La paz se toma la palabra

La red de mediadores de La Paz se toma la palabra se sumó a la Semana por la Paz

Del 2 al 9 de septiembre se llevó a cabo en el país la Semana por la paz, iniciativa que lleva 25 años convocando a múltiples actores sociales (universidades, organizaciones, colectivos, ONG y personas) quienes, desde sus distintos campos de acción, muestran un compromiso por promover culturas de paz a lo largo y ancho del país. Varios mediadores culturales que hacen parte de nuestra red se han sumado a esta apuesta y, desde sus territorios particulares, realizaron actividades con distintos públicos para llevar mensajes de paz, convivencia y reconciliación. A continuación, presentamos el trabajo adelantado por las mediadoras Iveth Hernández, en Galapa, Atlántico; Adriana Toro, en Honda, Tolima; Consuelo Salgado, en Sincelejo y el mediador Alfredo Gutiérrez, en Barranquilla.

Iveth Hernández: “Conocer nuestro entorno es el primer paso para quererlo y cuidarlo”

En la escuela del municipio de Repelón, Atlántico, llevé el proceso de la Paz se toma la palabra para invitarlos a reflexionar acerca de cómo podemos trabajar desde las aulas, por medio de la narración oral tradicional, para establecer relaciones de paz con la naturaleza. En la escuela realicé un taller de identidad que permite ubicar a los estudiantes en su contexto para que conozcan más profundamente dónde viven, cómo se llaman los lugares, animales, ríos y cuencas de su territorio y qué pueden hacer por su municipio. Utilizo un cuento wayuú de una de las mediadoras del proyecto, Lindantonella Solano, para explorar la historia de cada uno de los participantes y la historia del pueblo. También trabajo con animales que están en peligro de extinción como el coyongo de la costa Caribe, el pez capitán de Bogotá, los periquitos australianos de San Andrés para establecer conexión con nuestro medioambiente y generar la conciencia acerca del cuidado de la naturaleza y de ponernos en los zapatos de estas especies.

Adriana Toro: “Rechazamos todas las formas de discriminación”

En la sala infantil del centro cultural de Honda hicimos dos actividades abiertas a todo público con la herramienta El tendedero de paz. Allí las personas consignaban en papeles lo que piensa, quieren y anhelan con respecto a la paz en su comunidad. Cada uno destacó un hecho de paz en el municipio.  Había una señora de 80 años que aprovechó para contarnos cómo era el municipio en sus tiempos; los jóvenes expresaron sus incomodidades respecto al bullying y la discriminación que encuentran en los colegios por cuestiones de raza o discapacidad. Y los más pequeños manifestaban su rechazo a la violencia que evidencian en sus familias, en sus relatos y dibujos plasmaron sus deseos de paz en el interior de las familias.

Consuelo Salgado: “Mi comunidad es territorio de paz”

Con el lema “Mi comunidad es territorio de paz”, llegamos a la comunidad de Rabo Largo, perteneciente al corregimiento de la Gallera, en Sincelejo, y utilizamos el libro Los niños piensan la Paz, de la herramienta bolsa de juegos. Por medio de este libro compartimos los mensajes de Paz de niños ubicados en diferentes ciudades. Luego, los pequeños participantes respondieron a la pregunta “¿Qué significa la Paz?” a través de un dibujo y propiciamos el diálogo derivado de sus creaciones. Dentro de la actividad se abordaron temas relacionados con el fortalecimiento del espacio que habitamos, el cuidado de la naturaleza, el trabajo en equipo y el derecho a la recreación. Todos estos temas nos ayudan a integrarnos como seres humanos en construcción de Paz. Con esta actividad buscamos contribuir al reconocimiento de la importancia de los niños y adolescentes como sujetos de derechos y actores centrales en los procesos de construcción de paz y reconciliación en nuestro país.

Alfredo González: “Espacio público, espacio de paz”

Desde la Fundación La Sombra del Matarratón acogimos las estrategias de la paz se toma la palabra y tomamos un poco de las diferentes herramientas como Frente al Otro y De Toda la Gente para desarrollar una actividad denominada Yo me desarmo. Creemos que desarmarnos desde nuestras palabras, que son reflejo de nuestras acciones, podemos ir logrando construir culturas de paz. En una urna las personas depositan palabras que impiden la convivencia y en un tendedero colgamos las palabras que aportan a la generación de paz y memoria. También tenemos la actividad El jardín de las palabras, con la que vamos a sembrar simbólicamente palabras en nuestro entorno, porque necesitamos generar espacios de convivencia y armonía. Por medio de unos habladores, proporcionados por la ONG World Vision, los participantes, de mayoría estudiantes de la Universidad de la Costa y la Universidad Simón Bolívar, pueden escoger la palabra con la que más se identifique para plantarla en las inmediaciones de estos campus. 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Mediadores de la Red en Semana por la Paz 1

Semana por la paz, red de mediadores La paz se toma la palabra, Barranquilla, Sincelejo, Honda, Galapa.

Mediadores de la Red en Semana por la Paz 2

Semana por la paz, red de mediadores La paz se toma la palabra, Barranquilla, Sincelejo, Honda, Galapa.

Mediadores de la Red en Semana por la Paz 8

Semana por la paz, red de mediadores La paz se toma la palabra, Barranquilla, Sincelejo, Honda, Galapa.

Mediadores de la Red en Semana por la Paz 3

Semana por la paz, red de mediadores La paz se toma la palabra, Barranquilla, Sincelejo, Honda, Galapa.

Mediadores de la Red en Semana por la Paz 4

Semana por la paz, red de mediadores La paz se toma la palabra, Barranquilla, Sincelejo, Honda, Galapa.

Mediadores de la Red en Semana por la Paz 5

Semana por la paz, red de mediadores La paz se toma la palabra, Barranquilla, Sincelejo, Honda, Galapa.

Mediadores de la Red en Semana por la Paz 6

Semana por la paz, red de mediadores La paz se toma la palabra, Barranquilla, Sincelejo, Honda, Galapa.

Mediadores de la Red en Semana por la Paz 7

Semana por la paz, red de mediadores La paz se toma la palabra, Barranquilla, Sincelejo, Honda, Galapa.

Mediadores de la Red en Semana por la Paz 9

Semana por la paz, red de mediadores La paz se toma la palabra, Barranquilla, Sincelejo, Honda, Galapa.

Fecha: 

Lunes, Septiembre 16, 2019

Ciudad: 

Honda, Barranquilla, Sincelejo, Galapa.

“La música es una forma de expresar algo de mi verdad y a través de ella es posible encontrar alguna forma de humanidad”: Philip Miller en Hablemos de verdad

Philip Miller, compositor y músico sudafricano, estuvo en la Biblioteca Luis Ángel Arango como el invitado más reciente al ciclo de conferencias Hablemos de Verdad, en el marco del proyecto La paz se toma la palabra, en alianza con la Comisión de la Verdad. El músico, reconocido internacionalmente por su trabajo colaborativo con el artista visual William Kentridge, conversó con María Claudia Parias, directora de la Fundación Batuta y experta en procesos de transformación social por medio de la música, y pudo compartir algunas de sus reflexiones a partir de sus obras y su relación con la experiencia sudafricana del Apartheid. 

“Una vez me mudo a Johannesburgo y empiezo a estudiar Derecho es que empiezo a ver lo que está ocurriendo a mi alrededor en términos de la brutalidad del régimen del Apartheid. De alguna manera esto empieza a crear un camino en cuanto a lo que quería expresar artísticamente. Vivir en Johannesburgo y entender el tipo de violencia que el Apartheid proponía, al tiempo que despertaba mi consciencia de haber crecido con mis privilegios como blanco, de clase media y asistente a una buena escuela, más los músicos de la época, fueron una gran influencia para mí”. 

