Un libro por el precio de un huevo”: las cartillas y la Biblioteca del Campesino

Los programas educativos radiales de ACPO se complementaron con cartillas básicas de enseñanza y una colección de libros llamada “Biblioteca del Campesino”. Similares a textos escolares de educación formal, contenían una diagramación atractiva con letras grandes, colores e ilustraciones de objetos que hacían parte de la cotidianidad del trabajador de la tierra. Las cartillas contenían nociones prácticas sobre el Alfabeto, Números, Salud, Economía y Trabajo, y Espiritualidad, todo dentro de un modelo educativo dirigido a adultos denominado Educación Fundamental Integral (EFI). A través de ella se incentivaban mentalidades y habilidades prácticas centradas en la solución de necesidades del campesino en un área específica. Se esperaba que el campesino, en lugar de percibir su situación como algo natural o impuesto por otros, desarrollara valores propios de la vida social como autonomía, dignificación y reflexión continua. Las cartillas se distribuyeron, junto con los receptores radiales y los libros, a través de concursos en el semanario El Campesino, o en algunos momentos fueron intercambiadas por “el precio de un huevo” (y a veces por los mismos huevos).