Accede a las exposiciones del proyecto La Paz se toma la palabra que están exhibidas en las diferentes ciudades

Accede a las exposiciones del proyecto La Paz se toma la palabra que están exhibidas en las diferentes ciudades

Marzo 12, 2020

Te invitamos a acercarte a las exposiciones elaboradas en el marco del proyecto La Paz se toma la palabra que se encuentran exhibidas en diferentes centros culturales del país y que son den entrada gratuita. Estas exposiciones son ricas en contenidos y temáticas relacionadas nuestra relación con el medioambiente, con los otros y con nosotros mismos. Cada exposición hace un llamado a promover culturas de paz desde lugares que pasan por el conocimiento de nuestros derechos y deberes como ciudadanos, el cuidado de la riqueza natural de nuestro país y el reconocimiento de nuestra diversidad cultural y ancestral. A continuación, presentamos las exposiciones disponibles hasta el 31 de julio y las ciudades que las albergan:

Radio Sutatenza, una revolución cultural en el campo colombiano: Ibagué, Manizales y Cali. 

La Biblioteca Luis Angel Arango, quien tiene a cargo la custodia de estos archivos, diseñó Durante la década de 1950, el sacerdote José Joaquín Salcedo Guarín gestionó el apoyo económico de industriales, organizaciones privadas nacionales e internacionales, e instituciones del Estado colombiano interesadas en incluir al campesinado en el proceso de desarrollo del país. Su propuesta fue, en momentos de enfrentamiento violento entre adeptos de los partidos Conservador y Liberal, acrecentar los sentimientos de unión para librar una "guerra" contra el abandono del campo. Esto permitió que se constituyera una empresa de grandes magnitudes, que complementó el trabajo de instituciones estatales (como los Ministerios de Educación y Agricultura) de todos los gobiernos colombianos entre 1947 y 1974.

esta exposición documental que da cuenta de la campaña de alfabetización rural masiva denominada Acción Cultural Popular –ACPO-, con el firme objetivo de disminuir las abismales distancias entre la calidad de vida rural y la urbana a través de la educación. Bajo la consigna de “La educación nos hace libres”, ACPO implementó el programa radial “El maestro al hogar”, transmitido por Radio Sutatenza, que permitió que miles de campesinos recibieran formación básica y contenidos de interés general y de entretenimiento, siendo pioneros de las escuelas radiofónicas en Colombia y del modelo de Educación Fundamental Integral (EFI). Como mediador, esta exposición puede ser de gran inspiración para motivar a los participantes de tus talleres a crear contenidos radiofónicos o podcasts con contenidos pedagógicos y recreativos orientados a la formación de buenos ciudadanos.

“De toda la gente”, 25 años de la Asamblea Nacional Constituyente: Popayán.

La Constitución de 1991 abrió las puertas a la reconciliación y al reconocimiento de las múltiples y muy diversas formas de ser colombiano. De toda la gente fue construida a partir de los archivos de la Asamblea Nacional Constituyente que reposan en la Biblioteca Luis Angel Arango. En la exposición se encuentran, por ejemplo, las caricaturas de los constituyentes, realizadas por la artista Beatriz González durante la asamblea, al igual que recortes de prensa de la época, fotografías, videos, textos, y otros documentos que dan cuenta del ambiente político y social en el cual tuvo lugar la asamblea constituyente del 91. La exposición también muestra las traducciones, en lenguas indígenas, de algunos de los artículos de la Constitución. Es así como sabemos que, por ejemplo, “Constitución” en lengua kebua de los indígenas del Vaupés significa “Árbol de alimento para la vida”. La exposición que hace parte del proyecto La Paz se toma la palabra, fue la excusa perfecta para crear Las reglas del juego, una de las herramientas de la bolsa de actividades del proyecto LPSTLP que a través de dilemas morales y situaciones de la vida cotidiana nos invita a explorar el conocimiento de nuestros deberes y derechos. Una forma diferente de leer y conversar nuestra carta magna. 

