Así nació la empresa educativa de ACPO

ACPO - Afiche promocional de las Escuelas Radiofónicas
El Campesino: un semanario al servicio y en defensa de los campesinos de Colombia 7 de julio de 1963
Archivo ACPO-Radio Sutatenza, Biblioteca Luis Ángel Arango. Colección Banco de la República, Bogotá.

Acción Cultural Popular (ACPO), entidad de origen católico, organizó su empresa educativa con el interés principal de disminuir las abismales distancias entre la calidad de vida rural y la urbana a través de la educación, a distancia, en nociones básicas. A lo largo de cuarenta años, y en alianza con entidades públicas y privadas, ACPO estableció una red de medios educativos en más de novecientos municipios del territorio nacional. En su sistema de acción se combinaron tecnologías de comunicación con un modelo de Educación Fundamental Integral (EFI) mediante el cual se promovieron campañas para generar cambios sociales en el campo.

Desde su establecimiento como entidad en 1953, ACPO se planteó hacerle la “guerra a la ignorancia” en el mundo rural. El índice de analfabetismo entre adultos campesinos era de más del 65%, un porcentaje de la población que —según la entidad— por no tener acceso a “las ventajas de la cultura” estaba “condenado” a vivir con una “mentalidad subdesarrollada”. Para enfrentarse a esto, ACPO organizó las Escuelas Radiofónicas, un modelo de educación a distancia enfocado en propiciar el aprendizaje de conocimientos básicos entre los campesinos y, sin perder de vista la perspectiva católica sobre la vida en familia y comunidad, incentivar el desarrollo de industrias caseras productivas. La empresa educativa debía corresponderse con la misión cristiana de llevar una vida digna “en todo sentido”, por lo que debía incluir tanto aspectos espirituales como materiales.



Para concretar este objetivo, durante toda la década de 1950, el sacerdote José Joaquín Salcedo Guarín —director de la entidad— gestionó el apoyo económico de industriales, organizaciones privadas nacionales e internacionales, e instituciones del Estado colombiano interesadas en incluir al campesinado en el proceso de desarrollo del país. Su propuesta fue, en momentos de enfrentamiento violento entre adeptos de los partidos Conservador y Liberal, acrecentar los sentimientos de unión para librar una guerra contra el abandono del campo. Esto permitió que se constituyera una empresa de grandes magnitudes, que complementó el trabajo de instituciones estatales (como los Ministerios de Educación y Agricultura) de todos los gobiernos colombianos entre 1947 y 1974.


Monseñor Salcedo con el presidente Carlos Lleras Restrepo 1968
Archivo ACPO-Radio Sutatenza, Biblioteca Luis Ángel Arango. Colección Banco de la República, Bogotá.

Campesinos del movimiento radiofónico en Amagá, Antioquia 13 de junio de 1967.
Archivo ACPO-Radio Sutatenza, Biblioteca Luis Ángel Arango, Colección Banco de la República, Bogotá.

Fotoleyenda: Campesinos radiofónicos de las veredas del municipio de Amagá, Antioquia, en compañía del párroco y del delegado de las Escuelas Radiofónicas de ACPO, en Medellín reunidos el día de la celebración de la fiesta del campesino y del Corpus Cristi. Publicada en El Campesino, Bogotá, 24 de diciembre de 1967, núm. 196

Galería