Jardines, villas y funerarias

Las fotografías del barrio Versalles permiten reflexionar acerca de la historia urbana de la ciudad de Manizales y de su arquitectura influenciada por el eclecticismo europeo. En este contexto el auge económico, que permeó la cultura de Manizales durante el siglo XX, se vio reflejado en el diseño y construcción de casas de estilo francés en este barrio caracterizado por la estética de su arquitectura.

El barrio Versalles, aledaño a la avenida Cervantes, fue urbanizado a partir de 1928 y su densificación tuvo lugar entre 1952 y 1998. El barrio fue levantado alejado del centro de la población por el deseo de retornar a la naturaleza, conservar el ambiente rural propio de otro tiempo, buscar la amplitud de espacios e imitar los modelos foráneos. Gracias a sus residencias diseñadas a la manera de villas, Versalles fue considerado el barrio ideal.

La construcción del barrio fue paradigma de un nuevo hábitat para la ciudad y la elección de los terrenos para ubicarlo implicó salirse del borde urbano, que en ese entonces solo llegaba hasta el barrio Fundadores. A partir de entonces, la representación cartográfica de la ciudad de Manizales, que antes correspondía a una retícula ortogonal uniforme, incorporó ciertas modificaciones.

Para llegar a Versalles era necesario tomar el transporte público y así lo narra el abogado Jorge Luis Franco, quien era un asiduo visitante de la casa del jurista y residente del barrio, Marco Giraldo Sanín:

Me contaba mi mamá que el bus, que llegaba hasta Versalles, paraba cada dos cuadras y valía cinco centavos. A mí me tocó el bus a cinco centavos en el día aunque después de las ocho de la noche y los festivos valía diez. El bus pasaba por la carrera 21 y regresaba por la carrera 22. Los buses eran unas chivas de madera revestidas de lata y no tenían ventanas sino cortinas de lona con chapolitas, como las carpas de los jeeps, que cuando llovía se amarraban con correas de cuero y se cerraban. El bus llevaba la gente hasta Versalles, que era como un conjunto rural, donde podíamos jugar en la calle o en los lotes desocupados.1 

Las casas del barrio Versalles fueron construidas por el urbanizador manizaleño Roberto Vélez Arango alrededor de 1928. Dorian Hoyos señala que en estas casas vivían familias muy grandes de doce o catorce hijos, más tíos y abuelos, y hasta dos o tres empleados:

Para allá se fue a vivir mucha gente que vivía en los barrios San José, Centro, La Inmaculada y Lleras. Entre ellos Gilberto Alzate Avendaño, el padre López Grajales, don Arturo Zapata —editor de libros de primera calidad, de factura impecable y con títulos representativos de la literatura—, los Londoño, los Arango Monedero, entre otros. La actual Fundación Rafael Pombo fue la casa de Alzate Avendaño. Después de esta casa, bajando, los alemanes construyeron unas casas con techos muy inclinados, diría que casi piramidales, para que la nieve no se aposentara en ellos y rodara, como en Europa donde en invierno cae la nieve… Los franceses, holandeses e irlandeses eran gentes que habían venido a vivir a Manizales huyendo de la Segunda Guerra Mundial y con el fin de establecer contactos comerciales.2 

Parece que el nombre del barrio Versalles surgió en clara alusión a los modos de vida con cierto charme (encanto) y para suplir apetencias relacionadas con la estética y el refinamiento europeos. Lo cierto es que, con el objeto de elegir el nombre para el barrio, el urbanizador Vélez Arango realizó un sorteo entre sus amigos y vecinos, entre ellos los irlandeses, alemanes, franceses e ingleses residentes en el marco de la Plaza de Bolívar. El ganador del sorteo fue un francés que, dada su ascendencia, sugirió Versalles como nombre del barrio, según cuenta la nieta del urbanizador, Mónica Lucía Vélez.3 

En cuanto a los techos de algunas quintas del barrio Versalles, construidas principalmente por extranjeros, llama la atención el diseño europeo en pendiente apto para la caída de la nieve; dos ejemplos de ello están presentes en las viviendas ubicadas en la carrera 27 n.ͦ 50-54 (Fotografía: "Versalles #34") y en la calle 51 n.ͦ 23-44 (ficha n.º S2-M02-P01-R - FALTA).

Versalles #34
Versalles #34
Colección Patrimonio Arquitectónico de Manizales 
 Versalles #34
Google Maps 

Las casas de Versalles eran llamadas “quintas”, nombre otorgado tradicionalmente, en varios lugares del país, a las edificaciones que ostentaban tamaños y formas volumétricas que tenían similitud con las villas europeas (viviendas campestres y lujosas). Las quintas, que permanecen hoy en pie en el barrio, son remembranza de las villas rodeadas de árboles y zonas verdes diseñadas por el arquitecto veneciano del siglo XVI Andrea Palladio, donde la proporción y la sencillez juegan un papel importante.