Como compositor, ha emprendido un camino personal de reflexión frente a los prejuicios que persisten en torno a la raza, el género y la identidad sexual y cómo estos se juntan y manifiestan en los diferentes episodios de violencia expuestos en sus obras. A continuación, presentamos algunos fragmentos de las respuestas de Miller a las preguntas planteadas por María Claudia Parias: 

La función de la composición y puesta en escena musical alrededor de la verdad y los procesos de consciencia

“Me pone muy nervioso hablar de esta palabra verdad y la unión de las palabras música y verdad puesto que, primero, sabemos que existen múltiples verdades y, segundo, porque puede haber agendas que buscan que, como músicos, creemos representaciones de la verdad que están configuradas a juegos políticos. Entonces para mí el proceso, más que la composición misma, que es otra preocupación, es lo más importante. Tengo que hacerme la pregunta acerca de cómo me aproximo a las personas que brindaron sus testimonios y que serán parte de mi obra”. 

Las producciones de sus obras sonoras no son convencionales, constituyen un proceso complejo que, por ejemplo, para el caso de “Rewind”, implicó la revisión de más de dos mil casetes análogos, además de una exploración exhaustiva de sonidos de archivo. Pero el desafío mayor lo propone el trabajar con testimonios duros de personas que han padecido diferentes formas de violencia: “Por supuesto, el trauma que subyace en las historias que hacen parte de mis composiciones continúa. Hay un psicólogo muy interesante en Sudáfrica que asegura que el estrés post traumático no existe, puesto que el trauma es algo continuo, pero hay gente que quiere que su historia sea escuchada una y otra vez. Yo empiezo por problematizar la palabra víctima; cuando trabajo con estas personas uso la palabra sobreviviente, en lugar de víctima, y ellos tienen absoluto control de lo que ellos quieren compartir y siempre están informados en lo que estoy haciendo y para qué lo estoy haciendo”. 

El arte y la memoria histórica

“Para mí sería muy arrogante decir que este trabajo refleja el proceso de verdad en Sudáfrica. Particularmente hemos visto que, a partir la Nación Arcoíris (como fue denominada Sudáfrica tras finalizar el Apartheid, debido a su diversidad cultural), surgió el momento político para la conformación de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación –CVR- en Sudáfrica, así como para que los responsables de crímenes atroces pudieran dar un paso al frente, confesar y pedir perdón formal a las víctimas, sus familias y el pueblo, y de esta forma poder avanzar como nación. La mayoría de la gente en Sudáfrica estaba comprometida con querer avanzar como nación, pero esto ocurrió 25 años después; la CVR fue establecida en 1995, un año después de las primeras elecciones democráticas, y las percepciones eran diferentes. ¿Cómo esto responde a la pregunta por la memoria?, yo simplemente busco en cierta forma por algo que pueda conectarnos emocionalmente con el dolor o por lo que estas personas pasaron y creo que la música encuentra las formas de conectarnos en una forma espiritual. En ese sentido, mi trabajo le habla a una verdad, con la certeza de que no es la verdad completa y de que la música nos muestra una verdad que a veces no queremos saber pero que debemos enfrentar”. 

Miller aún no cuenta con certezas en lo que tiene que ver con su posición frente a los procesos de verdad y reconciliación como el adelantado en su país natal: “Estamos luchando con el cambio ahora, con nuestra historia y su legado. Aún mantenemos esas brechas extensas entre quienes son privilegiados y quienes no, eso aún no ha cambiado suficiente. Esta es una ansiedad que yo tengo respecto de este trabajo y que se reactiva cada vez que presento mis piezas porque no estoy seguro de cuáles son mis sentimientos relacionados con la Comisión de la verdad y la Reconciliación, conmigo mismo y eso me contiene”. 

El lenguaje y las emociones

La pregunta por el lenguaje en su trabajo lo lleva a plantearse cuestionamientos relacionados con la identidad nacional y la historia política. “Durante el Apartheid fuimos alentados a utilizar el inglés de la gente blanca y el idioma era otro instrumento de separación. Después de 1994 fuimos invitados a la reconciliación y a considerarnos una sola nación, pero conservamos muchas diferencias en cuanto a la identidad nacional, sexual, racial, el lenguaje, todas estas cosas nos hacen una nación muy compleja. Aún no hemos logrado encontrar la unidad entre nosotros, entonces el lenguaje me interesa también como una posibilidad de encuentro. Puede ser un cliché decir que la música es el lenguaje universal pero sí tiene a capacidad de tocarnos profundamente en nuestras almas. Para mí la música es una forma de expresar algo de mi verdad y a través de ella es posible encontrar alguna forma de humanidad”.

Su trabajo consiste en escuchar y encontrar en los sonidos (palabras, expresiones, ruidos y usos particulares del lenguaje), emociones con las que pueda conectarse y conectar a otros. “Me interesa mucho como compositor sudafricano trabajar con gente cuya lengua no sea la mía y traer su mundo sonoro a mis composiciones. Mi trabajo con Kentridge es muy rico en el sentido de los lenguajes, el mío sonoro el suyo visual, puesto que hemos establecido una relación entre el sonido y la imagen y proponemos un diálogo en el que constantemente nos preguntamos qué tiene que ver el sonido con la imagen y viceversa”. 

La pregunta por la esperanza y la ilusión de un futuro mejor

Frente a esta pregunta, la respuesta del artista es sencilla: “Que alguien más la responda (risas)”. En este sentido, el músico plantea que no hay una respuesta satisfactoria o contundente para esto, no obstante, considera que proyectos como Batuta, que vinculan niños con la música, contienen una dosis de esperanza. “Uno de repente escucha una historia de alguien que cuenta: ‘Yo tenía 10 años y provenía de una familia con desventajas cuando alguien me dio un violín por medio de un programa de enseñanza musical y ahora tengo la oportunidad de tocar en una orquesta’. Para mí eso es esperanza”. 

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Philip Miller en Hablemos de Verdad1

Philip Miller, Hablemos de Verdad, Comisión de la Verdad, La paz se toma la palabra, Sudáfrica, música y transformación social, Apartheid.

Philip Miller en Hablemos de Verdad2

Philip Miller, Hablemos de Verdad, Comisión de la Verdad, La paz se toma la palabra, Sudáfrica, música y transformación social, Apartheid.

Philip Miller en Hablemos de Verdad3

Philip Miller, Hablemos de Verdad, Comisión de la Verdad, La paz se toma la palabra, Sudáfrica, música y transformación social, Apartheid.

Philip Miller en Hablemos de Verdad4

Philip Miller, Hablemos de Verdad, Comisión de la Verdad, La paz se toma la palabra, Sudáfrica, música y transformación social, Apartheid.

Philip Miller en Hablemos de Verdad5

Philip Miller, Hablemos de Verdad, Comisión de la Verdad, La paz se toma la palabra, Sudáfrica, música y transformación social, Apartheid.

Fecha: 

Viernes, Septiembre 13, 2019

Ciudad: 

Bogotá

"La fragilidad de la paz en las escuelas rurales": una investigación de la Dra. Elida Giraldo

 

Asistimos a un momento en la historia de nuestro país en el que precisamos de otras formas de relacionamiento que nos permitan generar nuevos vínculos, restituir la confianza, y fortalecer el reconocimiento del otro. El hecho de que se haya firmado el acuerdo de cese del conflicto armado entre dos partes, no necesariamente ha implicado para las zonas rurales la ausencia de conflicto armado y de violencia en las escuelas. 

