Una revolución cultural

Por: Juan Pablo Angarita Bernal, Jorge Rojas Álvarez y Ayder Berrío. Equipo curatorial

La exposición “Radio Sutatenza: una revolución cultural en el campo colombiano (1947 – 1994)” recrea la trayectoria de una empresa educativa orientada a impulsar el desarrollo de los campesinos del país. Su gestora fue Acción Cultural Popular (ACPO), entidad de origen católico cuyo interés fue disminuir las abismales distancias entre la calidad de vida rural y la urbana a través de la educación a distancia y en nociones básicas. Su sistema de acción combinó tecnologías de comunicación con un modelo de Educación Fundamental Integral (EFI) mediante el cual promovió campañas para generar cambios sociales en el campo. A lo largo de cuarenta años, y en alianza con entidades públicas y privadas, ACPO estableció una red de medios educativos en más de novecientos municipios del territorio nacional.

Escuela Radiofónica en el Tolima - Fotográfo: F. Urrea - ca. 1968 - FT2519, fotografía #14
Archivo ACPO-Radio Sutatenza, Biblioteca Luis Ángel Arango
Colección Banco de la República, Bogotá.

La educación nos hace libres” fue la consigna para invitar a los campesinos a participar del movimiento radiofónico y a formarse integralmente de manera autónoma. Su éxito radicó en que llevó “el maestro al hogar” de miles de campesinos, muchos de los cuales fundaron Escuelas Radiofónicas en sus casas para acercarse al aprendizaje por primera vez, encontrarse con sus vecinos o disfrutar de programas de entretenimiento.

Campesinos boyacenses adquieren radio transistor nuevo - Fotográfo: no registra - ca. 1966 
Archivo ACPO-Radio Sutatenza, Biblioteca Luis Ángel Arango
Colección Banco de la República, Bogotá.

Además, más de dos millones de colombianos —tanto habitantes del campo como de la ciudad— registraron la escucha de Radio Sutatenza, la lectura del semanario El Campesino, la escritura de cartas a sus profesores-locutores, la aplicación de las campañas de mejoramiento comunitario y el uso combinado de cartillas, afiches educativos y libros distribuidos por la entidad. ACPO también resaltó la importancia del trabajo en comunidad e invitó a sus estudiantes a cambiar su mentalidad: era necesario ser “conscientes de las potencialidades y limitaciones” para convertirse en “dueños de su propio progreso”. De los Institutos Campesinos se graduaron más de 20.000 líderes rurales, quienes después fortalecieron la acción comunal de sus veredas, incentivaron la vinculación con la red educativa, promovieron nuevas formas de participación política y establecieron industrias cooperativas.

Grupo de campesinos en el Encuentro Campesino con el Papa Paulo VI 1968  
Archivo ACPO-Radio Sutatenza, Biblioteca Luis Ángel Arango
Colección Banco de la República, Bogotá.

Monseñor José Joaquín Salcedo, fundador de la entidad, solía decir que “el subdesarrollo está en la mente del hombre”, indicando que la educación es el camino más eficiente para lograr cambios sociales. El legado transformador del sistema educativo también se encuentra en las historias de estudiantes que escribieron por primera vez, en las de líderes que viajaron por el país trabajando con las comunidades, en las de familias que mejoraron sus condiciones de vida, y en de las de mujeres que se enfrentaron a los roles de género tradicionales y quienes hoy continúan impulsando procesos de organización rural. Radio Sutatenza es recordada como el origen de una transformación de la vida rural en Colombia, una tarea común en la que, sin embargo, aún queda mucho por hacer.

Habitantes de Punta Canoas, Bolívar, usando el Disco Estudio de ACPO - ca. 1974 
Archivo ACPO-Radio Sutatenza, Biblioteca Luis Ángel Arango
Colección Banco de la República, Bogotá.