Blog de EstebanNarvaez

Hablemos de verdad: una forma de seguir construyendo la paz

Óscar Arnulfo Romero, durante su ministerio eclesiástico desarrollado en San Salvador, capital del país centroamericano de El Salvador, denunció numerosas violaciones de los derechos humanos y manifestó en público su solidaridad hacia las víctimas de la violencia política de su país. Este arzobispo, asesinado el 24 de marzo de 1980, inspiró no solo la famosa composición de Rubén Blades, sino todo un movimiento por la defensa de los más vulnerables que se extendió por diferentes regiones de Latinoamérica. En honor a su memoria, la ONU declaró el 24 de marzo como el Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación con Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas.

La verdad es un derecho que se demanda, regularmente, en contextos marcados por la violencia y el conflicto; esta efeméride busca, entre otros aspectos, promover la memoria de las víctimas de violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos y la importancia del derecho a la verdad y la justicia y rendir tributo a quienes han dedicado su vida a la lucha por promover y proteger los derechos humanos de todos y a quienes la han perdido en su empeño. En nuestro país, la búsqueda de la verdad ha cobrado una creciente importancia en los últimos años, especialmente luego de la firma del acuerdo de paz. A pesar de que la verdad a las víctimas constituyó uno de los grandes faros que orientó la negociación entre el gobierno y la antigua guerrilla de las Farc y es una de las principales tareas de las organizaciones y entidades surgidas en el denominado posconflicto, lo cierto es que construir la verdad en Colombia enfrenta grandes desafíos, tal como lo expresa el Comisionado Carlos Beristaín, de la Comisión de la Verdad:

“Esta Comisión tiene que hacer una memoria incluyente, que tenga una base de respeto a los derechos humanos y que permita que las diferentes formas de victimización y sectores se sientan incorporados en un relato nacional que dé cuenta de lo que ha pasado en el país”.

Precisamente, ha sido junto con la Comisión de la Verdad que, desde La Paz se toma la palabra nos propusimos extender una invitación a reflexionar, de la mano de expertos en diversos campos, sobre un concepto tan complejo, esquivo y coyuntural para el presente de nuestro país, como lo es “la verdad”; de allí surgió el ciclo de conferencias Hablemos de verdad. En este espacio de diálogo han participado figuras nacionales e internacionales con quienes hemos podido explorar, desde caminos que pasan por las artes, la academia, el activismo, el derecho, la prensa y los medios de comunicación, entre otros, diferentes experiencias relacionadas con la construcción de verdad, justicia, reparación y resiliencia en escenarios que, como el nuestro, han pasado por procesos de violencia y han encontrado rutas para consolidar sus propias versiones de la paz, como es el caso de Sudáfrica o Sierra Leona.

Algunos de los invitados más destacados son John Paul Lederach, académico estadounidense y experto en mediación de conflictos, quien conversó con el padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad acerca de los retos acerca de los retos y las oportunidades que permiten imaginar dinámicas y elementos de interacción social en escenarios polarizados con el ánimo de emprender caminos de convivencia. También figuran el artista sudafricano, Philip Miller, y el exfiscal en jefe del Tribunal Especial de Sierra Leona, David Crane. Por Colombia, tenemos a la exministra de Cultura, Paula Marcela Moreno, y al cineasta Luis Ospina (qepd), entre otros.

Accede a las conferencias de este ciclo que permite expandir los horizontes de entendimiento relacionados con el momento histórico por el que atraviesa nuestra sociedad y nuestro país.

Jonh Paul Lederach y Francisco de Roux. “Las verdades que conviven”: ttps://youtu.be/wVj1me0H0HM

Paula Marcela Moreno y Camilo Villegas. “Las verdades que transforman”: https://youtu.be/NOnAdZ947qM

Philip Miller y María Clauida Parias. “Música y verdad”: https://youtu.be/-n_648EPo4k

David Crane y Carolina Vergel. “Justicia y verdad”: https://youtu.be/k0MSnWkj60M

Javier Moreno Barber y Juan Esteban Lewin. “Periodismo y posverdad”: https://youtu.be/EJIK74YRvOE

Everardo González y Luis Ospina. “Lo real y lo verdadero en el cine”: https://youtu.be/drwzMjFr9Hs  

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Día Internacional del Derecho a la Verdad

Día Internacional del Derecho a la Verdad, Hablemos de Verdad, David Crane, Philip Miller, Paula Moreno, Luis Ospina, John Paul Lederach, Francisco de Roux, ONU, Comisión de la Verdad.

Fecha: 

Martes, Marzo 24, 2020

Ciudad: 

Colombia

El agua: un recurso renovable, pero no inagotable

El 22 de marzo es el Día Mundial del Agua. La ONU ha establecido esta efeméride desde 1993 para recordarnos la importancia que tiene este líquido en nuestras vidas y en el equilibrio ambiental. A pesar de haber sido considerada por mucho tiempo como recurso renovable (e inagotable), lo cierto es que actualmente el acceso al agua es cada vez más limitado, en especial si tenemos en cuenta que, para la supervivencia humana y de muchas otras especies de plantas y animales, se requiere de la denominada “agua dulce”, la cual es significativamente inferior en su cantidad (3,5%, incluyendo los hielos polares) con relación al agua salada de los océanos (96,5%).

Actualmente, 2200 millones de personas en el mundo viven sin acceso a agua potable en el mundo, de acuerdo con ONU-Agua. A pesar de encontrarse en la lista de Global Water Partnership de los diez países con mayor recurso hídrico del planeta, y de contar con dos de las cuencas fluviales más importantes del mundo (ríos Orinoco y Amazonas), en Colombia, ocho de cada 100 habitantes no tienen agua potable; los departamentos que presentan esta problemática en mayor medida son La Guajira, Guainía, Cauca, Amazonas, Magdalena y Chocó. Adicionalmente, la salud de los ríos de nuestro país está siendo afectada por fenómenos como la minería -actividad económica que produce 75 toneladas de mercurio al año-, la deforestación y las obras de infraestructura, según WWF.   

