La pasión pequeña en cobre

La primera edición completa es de 1513. Se publicó en hojas sueltas y sin texto con un total de dieciséis estampas a buril sobre plancha de cobre. Durero la preparó a la par que La Pasión Pequeña xilográfica entre los años 1507 y 1512. El último de los grabados, San Pedro y san Juan en la puerta del templo, es considerado por muchos autores ajeno a la serie. Por el contrario Erwin Panofsky cree que sirvió para cuadrar los pliegos de cuatro hojas, o como comienzo de una nueva serie en torno a los Hechos de los Apóstoles. En las ediciones posteriores no aparece. Al igual que en las otras “pasiones”, inicia el relato Cristo como varón de dolores (salvo en la edición xilográfica de 1612, en la que figura en el frontispicio un retrato de Durero). En gran medida esta serie es un homenaje a La Pasión de Martin Schongauer, el grabador cuya técnica tanto admiró Durero. Suntuosa, trabajada hasta el extremo, La Pasión Pequeña calcográfica es un monumento a la espiritualidad y a dignidad que emana la figura de Cristo.

 

Páginas