Aunque validemos este lugar central de la educación y la escuela, es usual que nuestra mirada se dirija a otros aspectos también importantes en estos momentos del posacuerdo, y que dejemos de lado una de las formas primordiales en las cuales es posible lograr y hacer una paz genuina y sostenible en el tiempo, esto es, la educación de las generaciones actuales y futuras. El trabajo de campo realizado en zona rural del departamento de Antioquia muestra a las escuelas rurales como espacios demasiado frágiles y sensibles, como escenarios complejos donde se hacen presentes las prácticas y formas de relacionamiento cotidianas de los distintos grupos (armados) que transitan en la comunidad, y como lugares donde co-existen explícita o implícitamente el conflicto armado y la esperanza y posible construcción de paz.

La brecha existente entre lo urbano y lo rural en lo relacionado con el conflicto armado es muy amplia, pues son los contextos rurales, sus escuelas y sus comunidades las que han sido atravesadas física y subjetivamente por el cruce de fuegos, por el poder y la supremacía inadmisibles de las armas. Las escenas de teatro de niños y niñas de cuarto y quinto grado reflejan la presencia del conflicto armado y la violencia en la escuela. En ellas, encontramos la representación de grupos armados que se disparan y se enfrentan, muertes de personas fuera y dentro de la escuela, Los cuentos que escriben los mismos niños y niñas, si bien ofrecen también otras imágenes, en su mayoría refuerzan estas ideas.

También, pareciera que la institucionalidad se desvanece en estos territorios, porque, como puntualiza uno de los directivos docentes: “En la misma escuela, se ve la ausencia de Estado. A los estudiantes les toca llevar las sillas para estudiar…y entre todos ponen cuatro palos y un plástico, y ahí estudian, y esa es la escuela”. De igual forma, los niños abandonan la escuela para sumarse a las filas de algún grupo armado. Y parece que las razones son variadas. En algunos casos, a los niños les ofrecen dinero para ellos mismos o para sus padres a cambio de vincularse al grupo. En otros, vincularse a un grupo armado es la única opción laboral o económica de estos niños.

“De esto no se habla”

Pocas veces nos encontramos en el trabajo de campo con un consenso tan generalizado entre los adultos, con quienes se interactúa, que sea el imperio del silencio el que se imponga. “El tema de la violencia no se toca fácil”, dice uno de los líderes educativos. Del conflicto, de las masacres, del dolor, de los enfrentamientos, de lo ocurrido en la escuela, de la violencia en la comunidad no se habla. Si bien pueden ser varias las razones por las cuales los temas de conflicto armado y de memoria no “se tocan” en las escuelas ni en las comunidades, pareciera que las razones que más pesan para callar(se) son el miedo y el dolor.

Los líderes comunitarios también se refieren a este silencio cuando narran que “el pueblo es un pueblo hermético, cerrado, no se habla de esto”; “Este tema nunca lo hemos tratado…siempre se calla esto”. O, en un sentido más remoto, “Eso ya pasó y hay que mirar adelante. No podemos quedarnos en las mismas cosas. Hay que pensar en el futuro”. Y, como lo afirma una de las lideresas de la región, “la paz, al parecer, es un tabú, porque hablar de guerra se ha convertido en un dolor que, al no soportarse, se busca calmarlo con el silencio”.

El tejido de la paz

Algunos miembros de las comunidades reconocen los efectos visibles del proceso de paz. También, algunos actores señalan las amenazas a la paz, así como el temor y la incertidumbre de lo que pueda pasar si el proceso de paz se interrumpe. Y otros actores más radicales añaden: “El Gobierno no está cumpliendo, ni va a cumplir con ella”. El trabajo de la escuela, las iniciativas o las posibilidades de construcción de paz también parecieran estar en riesgo.

Los líderes en las comunidades reconocen que el trabajo por la paz y la reconciliación es un trabajo en conjunto al interior de las comunidades, pero en el cual es igualmente indispensable la ayuda de otros. En suma, como lo afirma una de las lideresas de la región: “la paz no puede construirse con hilos frágiles, pues se vuelve un tejido desigual y con grandes aberturas que dejan a la escuela en desventaja y sin herramientas para posibilitar oportunidades”.

El papel de la escuela

Es igualmente sorprendente el consenso de los actores frente al lugar tan importante que tienen la escuela y la educación para estas comunidades, no solo como posibilidades de construcción y permanencia de la paz, sino como potenciales para la realización del ser humano, aún si no existiera o hubiera existido la presencia de conflicto armado.

La escuela se plantea entonces, también en su potencial como tejedora de vínculos, de confianza entre grupos. Un lugar para la creación de redes, para promover actividades entre diferentes miembros de la comunidad, tal como lo señalaban los líderes comunitarios. La escuela es vista por estas comunidades como una institución con un lugar central, en la cual se pueden evidenciar expresiones como: “hay esperanza”, “se necesita”, “es reconocida”, “congrega”, “educa”, “lidera”, “única presencia del Estado”. En suma, como lo expresa una de las lideresas, “si hay una institución que ha podido sobrevivir y sobrellevar el dolor de la  violencia es la escuela”.

Acerca de la autora: 

Elida Giraldo es PhD en Educación de Southern Illinois University, Especialista en Estudios sobre Mujer de Southern Illinois University, Magíster en Educación de la Universidad de Antioquia, Especialista en Enseñanza de la Universidad Pontificia Bolivariana, y Licenciada en Educación de la Universidad de Antioquia. Actualmente, es profesora e investigadora vinculada a la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia. Correo electrónico: elida.giraldo@udea.edu.co

Fotografías: Elida Giraldo. 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Conferencia: la fragilidad de la paz en las escuelas rurales

Paz, rural, Antioquia, La paz se toma la palabra, escuela, proceso de paz

Conferencia: la fragilidad de la paz en las escuelas rurales1

Paz, rural, Antioquia, La paz se toma la palabra, escuela, proceso de paz

Conferencia: la fragilidad de la paz en las escuelas rurales2

Paz, rural, Antioquia, La paz se toma la palabra, escuela, proceso de paz

Conferencia: la fragilidad de la paz en las escuelas rurales3

Paz, rural, Antioquia, La paz se toma la palabra, escuela, proceso de paz

Conferencia: la fragilidad de la paz en las escuelas rurales4

Paz, rural, Antioquia, La paz se toma la palabra, escuela, proceso de paz

Fecha: 

Jueves, Septiembre 12, 2019

Ciudad: 

Medellín

Girardot le apuesta a la paz con "Manos a la obra, vamos por la paz"

El centro cultural del Banco de la República del municipio de Girardot realizará la segunda edición de Manos a la obra, vamos por la paz, evento que invita a la promoción y el fortalecimiento de culturas de paz en el municipio, del 26 al 30 de agosto. Durante cinco días se llevarán a cabo diversas conferencias y talleres en los que se compartirán historias, metodologías y recursos para mantener vivo el diálogo acerca de cómo, desde prácticas cotidianas, podemos trabajar por la paz en el país. 

Las actividades de la programación son totalmente gratuitas, algunas requieren de inscripción previa. Para mayor información e inscripciones a las actividades con cupo limitado, comuníquese al (1) 8334151 Ext. 8606 o en el correo npalacga@banrep.gov.co con los siguientes datos: nombre, edad y número de contacto. 