El urbanizador Vélez Arango hizo el diseño de cada casa acorde con la cultura del país de origen de cada uno de los extranjeros que decidieron ir a vivir al nuevo barrio y todas sus ideas fueron recreadas y correctamente interpretadas. Estas quintas o villas rodeadas de jardines, balaustradas de cemento, garajes y amplias zonas verdes permiten recordar, en parte, el esquema de la garden city o “ciudad jardín inglesa”, diseñado en 1920 por el arquitecto Louis de Soissons, que marcó el retorno a la naturaleza y cuya fecha de construcción coincide con la fundación del barrio Versalles en la década de 1920.

En esta época, en el sector se hace cada vez más notoria la concentración de empresas funerarias. Este hecho es curioso e inexplicable, pero, a su vez, es un dato válido para hacer lecturas de la ciudad a partir del análisis de sus actividades comerciales o de las propias de los diferentes sectores productivos. El influjo de la muerte y su preludio de hospital son algo inherente a la cotidianidad del ser humano y esto crea la necesidad de contar con espacios amplios y adecuados para llevar a cabo el ritual de despedida del difunto. Esta circunstancia generó el fenómeno de ocupación de varias quintas de Versalles que antes estaban destinadas para la vida de hogar y ahora son ocupadas para protocolizar la muerte.

A propósito de este tema, no se debe perder de vista la cercanía de Versalles con varias clínicas y hospitales y el Cementerio San Esteban. De nuevo acudimos a la memoria del abogado Jorge Luis Franco, quien recuerda:

Los velorios antes se hacían en la sala de la casa con un Cristo como de iglesia y grandes candelabros que soportaban cirios casi pascuales. En las funerarias se abría un espacio pequeño, en un rincón, para poder velar a la gente del campo pues no había salas de velación o no había suficientes. Luego íbamos al cementerio detrás del caballo que llevaba el féretro y marchábamos al ritmo lento de los coches, como imitando las carrozas de la realeza. Todos a pie desde la iglesia hasta San Esteban y a paso de entierro.4 

Desde esta perspectiva vale la pena mencionar determinadas casas ubicadas en la carrera 25 con calle 50; una de ellas denominada hoy Funeraria Jardines de la Esperanza (ficha n.º S02-M07-P07-R / FALTA). Con el tiempo este tipo de negocio se expandió (fichas n.º S2-M07-P01-R -FALTA y Fotografía: Versalles #16) y así otros predios ubicados allí se convirtieron en empresas de esta clase. La Funeraria Los Olivos, en la calle 50 n.ͦ 23-47 (ficha n.º S2-M02-P02-R - FALTA) y la Funeraria La Aurora en la carrera 24 n.ͦ 50-34 (fotografía: Versalles #11) constituyen dos ejemplos pertinentes.

FALTA S02-M07-P07-R  
   

 

FALTA S2-M07-P01-R  FALTA
   
Versalles #16 Funeraria Versalles
Versalles #16
Colección de Patrimonio Arquitectónico de Manizales 
Funeraria / Versalles #16
Google Maps 
FALTA S2-M02-P02-R  
   
Versalles #11 Hospital
Albergue infantil / Versalles #11
Colección Patrimonio Arquitectónico de Manizales
Hospital / Versalles #11 
Google Maps 

 

Hoy en día, esta zona del barrio se caracteriza por concentrar el mayor número de negocios funerarios de la ciudad, incluidas salas de velación y oficinas. En estos cambios se reconoce la evolución o la involución de una zona a partir de sucesos históricos, costumbres y transformaciones culturales paralelos al surgimiento y desarrollo de un barrio.

Algunas panorámicas del barrio Versalles pueden ser identificadas en las fichas de la Colección Patrimonio Arquitectónico de Manizales en las siguientes ubicaciones: rollo n.º 25 (negativos n.° 69 y 70); rollo n.º 25 (negativos n.° 73 y 74); rollo n.º 26 (negativo n.º 8); rollo n.º 26 (negativo n.º 1); rollo n.º 24 (negativos n.º 3 y 4); rollo n.º 24 (negativos n.º 19 y 20).

Referencias

1 Jorge Luis Franco, entrevista personal, 10 noviembre de 2015. . Volver arriba

2 Hoyos, entrevista. . Volver arriba

3 Mónica Lucía Vélez, entrevista personal, 23 de noviembre de 2015. . Volver arriba

4Franco, entrevista. . Volver arriba