienes la vivieron, es muy complejo que entiendan y aprecien la importancia de la paz en nuestro país”, asegura la líder del nodo Girardot. En un segundo momento, y a partir de esta sensibilización, los participantes pudieron responder a las preguntas de la herramienta Contando historiasSi pudieras hablar con la paz (y con la guerra), ¿qué le dirías?”. De esta forma se generó un intercambio de ideas en torno a las nociones de paz, conflicto y guerra, y las consecuencias que esta última ha producido en nuestra sociedad. Nayive considera que este tipo de actividades son muy valiosas para los jóvenes, puesto que les permite ampliar sus percepciones y conocimientos relacionados con el fenómeno de la guerra, el cual conocen principalmente por los medios de comunicación y por las breves cátedras de paz adelantadas en las escuelas. 

Para finalizar, la pregunta Si pudieras hablar con un sobreviviente del conflicto armado, ¿qué le dirías? fue vinculada al ejercicio. Esta pregunta permitió que los estudiantes de bachillerato establecieran un acercamiento desde lo afectivo con las víctimas y fortalecieran su sentido de solidaridad con aquellas que actualmente habitan en su territorio. “Todas las respuestas son voces de ánimo y aliento, lo que permite identificar que los chicos pudieron establecer una relación de empatía con las víctimas”. A continuación, algunas de sus respuestas: 

“Tienes mi apoyo, eres muy valiente. Sinceramente no llegaría a soportar tanto dolor, eres muy fuerte y quiero darte más fuerza”.

“No estás solo o sola, tienes el apoyo de Colombia”

“La vida sigue, por más duro que haya sido (…) cualquier cosa, estoy aquí”.

“La vida no se acaba. Sé que es difícil para ti, pero siempre hay una nueva esperanza de vida”.

Nayive asegura que el proyecto de La paz se toma la palabra permite traducir los complejos discursos que existen alrededor del conflicto en Colombia en actividades lúdicas que invitan a que personas de toda índole conozcan y aprecien los esfuerzos realizados desde distintos lugares para alcanzar la paz: “Muchos de estos chicos viven en contextos complejos en los que también hay conflictos de índole más cotidiano -en sus casas, en el colegio- y ellos llegan a conclusiones sencillas; entonces la paz se traduce en dejar de agarrarse de las mechas con los compañeros, por ejemplo. Estos ejercicios brindan herramientas para resolver conflictos y para cuestionar sus posturas políticas”, concluyó.

 

 

 

 

 

 

 

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Estudiantes los grados 9, 10 y 11, del Colegio Atanasio Girardot, participaron de la actividad del nodo Girardot.

La paz se toma la palabra, Contando historias, Girardot, Víctimas, Sobrevivientes

Los jóvenes expresaron toda su empatía hacia los sobrevivientes del conflicto que habitan en su municipio.

La paz se toma la palabra, Contando historias, Girardot, Víctimas, Sobrevivientes

Fecha: 

Martes, Junio 18, 2019

Ciudad: 

Girardot

Día del medioambiente: una oportunidad para que hagamos las paces con la naturaleza

 

El 5 de junio fue escogido por las Naciones Unidas para celebrar el Día Mundial del Medioambiente. Desde 1974, este día se ha convertido en una oportunidad para extender la reflexión a todos los escenarios acerca de nuestra responsabilidad en cuanto a la conservación y mejoramiento de nuestro ecosistema. A propósito de esta importante ocasión, y teniendo en cuenta el momento histórico en el que nos encontramos como país, queremos compartir un fragmento del libro La paz ambiental: retos y propuestas para el posacuerdo, de nuestra colección de Dejusticia.

“Una de las principales tareas que fija el Acuerdo Final y que será fundamental para una paz ambiental estable y duradera, es el ordenamiento ambiental del país. Si la guerra está vinculada con la naturaleza, las posibilidades de una paz duradera también lo están; en otras palabras, si el conflicto giró parcialmente alrededor de los recursos naturales y el medio ambiente, la suerte del proceso de construcción de paz será moldeada por múltiples factores socioambientales. Es importante, y necesario, que conozcamos nuestra biodiversidad y reconozcamos su importancia para la vida, la paz y la prosperidad”.

