Totarco: camino al territorio, una obra que invita a hacer las paces con la naturaleza

Totarco: camino al territorio, una obra que invita a hacer las paces con la naturaleza

Octubre 30, 2019

Diana Hoyos, mediadora cultural - nodo Ibagué.

Partiendo del reconocimiento de la estrecha relación entre arte y política en la formación de posturas éticas y estéticas respecto a la realidad, para comprenderla, develarla y promover su transformación a partir de teatro, Diana Hoyos, gestora de la Titiribiblioteca Comunitaria, emprendió un proceso de formación actoral de cuatro meses en la ciudad de Bogotá, gracias a la pasantía Nacional de Teatro y Circo del Ministerio de Cultura. Como resultado, la artivista presentará la obra Totarco: camino al territorio, del 31 de octubre al 5 de noviembre en diferentes municipios del Tolima. En este artículo presentamos su proceso de creación para esta puesta en escena, en la que conjuga diferentes elementos históricos, ambientales, teatrales y comunitarios para presentar un mensaje de cuidado y preservación del barrio. Sus acciones de intervención artística son estimuladas por el proyecto La Paz se Toma la Palabra, desde su línea: Hagamos las paces con la Naturaleza. 

La programación de las funciones en Tolima puede ser consultada aquí. La entrada es gratuita.

En su pasantía, Hoyos contó con el compromiso y apoyo del maestro Julio Ferro y el pintor David Hoyos; con este último fue posible la creación de un mural comunitario en el barrio Buenaventura, en el municipio de Ibagué, el cual durante más de 40 años de existencia ha llevado consigo una historia de conflicto, lucha, liderazgo y reivindicación. Cuatro temas recurrentes orientaron el proceso creativo: Territorio, Naturaleza, Identidad y Miedo. Por medio de su experiencia formativa, Diana Hoyos propone una puesta en escena que valora la naturaleza y la identidad territorial; a partir de la búsqueda intuitiva desde el dibujo y las exploraciones con el cuerpo, tres objetos se constituyeron en símbolos del montaje: la guadua, la vasija de barro y el agua. De igual forma, un fenómeno natural como la metamorfosis orientó la construcción del personaje que, en simbiosis con los objetos, a partir de la investigación, logra definir un simbolismo dialogante con la puesta en escena. 

La idea inicial de la artista fue orientándose a partir del dibujo y juegos teatrales cotidianos en los que se exploraban, desde el movimiento, partituras con el cuerpo para representar sentires y contenidos ligados a las indagaciones sobre lo que significan para los pueblos indígenas la guadua, el barro y el agua (dentro del agua se indagó sobre el pez Guabina). Estas exploraciones fueron aportando a la construcción del personaje, en busca de su historia. Por otro lado, en la creación de la dramaturgia fue muy importante comprender la importancia del conflicto y la compleja trama de contradicciones en las que fluye la vida; esto permitió la creación de una propuesta en la que se ponen en evidencia problemas ambientales en lo urbano y lo rural como ámbitos donde se desarrollan cada uno de los acontecimientos del montaje. La puesta en escena es el momento en el que se concretan las reflexiones, los ejercicios de entrenamiento corporal, las consultas e indagaciones sobre el contexto, la historia, todos los pensamientos y sentimientos, las improvisaciones y la repetición como fuerzas creativas.  

Una vez más se valora la presencia de las artes como aliadas para sensibilizar sobre la importancia de emprender comportamientos éticos y responsables con la naturaleza, rural y urbana. Totarco: camino al Territorio es la oportunidad de llevar un mensaje ambiental de relación respetuosa y espiritual con la naturaleza, como enseñan los pueblos amerindios, desde una propuesta estética que valora las culturas de paz y los saberes ancestrales como alternativas de reencuentro, resignificación y revitalización de nuestra relación con los ecosistemas, imprescindibles para la construcción del territorio. 

Comentarios