Años 30

A mediados de los años treinta, la Oficina Nacional de Identificación Electoral, dependencia del Ministerio de Gobierno, contrata al joven Sady González como fotógrafo cedulador para los municipios de los departamentos de Cundinamarca, Antioquia y Boyacá. En cada lugar, Sady permanecía por largos periodos.

Quienes lo conocieron en aquel tiempo cuentan que, a pesar del ambiente político que se vivía, caracterizado por pugnas partidistas, Sady entablaba fluida relación con liberales o conservadores, gracias a su personalidad abierta y llana. Visitaba pueblos, haciendas, caseríos y rancherías, y en sus ratos libres, a la manera de los grandes etnógrafos, registraba por igual y sin distingos aquellos rostros, lugares y momentos que más lo conmovían.

Esta selección de fotografías –inéditas hasta hoy– revela a un fotógrafo obsesionado en montar para su lente complejas puestas en escena. Grupos familiares, maestros y alumnos de escuela rural, domingos de mercado. Retratos que ilustran una época y plasman un incomparable paisaje humano que explica nuestro rico mestizaje.

Páginas