Sucre: conversaciones de paz alrededor del arte

Sucre: conversaciones de paz alrededor del arte

Enero 31, 2018

Taller LPSTLP en Sucre

Las voces de nuestra red nos recuerdan día a día el poder de reunirnos alrededor de las palabras para construir y transformar. Esta fue la principal motivación de Consuelo Salgado, mediadora Cultural de la Red “La paz se toma la palabra”, quien viajó desde Sincelejo hasta las veredas de Costa Rica en el municipio de Buenavista y Canutal en el municipio de Ovejas (Sucre) para compartir con 30 mujeres una estrategia que mezcla el trabajo artesanal con las conversaciones alrededor de la construcción de paz.

Hace 4 meses Consuelo recibió la invitación de una amiga trabajadora social, quien brinda asistencia psicosocial a mujeres dedicadas a labores del campo y el hogar en veredas cercanas a la capital de Sucre, para llevar a esta comunidad talleres de manualidades en los que pudieran explorar nuevas habilidades. No lo dudó, días después Consuelo visitó las veredas Costa Rica y Canutal e inició este encuentro que se repite los jueves de cada semana.

El taller inició con la construcción de un bolso hecho con materiales reciclables y poco después incorporó lecturas en voz alta, especialmente con temáticas de paz. La idea era que las mujeres pudieran conversar mientras construían sus bolsos, una mezcla con la que la mediadora esperaba generar procesos aún más creativos y charlas sobre sus ideas y experiencias alrededor de la paz. Es así como Consuelo encontró en esta estrategia la oportunidad de unir las palabras y el arte en un solo tejido.

A su maleta, además de los lápices, las telas e hilos, fueron entrando los textos y herramientas del baúl “La paz se toma la palabra”. Su viaje, que iniciaba de Sincelejo a Magangué, luego Providencia y finalizaba en mototaxi hasta la vereda, ahora con la maleta más pesada, se convertía cada vez más en la búsqueda de “tejidos de reconstrucción con puntadas de paz”, como lo define Consuelo.

“Ya somos un hecho de paz”

Taller LPSTLP en Sucre

 El tendedero de paz (Hechos de paz) que consiste en crear una línea de tiempo colectiva, así como Mi línea de tiempo y La línea de tiempo de mi entorno, fueron las herramientas del baúl escogidas por la mediadora para iniciar reflexiones individuales y colectivas sobre la paz, la reconciliación, revisar su pasado y resaltar los hechos que marcaron su vida y su entorno.

“Durante el taller les preguntaba ¿cómo cree que ha sido su cambio de paz? porque creía importante que cada una de ellas se viera reflejada en esas líneas de tiempo. También compartimos los testimonios del libro Los niños piensan la paz, y nos enfocamos en algunas palabras como amor, convivencia y amistad, que ellas mismas definieron”, cuenta Consuelo.

A este texto se sumaron otros como Madrechillona de Jutta Bauer, Ahora no, Bernardo de David Mckee, así como lecturas sobre mujeres líderes como Malala Yousafzai, Premio Nobel de paz.

Para Consuelo, uno de los principales logros es que este grupo de mujeres ha conseguido compartir sus sentimientos, sus percepciones sobre la vida y su entorno, generar ideas propias sobre algunos conceptos y, al tiempo, descubrir saberes y habilidades manuales que creían no tener.

“Aquí estamos construyendo un hecho de paz, uno en el que las palabras sanan, unen y transforman”.

Consuelo Salgado Tamara

Consuelo Salgado, mediadora cultural LPSTLP

 Estudió comunicación social. Es capacitadora social, promotora artística y cultural con experiencia y conocimiento en atención a población vulnerable ubicada en el departamento de Sucre. Capacidad para asesorar y ejecutar proyectos de intervención social orientados hacia el desarrollo humano, cultural y artístico en comunidades.

Consuelo se vinculó a las actividades del centro cultural el Sincelejo y fue allí donde conoció el proyecto La paz se toma la palabra, desde entonces decidió convertirse en mediadora cultural y llevar las herramientas del proyecto a la comunidad del corregimiento La Gallera, donde ha puesto en práctica talleres de lectura y herramientas del baúl.

“El mayor valor de ser mediadora es el esfuerzo continuo, es encontrar soluciones a través de las palabras, ser persistentes en seguir aprendiendo”.

¿Quieres convertirte en mediador cultural del proyecto “La Paz se toma la palabra?

Conoce y comparte más historias como esta en nuestro grupo de Facebook.