Surcos en la piel: una iniciativa que se toma la palabra por la paz

Surcos en la piel: una iniciativa que se toma la palabra por la paz

Abril 11, 2020

A continuación, compartimos el artículo escrito por Daniela Luna, mediadora cultural del nodo Bogotá y lideresa del colectivo Surcos en la piel, con la que participó en el encuentro Imaginando juntos desde Colombia: laboratorio de reflexión para pensar el rol de las artes y la cultura en la transformación de conflictos. Este evento, realizado por el proyecto La Paz se toma la palabra y realizado el pasado mes de febrero, convocó a 30 organizaciones de diferentes lugares del país para tener una primera aproximación a los aprendizajes, obstáculos y desafíos comunes de iniciativas institucionales y civiles enfocadas en la transformación comunitaria y la recuperación del tejido social: 

El colectivo Surcos en la piel se establece como un proyecto posibilitador de diálogos multi generacionales entre mujeres de la localidad de San Cristóbal donde, a partir de su memoria rural, y por medio del arte y la escritura como práctica artística y transformadora, se reconstruyen sus prácticas locales. La implementación de este proyecto se ha venido desarrollando en la Casa de Igualdad y Oportunidades de la localidad 4 de la ciudad de Bogotá (San Cristóbal Sur) y en la Junta de Acción Comunal del barrio Juan Rey Sector I. 

Consideramos importante fomentar espacios de educación artística en lugares no convencionales donde hemos evidenciado limitaciones de acceso y disfrute de la literatura y las artes. La educación artística nos permite desarrollar habilidades en comunicación, apreciación estética y sensibilidad, procesos que se enriquecen desde el contexto socio-cultural, con el fin de reconocer y restituir los derechos de las mujeres que habitan el territorio. 

El proyecto comunitario Surcos en la piel se ha nutrido del Proyecto cultural La Paz se toma la palabra, gracias al abanico de experiencias que posibilitan sus herramientas y los diferentes procesos formativos que ofrece. Gracias a la herramienta Frente al Otro hemos fortalecido un espacio de aprendizaje colectivo, destacado por el contacto que, por medio de esta herramienta, hemos podido establecer con personas de diferentes edades, en especial mujeres, para incentivar el diálogo y el compartir de experiencias de vida; esto nos permite consolidar un ejercicio político entorno a la defensa de los derechos culturales de los territorios periféricos en donde habitan estas mujeres. Frente al Otro nos brinda una base conceptual para articular varios ejes de reflexión, tales como memoria, recuerdos, transformación, contexto y vulnerabilidad, que a su vez son transversales a las prácticas artísticas y dialógicas. Además, nos ha dado razones para encontrar el poder de la escritura como sanación. Fruto de esto, hemos logrado montar la exposición itinerante Rescatar la memoria, el cual hace ahínco en la socialización de experiencias vividas por las mujeres para ser reconocidas a nivel local por distintas generaciones.

Paralelo a esto, la maleta viajera ha sido un insumo vital para el desarrollo de los talleres que desarrollamos semestralmente en un encuentro por semana. Estos espacios de discusión son detonantes para la reflexión tanto individual como colectiva; “El olvido que seremos”, “Cuentos Peregrinos” “Fugas de tinta” y “Ejercicios escritos desde la cárcel” han sido los textos que hemos empleado para la lectura colectiva y participativa por su riqueza en el abordaje de temáticas propias de la vida colombiana y exponen la lucha social desde distintas perspectivas humanas. Por último, los espacios de encuentro con otros integrantes de la red de mediadores culturales del proyecto La Paz se toma la palabra, resulta muy pertinente para el desarrollo y avance de nuestro trabajo comunitarios con mujeres, porque nos permite retroalimentarnos y complementar nuestro corpus de herramientas y estrategias con las experiencias de otros y otras que, desde sus diversos contextos, comparten la misma apuesta de contribuir a un mundo más armónico y feliz.

Surcos en la Piel es, en últimas, un espacio donde las mujeres pasamos de ser seres individuales a colectivos, en donde el cuerpo de la otra mujer empieza a ser comprendido desde el propio cuerpo, en donde el territorio de la otra confluye con el de la otra gracias a las experiencias vividas. Este colectivo es una oportunidad en el que sabemos que no estamos solas, puesto cada una es refugio para la otra, con esta consciencia, construimos historia en nuestra comunidad. 

Comentarios