Nuestros ríos, manantiales, nevados y pozos nos proveen del agua que consumimos y de la que dependen casi todas nuestras actividades sociales y económicas, de allí la importancia de preservarlos. Por otro lado, el agua potable y el jabón son, en estos momentos, nuestros principales recursos para mantenernos sanos y evitar el contagio de enfermedades como el Covid-19. Desde el proyecto La Paz se toma la palabra te invitamos a que conozcas dos iniciativas que nos ayudan a sintonizarnos con la urgencia de promover acciones encaminadas a generar una conciencia del agua, estas son Agua: un patrimonio que circula de mano en mano y El Río: territorios posibles.

Agua: un patrimonio que circula de mano en mano

Este proyecto, realizado entre 2011 y 2012, recoge información, desde geográfica hasta literaria, sobre las cuencas hidrográficas andinas para crear conciencia sobre la importancia de este recurso y las múltiples maneras y dimensiones en que atraviesa la vida de todos. El proyecto, que se encuentra disponible en línea, pretende divulgar buenas prácticas de uso y conservación del agua a partir de la consigna: yo vivo, yo habito, yo afecto un entorno y, de esta forma, fomentar las buenas prácticas alrededor del recurso hídrico disponible en nuestro país.

Conoce más en https://www.banrepcultural.org/agua/

El río: territorios posibles

Este nuevo proyecto cultural del Banco de la República, lanzado el pasado 31 de enero, busca incentivar la reflexión y la participación individual y comunitaria sobre los ríos como territorios de vida, a través de la circulación y producción de distintos contenidos culturales y de una extensa programación académica. Se desarrollará en las 29 ciudades colombianas en donde el Banco tiene sede. Desde su conceptualización, este proyecto pretende abordar el impacto social y cultural que hemos generado sobre nuestra cuenca hidrográfica, reconocer la influencia de los ríos y cuerpos de agua en nuestra cultura y en nuestro desarrollo social y plantear, en conjunto con las comunidades, los retos y necesidades que debemos afrontar para garantizar la preservación de nuestras fuentes hídricas.

Conoce más en https://www.banrepcultural.org/proyectos/rio

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Día Mundial del Agua

Día Mundial del Agua, Proyecto El Río, proyecto Agua, patrimonio, Colombia.

Día Mundial del Agua 1

Día Mundial del Agua, Proyecto El Río, proyecto Agua, patrimonio, Colombia.

Día Mundial del Agua 2

Día Mundial del Agua, Proyecto El Río, proyecto Agua, patrimonio, Colombia.

Fecha: 

Domingo, Marzo 22, 2020

Ciudad: 

Colombia

“Los libros de la naturaleza”: la nueva herramienta del proyecto La Paz se toma la palabra.

“Los libros de la naturaleza” es la nueva herramienta del proyecto La Paz se toma la palabra. Su autora, la artista plástica María Buenaventura, nos cuenta en qué se inspiró para elaborarla, qué busca motivar la herramienta y de qué manera podemos afianzar relaciones de respeto y amor con nuestro medioambiente, a partir de los ejercicios y actividades que esta propone. 

Ingresa a https://www.banrepcultural.org/libros_naturaleza/ para acceder a la versión digital de la herramienta o pregunta por la herramienta física en cualquiera de nuestras 29 sedes en el país. 

Image: 

Categoria: 

Fecha: 

Viernes, Marzo 13, 2020

Ciudad: 

Colombia

“Nuestra motivación es el amor por lo que hacemos y por quienes lo hacemos”

 

Las artes y la cultura son claves para transformar conflictos porque abren nuevas posibilidades para escuchar, ver, participar y crear juntos. Estas van más allá de los sentidos, emociones y pensamientos puramente racionales y nos permiten experimentar, reflexionar profundamente y conectarnos con realidades complejas. Además, desde distintos sectores, en los últimos tiempos han estado siendo utilizadas como herramientas valiosas que llaman la atención sobre preocupaciones urgentes, hablan y dan testimonio de voces acalladas, conmemoran el pasado, dignifican a la humanidad, resisten ante la opresión y cultivan la empatía y la confianza entre antiguos enemigos.

Colombia se ha convertido en escenario privilegiado para la exploración y emergencia de alternativas orientadas a la mediación y superación de conflictos y a la recuperación del tejido social a partir del uso de las artes y la cultura. Por tal motivo, el proyecto La Paz se toma la palabra convocó a organizaciones, colectivos e instituciones de diferentes puntos de la geografía nacional que desarrollan procesos desde el campo de las artes y la cultura tendientes a construir un mundo más justo, más vibrante y menos violento, por medio de estrategias diversas que pasan por la organización de festivales, el diseño de políticas, la documentación de prácticas comunitarias y el desarrollo de conceptos y teorías, que activan comunidades y construyen puentes que acerquen las diferencias. Valentina Zapata, de la corporación cultural 5ta con 5ta crew, de Bucaramanga, expresa:

“Los ejercicios que realizamos nos invitaron a reflexionar desde lo individual desde nuestros cuerpos nuestras emociones y fortalezas, pero también desde nuestros miedos para luego pensarnos desde lo colectivo y evaluar nuestros logros, desafíos y aprendizajes. Nos encontramos con tantas barreras y vemos que nada cambia a lo grande y eso puedo llegar a frustrarnos, pero luego me encuentro con gente de todos los rincones del país que están haciendo cambios pequeños desde lo local y lo regional, pero todos juntos estamos haciendo impactos grandes desde lo pequeño”.

Colombia le apuesta a la paz desde las artes

Los participantes al encuentro coinciden en que Colombia encuentra en las artes una herramienta para la transformación social debido a su riqueza en diversidad cultural. Las múltiples y muy variadas expresiones culturales en las regiones las hacen únicas; las organizaciones han sabido aprovechar esos lenguajes particulares para llegar a sus comunidades e incentivar amor, sentido de pertenencia y cuidado hacia ellos mismos y hacia el territorio. Adriana Cardona, de la Fundación Nacional Batuta, expresa:

“Colombia le apuesta al arte porque los participantes de los procesos disfrutan las actividades que las organizaciones realizan puesto que les permite identificar, descubrir y potenciar habilidades que estaban dormidas, expresar lo que sienten y piensan y ser escuchados, valorados y cuidados. Es una posibilidad de expresar lo que sentimos y que a veces por medio de las palabras resulta más difícil; nos permite generar otras pautas de interacción mucho más armoniosas, colaborativas, reconocedoras de la diferencia y por eso nos funciona tan bien para aprender otras prácticas de paz en nuestros territorios”.

