Reseñas

La historia de América puede ser tan prodigiosa y desconcertante como el encuentro de Mark Twain con los dos cráneos de Cristóbal Colón exhibidos en un museo de La Habana. Twain concluyó entonces que uno de los cráneos había sido de Colón cuando era niño y el otro cuando era hombre.

Pintor, poeta y grabador, Oreste Donadío (Medellín, 1965) fue el ganador con este libro del Premio Nacional de Poesía Ciudad de Bogotá 2011, otorgado por un jurado que conformaban Augusto Pinilla, Juan Felipe Robledo y Guiomar Cuesta.En su primera parte son las ciudades, de Bogotá a Cúcuta y de Florencia a Montreal, las que resultan recreadas por la memoria, "crecido río de sangre enamorada" [pág.

Como autor de relatos para niños, Triunfo Arciniegas ha publicado medio centenar de libros en buenas ediciones y obtenido seis premios literarios de importancia. Hasta ahí, todo muy bien.En 2012 edita el libro titulado Mujeres, del cual se ocupa esta reseña. Contiene setenta textos de poesía intimista. "Serie: Poesía", se lee en la página legal. Mínima prosa poética fragmentada. Leer texto completo

 El título del último poemario de Federico Díaz-Granados alude a las relaciones entre velocidad, fugacidad e instante poético (efímero paraíso perdido en la infancia). Este oxímoron, paradójico y antitético, es capaz de unir contrarios: hace compatibles lo fugaz (contingente) y lo eterno (que solo permanece inmutable en el poema).

El ejercicio de coleccionar, vale decir de seleccionar entre un universo de existencias posibles a un grupo específico de individualidades y hacer acopio de ellas, se ha constituido en uno de los ejercicios más recurrentes de la experiencia humana.

Felipe García Quintero es el poeta colombiano más sobresaliente de los nacidos en la década del setenta. Lo atestiguan los importantes premios nacionales e internacionales que sus libros han logrado (Premio Encina de la Cañada, Premio Pablo Neruda, Premio del Ministerio de Cultura de Colombia, Premio Cote Lamus, Premio Universidad Industrial de Santander).

Poeta de mutaciones y contrastes, Antonio María Flórez Rodríguez (Don Benito [España], 1959), publica ahora un breve poemario que hace posible un diálogo entre la desolación y la esperanza.Hijo de padre colombiano y madre extremeña, generoso y vehemente, incansable en la defensa de los procesos regionales y uno de los principales difusores de los escritores colombianos en España (en 2009 compiló Transmutaciones.

La editora de Canto árbol dice en la contracubierta que este es un libro "de asombro y riesgo que invita a nuevas y múltiples lecturas".

Tenía razón Susan Sontag en su rabioso e iluminado ensayo Sobre la fotografíala Caverna moderna son las fotografías", dice Sontag, la realidad se ha confundido con el simulacro… Si a los ancestros les sorprendían las fotografías por su parecido con la realidad, hoy es cuando la realidad nos sorprende siempre y cuando se parezca a la fotografía que recordamos.

Como el poeta que descubre su obsesión y su condena desde el principio, Ramón Cote parecería haber encontrado su escritura desde los veinte años, en los Poemas para una fosa común (1984) y El confuso trazado de las fundaciones (1991), los dos libros que abren esta magnífica selección de su poesía que nos regala la Universidad Javeriana.

Páginas

Suscribirse a RSS - Reseñas