Gracias a nuestra biodiversidad encontramos el sustento diario y nuestra cultura florece. Cada detalle de nuestras vidas está marcado por las relaciones que nos conectan con el agua, el aire, la tierra, y todo lo que habita en ellos. A continuación, les compartimos unos datos importantes relacionados con el medioambiente que nos llaman a la generación de conciencia respecto de nuestra relación directa con cada uno de los elementos que componen nuestro ecosistema. Pueden consultar también los recursos disponibles en nuestra biblioteca virtual asociados a estos temas. 

AGUA:

Un duchazo de 10 minutos gasta 200 litros de agua, mientras que la OMS recomienda un consumo de 100 L de agua al día por persona. En Colombia se desperdicia el 43% del agua potable, según datos del Departamento Nacional de Planeación. 

TIERRA: 

En 2 décadas, la tasa de deforestación del país pasó de 1300 km2 a 3630 km2 al año. Se necesitan 22 árboles para cubrir la demanda de oxígeno de 1 persona. 

BIODIVERSIDAD:

con solo el 0,7% de la superficie terrestre, somos el segundo país más biodiverso del mundo: cuarta en mamíferos; tercera en reptiles; segunda en anfibios, mariposas y plantas y primera en orquídeas y aves.

AVES:

Una de cada cinco aves en el mundo es colombiana, lo que nos convierte en el país con más especies de aves en todo el planeta. Las aves diseminan semillas, controlan plagas y polinizan plantas.

RÍOS:

El río Atrato es el primer río con derechos en nuestro continente. Además de ser el tercer río más navegable del país, y el más caudaloso, es una de las principales vías de comunicación del Chocó y una extensión de su economía, sus tradiciones y su cultura. Por lo tanto, otorgarle derechos al Río Atrato es también proteger los derechos de las comunidades que lo habitan.

Reconozcamos y valoremos las múltiples y muy diversas formas en las que se manifiesta la vida en nuestro país, esa es una forma de hacer las paces con la naturaleza.  

Créditos:

Foto 1: Salto de Versalles. Guaduas. Artista Edward Walhouse Mark

Foto 2: Bosque de niebla tomada en la Granja Reserva El Porvenir. Cortesía Casa Museo Tequendama

Foto 3: Eubucco_bourcierii. Daniel Uribe, 2016

Foto 4: Río Atrato. Esteban Narváez, 2015

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Libro, La Paz ambiental. DeJusticia.

hagamos las paces con la naturaleza, DeJusticia, paz, medioambiente.

Salto de Versalles. Guaduas. Artista Edward Walhouse Mark

hagamos las paces con la naturaleza, DeJusticia, paz, medioambiente.

Bosque de niebla tomada en la Granja Reserva El Porvenir. Cortesía Casa Museo Tequendama

hagamos las paces con la naturaleza, DeJusticia, paz, medioambiente.

Proyecto Biodiversidad

hagamos las paces con la naturaleza, DeJusticia, paz, medioambiente.

Eubucco_bourcierii. Daniel Uribe, 2016

hagamos las paces con la naturaleza, DeJusticia, paz, medioambiente.

Río Atrato, sujeto de derechos. Esteban Narváez, 2015

hagamos las paces con la naturaleza, DeJusticia, paz, medioambiente.

Fecha: 

Lunes, Junio 10, 2019

Ciudad: 

Bogotá

La paz se toma la palabra y OneBeat, una experiencia de paz a través del arte

“Un mundo diferente es posible, de vez en cuando por lo menos”, cuenta Lizeth Gómez, mediadora del proyecto La Paz se toma la palabra, como reflexión a propósito del concierto de OneBeat en el centro cultural de Buenaventura del pasado 24 de mayo. Este proyecto internacional vinculó a 15 artistas provenientes de Colombia, Venezuela y Estados Unidos en un laboratorio creativo en el que la paz constituyó la fuente de inspiración para la creación de temas musicales originales que luego circularon por escenarios de Buenaventura, Cali, Palmira y Bogotá.