Este ciclo de actividades se realiza en el marco del proyecto La Paz se toma la palabra y busca recoger y visibilizar la labor de los mediadores culturales del municipio de Girardot quienes, durante los últimos dos años han adelantado acciones relacionadas con el cuidado de la naturaleza, el respeto por el otro, la reconciliación y el perdón en diferentes comunidades. A esta iniciativa se han sumado otras organizaciones e instituciones como el Semillero Sabia y el Centro para el Desarrollo (CED), de la Corporación Universitaria Minuto de Dios, entre otros. “En estos cinco días hablaremos, soñaremos, jugaremos, crearemos, y compartiremos historias alrededor del sueño de la mayoría de los colombianos”, expresa Nayive Palacios, auxiliar de Asuntos Culturales de BanRep Girardot. 

Esta es la programación de Manos a la obra, vamos por la paz 2019:

 

 

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Manos a la obra, vamos por la paz en Girardot 1

La paz se toma la palabra, mediadores culturales, Girardot, paz, talleres, conferencias.

Manos a la obra, vamos por la paz en Girardot 2

La paz se toma la palabra, mediadores culturales, Girardot, paz, talleres, conferencias.

Manos a la obra, vamos por la paz en Girardot 3

La paz se toma la palabra, mediadores culturales, Girardot, paz, talleres, conferencias.

Manos a la obra, vamos por la paz en Girardot 4

La paz se toma la palabra, mediadores culturales, Girardot, paz, talleres, conferencias.

Manos a la obra, vamos por la paz en Girardot 5

La paz se toma la palabra, mediadores culturales, Girardot, paz, talleres, conferencias.

Manos a la obra, vamos por la paz en Girardot 6

La paz se toma la palabra, mediadores culturales, Girardot, paz, talleres, conferencias.

Manos a la obra, vamos por la paz en Girardot programación1

La paz se toma la palabra, mediadores culturales, Girardot, paz, talleres, conferencias.

Manos a la obra, vamos por la paz en Girardot programación2

La paz se toma la palabra, mediadores culturales, Girardot, paz, talleres, conferencias.

Manos a la obra, vamos por la paz en Girardot programación3

La paz se toma la palabra, mediadores culturales, Girardot, paz, talleres, conferencias.

Manos a la obra, vamos por la paz en Girardot logo

La paz se toma la palabra, mediadores culturales, Girardot, paz, talleres, conferencias.

Fecha: 

Jueves, Agosto 22, 2019

Ciudad: 

Girardot

El músico Philip Miller, nuevo invitado al ciclo de conferencias "Hablemos de Verdad"

El multifacético compositor sudafricano Phillip Miller, reconocido internacionalmente por su trabajo con el artista plástico William Kentridge, será el invitado especial en la próxima conferencia del ciclo Hablemos de verdad, en el marco del proyecto La paz se toma la palabra. Miller estará acompañado por María Claudia Parias, presidenta ejecutiva de la Fundación Batuta, con quien conversará sobre cómo la música es un medio para explorar la memoria y los estados de trauma de comunidades afectadas por el conflicto y la guerra.

Toma nota:

La cita es el 4 de septiembre a las 5:00 p. m., en el Centro de Eventos de la Biblioteca Luis Ángel Arango y la entrada es gratuita hasta completar el aforo.

El trabajo de Miller puede describirse como collage musical por la forma en la que yuxtapone, incorpora y reconstruye fragmentos de archivos sonoros con elementos acústicos y electrónicos. Algunos de los episodios trágicos de la historia que son rememorados en sus composiciones son el holocausto judío durante la Segunda Guerra Mundial, el apartheid sudafricano y la guerra en Irak, entre otros. Las piezas musicales que Miller ha producido para los filmes de su compatriota William Kentridge han sido exhibidas en algunos de los museos más importantes, como el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), el Museo de Arte Moderno de San Francisco (SFMoMA), los Muesos Guggenheim (Nueva York, Berlin) y el Carnige Hall, entre otros.

Un día antes de su conferencia en la BLAA, Miller presentará en Bogotá el cine concierto Paper Music, uno de sus más recientes proyectos junto a William Kentridge. La obra exalta la palabra escrita como hilo conductor de la expresión artística y como herramienta de memoria. Da clic aquí para consultar más información.

María Claudia Parias, quien acompañará al compositor sudafricano en esta conferencia, es la presidenta ejecutiva de la Fundación Batuta, miembro de la Junta Directiva de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia y de la International Society for the Performing Arts de Nueva York. En 2016 recibió la beca del programa The Chief Exceutive Program, de la organización National Arts Strategies de Estados Unidos, que apoya líderes culturales de todo el mundo que adelantan estrategias creativas para la resolución de problemas y la creación de oportunidades de desarrollo cultural local y global.

Sobre el ciclo de conferencias:

Hablemos de verdad es el ciclo de conferencias que el Banco de la República realiza durante el año 2019 como parte del proyecto cultural La paz se toma la palabra, en alianza con la Comisión de la Verdad. De la mano de expertos, se invita a la ciudadanía a reflexionar acerca de un concepto tan complejo, esquivo y coyuntural para el presente de nuestro país, como “la verdad”.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________

En 2014, el Museo de arte Miguel Urrutia – MAMU presentó Fortuna, una retrospectiva de William Kentridge. Los invitamos a ver la conferencia inaugural de esta exposición:

 

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Philip Miller en Hablemos de Verdad este 4 de septiembre

Hablemos de verdad, La paz se toma la palabra, Philip Miller, Biblioteca Luis Ángel Arango, música, memoria

Fecha: 

Jueves, Agosto 15, 2019

Ciudad: 

Bogotá

Taller Pre-Textos: una convocatoria para mediadores culturales del Caribe y Bogotá

El proyecto La paz se toma la palabra convoca a mediadores culturales de las ciudades de Cartagena, Barranquilla, Montería, Santa Marta, Riohacha San Andrés, Sincelejo, Valledupar y Bogotá a participar en el ciclo de talleres Pre-Textos que se realizará en la ciudad de Barranquilla, los días 3, 4 y 5 de octubre de 2019.

La convocatoria cubre los gastos de hospedaje y transporte a quienes resulten seleccionados. 

¿QUÉ ES PRE-TEXTOS?

Pre-Textos es un ciclo de talleres de tres días y un proceso de replicación posterior de tres meses, que busca ofrecer herramientas didácticas, basadas en el arte, para líderes sociales, educadores, promotores de lectura, mediadores culturales, entre otros, y contribuir de esta manera a mejorar sus prácticas de formación. Es una metodología concebida y desarrollada por la profesora Doris Sommer de la Universidad de Harvard y líder de la Fundación Agentes Culturales que permite, promueve y alienta el desarrollo de múltiples puntos de vista, la admiración y respeto a la opinión del otro, la mejora del ambiente de aprendizaje, la autoreflexión y el uso de diversas habilidades.

¿CÓMO PARTICIPAR?

La Subgerencia Cultural del Banco de la República y la Fundación Agentes Culturales constituirán un comité para evaluar de manera objetiva las mejores propuestas, hasta completar 27 participantes. Para ello los interesados deberán Redactar una carta de motivación, de máximo 600 palabras, y enviarla al correo electrónico lapazsetomalapalabra@banrep.gov.co

a) La carta de motivación deberá responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es el alcance de su trabajo en calidad de mediador cultural en la Red la Paz se Toma la Palaba?
  • ¿Con qué tipo de público trabaja?
  • ¿En qué contextos desarrolla su labor de mediación cultural?
  • ¿Qué ha significado para usted ser parte de esta red? 

b) Especifique cuáles son sus motivaciones para participar en los talleres Pre-textos.

c) ¿Cómo esta herramienta puede fortalecer su rol de mediador cultural?

d) Finalmente, en la carta debe hacer explícito su compromiso de participar en los talleres y de cumplir luego con el proceso de réplica en su región.

