Paseo a pie por Versalles

Recorrer las calles de Versalles sirve para estar en sintonía con el espacio urbano y para dialogar cara a cara con sus dinámicas a través de los elementos particulares que las componen. Cuando se recorre un lugar como este, y además se ha tenido acceso a su historia a través de las imágenes fotográficas presentadas en la recopilación de fichas arquitectónicas de la Colección Patrimonio Arquitectónico de Manizales, es imposible no recordar las edificaciones que ocuparon el suelo del barrio en otras épocas. En esta zona se percibe con nostalgia el paso del tiempo y las transformaciones urbanas que este ha traído consigo. Muestra de ello es el barrio de hoy donde quedan en pie algunas quintas en medio de un entorno ocupado por viviendas en serie más pequeñas y sin las zonas verdes de antaño.

A pesar de esto, el paisaje natural prevalece sobre el urbano en el sector y se nota su gran luminosidad desde la avenida Santander hasta la carrera 30 y por la calle 50, que es el eje y columna vertebral del barrio. Las calles se perciben cerradas, en primera instancia, a causa del terreno serpenteante que va en descenso; sin embargo, al avanzar se descubren las construcciones en medio de amplias zonas arborizadas, espacios donde aún se evidencia la relación entre naturaleza y belleza, que menciona Gordon Cullen.1  Aunque en este caso estamos ante la presencia de una belleza entrecortada que es la secuela de la demolición de varias quintas.

Ya no hay villas porque la mayoría de las casas que quedan perdieron su entorno. En la actualidad se conservan dos: una, que fue propiedad del destacado manizaleño Gilberto Alzate Avendaño, escritor, ensayista, abogado y dirigente del Partido Conservador, y donde actualmente tiene su sede la Fundación Rafael Pombo ubicada en la esquina de la calle 50 con carrera 27 (fotografía: "Versalles #38 - Casa Museo Gilberto Alzate Avendaño") y otra, que fue vivienda del prestigioso editor Arturo Zapata y donde hoy en día funciona la Organización Hogares Crea, encargada de la rehabilitación de drogodependientes, situada en la calle 50 n.° 28-15, (fotografía: "Versalles #42").

Versalles #38 - Casa Museo Gilberto Alzate Avendaño  Paseo a pie
Casa Museo Gilberto Alzate Avendaño / Versalles #38
Colección Patrimonio Arquitectónico de Manizales
 
Sede de la Fundación Rafael Pombo / Versalles #38
Google Maps 
Versalles #42  Paseo a pie por Versalles
Versalles #42
Colección Patrimonio Arquitectónico de Manizales 
Organización Hogares Crea
Google Maps 

El horizonte espacial de Versalles es discontinuo, pues lo conforman algunas quintas de la época republicana que contrastan, en un mismo campo visual, con otras tipo Andrea Palladio y con nuevas edificaciones de diferentes volumetrías, estilos y diseños. Ejemplo de ello son las viviendas en serie y los edificios multifamiliares que hoy se ubican en los espacios adyacentes a las quintas, como es el caso del edificio multifamiliar Gibraltar (fotografía: "Versalles #30") y del Edificio Paseo Versalles (fotografía: "Versalles #33"), ambos ubicados sobre la carrera 26 con calle 25.

Versalles #30  Paseo a pie por Versalles - II
Versalles #30
Colección Patrimonio Arquitectónico de Manizales 
Edificio Multifamiliar Gibraltar
Google Maps 
Versalles #33 Paseo a Pie por Versalles - III
Versalles #33
Colección Patrimonio Arquitectónico de Manizales 
Edificio Paseo Versalles / Versalles #33
Google Maps 

No está de más comentar que, en su momento, el horizonte espacial de Versalles configuró un panorama y concepto de ciudad bella plenos de formas escultóricas y adornados con árboles, así como un conjunto de casas formado por volúmenes individuales con sus fachadas principales orientadas hacia el exterior que develaban un universo familiar y cultural internacional pero asentado en el contexto del paisaje urbano local. A diferencia del Centro Histórico y los barrios Los Agustinos y San José, Versalles tiene la huella de un pasado que se está borrando a pasos agigantados, un 90 % de las casas fue abandonado por sus dueños para buscar la casa del futuro que debía ser mejor que la del pasado. En palabras de Gastón Bachelard: “entonces hubo que dejar atrás la querida ʻcasaʼ, sus rincones, su esencia de hogar”.2 

Algunas de las quintas o villas de Versalles después de su auge fueron demolidas, otras cambiaron su función inicial y en su lugar suplieron las necesidades de la sociedad actual para convertirse en hábitats de colegios, jardines infantiles, fundaciones, asociaciones e, incluso, funerarias que visten de luto las calles del lugar. Así las cosas, cabe preguntarnos si existe alguna posibilidad de evitar los cambios que destruyen el patrimonio, de mediar entre el pasado y el presente y de no perder del todo la huella original de las construcciones, porque el pasado es irrecuperable y lugares como este, sin duda alguna, están amenazados por el olvido.

Referencias

1 Cullen, El paisaje urbano. . Volver arriba

2 Gastón Bachelard, La poética del espacio (México, D. F.: Fondo de Cultura Económica, 1975), 93. . Volver arriba