Narrativa

Aunque el relato de los andares y tribulaciones de Fortunato Lezna abarca el amplio margen que va desde su primera adolescencia hasta su vejez, en él pareciera que “esa edad generosa en que primero se aborda el tren y luego preguntamos a dónde se dirige” se hubiere instalado para siempre.

El profesor López Becerra, que ha alternado sus cátedras de economía con los cargos administrativos en la Universidad de Caldas sacándole tiempo a la escritura de ficción y no ficción, es uno de esos intelectuales de ciudades pequeñas, como Manizales, que engrandecen el hábito de la observación mientras filosofan sobre asuntos de extrema o leve gravedad en la mesa coja de algún céntrico bar.    Texto completo  

Para quien ama los caballos por encima de cualquier ideología, y cree que verlos nacer, crecer y montarlos es memorable experiencia, la lectura de Este caballero a caballo puede resultar grata. El libro, de hecho, ha sido bien recibido por el establecimiento literario gracias a su rareza temática y a su pujanza verbal.

Los concursos, juegos florales o premios literarios para novelas inéditas organizados por cualquier institución hispanoamericana, pública o privada, son por completo diferentes en todo aspecto a los otorgados por las editoriales corporativas: en su convocatoria, proceso de evaluación, premios, publicación, propaganda y circulación los primeros son organizados por entidades cuyo objetivo principal no es el lucro, mientras que los segundos por empr

La historia contenida en este libro está dividida en tres partes: la primera, “Donde los recuerdos” [45 págs.], es donde se construye la memoria del narrador protagonista; en el tiempo abarca desde el uso de razón y los primeros recuerdos hasta la adolescencia precoz, una vida que se estrena y que por nueva y buena sorprende; las peripecias de un personaje privilegiado que protagoniza su inolvidable película, un film muy parecido al de sus pares

No es difícil imaginar al escritor barranquillero Julio Olaciregui (1951) en Guinea o Senegal dedicado a bailar danzas africanas. Y así lo ha hecho. Varias veces ha tomado un avión para alejarse de París donde ha vivido durante los últimos 35 años de su vida, para acercarse más a esos sonidos de los tambores que durante la Colonia española salían de las manos de esclavos al momento de ser depositados en las playas del Caribe.  Texto completo

De entrada a esta novela de Luz García, Las aguas del olvido, dos cosas se hacen obvias. En primer lugar, se trata de una nueva novela sobre la violencia y la desigualdad social como males mil veces allanados en la literatura colombiana.

Un documental enternecedor e impactante “Bicicleta, cuchara, manzana”, de Carles Bosch, que habla de la pérdida de la memoria de Pasqual Maragall, expresidente de Cataluña y exalcalde de Barcelona, junto con las experiencias de personas cercanas que tuvieron que hacerle frente a la enfermedad de Alzheimer, hicieron despertar en Óscar Collazos la conciencia y sensibilidad ante la enfermedad del cerebro que destruye la memoria y las aptitudes del p

En un país donde los muertos escasamente pueden descansar en paz, retratar la sociedad y sus problemas desde la mirada del Apocalipsis zombi puede ser una tarea arriesgada. ¿Por qué traer a nuestra realidad elementos que la cultura anglosajona de la ficción ha adaptado a su realidad?

El atajo, de Mery Yolanda Sánchez, es, ante todo, una novela de viajes. Pero no el viaje iniciático de quien se forma –se educa, se instruye, se encuentra– al recorrer el camino, ni tampoco el viaje del que descubre tierras remotas y llenas de misterio, sino el viaje de quien desciende a los infiernos y se ve enredado en la realidad trastocada de la violencia.

Páginas

Suscribirse a RSS - Narrativa