La carta debe estar redactada en letra Times New Roman, de tamaño número 12, interlineado de 1,15, buena redacción y adecuada ortografía. No olvide registrar su nombre completo, nodo al que pertenece, correo electrónico y teléfono de contacto.

El plazo máximo para recepción de las cartas es el 23 de agosto de 2019. Los seleccionados serán publicados el 6 de septiembre de 2019. Los mediadores que cumplan con el 90 % de asistencia obtendrán un certificado de participación. Aquellos que cumplan con la replicación de 15 actividades en sus nodos, en los tres meses posteriores al taller, serán certificados como facilitadores Pre-Textos. Para más información escriba al correo electrónico lapazsetomalapalabra@banrep.gov.co

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Convocatoria a taller Pre-textos

Pre-textos, la paz se toma la palabra, mediadores culturales, región Caribe, Cartagena, Barranquilla, Montería, Santa Marta, Riohacha San Andrés, Sincelejo, Valledupar, Bogotá, Agentes Culturales, Doris Sommer.

Fecha: 

Lunes, Agosto 12, 2019

Ciudad: 

Región Caribe y Bogotá

“Hacer arte para la paz es asumir una actitud de servicio”: César López en La Paz se cuenta

El invitado del más reciente podcast de La paz se cuenta es César López, un músico que ha decidido que su arte transite por espacios diferentes a los convencionales. Tanto sus canciones como los proyectos artísticos y sociales que él lidera buscan generar conciencia y mantener vivo el diálogo tendiente a la transformación social que necesita el país. Su apuesta musical, vinculada más al activismo que a los circuitos comerciales, es la forma que López ha identificado para difundir un mensaje de paz y reconciliación. A continuación, presentamos algunas de las reflexiones más importantes de su conversación con Ángela Pérez, subgerente cultural del Banco de la República, en el marco del podcast del proyecto La paz se toma la palabra

La escopetarra y la importancia de los símbolos

A principios de la década del 2000, César López conformó, junto a un grupo de artistas, el Batallón Artístico de Reacción Inmediata, con el ánimo de realizar intervenciones artísticas en escenarios afectados por la violencia. En 2003, durante su intervención en el Club El Nogal luego del atentado, un soldado rompió con su fusil la guitarra que López estaba utilizando durante su intervención: “Me llamó la atención que ambos estuviéramos cargando nuestro instrumento de trabajo con propósitos totalmente distintos”. De esa interacción le surgió la idea de convertir una AK 47 (el arma que más muertos ha causado en la historia) en una guitarra y así enviar un mensaje de paz y reconciliación bajo la consigna "Si el arma pudo cambiar, la gente también podrá hacerlo".

Hoy la escopetarra es exhibida en las oficinas de la ONU y en importantes museos alrededor del mundo, pero también en las favelas de Brasil y en algunos de los escenarios más violentos alrededor del mundo: “La escopetarra ha sido una llave mágica que me ha permitido entrar en las zonas más pesadas de conflicto, en Colombia, en América Latina y Medio Oriente. Por ejemplo, en el Museo de Antioquia los visitantes dejan cartas, fotos y flores a la escopetarra”. Símbolos como este, de acuerdo con López, ayudan a construir herramientas mentales y, de compartirse entre varios, se convierten en herramientas sociales que interpelan la conciencia y generan reflexión: “Dicen cosas que las palabras a veces intentan decir, pero no logran transmitir en la emoción”. 

 La función social de la música

A partir de la pregunta “¿Qué más puedo hacer yo desde la música por este entorno en el que vivo?”, César López emprendió un camino que lo ha moldeado como artista y como ser humano: “Al principio, cuando decidí alejarme de los circuitos comerciales, sentí que me hubiera salido de una autopista y me hubiera metido en una especie de camino destapado en un Renault 4; hoy la sensación es totalmente opuesta. Considero que quienes hacen música comercial solo hacen una pequeña porción del universo tan potente de la música, que se amplía por ejemplo con el trabajo de las salas de concierto, de la docencia, de la Luthería, del arte para la transformación social, y no solo con lo que nos ponen a oír en la radio”.

 El arte como herramienta para la paz

Las múltiples estrategias y herramientas que ha inventado a lo largo de su carrera, tales como el Batallón Artístico de Reacción Inmediata, la estrategia 24-0 (24 horas, cero muertes violentas), o la misma escopetarra provienen de una misma motivación y es su actitud de servicio: “Una persona que está inspirada en el deseo de servirle a su gente encuentra los caminos, encuentra las herramientas y los mensajes para modificar su entorno”.  Para ello propone tres consejos:

Moverse por los territorios: hacer contacto real con las comunidades y establecer un compromiso con ellas. “Quien intenta entender el mundo desde su sofá jamás va a llegar al tema”.

Usar permanentemente la creatividad: “Buscar constantemente nuevas ideas y nuevas formas de narrar. Recoger voces y alimentarse de las experiencias de los demás”.

Reivindicar el arte desde un ejercicio personal: “El arte reconstruye una memoria y nos la pone en un ejercicio estético que penetra más en el alma”.

Nuestro invitado a La paz se cuenta invita a los artistas del país a ponerse al servicio de lo que él denomina las causas justas: “Las comunidades que más han sufrido el conflicto han desarrollado herramientas muy potentes de resistencia y de resiliencia desde las artes que no han tenido suficiente visibilidad y hay una comunidad artística, esta sí más pública, que no ha sido tan creativa o tan comprometida a la hora de trabajar el tema de la transformación de la violencia”. Y concluye: “Nuestra responsabilidad desde el arte es girar los micrófonos y las cámaras a esas personas, que escuchemos a esa Colombia que está allí aprendiendo mientras va sanando y tiene tanto para enseñarnos”.

Da clic aquí para escuchar el podcast de César López. 

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

César López, invitado al podcast La Paz se cuenta 1

César López, La paz se cuenta, La paz se toma la palabra, podcast paz

César López, invitado al podcast La Paz se cuenta 2

César López, La paz se cuenta, La paz se toma la palabra, podcast paz

César López, invitado al podcast La Paz se cuenta 3

César López, La paz se cuenta, La paz se toma la palabra, podcast paz

César López, invitado al podcast La Paz se cuenta 4

César López, La paz se cuenta, La paz se toma la palabra, podcast paz

César López, invitado al podcast La Paz se cuenta 5

César López, La paz se cuenta, La paz se toma la palabra, podcast paz

César López, invitado al podcast La Paz se cuenta 6

César López, La paz se cuenta, La paz se toma la palabra, podcast paz

Fecha: 

Miércoles, Julio 31, 2019

Ciudad: 

Bogotá

Los mediadores del nodo Medellín le apuestan a la construcción de memorias como herramienta de paz

Mediadores culturales de La Paz se toma la palabra, nodo Medellín, visitaron la Biblioteca Luis Ángel Arango para compartir experiencias con pares de Bogotá. Durante su visita, los jóvenes medellinenses, estudiantes de la Universidad de Antioquia, recorrieron las instalaciones de la BLAA en compañía de Diedre Becerra, líder del nodo Bogotá y Natalia Guarnizo, profesional experta de la subgerencia cultural; además tuvieron la oportunidad de exponer los proyectos en los que están involucrados y propusieron ideas para seguir fortaleciendo la red de mediadores. Este grupo de mediadores trabaja desde varios frentes por la recuperación de la memoria y la producción de narrativas de paz de la mano de las comunidades en territorios altamente afectados por distintos tipos de violencias.