“Estamos seguros de que en las comunidades que han padecido hechos victimizantes o que han sido llevadas a la precarización de sus condiciones de vida vive un enorme talento que clama ser explotado, y que los detiene es la falta de condiciones para que esas habilidades florezcan y se desarrollen; por eso es que buscamos democratizar el acceso a la cultura desde muy temprana edad y a partir de allí ofrecer otros caminos diferentes a los que las condiciones del conflicto, pero también las decisiones del gobierno o las dinámicas del capitalismo salvaje, les han impuesto”. 

El amor, declaran de manera casi unánime, es la principal motivación que impulsa los procesos adelantados por estas organizaciones. El amor por las personas, por la tierra y por el arte y la creencia en que un mundo mejor es posible permiten sortear las dificultades y desafíos que implica trabajar por la paz en este país. Al respecto, Valentina Zapata, de 5ta con 5ta Crew, comenta:

“El ADN de quien le apuesta a la transformación social, desde el arte o cualquier otra práctica, es el amor, por lo que hace, por el barrio, por la comunidad y eso se va expandiendo. El amor es lo que permite que nos levantemos todos los días a pesar de que pasen cosas malas y volvamos a empezar, a creer y a confiar”. Pablo Quintero, de la iniciativa La montaña que piensa, del municipio de Itagüí, concluye:

Es maravilloso encontrarse a personas, instituciones y organizaciones que le ponen el alma, el corazón y el empeño por motivar el cambio y contribuir a la transformación social, hemos sido muy aporreados por la violencia y aquí estamos varios que queremos ayudar a sanar a nuestra gente. Nosotros buscamos llevar una alternativa diferente a las balas para que aquello que nos divide sea superado por lo que nos junta y eso es el arte. El arte nos permite proponer un lenguaje diferente al del miedo, por el lenguaje del amor y la esperanza. Creo que, sin importar las formas en las que lo manifestemos, a todos nos une el amor por lo que hacemos y por quienes lo hacemos”.

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

encuentro IMPACT 1

Laboratorio pensando juntos desde colombia, IMPACT, la paz se toma la palabra, organizaciones sociales, arte y cultura para la transformación social.

encuentro IMPACT 2

Laboratorio pensando juntos desde colombia, IMPACT, la paz se toma la palabra, organizaciones sociales, arte y cultura para la transformación social.

encuentro IMPACT 3

Laboratorio pensando juntos desde colombia, IMPACT, la paz se toma la palabra, organizaciones sociales, arte y cultura para la transformación social.

encuentro IMPACT 4

Laboratorio pensando juntos desde colombia, IMPACT, la paz se toma la palabra, organizaciones sociales, arte y cultura para la transformación social.

Fecha: 

Viernes, Marzo 13, 2020

Ciudad: 

Colombia

Valorar el presente y proyectar el futuro: los aprendizajes del III encuentro nacional de mediadores culturales

El pasado 26 y 27 de febrero se llevó a cabo el tercer encuentro nacional de la red de mediadores que hacen parte del proyecto La Paz se toma la palabra. Representantes de las 29 ciudades donde el proyecto opera tuvieron la oportunidad de encontrarse, compartir experiencias y fortalecer lazos de afecto y colaboración. Este encuentro nacional se convirtió en la oportunidad para que, en conjunto, se trazaran rutas para proyectar el horizonte de la red y del proyecto e identificar fortalezas y desafíos para su continuidad. Rosi Rayo, mediadora de Quibdó, expresó:

“Fueron muchas actividades y de cada una de ellas me llevó una reflexión. La primera actividad nos permitió generar una autoevaluación de lo que venimos haciendo como red y como mediadores, eso nos permitirá afianzar lo que venimos haciendo bien y fortalecer lo que nos falta por mejorar. En la segunda actividad, por medio de la lúdica pude aprender jugando técnicas que no conocía y que voy a implementar de ahora en adelante. En la tercera actividad me transporté a mi niñez y pude incrementar el amor hacia mi territorio. La actividad de comunicación involucró en un mismo ejercicio elementos de atención, observación, motricidad, la expresión verbal y no verbal. Todas las actividades fueron enriquecedoras y útiles para nuestra labor”.

Por medio de ejercicios lúdicos, los mediadores pudieron enunciar sus memorias, prácticas, territorios y gentes con quienes trabajan diariamente y, a partir de allí, identificar aspectos comunes y diferenciales que nutren y potencian la acción del proyecto PAZ, al igual que reconocer fortalezas y desafíos comunes. Los participantes de este tercer encuentro comparten el entusiasmo por asistir a este tipo de espacios y las ganas de continuar contribuyendo con la promoción de culturas de paz en el país. Darnely Vela, líder del nodo Cali expresó: “El aprendizaje que me llevo más profundamente es el de hacer las cosas con amor, con mucho entusiasmo, y aprovechar todo lo que nos dan, el entorno, las personas con quienes compartimos y las herramientas para llevar a cabo estos procesos de paz. Los mediadores realizan sus procesos con todo tipo de poblaciones y eso es un escenario de producción de conocimiento y experiencias muy valioso, que debemos esforzarnos por replicar, reproducir y transferir a más personas”.

 La pregunta (y la esperanza) por el futuro:

Los integrantes de esta red nacional están sintonizados en el propósito de permanecer juntos y seguir aportando a la paz del país. Si bien son conscientes de los desafíos, el futuro del proyecto PAZ es contemplado con esperanza y entusiasmo. A continuación, compartimos algunas de las visiones de futuro de los participantes del encuentro:

“Pienso para la red una mayor conexión entre los mediadores. Considero importante el intercambio de metodologías entre nosotros y la posibilidad de poder apoyarnos más en capacitación y procesos para la sostenibilidad de nuestros proyectos”. Rosa Collazos, mediadora del nodo Neiva.

“Esta es una red llena de maestros, artistas y gestores culturales por lo que hay una gran capacidad de creación y producción de estrategias y recursos para llegar a las comunidades”. Jose Díaz, mediador del nodo Santa Marta.