Qué es OneBeat

OneBeat llegó por primera vez a Colombia y, puntualmente a Buenaventura, para que músicos de todos los géneros y trayectorias pudieran producir temas originales de manera colaborativa, interactuar con diversos públicos y desarrollar una red internacional de proyectos con causas sociales liderados por músicos. Esta residencia artística es apoyada por la Oficina para Asuntos Culturales y Educativos del Departamento de Estado de EEUU y la Fundación Sound Nation. Desde 2016 se realiza OneBeat Abroad, que dio la oportunidad a otros países de ser anfitriones de este evento. Las primeras ediciones se realizaron en Turquía y Rusia, respectivamente. El de Colombia es entonces el primer OneBeat hecho en Latinoamérica.

El baúl de herramientas de La Paz se toma la palabra

Los niños piensan la paz, Frente al otro y Reglas de Juego resultaron de gran interés y utilidad para los 15 músicos que hicieron parte de esta residencia artística. “Los organizadores de OneBeat Colombia consultaron el baúl de La paz se toma la palabra en Bogotá y lo encontraron sumamente acorde con la temática central de la residencia, que era ‘Paz y Guerra’. Por eso, una vez llegaron acá a Buenaventura les facilitamos las herramientas y las usaron durante la fase de contextualización”, expresó Margarita Brayan, profesional del centro cultural de Buenaventura del Banco de la República.

El concierto

Luego de 12 días de trabajo, los becarios hicieron la presentación de los 10 temas originales que compusieron en el marco de su residencia. El Centro cultural de Buenaventura vibró con los distintos ritmos que surgieron a partir de la reinvención de sonidos tradicionales y la creatividad de estos artistas. “Los asistentes entendieron la magnitud e importancia de este evento al ver a gente de nuestro territorio haciendo parte de una puesta en escena en la que nuestras músicas tradicionales pudieron entenderse, no fusionarse, sino entenderse con ritmos e instrumentos tan diversos”, comentó Lizeth Gómez; para la mediadora, la articulación de OneBeat con el proyecto de La Paz se toma la palabra

"Es una demostración tangible de que la diversidad incluyente es posible".

Durante la actividad, hicieron un tendedero para que los asistentes respondieran a la pregunta ¿Qué experiencias de paz has tenido a través del arte? Estas fueron algunas de las respuestas: 

"En el teatro, con un compañero que nos odiábamos, y por el teatro arreglamos todo".

"A través de la danza he logrado que niños, niñas y adolescentes se alejen de las esquinas y de la delincuencia".

"Las artes permiten canalizar de forma creativa los diferentes conflictos. El arte salva vidas".

"Trabajé con niños y jóvenes de lugares donde el ELN hace presencia. Me enseñaron a cantar para vivir en paz". 

Las respuestas consignadas en el tendedero fueron vinculadas a la presentación, luego de que los artistas declamaran algunas de ellas al ritmo de la música. Igualmente, se realizó un ejercicio de improvisación con los asistentes a partir de la combinación de palabras asociadas a la paz que surgieran de manera espontánea en el auditorio. “Onebeat se convirtió en una ocasión donde confluían energéticamente muchas cosas y muchas gentes por eso fue un evento providencial y muy poderoso”, aseguró la mediadora Lizeth Gómez. Al respecto, Margarita Brayan complementó: “Yo creo que definitivamente el arte es un medio que transforma, que cura y que permite la reflexión de muchos temas y hacer este tipo de actividades es clave porque además llega a diferentes públicos. Ejercicios como los de La Paz se toma la palabra, con todos sus elementos –lúdicos, pedagógicos y artísticos-, en un escenario tan complejo como Buenaventura, son los que logran hacer cambios”.

 

 

 

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Músicos becarios de OneBeat Colombia previo a su presentación en Buenaventura.

OneBeat Colombia, La paz se toma la palabra, Buenaventura, música, paz.

Las herramientas de La paz se toma la palabra fueron usadas por los becarios de OneBeat Colombia.