Una de las mediadoras es Jazmín Ortiz, quien contó su experiencia en el municipio de Granada, Antioquia, donde trabaja en favor de la construcción de la memoria campesina de los cultivadores de café. Precisamente, el café se convierte en el pretexto para explorar historias y relatos relacionados con los cambios que el conflicto ha generado en el uso de la tierra y las dinámicas de vida y de trabajo de los campesinos de la zona. “Trabajamos con personas de la tercera edad porque nos parecen muy relevantes las posibilidades en términos de construcción de la memoria con esta población. Ellos son quienes han vivido en carne propia el conflicto y en estos momentos son quienes en mayor medida pueden hablar de la paz”. Por medio de conversaciones cotidianas se construyen y recogen las narrativas del conflicto, desde la perspectiva de los campesinos que la vivieron.

Otro de los mediadores de Medellín es Santiago Uribe. Su proyecto le apunta al trabajo con jóvenes de la comuna 1, ubicada al nororiente de Medellín, esta comuna agrupa a barrios como Manrique y Santo Domingo, conocidos como barrios de invasión y que han sido estigmatizados por la violencia: “Llegar a estos barrios es todo un desafío, no solo por las condiciones geográficas puesto que están asentados sobre la montaña, sino por las fronteras invisibles cada vez más visibles que complejizan el acceso”. Las tres líneas que desarrolla su proyecto son LEO-lectura, escritura y oralidad, taller de tejido y sensibilización de artes populares; la idea es identificar las necesidades y expectativas de los jóvenes para construir colaborativamente rutas de acción y así adelantar actividades y procesos culturales que alejen a los jóvenes de las esquinas: “En Medellín se habla de los jóvenes de esquina como algo problemático, la idea es que la esquina no sea la única opción de estos muchachos. Aprovechamos espacios no convencionales o no aprovechados de instituciones como colegios y bibliotecas del sector para adelantar nuestras actividades”.

Sandra Grajales y Daniela Fernández, por su parte, concentran sus esfuerzos en lo que ellas denominan los “lugares de la memoria” de los jóvenes en sectores marginalizados. “La idea es empezar a darle un lugar a lo que nunca lo ha tenido”. Su labor contempla no solo aquellos lugares físicos sino también a lugares metafóricos que contienen memorias a través de la exploración de los sentidos. Al respecto, Sandra cuenta que “en la comunidad en la que trabajamos, la empanada se ha convertido en un lugar metafórico de la memoria porque a partir de la venta de esta se logró construir la iglesia, entonces nos interesa analizar cómo un alimento se convierte en un lugar de la memoria también”. Su apuesta es construir un salón de la memoria donde los jóvenes de la comunidad plasmen relatos en los que puedan reconocerse y de esta forma contribuir a la transformación social de los estereotipos de la zona.

Juan Felipe torres, promotor de lectura y mediador del nodo Bogotá, contó acerca de “Cajas de la memoria” y “La ciudad de los monstruos”, proyectos que él lidera y que comparten su premisa de que todos tenemos derecho a contar: “En comunidades donde las memorias están tan heridas el silencio se instala e inhibe la capacidad de contar; estos proyectos invitan a generar confianza y a devolverle el poder a las palabras”. Cajas de la memoria es un ejercicio con adultos mayores en el que se usan objetos cotidianos como repositorios de memorias y detonantes para contar historias. “Ellos construyeron sus cajas y las llenan con objetos con los que puedan establecer asociaciones, activar recuerdos y construir relatos”. Por su parte, La ciudad de los monstruos es un movimiento político de, con y para niños y niñas: “Es un laboratorio en el que los niños y las niñas pueden enunciar el mundo que quieren”. Esta iniciativa, inspirada en el trabajo de Javier Naranjo, permite que niños y niñas adelanten movilizaciones, manifiestos y pancartas para que sean escuchados y reconocidos como sujetos políticos. La visita de los mediadores a la capital, que incluyó un encuentro en el Centro Nacional de Memoria Histórica donde también compartieron sus procesos de construcción de memoria, fue liderada por el profesor Jorge Eduardo Ureña, de la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia.

 Representaciones mediáticas de la memoria: el caso de fragmentos y contra-monumento

Como parte de su visita, los mediadores de Medellín asistieron a la conferencia Representaciones mediáticas de la memoria, adelantada por la Dra. Neyla Graciela Pardo. La Dra. Pardo abordó el concepto de paisaje mediático como herramienta para analizar las múltiples capas de símbolos que se entretejen en la construcción de piezas de memoria en el que intervienen formas, colores, texturas, relatos, lenguajes, sonidos e intenciones para producir significados. La Dra. Pardo plantea dos criterios fundamentales al momento de pensar en procesos de construcción de memorias: “El primero es que no podemos pensar en un proceso de paz donde no transformemos nuestra condición de sujetos políticos y nos pensemos de otra manera de cara al presente y el futuro. El segundo es que se hace necesario crear consciencia en cuanto a que cualquier visión mediática, institucionalizada que genere discursos de polarización, de violencia y de guerra son contraproducentes a las transformaciones sociales que necesitamos y evita cualquier diálogo posible para reconocer al otro”.

El monumento tradicional, explica la conferencista, busca contar una historia de victorias construida desde los centros del poder para fijar una narrativa unívoca de los sucesos en el que se resaltan los denominados “héroes” que surgen en contextos de guerra, y así establecer una jerarquía entre ganadores y perdedores y posicionar el triunfo de la institucionalidad. El contra-monumento, por el contrario, en lugar de buscar hacer honor, resaltar valor o crear ideales de un modelo a seguir, pretende la recordación de seres marginalizados, criminalizados y violentados. Es así como las víctimas, en lugar de los “héroes”, son quienes adquieren el protagonismo en este tipo de apuestas artísticas. De acuerdo con Pardo, la obra de Doris Salcedo cumple con este principio de contra-monumento; allí conviven las armas entregadas por las Farc en el marco del acuerdo de paz, ahora resignificadas desde la visión de la artista, para crear diálogos y reflexiones respecto a las rupturas ocasionadas por el conflicto armado. “Podemos leer el espacio con la obra que allí vive, es una unidad semiótica que conjuga objetos, ideas, seres, historias, que construyen una narrativa.  Nos hace propuestas desde lo multimodal y lo multimedial que tienen que ver con posturas ideológicas que circulan en procesos de fin de conflicto como el nuestro”.

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Natalia Guarnizo y Diedre Becerra, del proyecto Paz recibieron a los mediadores de Medellín.
Profesor Jorge Ureña, de  la U de Antioquia, líder de la visita.
profesores de la U de Antioquia que lideraron la visita de los mediadores de Medellín a la BLAA.

La paz se toma la palabra, nodo Medellín, nodo Bogotá, Memoria y paz, mediadores culturales, encuentro de mediadores.

Sandra Grajales, mediador del nodo Medellín

La paz se toma la palabra, nodo Medellín, nodo Bogotá, Memoria y paz, mediadores culturales, encuentro de mediadores.

Encuentro de mediadores en el corredor del proyecto Paz en la BLAA

La paz se toma la palabra, nodo Medellín, nodo Bogotá, Memoria y paz, mediadores culturales, encuentro de mediadores.

Juan Felipe Torres, mediador del nodo Bogotá

La paz se toma la palabra, nodo Medellín, nodo Bogotá, Memoria y paz, mediadores culturales, encuentro de mediadores.

Mediadores de Medellín y Bogotá intercambiaron experiencias

La paz se toma la palabra, nodo Medellín, nodo Bogotá, Memoria y paz, mediadores culturales, encuentro de mediadores.