“A mí me gustaría que esta red lograra una mayor conexión con otros colectivos y esfuerzos en pro de la paz que hacen otras instituciones, de tal manera que podamos generar una red más sólida y eficaz que impacte de manera más masiva”. German Arias, líder del nodo Manizales.

 “Quiero que esta red se afiance y llegue a más personas y que más personas conozcan lo que hacemos. Que las capacitaciones nos sirvan para multiplicar nuestro quehacer y fortalecer los valores culturales de las distintas comunidades en sintonía con una apuesta de paz”. Matha Ianini, mediadora del nodo Armenia.

 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

3er encuentro nacional de mediadores 1

3er encuentro nacional de mediadores, la paz se toma la palabra, red de mediadores, mediadores culturales.

3er encuentro nacional de mediadores 2

3er encuentro nacional de mediadores, la paz se toma la palabra, red de mediadores, mediadores culturales.

3er encuentro nacional de mediadores 3

3er encuentro nacional de mediadores, la paz se toma la palabra, red de mediadores, mediadores culturales.

3er encuentro nacional de mediadores 4

3er encuentro nacional de mediadores, la paz se toma la palabra, red de mediadores, mediadores culturales.

Fecha: 

Viernes, Marzo 13, 2020

Ciudad: 

Bogotá

Accede a las exposiciones del proyecto La Paz se toma la palabra que están exhibidas en las diferentes ciudades

Te invitamos a acercarte a las exposiciones elaboradas en el marco del proyecto La Paz se toma la palabra que se encuentran exhibidas en diferentes centros culturales del país y que son den entrada gratuita. Estas exposiciones son ricas en contenidos y temáticas relacionadas nuestra relación con el medioambiente, con los otros y con nosotros mismos. Cada exposición hace un llamado a promover culturas de paz desde lugares que pasan por el conocimiento de nuestros derechos y deberes como ciudadanos, el cuidado de la riqueza natural de nuestro país y el reconocimiento de nuestra diversidad cultural y ancestral. A continuación, presentamos las exposiciones disponibles hasta el 31 de julio y las ciudades que las albergan:

Radio Sutatenza, una revolución cultural en el campo colombiano: Ibagué, Manizales y Cali. 

La Biblioteca Luis Angel Arango, quien tiene a cargo la custodia de estos archivos, diseñó Durante la década de 1950, el sacerdote José Joaquín Salcedo Guarín gestionó el apoyo económico de industriales, organizaciones privadas nacionales e internacionales, e instituciones del Estado colombiano interesadas en incluir al campesinado en el proceso de desarrollo del país. Su propuesta fue, en momentos de enfrentamiento violento entre adeptos de los partidos Conservador y Liberal, acrecentar los sentimientos de unión para librar una "guerra" contra el abandono del campo. Esto permitió que se constituyera una empresa de grandes magnitudes, que complementó el trabajo de instituciones estatales (como los Ministerios de Educación y Agricultura) de todos los gobiernos colombianos entre 1947 y 1974.

esta exposición documental que da cuenta de la campaña de alfabetización rural masiva denominada Acción Cultural Popular –ACPO-, con el firme objetivo de disminuir las abismales distancias entre la calidad de vida rural y la urbana a través de la educación. Bajo la consigna de “La educación nos hace libres”, ACPO implementó el programa radial “El maestro al hogar”, transmitido por Radio Sutatenza, que permitió que miles de campesinos recibieran formación básica y contenidos de interés general y de entretenimiento, siendo pioneros de las escuelas radiofónicas en Colombia y del modelo de Educación Fundamental Integral (EFI). Como mediador, esta exposición puede ser de gran inspiración para motivar a los participantes de tus talleres a crear contenidos radiofónicos o podcasts con contenidos pedagógicos y recreativos orientados a la formación de buenos ciudadanos.

“De toda la gente”, 25 años de la Asamblea Nacional Constituyente: Popayán.

La Constitución de 1991 abrió las puertas a la reconciliación y al reconocimiento de las múltiples y muy diversas formas de ser colombiano. De toda la gente fue construida a partir de los archivos de la Asamblea Nacional Constituyente que reposan en la Biblioteca Luis Angel Arango. En la exposición se encuentran, por ejemplo, las caricaturas de los constituyentes, realizadas por la artista Beatriz González durante la asamblea, al igual que recortes de prensa de la época, fotografías, videos, textos, y otros documentos que dan cuenta del ambiente político y social en el cual tuvo lugar la asamblea constituyente del 91. La exposición también muestra las traducciones, en lenguas indígenas, de algunos de los artículos de la Constitución. Es así como sabemos que, por ejemplo, “Constitución” en lengua kebua de los indígenas del Vaupés significa “Árbol de alimento para la vida”. La exposición que hace parte del proyecto La Paz se toma la palabra, fue la excusa perfecta para crear Las reglas del juego, una de las herramientas de la bolsa de actividades del proyecto LPSTLP que a través de dilemas morales y situaciones de la vida cotidiana nos invita a explorar el conocimiento de nuestros deberes y derechos. Una forma diferente de leer y conversar nuestra carta magna. 

 

 

Un mundo de mariposas: Girardot, Armenia, Ibagué y Montería. 

Colombia, con cerca de tres mil doscientas especies descubiertas a la fecha, es el segundo país más rico del planeta en mariposas. La belleza de las mariposas y la magia de su metamorfosis han fascinado a diversas culturas desde tiempos remotos. Se las ha visto como símbolo de la divinidad femenina, del aliento vital, del alma de los guerreros muertos, del espíritu de los ancestros... Unas tradiciones las asocian con la vida, la muerte y la resurrección del ser humano; otras, con brujas y demonios o con hadas, ninfas y ángeles. La comunidad LGBT, identificada con la transformación que experimentan las mariposas, las escogió como uno de sus símbolos. Un mundo de mariposas recoge piezas de diferentes colecciones anteriores de la BLAA (Filatélica, documental y libros raros y manuscritos) y de otras bibliotecas internacionales que abordan a este mítico insecto desde distintas áreas, con el ánimo de subrayar no solo la belleza y el encanto de estos insectos alados, sino también la necesidad de cuidarlas y respetarlas. El nombre de la exposición, Un mundo de mariposas, pretende mostrar el valor que las distintas sociedades han otorgado a estos insectos a lo largo de la historia. Desde el juego de lenguaje que propone, permite que los visitantes la contemplen desde varias perspectivas: “Primero, aquí hay representaciones de mariposas de los cinco continentes; segundo, un mundo quiere decir también un montón, por lo que en esta exhibición también se presentan múltiples miradas sobre las mariposas que pasan por la literatura, el arte, el naturalismo y la ciencia; tercero, que el mundo es de las mariposas, sin su presencia, nuestro planeta dejaría de ser lo que es; y cuarto, también estamos mostrando el mundo, la vida diaria de las mariposas: mariposas volando, copulando, poniendo huevos, las pupas maduras y recién encerradas”, explica una de las curadoras de la exposición, Patricia Londoño.