Onebeat Colombia, La paz se toma la palabra, música, paz, Buenaventura

Respuestas del tendedero frente a la pregunta qué experiencia de paz has tenido a través del arte

OneBeat Colombia, la paz se toma la palabra, Buenaventura, paz, música

OneBeat y La paz se toma la palabra en Buenaventura1

OneBeat Colombia, La paz se toma la palabra, Buenaventura, música, paz

OneBeat y La paz se toma la palabra en Buenaventura2

OneBeat Colombia, La paz se toma la palabra, Buenaventura, música, paz

OneBeat y La paz se toma la palabra en Buenaventura3

OneBeat Colombia, La paz se toma la palabra, Buenaventura, música, paz

OneBeat y La paz se toma la palabra en Buenaventura4

OneBeat Colombia, La paz se toma la palabra, Buenaventura, música, paz

Fecha: 

Viernes, Junio 7, 2019

Ciudad: 

Buenaventura

NO SE ENFOQUEN EN LOS POLÍTICOS, ENFÓQUENSE EN LAS VÍCTIMAS: el mensaje de David Crane

El creador deI Am Syria, campaña internacional de solidaridad con las víctimas del conflicto sirio, y exfiscal en jefe del Tribunal Especial de Sierra Leona estuvo en la BLAA como invitado del ciclo Hablemos de Verdad, del proyecto La paz se toma la palabra.

David Crane, invitado al ciclo de conferencias Hablemos de Verdad.

El jueves 15 de mayo el Dr. David M. Crane presentó su conferencia Justicia y Verdad: condiciones para una paz sostenible, en el marco del ciclo Hablemos de Verdad, organizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango y la Comisión de la Verdad. Crane habló de su propia experiencia como fiscal en jefe del Tribunal Especial de Sierra Leona. Por medio de sus anécdotas, analizó el proceso de justicia transicional por el que está atravesando Colombia e invitó a la esperanza. 

A partir de su labor como fiscal en jefe del Tribunal de Sierra Leona, David Crane plantea: “¿Cómo pasamos de la desconfianza en la ley y las instituciones a la instalación el imperio de la ley? Por medio de tres principios: La ley es justa, nadie está por encima de la ley y el imperio de la ley es más poderoso que el de las armas. 

 De 35 mil victimarios que cometieron crímenes terribles pude judicializar a unas decenas, que eran los líderes…Siempre habrá una cuota de impunidad, y no habrá justicia total ni verdad total, no es un proceso perfecto, no hay solución perfecta para lidiar con las atrocidades. 

A pesar de que tomó 10 años, luego del juicio del ex presidente de Liberia, Charles Taylor, la gente de África occidental empezó a confiar en la ley, ahora hay elecciones en Sierra Leona en las que la oposición gana o pierde, pero ningún arma ha sido disparada desde 2001, ese es el poder de la ley. Es un proceso largo que ustedes en Colombia apenas han empezado, pero la gente de África occidental pasó por lo mismo, y es posible”. 

“No me agradan los bullies y no puedo permitir que caminen por las calles impunes, pero las armas no traen justicia, la ley sí. Soy uno de los fundadores del sistema moderno para judicializar crímenes internacionales y garantizar que líderes responsables de crímenes contra su propia gente no salgan impunes y fui la primera persona en la historia en investigar, procesar y encerrar a un jefe de estado por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. El expresidente de Liberia, Charles Taylor, jamás pensó que irían tras él, ahora está pasando el resto de su vida en una prisión de máxima seguridad por lo que le hizo al pueblo de Sierra Leona”. 

A continuación, destacamos algunos de los puntos más importantes de su conferencia: 

Crímenes contra la mujer: 

La Dra. Carolina Vergel, quien acompañó a Crane en la conferencia, planteó la situación de los crímenes contra la mujer en Colombia, los cuales parecieran ser subordinados a otros crímenes de carácter más masivos y se pregunta por qué la justicia internacional ha enfatizado en el esclarecimiento de crines contra la mujer y cómo se estableció como prioridad.
Al respecto, el Dr. Crane responde: “En Núremberg, en Yugoslavia, en Ruanda, no hubo rendición de cuentas por crímenes contra las mujeres, aun cuando la violación y otras ofensas contra la mujer son usadas como arma. Yo fui el primero que investigué y judicialicé crímenes de género y los establecí como prioridad en mi agenda. Lo que ocurrió en África occidental no fue solo violación, no fue solo secuestro o esclavización sexual, estos hacen parte de un crimen aún mayor. No hay tal cosa como crimen contra la mujer como una ofensa secundaria o subordinada, es un crimen, así de simple”. 