Conferencia, Representaciones mediáticas de la memoria

La paz se toma la palabra, nodo Medellín, nodo Bogotá, Memoria y paz, mediadores culturales, encuentro de mediadores, conferencia, representaciones mediáticas de la memoria, Fragmentos, Doris Salcedo

Dra. Neyla Pardo, conferencista.

La paz se toma la palabra, nodo Medellín, nodo Bogotá, Memoria y paz, mediadores culturales, encuentro de mediadores, conferencia, representaciones mediáticas de la memoria, Fragmentos, Doris Salcedo

Los mediadores de Medellín asistieron a la conferencia que tuvo como tema las formas de representar la memoria desde el arte.

La paz se toma la palabra, nodo Medellín, nodo Bogotá, Memoria y paz, mediadores culturales, encuentro de mediadores, conferencia, representaciones mediáticas de la memoria, Fragmentos, Doris Salcedo

Jazmín Ortiz, mediadora del nodo Medellín.

La paz se toma la palabra, nodo Medellín, nodo Bogotá, Memoria y paz, mediadores culturales, encuentro de mediadores.

Santiago Uribe, mediador del nodo Medellín.

La paz se toma la palabra, nodo Medellín, nodo Bogotá, Memoria y paz, mediadores culturales, encuentro de mediadores.

Fecha: 

Miércoles, Julio 31, 2019

Ciudad: 

Bogotá

Compartir metodologías, ejercicios y experiencias: claves para el desarrollo de la red de mediadores

 

Desde el proyecto La paz se toma la palabra sabemos la importancia de compartir metodologías, ejercicios y experiencias entre mediadores, como un aspecto fundamental de nuestro trabajo en red. En cada nodo encontramos personas con perfiles muy diversos y con capacidades complementarias relacionadas con sus campos de trabajo, las cuales son puestas al servicio de sus procesos de mediación con las distintas comunidades con las que trabajan. Al poner en común nuestras prácticas enriquecemos nuestro trabajo como mediadores y encontramos además oportunidades de retroalimentación que nos permiten comprobar la eficacia de los métodos que utilizamos.

 

A continuación, les presentamos algunas recomendaciones, fruto del encuentro con mediadores de la región Caribe, que pueden ser de gran ayuda para que la experiencia con sus participantes sea cada vez más enriquecedora y los espacios de encuentro sean aprovechados lo mejor posible:

 

Llevar una bitácora:

La bitácora es el soporte en el que se consignan las ideas, los objetivos, momentos, actividades, recursos y demás elementos que componen tus actividades. Allí también se pueden depositar algunas notas al finalizar la sesión que permitan dar cuenta de tus observaciones y aprendizajes sobre el grupo y sobre la sesión en general. Es importante que plasmes en la bitácora la fecha de la actividad, el lugar, la duración, la cantidad de asistentes y sus perfiles (niños, jóvenes, mujeres, mediadores, etc..). Esta bitácora será muy útil a la hora de tener que sistematizar las experiencias realizadas. Para ello, dispón de un cuaderno o libreta exclusiva para el proyecto y llévala contigo a tus actividades y reuniones con tus pares o tus participantes.

 

 

Instalar un clima de confianza:

Es fundamental iniciar cualquier actividad en grupo con algunos ejercicios de juego o de “calentamiento” que permitan romper con la cotidianidad e instalar un clima de confianza.  La idea de hacer un “calentamiento” con algunos ejercicios es que los participantes entren en un estado de receptividad, de participación, una cierta disposición tanto mental como física. También ayuda a que los participantes adopten una actitud activa para que la actividad de mediación sea interesante para todos. Anímate a crear e implementar tus propios recursos (metodologías, ejercicios) según tu experiencia, tus habilidades, talentos e intereses. Estas son algunas ideas de ejercicios para crear confianza y receptividad en el grupo:

 

Ejercicio 1: Pasar la energía

Todos los participantes se instalan de pie formando un círculo y se toman de las manos. Todos deben cerrar los ojos y hacer silencio. Se propone hacer unas dos o tres respiraciones profundas como si el circulo fuera un solo pulmón. Cuando ya el grupo está concentrado, se puede iniciar la dinámica de “pasar la energía”.  El líder inicia apretando la mano de su vecino de la derecha (como pasando la energía), el vecino debe hacer lo mismo con el de la izquierda y así sucesivamente la energía va siendo transmitida en el círculo. De esta manera se genera un ambiente de escucha, receptividad y confianza en el grupo. En cualquier momento, el líder puede decidir enviar la energía hacia el vecino de su izquierda también, y así empiezan a circular dos energías en el círculo, lo cual implica mayor nivel de concentración y receptividad por parte de los integrantes del círculo.

 

Ejercicio 2: El lazarillo (crear confianza)

Los participantes se organizan por parejas. Cada pareja escoge a un lazarillo y a un ciego. El lazarillo debe tomar el brazo del ciego y guiarlo caminando por todo el espacio sin que este se tropiece o se caiga, el ciego entonces debe poder confiar completamente en su lazarillo. Luego de unos minutos se cambian los roles y el ciego se convierte en lazarillo y el lazarillo en ciego. Este ejercicio permite instalar confianza entre los participantes y ayuda a crear un ambiente íntimo de escucha mutua.

 

Ejercicio 3: Un, dos, tres: ¡Estatua!

Un jugador se pone de pie frente al muro: es el líder del juego. Los demás jugadores se instalan a unos metros de distancia. El jugador que se encuentra mirando a la pared le pega tres veces al muro con sus manos diciendo “Un, dos, tres: estatua” y al decir “estatua” se voltea. Durante el tiempo en que el líder del juego no está mirando a los demás (sino que está mirando la pared) los demás avanzan y deben inmovilizarse por completo cuando él se voltea diciendo “estatua”. Si alguno se mueve debe volver al punto de inicio llamado el “gallinero”. Esta dinámica se repite varias veces hasta que alguno de los jugadores logre tocar el muro y decir “un, dos, tres por mí”.  Este último se convierte entonces en el líder del juego y todos los demás deben regresar al “gallinero” y se vuelve a empezar la dinámica.

 

Cerrar la actividad con una conversación:

Es muy importante cerrar la actividad, marcar el momento en que se termina el ejercicio antes de volver a la “cotidianidad”. Para ello es clave proponer un tiempo final de cierre para el intercambio entre los participantes. Durante este momento se puede hacer un círculo con una ronda de preguntas que permitan saber cómo se sintieron los participantes durante el taller o qué percepciones o recomendaciones pueden brindar acerca de la actividad. Esta parte brinda insumos valiosos para tu bitácora.

 

Documentar los resultados:

Para alimentar la bitácora y obtener algunos soportes para la sistematización de experiencias te recomendamos, además, tomar un registro fotográfico/audiovisual muy sencillo de la actividad. Ten en cuenta que debes contar con la autorización de los participantes para registrar tanto sus rostros, como los productos derivados del ejercicio.

 

Te invitamos a observar estos dos videos en los que sugerimos una actividad para activar la herramienta Las reglas del juego, a partir del teatro:

También te invitamos a que nos compartas tus experiencias respecto al uso de las herramientas del proyecto, por medio del siguiente enlace: https://es.surveymonkey.com/r/mediadores2019?fbclid=IwAR3_biIz_ZQpZ_qCNp...