Las responsables de este proyecto encuentran grandes similitudes entre la mariposa y la paz: “La paz es un tesoro como la mariposa, que también es pequeña, frágil, muy compleja, necesaria y bella. La mariposa y la paz comparten las mismas características y ambas son nuestra responsabilidad”. 

Biodiversidad, nuestra conexión vital: Riohacha.

Esta exposición, fruto de un convenio establecido entre el Banco de la República y el Instituto Humboldt, en 2013, consta de 20 paneles, una guía de estudio y una página web para acercar a los visitantes a la biodiversidad colombiana y a los servicios ecosistémicos que esta nos ofrece y de los cuales depende nuestra supervivencia. Cada detalle de nuestras vidas está marcado con la relación que nos conectan con plantas, animales, hongos y microorganismos; esta compleja red es la que evidencia esta exposición que nos invita a asumirnos como actores cuyas acciones afectan a todos los seres con los que convivimos. Antes o después de visitarla puedes consultar los ilustrativos contenidos en videos e imágenes asociados a esta exposición y aprovechar que pueden ayudarte a proponer la conversación con los participantes de tus talleres acerca de nuestro papel en el ecosistema.

Biodiversidad es mucho más que especies, ecosistemas y genes. Es una compleja red de relaciones y procesos ecológicos que generan beneficios importantes para el bienestar de la sociedad. Estos beneficios o servicios que proveen los ecosistemas, contribuyen directamente a la sociedad a través de la provisión de alimentos y materiales (servicios de abastecimiento), o indirectamente al mantener las condiciones propicias para la conservación de la vida por medio de la regulación climática e hídrica, la formación de los suelos, la polinización (servicios de regulación), la recreación y la apreciación estética (servicios culturales) entre otros. 

 

Pütchipü'ü, el oficio de la palabra: Sincelejo.

Los pütchipü’ü, o palabreros del pueblo wayuu de la península de La Guajira colombo-venezolana, son especialistas que a través de una retórica eficaz contribuyen a dirimir los conflictos y a mantener la armonía social. En la intermediación de un pütchipü’ü, la sociedad wayuu reconoce la forma legítima de enfrentar las hostilidades y disputas. El ex gerente del Banco de la República, Jose Darío Uribe, en su discurso de inauguración de la exposición, expresó:

"Los pütchipü’ü o palabreros son los encargados de establecer la concordia entre clanes, familias o grupos sociales guajiros cuando el entendimiento se ha roto por un delito o una afrenta. Puesto que no hay en el ordenamiento jurídico de los wayuu una autoridad central que gobierne en toda su sociedad, es la palabra, la sabiduría, el buen consejo e incluso la poesía de los palabreros lo que invita a dejar las rencillas y perdonar los dolores. Con su sabiduría y sus llamados a la cordura y al humanismo, los pütchipü’ü construyen paz y tejen lazos de reconciliación, lo que le permite a la sociedad mantenerse en el tiempo y ser garante de la vida de cada uno de sus miembros. Este saber y esta práctica han sido declarados por la UNESCO como un Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, un ejemplo que Colombia le da al mundo entero".

Esta exposición es el resultado de una investigación de Weildler Guerra Curvelo, antropólogo y miembro del clan Uliana de los wayuu, la cual recoge aspectos determinantes de este oficio, desde la concepción particular que tiene esta comunidad indígena sobre los conflictos y las compensaciones, su sistema normativo, la formación del palabrero, las cualidades de su aprendizaje, la indumentaria que utilizan, así como aspectos generales de la historia y la cosmovisión de su pueblo. 

Da clic AQUÍ para escuchar nuestro podcast en el que el investigador Guerra fue nuestro invitado especial: 

Partería, saber ancestral y práctica viva: Cúcuta, Medellín y Tunja.

Las parteras se encargan de favorecer y cuidar el bienestar de la mujer y su familia en estados tan importantes como el embarazo, el parto y el puerperio (tiempo de recuperación del aparato reproductor femenino tras el parto). El acompañamiento que las parteras hacen a la mujer va más allá de atender las implicaciones físicas y biológicas que estos estados desencadenan, ellas preparan el hogar para que el trabajo de parto de la mujer, su cuerpo y el tiempo del bebé sean respetados y para que la transición que el bebé hace del útero al hogar sea lo más cordial y armoniosa posible; ellas facilitan que la llegada de cada vida sea una celebración con alborozo.

Teniendo en cuenta la relevancia de esta práctica para el Pacífico, Colombia y el mundo, el Banco de la República decidió desarrollar esta exposición, que permite mostrar la diversidad de esta práctica, la riqueza de las experiencias históricas y presentes de las parteras y lo relevante de los procesos culturales de la partería como saber ancestral y práctica viva. Esta exposición se nutre con miradas desde distintos matices sobre lo significativo de esta práctica cultural del Pacífico que está viva y en la que se involucran de manera entrecruzada el rol de la partera, mujer y conocedora de la integralidad del cuerpo humano; la relevancia de las plantas medicinales durante todo el proceso antes, durante y después del embarazo, y la dinamización social que se consolida y articula cuando se decide llevar de la mano de la partera todo el proceso de la fecundación y el nacimiento.