 

Respecto a las víctimas: 

El creador de impunitywatch.com, sitio web de noticias relacionadas con crímenes contra los derechos humanos alrededor del mundo, enfatizó que las víctimas de cualquier lugar del mundo quieren que sus historias sean contadas porque les da un sentido de propósito frente a la pérdida y el dolor que han sufrido, les permite creer que no han desparecido en el tiempo y que sus vidas tienen importancia. Las víctimas, de acuerdo con su experiencia, quieren contar sus historias a cualquiera que quiera escucharlas, no solo a las instancias oficiales. El profesor Crane invita a crear y propiciar todos los espacios posibles, convencionales y no convencionales, para que las víctimas sean escuchadas. “Registrar sus relatos los ubica en la historia. No es un tema fácil ni alegre, pero es importante”, agrega. 

Crane recalcó que en escenarios de guerra, víctima y victimario son dos posiciones ambiguas que requieren ser analizadas en detalle. Durante su labor como fiscal en Sierra Leona, tomó la decisión de no procesar a ningún menor de edad combatiente puesto que consideraba que eran tan víctimas como las personas afectadas por ellos: “Recuerdo que, en el año 2002 durante el proceso de África occidental, 600 niños y jóvenes reclutados como combatientes ingresaron a la escuela primaria con lágrimas en los ojos de la emoción. 13 años después, me encontraba dictando un curso de cómo instalar un tribunal en La Haya y un joven se me acercó, me dio su mano y me dijo: ‘yo soy uno de los niños combatientes que usted ayudó a ingresar a la escuela y hace poco recibí mi grado de abogado de una Universidad en Alabama. Muchas gracias, usted mes salvo la vida’”. La jurisprudencia iniciada por Crane durante su labor como fiscal en jefe del Tribunal Especial de Sierra Leona permitió tipificar el delito de reclutamiento forzoso cuando se trata de niños y jóvenes como crimen de guerra y propició el enfoque diferencial que reconoce a los niños y jóvenes combatientes como otro tipo de víctimas. 

Decisiones políticas: 

También enfatizó en que siempre es una decisión política, no una decisión legal, perseguir a quienes cometieron crímenes nacionales. Por tanto, si no hay una decisión política de perseguir a los criminales, independientemente de la posición ética, no habrá rendición de cuentas y por tanto no habrá paz. “Los políticos van y vienen, pero el enfoque de este gran proceso que ustedes en Colombia han iniciado está por encima. No se enfoquen en los políticos, enfóquense en las víctimas. Espero y rezo que ustedes puedan hacer esto para garantizar el futuro de Colombia”. 

Por último, el experto en derecho internacional sabe por experiencia que la sociedad puede volverse impaciente y exigir resultados de manera rápida. Como alternativa, él invita a cultivar una “paciencia enfocada”; los procesos de justicia transicional toman años, incluso décadas, puesto que ningún proceso de justicia transicional se escapa de inconformidades y dudas: “No todos quedarán satisfechos con los resultados, pero es mejor hacer este proceso que no hacer nada”. 

Las lecciones aprendidas: 

-Primera: la verdad y la justicia pueden crear una paz sostenible. Si una de las dos llegara a faltar, la paz puede ser una ilusión; se puede obtener justicia o se puede esclarecer la verdad, pero si no están ambas, la paz estaría en cuestión. 
-Segunda: una comisión de la verdad y una corte transicional pueden trabajar juntas. Sucedió en Sierra Leona.
-Tercera:  las dos organizaciones juntas permiten a las víctimas no solo contar sus historias, sino que les deja ver que también hay justicia. 
-Cuarta: las víctimas quieren contar sus historias. 
-Quinta:  en este tipo de procesos no se logra judicializar a todos los responsables. En el caso de Sierra Leona se juzgó a quienes establecieron las condiciones de posibilidad para que los crímenes se dieran. 
 

 
 Aquellas naciones que han aceptado su pasado violento, buscado la verdad, establecido medidas de responsabilidad y procurado la reconciliación con todos los implicados, tienden a tener un futuro más estable y la posibilidad de que la paz sea sostenible. 

 

Un buen ejemplo de esto, según el experto, es Alemania que tras el holocausto reconoció su responsabilidad y entabló procesos de reconciliación que la han convertido en un país poderos y respetado internacionalmente. Caso contrario es el de diferencia de Turquía, cuyo gobierno exterminó a cerca de un millón de personas sin que haya habido responsables, el genocidio armenio jamás ha sido reconocido por ninguno de los gobiernos, por esto Turquía no está autorizada para pertenecer a la Unión Europea y no es un miembro respetado de las Naciones Unidas. A partir de lo anterior, el profesor Carne insta a no abandonar el camino por el que está atravesando Colombia, puesto que la comunidad internacional está observando y apreciando lo que se está haciendo en el país para acabar con décadas de conflicto interno y procurar una paz estable, sostenible y duradera.