 

 

Un mundo de mariposas: Girardot, Armenia, Ibagué y Montería. 

Colombia, con cerca de tres mil doscientas especies descubiertas a la fecha, es el segundo país más rico del planeta en mariposas. La belleza de las mariposas y la magia de su metamorfosis han fascinado a diversas culturas desde tiempos remotos. Se las ha visto como símbolo de la divinidad femenina, del aliento vital, del alma de los guerreros muertos, del espíritu de los ancestros... Unas tradiciones las asocian con la vida, la muerte y la resurrección del ser humano; otras, con brujas y demonios o con hadas, ninfas y ángeles. La comunidad LGBT, identificada con la transformación que experimentan las mariposas, las escogió como uno de sus símbolos. Un mundo de mariposas recoge piezas de diferentes colecciones anteriores de la BLAA (Filatélica, documental y libros raros y manuscritos) y de otras bibliotecas internacionales que abordan a este mítico insecto desde distintas áreas, con el ánimo de subrayar no solo la belleza y el encanto de estos insectos alados, sino también la necesidad de cuidarlas y respetarlas. El nombre de la exposición, Un mundo de mariposas, pretende mostrar el valor que las distintas sociedades han otorgado a estos insectos a lo largo de la historia. Desde el juego de lenguaje que propone, permite que los visitantes la contemplen desde varias perspectivas: “Primero, aquí hay representaciones de mariposas de los cinco continentes; segundo, un mundo quiere decir también un montón, por lo que en esta exhibición también se presentan múltiples miradas sobre las mariposas que pasan por la literatura, el arte, el naturalismo y la ciencia; tercero, que el mundo es de las mariposas, sin su presencia, nuestro planeta dejaría de ser lo que es; y cuarto, también estamos mostrando el mundo, la vida diaria de las mariposas: mariposas volando, copulando, poniendo huevos, las pupas maduras y recién encerradas”, explica una de las curadoras de la exposición, Patricia Londoño.

Las responsables de este proyecto encuentran grandes similitudes entre la mariposa y la paz: “La paz es un tesoro como la mariposa, que también es pequeña, frágil, muy compleja, necesaria y bella. La mariposa y la paz comparten las mismas características y ambas son nuestra responsabilidad”. 

Biodiversidad, nuestra conexión vital: Riohacha.

Esta exposición, fruto de un convenio establecido entre el Banco de la República y el Instituto Humboldt, en 2013, consta de 20 paneles, una guía de estudio y una página web para acercar a los visitantes a la biodiversidad colombiana y a los servicios ecosistémicos que esta nos ofrece y de los cuales depende nuestra supervivencia. Cada detalle de nuestras vidas está marcado con la relación que nos conectan con plantas, animales, hongos y microorganismos; esta compleja red es la que evidencia esta exposición que nos invita a asumirnos como actores cuyas acciones afectan a todos los seres con los que convivimos. Antes o después de visitarla puedes consultar los ilustrativos contenidos en videos e imágenes asociados a esta exposición y aprovechar que pueden ayudarte a proponer la conversación con los participantes de tus talleres acerca de nuestro papel en el ecosistema.

Biodiversidad es mucho más que especies, ecosistemas y genes. Es una compleja red de relaciones y procesos ecológicos que generan beneficios importantes para el bienestar de la sociedad. Estos beneficios o servicios que proveen los ecosistemas, contribuyen directamente a la sociedad a través de la provisión de alimentos y materiales (servicios de abastecimiento), o indirectamente al mantener las condiciones propicias para la conservación de la vida por medio de la regulación climática e hídrica, la formación de los suelos, la polinización (servicios de regulación), la recreación y la apreciación estética (servicios culturales) entre otros. 

 

Pütchipü'ü, el oficio de la palabra: Sincelejo.