Además de la importancia del papel socio cultural que la partera desempeña, es necesario destacar que, a diferencia del Estado y de la biomedicina, las parteras llegan a todos los rincones del Pacífico, auxiliando así a mujeres quienes, si no fuera por su presencia, no tendrían ningún tipo de acompañamiento durante su gestación, alumbramiento y pos-parto. En este sentido es importante reconocer que la presencia de estas mujeres y sus conocimientos se constituye en un aporte importante del mundo afro para cerrar las brechas entre los indicadores de las tasas de morbimortalidad entre las regiones.

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

exposiciones La Paz se toma la palabra, primer semestre 1

exposiciones, la paz se toma la palabra, partería, putchipuu, mariposas, ACPO, radio sutatenza, De toda la gente, Asamblea nacional constituyente, Ibagué, Manizales, Cali, Popayán, Girardot, Armenia, Ibagué, Montería, Riohacha, Sincelejo, Cúcuta, Tunja.

exposiciones La Paz se toma la palabra, primer semestre 2

exposiciones, la paz se toma la palabra, partería, putchipuu, mariposas, ACPO, radio sutatenza, De toda la gente, Asamblea nacional constituyente, Ibagué, Manizales, Cali, Popayán, Girardot, Armenia, Ibagué, Montería, Riohacha, Sincelejo, Cúcuta, Tunja.

exposiciones La Paz se toma la palabra, primer semestre 3

exposiciones, la paz se toma la palabra, partería, putchipuu, mariposas, ACPO, radio sutatenza, De toda la gente, Asamblea nacional constituyente, Ibagué, Manizales, Cali, Popayán, Girardot, Armenia, Ibagué, Montería, Riohacha, Sincelejo, Cúcuta, Tunja.

exposiciones La Paz se toma la palabra, primer semestre 4

exposiciones, la paz se toma la palabra, partería, putchipuu, mariposas, ACPO, radio sutatenza, De toda la gente, Asamblea nacional constituyente, Ibagué, Manizales, Cali, Popayán, Girardot, Armenia, Ibagué, Montería, Riohacha, Sincelejo, Cúcuta, Tunja.

exposiciones La Paz se toma la palabra, primer semestre 5

exposiciones, la paz se toma la palabra, partería, putchipuu, mariposas, ACPO, radio sutatenza, De toda la gente, Asamblea nacional constituyente, Ibagué, Manizales, Cali, Popayán, Girardot, Armenia, Ibagué, Montería, Riohacha, Sincelejo, Cúcuta, Tunja.

La Paz se cuenta

Podcast

exposiciones La Paz se toma la palabra, primer semestre 6

exposiciones, la paz se toma la palabra, partería, putchipuu, mariposas, ACPO, radio sutatenza, De toda la gente, Asamblea nacional constituyente, Ibagué, Manizales, Cali, Popayán, Girardot, Armenia, Ibagué, Montería, Riohacha, Sincelejo, Cúcuta, Tunja.

Fecha: 

Jueves, Marzo 12, 2020

Ciudad: 

Ibagué, Manizales, Cali, Popayán, Girardot, Armenia, Ibagué, Montería, Riohacha, Sincelejo, Cúcuta, Tunja

El Río: territorios posibles: una oportunidad para reflexionar, crear y proyectar al país

El pasado 31 de enero, la Subgerencia Cultural del Banco de la República realizó el lanzamiento de El Río: territorios posibles. El evento se llevó a cabo en la Biblioteca Bartolomé Calvo de la ciudad de Cartagena, en el marco del Hay Festival.Este es el nuevo proyecto transversal de la subgerencia cultural del Banco de la República y es una continuación del proyecto Agua: un patrimonio que circula de mano en mano. Por medio de este proyecto se busca motivar la gestión del agua como recurso fundamental y promover una “nueva cultura del agua”. Sandra Concha, coordinadora del proyecto, explica:

“La historia de Colombia ha sido atravesada por múltiples ríos. Cuando hablamos de El Río, además de hacerlo desde una perspectiva geográfica, entendemos el río como concepto. Como territorios posibles, el río nos permite navegar por el pasado, el presente y el futuro del país, sus memorias y los desafíos que tenemos junto con ellos. Eso es importante porque queremos evidenciar la co-responsabilidad social, colectiva y comunitaria que tenemos con el río a partir de nuestras acciones; es decir, lo que hacemos cuenca arriba va a afectar cuenca abajo y viceversa. Desde su conceptualización, lo que estamos abordando en términos generales es el impacto social y cultural que hemos generado sobre nuestra cuenca hidrográfica”. El proyecto quiere evidenciar las diversas narrativas que se han construido alrededor del río y, por lo tanto, contar las historias asociadas a este. 

Son tres los ejes temáticos que orientan este proyecto. El primero tiene que ver con el río como territorio vivo, por medio del cual se tejen relaciones desde lo económico, lo ambiental y lo social. El segundo es el río como proceso histórico y cultural que ha generado una amplia riqueza narrativa y artística. El tercer eje temático busca generar reflexiones acerca de los retos y necesidades que debemos afrontar para garantizar la preservación de nuestras fuentes hídricas. El Río busca incentivar la participación de distintas comunidades a través de contenidos culturales físicos y digitales con el fin de fortalecer el conocimiento y la apropiación de los ríos desde distintas dimensiones. Estos contenidos pretenden motivar la generación de cambios de comportamiento y actitudes a los públicos beneficiarios con su entorno y, de esta forma, contribuir a la construcción de visiones comunes sobre los ríos y su relación con los entornos naturales, ambientales y sociales.

Por último, El Río: territorios posiblesfortalecerá la línea Hagamos las paces con la naturaleza, del proyecto La Paz se toma la palabra. Al respecto, Sandra Concha, coordinadora del proyecto El Río, expresa:

“Hacer las paces con el río es hacer las paces con la naturaleza; todo el material pedagógico que desarrollaremos en el marco de este proyecto les permitirá ahondar en la pregunta ‘¿Qué significa hacer las paces con el río?’ y será de gran utilidad para los mediadores culturales de La Paz se toma la palabra”.

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Lanzamiento, proyecto Río 1

El Río, territorios posibles, subgerencia cultural, la paz se toma la palabra, cuencas hídricas, Colombia.