Te invitamos a ver la conferencia de David Crane, Justicia y verdad: condiciones para una paz sostenible.

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

David Crane, conferencista invitado al ciclo Hablemos de Verdad.

David Crane, Hablemos de verdad, la paz se toma la palabra, Comisión de la Verdad.

Carolina Vergel y David Crane durante la conferencia "Justicia y verdad: condiciones para una paz sostenible".

David Crane, Hablemos de verdad, la paz se toma la palabra, Comisión de la Verdad.

Conferencia "Justicia y verdad: condiciones para una paz sostenible".

David Crane, Hablemos de verdad, la paz se toma la palabra, Comisión de la Verdad.

Fecha: 

Martes, Junio 4, 2019

Ciudad: 

Bogotá

Arte con compromiso social: La apuesta de César López

César López, creador de la Escopetarra, visitó el Centro Cultural del Banco de la República en Buenaventura para liderar el taller Música para la Paz. 

 

César López, creador de la Escopetarra, visitó el Centro Cultural del Banco de la República en Buenaventura para liderar el taller Música para la Paz, en el marco del proyecto La Paz se toma la Palabra. Durante el taller, el artista trabajó con docentes, mediadores de lectura, líderes comunitarios, jóvenes músicos y usuarios de la sala de prácticas musicales para identificar elementos musicales que dialogan con temáticas relacionadas con el desarrollo comunitario, la paz y la convicencia. 

López ha mantenido un interés a lo largo de la última década en identificar cuál es el papel de la música en la construcción de territorios de paz, de perdón y de reconciliación. Para ello propone la “música consciente”, desde la cual se pueda invocar a una generación distinta que cuide y cultive emociones sanas como mecanismo para promover una comunidad menos proclive al hecho violento, al uso de las armas y, en últimas, a la propuesta que trae la guerra.

Desde hace 20 años, César López ha vinculado el arte con el liderazgo social. A principios de la década del 2000, junto a un grupo de artistas, conformó el proyecto denominado Batallón Artístico de Reacción Inmediata con el que realizaban intervenciones artísticas en escenarios afectados por la violencia, por ejemplo, en el Club El Nogal. Precisamente, de aquella experiencia en Bogotá, en la que un militar rompe con su fusil la guitarra que estaba utilizando durante su intervención, surgió la idea de la Escopetarra. La interacción entre ambas herramientas, una bélica y la otra artística, fue la inspiración para transformar una K47, el fusil que más muertes ha causado en el mundo, en instrumento musical y así enviar un mensaje de paz y reconciliación en todo el mundo:

"Si el arma pudo cambiar, la gente también podrá hacerlo".

Actualmente, la Escopetarra es exhibida en Las oficinas de la ONU en Nueva York, en el Museo Ghandi en Nueva Delhi y en la Casa de la Cultura en Berlín, entre otros, y constituye un documento de memoria del periodo de violencia en Colombia.

La pregunta por lo social es fundamental para cada artista y es un llamado que César López extiende a sus colegas del país: “El artista también es servidor público”, por tal razón utiliza su arte para llevar la conversación acerca de la paz y la reconciliación a otras instancias. “Queremos que en unos buenos años estemos hablando de una comunidad artística que le supo contar a las generaciones venideras cómo en un país como este nos propusimos alcanzar la paz, vivir en ella y lograrlo. Esto va a depender mucho del trabajo de los artistas”. La invitación de César López es a explorar los caminos que el arte suscita para encontrar formas de convertir el dolor y la tragedia en maestros a partir de los cuales aprendamos a convivir en armonía.

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

César López en Buenaventura

César López, escopetarra, Buenaventura, La paz se toma la palabra

César López en Buenaventura2

César López, escopetarra, Buenaventura, La paz se toma la palabra

Fecha: 

Martes, Mayo 14, 2019

Ciudad: 

Buenaventura

Páginas

Suscribirse a La paz se toma la palabra