Hugo Chaparro Valderrama

La historia de América puede ser tan prodigiosa y desconcertante como el encuentro de Mark Twain con los dos cráneos de Cristóbal Colón exhibidos en un museo de La Habana. Twain concluyó entonces que uno de los cráneos había sido de Colón cuando era niño y el otro cuando era hombre.

Suscribirse a RSS - Hugo Chaparro Valderrama