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Recomendaciones para el desarrollo de actividades de mediación 1

La paz se toma la palabra, red de mediadores

Recomendaciones para el desarrollo de actividades de mediación 2

La paz se toma la palabra, red de mediadores

Recomendaciones para el desarrollo de actividades de mediación 4

La paz se toma la palabra, red de mediadores

Recomendaciones para el desarrollo de actividades de mediación 5

La paz se toma la palabra, red de mediadores

Fecha: 

Martes, Julio 30, 2019

Ciudad: 

Colombia

“La paz, como la mariposa, es un frágil tesoro”: Patricia Londoño y Karim Vega

Catalina Londoño, Patricia Londoño y Karim Vega, responsables de la exposición.

La más reciente exposición de la Biblioteca Luis Ángel Arango, Un mundo de mariposas, recoge piezas de diferentes colecciones anteriores de la BLAA (Filatélica, documental y libros raros y manuscritos) y de otras bibliotecas internacionales que abordan a este mítico insecto desde distintas áreas. Las curadoras de esta exposición, Patricia Londoño y Karim Vega, nos contaron la relación que ellas identifican entre las mariposas y la paz y nos brindaron recomendaciones que nos permitan cuidar a las mariposas como una forma de hacer las paces con la naturaleza.

Para las curadoras, esta exposición está íntimamente relacionada con el proyecto Paz: “Uno de los diez paneles que abren la exposición se titula En paz con la naturaleza, con esto queremos decir que la paz no es solo entre los humanos, la paz también es con la Tierra, con la casa de todos, que mucha falta también nos hace”, comentó Londoño. Un mundo de mariposas busca subrayar no solo la belleza y el encanto de estos insectos alados, sino también la necesidad de cuidarlas y respetarlas: “Cuidarlas es cuidar también sus hábitats, y lo que es más difícil para la gente, cuidar su ciclo de vida, desde que son gusanos hasta que logran convertirse en aquella belleza que tanto admiramos”.

El nombre de la exposición, Un mundo de mariposas, pretende mostrar el valor que las distintas sociedades han otorgado a estos insectos a lo largo de la historia. Desde el juego de lenguaje que propone, permite que los visitantes la contemplen desde varias perspectivas: “Primero, aquí hay representaciones de mariposas de los cinco continentes; segundo, un mundo quiere decir también un montón, por lo que en esta exhibición también se presentan múltiples miradas sobre las mariposas que pasan por la literatura, el arte, el naturalismo y la ciencia; tercero, que el mundo es de las mariposas, sin su presencia, nuestro planeta dejaría de ser lo que es; y cuarto, también estamos mostrando el mundo, la vida diaria de las mariposas: mariposas volando, copulando, poniendo huevos, las pupas maduras y recién encerradas”, explicó la curadora Patricia Londoño.

La transformación de la mariposa

Todas las culturas desde la antigüedad han asociado a las mariposas con un sinfín de creencias y valores que han venido transformándose con el devenir de los tiempos. “Los grabados de 1592 reflejan el imaginario medieval de que las mariposas eran engendros del diablo debido a que no se conocía su proceso de metamorfosis, por esta razón se creía que emergían espontáneamente del lodo putrefacto. Esto nos habla de la posibilidad de cambiar nuestra perspectiva en la medida en que ampliemos nuestra capacidad de observar”, comentó Londoño. La metamorfosis como símbolo de transformación es un imán muy poderoso para las sociedades y ha sido reivindicada para aludir a fenómenos sociales contemporáneos, tal como lo expresó la curadora Karim León:

“Hoy en día, por ejemplo, la comunidad LGBTI ha acogido el símbolo de la mariposa por lo que representa. La oruga, despreciada, pisoteada, proscrita, después de ese encierro en sí misma logra convertirse en este ser alado con el que todo el mundo se maravilla”.

Cuidar las mariposas desde lo cotidiano

La también historiadora Patricia Londoño expresó que, por una cantidad de prácticas culturales, el ser humano ha acabado poco a poco con los hábitats de las mariposas; la erradicación de rastrojos, cañadas y sotobosques, al igual que la deforestación presente en el país son factores que impactan en la vida de estas especies. “Las mariposas son importantes no solo porque son muy bonitas, sino que además son efectivas polinizadoras. Para los científicos son indicadores de la salud de un ecosistema, si hay mariposas el ambiente es sano”. Una forma de contribuir desde nuestros hogares es por medio de la ubicación de plantas hospederas y nutricias en nuestros patios y balcones: “Muchas de estas plantas las podemos encontrar en los viveros comerciales y se pueden encontrar para distintos pisos térmicos, estas permiten albergar vida silvestre como mariposas y colibríes”.

Observar mariposas como ejercicio pedagógico

Una antigua práctica que recuerdan las responsables de la exposición son salidas de campo como las que el hermano Apolinar María, del famoso Museo de Historia Natural de la Universidad de la Salle, hacía a principios del siglo XX con sus estudiantes por el río San Francisco. Actualmente, existe una gran cantidad de iniciativas similares como Aulas Vivas, en Bogotá, o el Laboratorio del Espíritu, en El Retiro, Antioquia. “Trabajar con mariposas es una manera muy grata y muy sencilla de acercar a los niños a la naturaleza, niños que posiblemente vengan de familias con saberes ancestrales más respetuosos con el medioambiente y que se han venido perdiendo con el tiempo, pero que pueden ser traídos de vuelta a la memoria. Estos ejercicios son muy importantes porque permiten establecer un contacto respetuoso con la naturaleza y particularmente con las mariposas, imprescindibles para la vida en este mundo”. Las investigadoras resaltaron la importancia de empezar a trabajar con la niñez y la juventud con ejercicios como el propuesto por el hermano Apolinar: “Para querer algo hay que conocerlo, y lo que uno ama lo cuida. Granitos de arena como esta muestra ayudan a sumar esfuerzos para conocer mejor la naturaleza, apreciarla y valorarla”.

Patricia Londoño y Karim Vega, responsables de este proyecto, encuentran grandes similitudes entre la mariposa y la paz: “La paz sería un tesoro como la mariposa, que también es pequeña, frágil, muy compleja, necesaria y bella. La mariposa y la paz comparten las mismas características y ambas son nuestra responsabilidad”.

Accede al sitio web de la exposición por medio del siguiente enlace: http://www.banrepcultural.org/exposiciones/un-mundo-de-mariposas

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Exposición un mundo de mariposas 1

Exposición un mundo de mariposas, la paz se toma la palabra, hagamos las paces con la naturaleza, biblioteca Luis Ángel Arango

Catalina Londoño, Patricia Londoño y Karim León, responsables de la exposición.

Exposición un mundo de mariposas, la paz se toma la palabra, hagamos las paces con la naturaleza, biblioteca Luis Ángel Arango

El público acudió masivamente al lanzamiento de Un mundo de mariposas.

Exposición un mundo de mariposas, la paz se toma la palabra, hagamos las paces con la naturaleza, biblioteca Luis Ángel Arango

Exposición Un mundo de mariposas 2

Exposición un mundo de mariposas, la paz se toma la palabra, hagamos las paces con la naturaleza, biblioteca Luis Ángel Arango

Exposición Un mundo de mariposas 3

Exposición un mundo de mariposas, la paz se toma la palabra, hagamos las paces con la naturaleza, biblioteca Luis Ángel Arango

En la exposición se pueden apreciar diferentes representaciones de las mariposas.

Exposición un mundo de mariposas, la paz se toma la palabra, hagamos las paces con la naturaleza, biblioteca Luis Ángel Arango

Un mundo de mariposas 4

Exposición un mundo de mariposas, la paz se toma la palabra, hagamos las paces con la naturaleza, biblioteca Luis Ángel Arango

Fecha: 

Martes, Julio 30, 2019

Ciudad: 

Bogotá

Páginas

Suscribirse a La paz se toma la palabra