Lanzamiento, proyecto Río 2

El Río, territorios posibles, subgerencia cultural, la paz se toma la palabra, cuencas hídricas, Colombia.

Lanzamiento, proyecto Río 3

El Río, territorios posibles, subgerencia cultural, la paz se toma la palabra, cuencas hídricas, Colombia.

Fecha: 

Martes, Febrero 11, 2020

Ciudad: 

Cartagena

La Paz se toma la palabra, una red cultural para conversar sobre paz

En 2019, el proyecto La Paz se toma la palabra continuó su labor de promover culturas de paz en Colombia, por medio de la activación de nuestras múltiples herramientas y el trabajo de los cientos de mediadores culturales a lo largo y ancho del país que hacen parte de nuestra red. El video que presentamos a continuación muestra un panorama general de este importante proyecto:

A continuación, presentamos un recuento de las actividades más destacadas que realizamos el año pasado:

CONFERENCIAS:

En alianza con la Comisión de la Verdad, desarrollamos el ciclo de conferencias Hablemos de verdad, este espacio permitió que voces expertas de distintas procedencias y áreas del conocimiento compartieran sus experiencias relacionadas con el conflicto, la guerra, el perdón y la construcción de sociedades más pacíficas. Las personalidades que atendieron nuestra invitación animaron la reflexión acerca de un concepto tan complejo, esquivo y coyuntural para el presente de nuestro país, como “la verdad”. Ellos fueron:

David Crane (EEUU), ex fiscal en jefe del Tribunal de Sierra Leona, en conversación con la Dra. Carolina Vergel (Colombia), docente investigadora de la Universidad Externado de Colombia, habló acerca del poder de la justicia y la verdad como condiciones para lograr una paz sostenible. El experto en derecho extendió un llamado a la ciudadanía a concentrarse en las posibilidades de reparación a las víctimas que traen los procesos de paz, más allá de sus inevitables fisuras. 

Por su parte, Philip Miller, compositor y artista sudafricano, reconocido internacionalmente por su trabajo colaborativo con el artista visual William Kentridge habló de las potencialidades de la música y las artes para ayudar a las víctimas a contar sus historias y sanar heridas dejadas por el Apartheid en su país. Miller conversó con María Claudia Parias (Colombia), directora de la Fundación Batuta y experta en procesos de transformación social por medio de la música.

La tercera invitada a este ciclo de conferencias fue Paula Moreno, ex ministra de Cultura de Colombia y presidenta de la organización Manos Visibles. En su conversación con Camilo Villegas, director de la revista Arcadia, Moreno expresó la necesidad de construir verdades que promuevan el cambio y que permitan a la sociedad plantearse nuevos dilemas éticos. La ex ministra extendió un llamado a escuchar más a las gentes en las regiones, puesto que son quienes han vivido de manera más directa el conflicto con sus múltiples particularidades.

El último invitado a Hablemos de verdad fue el experto estadounidense en mediación de conflictos, John Paul Lederach, en compañía del padre Francisco de Roux, director de la Comisión de la Verdad. En su inspiradora intervención, Lederach habló de los “diálogos improbables”, concepto que ha desarrollado como académico luego de su amplia experiencia en contextos marcados por la polarización y el conflicto armado y que invita a superar las barreras ideológicas que impiden encontrar al ser humano detrás de ellas. “Lo importante no es que no existan diferencias, eso es imposible, lo realmente importante es que estas diferencias no conlleven a la generación de violencia”, expresó.

Accede a las grabaciones completas de las conferencias del proyecto AQUÍ.

PODCASTS

El podcast del proyecto, La Paz se cuenta, también contó con importantes personajes que le han apostado a la construcción de la paz en el país desde las artes, la política y el trabajo comunitario. Los invitados a la conversación con Ángela Pérez, directora del proyecto, fueron:

 César López: este artista decidió que su arte transite por espacios diferentes a los convencionales con el ánimo de extender un mensaje de paz y reconciliación. El músico bogotano reflexiona acerca de la función social de la música y del arte como herramienta de paz; además, ofrece algunos consejos para quienes están comprometidos en impactar positivamente su entorno desde las prácticas artísticas.

 Joshua Mitrotti: el politólogo y especialista en periodismo nos cuenta de sus distintas experiencias en sus 18 años de trayectoria como responsable de procesos de paz en las comunidades afectadas por la guerra interna colombiana, desde que inició como funcionario de la Defensoría del Pueblo en Bojayá, Chocó, días después de la histórica masacre, hasta su labor como director de la entonces Agencia Colombiana para la Reincorporación –ACR- (hoy Agencia para la Reincorporación y la Normalización). 

 

 Andrés Wiesner: él es el fundador de Tiempo de Juego, organización que utiliza el fútbol y las prácticas artísticas como herramienta de transformación comunitaria para promover valores, apoyar talentos y brindar opciones de cambio a los niños y jóvenes de Cazucá, comuna 4 de Soacha. Wiesner narra acerca de cómo su pasión por el deporte rey se convirtió en la excusa para convocar a niños, niñas y jóvenes a utilizar de manera provechosa su tiempo libre y de esta forma alejarlos de las pandillas, las drogas y otros flagelos presentes en el territorio.

Escucha estos y los demás podcasts de La Paz se cuenta dando clic AQUÍ.

ENCUENTROS REGIONALES

Mediadores culturales de diferentes regiones tuvieron la oportunidad de encontrarse en varios espacios para compartir experiencias, recursos y metodologías que contribuyan al fortalecimiento de la red del proyecto. Durante 2019, tres encuentros regionales se llevaron a cabo con mediadores de la zona Caribe, de Antioquia y de Bogotá.  

En el mes de abril, mediadores de Montería, Sincelejo y Cartagena organizaron una jornada de trabajo conjunta que itineró por las tres ciudades en la que se estrecharon lazos, compartieron recomendaciones y encontraron puntos en común relacionados con la labor de mediación. Entre los aprendizajes más importantes de este encuentro se destacan la necesidad de intercambiar metodologías, llevar registro de sus actividades y procesos y abordar el tema de la paz desde las particularidades de cada escenario.

