Reseñas

Podríamos decir que la colección de treinta relatos breves de Margarita Valencia –reconocida critica literaria, traductora y editora–, titulada Un rebaño de elefantes pertenece al género de la “imaginación visual” que señala el novelista turco Orhan Pamuk. La prosa de Margarita conjuga la mirada introspectiva con la pintura de un paisaje familiar a través de un siglo de andanzas, mudanzas, alianzas y adioses.

La industria editorial colombiana en 2011 publicó 14.528 títulos, de los cuales 657 fueron clasificados por el registro ISBN como literatura infantil y juvenil, es decir, el 5 por ciento (datos tomados del ensayo de Beatriz Robledo, “Panorama del libro infantil y juvenil en Colombia 2011-2012”, En Anuario Iberoamericano sobre el libro infantil y juvenil, Madrid, Fundación SM. pág. 103. Se pueden consultar en: http://bit.ly/19Akxxo).

Ensayos interpretativos en estilo conversacional –que admite la imprecisión abstracta y afirmaciones no sustentadas– sobre películas que constituyen una muestra escogida de la cinematografía de tesis, escritos entre los años 2005 y 2011, acompañados por ilustraciones sobrevaloradas en prólogo y epílogo.

El Living Theatre fue una compañía de teatro de finales de los años sesenta y principios de los setenta cuyo núcleo estaba compuesto por dos personas, Judith Malina y Julian Beck. Alrededor de ellos giraban actores y actrices deseosos de experimentar con arte, política y vida.

Hace rato, con poco ruido y muchas nueces, se ha ido acumulando un inventario muy atractivo de estudios biográficos de los intelectuales colombianos. A esa zona historiográfica la podemos llamar “estudios biográficos de intelectuales”, y tiene nexos evidentes con la “historia de las ideas” o con la hoy conocida “historia intelectual”.

De antemano cabe resaltar la importancia de este libro sobre un autor colombiano todavía demasiado desconocido en Colombia o en Europa, aunque empiezan a desarrollarse algunos estudios académicos.

Los trabajadores y habitantes de la ciudad petrolera de Barrancabermeja han desempeñado un papel descollante en la historia colombiana desde comienzos del siglo XX.

En este libro el autor pretende hacer una historia de la antropología en Colombia. Para ello en el período que cubre desde 1730 a 1810 encuentra un paradigma trazado por el Iluminismo español: la necesidad de redescubrir América con métodos científicos.

El acercamiento a este libro no se da por el título, dado lo mucho que ha sido estudiada la temática que aborda en las grandes síntesis históricas de Colombia y los trabajos sobre historia regional del suroccidente colombiano, sino por lo que se ofrece en la contraportada.

Cuando se observan las dos presentaciones de este libro surgen serias dudas acerca de su objetivo: ¿Se busca con él conmemorar la Independencia? ¿Se pretende llamar la atención sobre nuevas investigaciones acerca de los procesos de Independencia? Desde estas dudas que me surgen al introducirme en su lectura, diría que no ofrece nada nuevo.

Páginas

Suscribirse a RSS - Reseñas