Los pütchipü’ü, o palabreros del pueblo wayuu de la península de La Guajira colombo-venezolana, son especialistas que a través de una retórica eficaz contribuyen a dirimir los conflictos y a mantener la armonía social. En la intermediación de un pütchipü’ü, la sociedad wayuu reconoce la forma legítima de enfrentar las hostilidades y disputas. El ex gerente del Banco de la República, Jose Darío Uribe, en su discurso de inauguración de la exposición, expresó:

"Los pütchipü’ü o palabreros son los encargados de establecer la concordia entre clanes, familias o grupos sociales guajiros cuando el entendimiento se ha roto por un delito o una afrenta. Puesto que no hay en el ordenamiento jurídico de los wayuu una autoridad central que gobierne en toda su sociedad, es la palabra, la sabiduría, el buen consejo e incluso la poesía de los palabreros lo que invita a dejar las rencillas y perdonar los dolores. Con su sabiduría y sus llamados a la cordura y al humanismo, los pütchipü’ü construyen paz y tejen lazos de reconciliación, lo que le permite a la sociedad mantenerse en el tiempo y ser garante de la vida de cada uno de sus miembros. Este saber y esta práctica han sido declarados por la UNESCO como un Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, un ejemplo que Colombia le da al mundo entero".

Esta exposición es el resultado de una investigación de Weildler Guerra Curvelo, antropólogo y miembro del clan Uliana de los wayuu, la cual recoge aspectos determinantes de este oficio, desde la concepción particular que tiene esta comunidad indígena sobre los conflictos y las compensaciones, su sistema normativo, la formación del palabrero, las cualidades de su aprendizaje, la indumentaria que utilizan, así como aspectos generales de la historia y la cosmovisión de su pueblo. 

Da clic AQUÍ para escuchar nuestro podcast en el que el investigador Guerra fue nuestro invitado especial: 

Partería, saber ancestral y práctica viva: Cúcuta, Medellín y Tunja.

Las parteras se encargan de favorecer y cuidar el bienestar de la mujer y su familia en estados tan importantes como el embarazo, el parto y el puerperio (tiempo de recuperación del aparato reproductor femenino tras el parto). El acompañamiento que las parteras hacen a la mujer va más allá de atender las implicaciones físicas y biológicas que estos estados desencadenan, ellas preparan el hogar para que el trabajo de parto de la mujer, su cuerpo y el tiempo del bebé sean respetados y para que la transición que el bebé hace del útero al hogar sea lo más cordial y armoniosa posible; ellas facilitan que la llegada de cada vida sea una celebración con alborozo.

Teniendo en cuenta la relevancia de esta práctica para el Pacífico, Colombia y el mundo, el Banco de la República decidió desarrollar esta exposición, que permite mostrar la diversidad de esta práctica, la riqueza de las experiencias históricas y presentes de las parteras y lo relevante de los procesos culturales de la partería como saber ancestral y práctica viva. Esta exposición se nutre con miradas desde distintos matices sobre lo significativo de esta práctica cultural del Pacífico que está viva y en la que se involucran de manera entrecruzada el rol de la partera, mujer y conocedora de la integralidad del cuerpo humano; la relevancia de las plantas medicinales durante todo el proceso antes, durante y después del embarazo, y la dinamización social que se consolida y articula cuando se decide llevar de la mano de la partera todo el proceso de la fecundación y el nacimiento.

Además de la importancia del papel socio cultural que la partera desempeña, es necesario destacar que, a diferencia del Estado y de la biomedicina, las parteras llegan a todos los rincones del Pacífico, auxiliando así a mujeres quienes, si no fuera por su presencia, no tendrían ningún tipo de acompañamiento durante su gestación, alumbramiento y pos-parto. En este sentido es importante reconocer que la presencia de estas mujeres y sus conocimientos se constituye en un aporte importante del mundo afro para cerrar las brechas entre los indicadores de las tasas de morbimortalidad entre las regiones.

Comentarios