El medio y el remedio: la radio

Inicialmente, las Escuelas Radiofónicas de la emisora Radio Sutatenza reunían en un mismo espacio a los campesinos para escuchar los cursos y programas culturales de ACPO. Luego, la masificación de los radios transistorizados (más pequeños y fáciles de llevar) permitió a los campesinos escuchar programas en sus horas de trabajo, lejos de sus lugares de reunión habituales y, en algunos casos, de forma individual en sus casas. La ampliación de la programación en emisoras privadas y públicas, dirigidas a campesinos, hizo más llamativa a la radio como una compañera en las actividades cotidianas. Además de Radio Sutatenza, los campesinos también buscaban otras opciones de entretenimiento radial, como transmisiones de música popular, eventos deportivos como la Vuelta a Colombia o radionovelas. En estos nuevos espacios se encontraron los campesinos, la radio y la cultura para hacerse compañía.

El Disco-estudio

El Disco-estudio de ACPO puso grabaciones educativas en disco de acetato a disposición de los estudiantes. Comenzó a ser distribuido desde 1973 y su objetivo era ser un sistema que prolongara el tiempo de capacitación, pues con las transmisiones radiales ésta se limitaba a la duración de cada programa. Su novedad consistía en que además de los discos con cerca de noventa horas de clases básicas, el paquete educativo incluía cartillas, cuadernos, lápices, un tablero, y un tocadiscos con radio incorporado.