En julio, Mediadores culturales del nodo Medellín visitaron la Biblioteca Luis Ángel Arango para compartir experiencias con pares de Bogotá. Este grupo de mediadores trabaja desde varios frentes por la recuperación de la memoria y la producción de narrativas de paz de la mano de las comunidades en territorios de la capital de Antioquia y municipios aledaños que han sido altamente afectados por distintos tipos de violencias. Durante su visita, los jóvenes estudiantes de la Universidad de Antioquia, socializaron los proyectos en los que están involucrados y escucharon las iniciativas y procesos adelantados por algunos de los mediadores de la capital y propusieron ideas para seguir fortaleciendo la red de mediadores.

En octubre, mediadores culturales representantes de los nodos Barranquilla, Bogotá, Cartagena, Montería, Riohacha, San Andrés, Santa Marta, Sincelejo y Valledupar se dieron cita en la capital del Atlántico para vivir la experiencia PRE-TEXTOS, metodología desarrollada por Doris Sommer, e implementada por la Fundación Agentes Culturales. Este proceso formativo de tres días permitió el desarrollo y descubrimiento de múltiples recursos innovaciones basados en el arte y la literatura que constituyen poderosas fuentes de creatividad para la transformación social. 

Está atento a las exposiciones, conferencias y demás actividades que tenemos preparadas para este nuevo año.

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

eventos la paz se toma la palabra 1

La paz se toma la palabra, conferencias, la paz se cuenta, pre-textos, podcasts.

eventos la paz se toma la palabra 2

La paz se toma la palabra, conferencias, la paz se cuenta, pre-textos, podcasts.

eventos la paz se toma la palabra 3

La paz se toma la palabra, conferencias, la paz se cuenta, pre-textos, podcasts.

eventos la paz se toma la palabra 4

La paz se toma la palabra, conferencias, la paz se cuenta, pre-textos, podcasts.

eventos la paz se toma la palabra 7

La paz se toma la palabra, conferencias, la paz se cuenta, pre-textos, podcasts.

eventos la paz se toma la palabra 6

La paz se toma la palabra, conferencias, la paz se cuenta, pre-textos, podcasts.

eventos la paz se toma la palabra 8

La paz se toma la palabra, conferencias, la paz se cuenta, pre-textos, podcasts.

Fecha: 

Viernes, Enero 31, 2020

Ciudad: 

Colombia

Soñar, creer y crear: la receta del mediador Alfredo González para construir comunidades de paz en Barranquilla

Desde La Paz se toma la palabra seguimos resaltando la labor de los mediadores culturales de la red que hemos construido en este proyecto y que abarca las 29 ciudades y territorios aledaños donde tenemos presencia institucional. En esta oportunidad, destacamos la labor de Alfredo González, un barranquillero licenciado en educación con énfasis en francés que un día decidió que su salón de clases iba a ser el barrio, la calle y la vereda y emprendió un camino social por fuera de las instituciones educativas. Sus estudiantes ahora serían niños, niñas y adolescentes junto con sus familias para enseñarles y aprender con ellos nuevas formas de ejercer ciudadanías de paz: “Estaba cansado de poner notas a estudiantes, de trabajar en cuatro paredes siguiendo unas pautas con las que no me sentía muy de acuerdo y que me impedían un contacto más directo con la gente y sus necesidades”, asegura.

Alfredo ha encontrado en el proyecto La Paz se toma la palabra una oportunidad para fortalecer su quehacer como gestor cultural y un espacio para compartir y aprender: “Para mí ser mediador cultural me ha significado una gran experiencia en el sentido de poder aportar más y conocer más a las comunidades, poder apropiarme de las ideas y valores que el proyecto brinda y poder asociarlo con lo que hacemos con la fundación. Lo que más resalto de estar en el proyecto es la capacidad que me ha brindado para poder acercarme de una mejor manera a las comunidades. Me siento parte de un proyecto importante y significativo”. El proyecto le ha permitido conocer más textos, herramientas y personas que están haciendo obras en el país con sus particularidades y desafíos territoriales y que son capaces de convertir las contingencias en estrategias para no dejar de actuar por la construcción de culturas de paz.

Sus primeros pasos como gestor cultural fueron en Pueblo Viejo, Magdalena, para luego, tras haber ganado una convocatoria de Fundalectura, conformar La Sombra del Matarratón, que nació como una tertulia y que hoy es una fundación con diez años de experiencia: “El matarratón es muy simbólico en Barranquilla porque brinda mucha sombra y es bacano sentarse debajo de ese árbol para charlar y que pasen cosas buenas”. Con esta organización, Alfredo ha adelantado una gran cantidad de actividades artísticas y culturales en la capital del Atlántico y en otros municipios en los que la poesía, la literatura y la música han sido los protagonistas: “Nuestro eslogan es soñar, creer y crear y es nuestra ruta metodológica para desarrollar acciones con y para la comunidad”.  

La mediación lectora le ha permitido a Alfredo llevar a cabo procesos más de base con comunidades afectadas por el conflicto armado, el desplazamiento forzado y las violencias urbanas: “Nuestra apuesta siempre ha sido la construcción de memoria histórica, la paz y derechos humanos a partir de las artes y la mediación lectora. La idea es que desde las lecturas las personas puedan hacer asociaciones respecto de fenómenos de su entorno social para promover el cambio de sus problemáticas”. Su estrategia consiste en visitar a las comunidades y escucharlas para que sean ellas quienes identifiquen cuáles son aquellos aspectos que quieren transformar o sobre qué temáticas quieren adelantar acciones, luego hace una selección de textos acordes a los objetivos concertados en conjunto para finalmente generar reflexiones suscitadas por los ejercicios de lectoescritura activados por los textos que conducen a acciones comunitarias.

Este mediador cultural del nodo Barranquilla está convencido de la importancia de este proyecto porque le ha permitido aportar a la construcción de paz en un país que necesita de todas las manos posibles. “Este proyecto nos ayuda a mostrarnos que, si bien como sociedad podamos estar en cuidados intensivos, tenemos opciones de tratamiento para darnos de alta; tal vez nos demoremos pero estamos trabajando en ello”. Alfredo hace un llamado a la ciudadanía a que sus propias comodidades no les impida darse cuenta de la difícil situación social en la que nos encontramos en los barrios, las ciudades y los municipios e invita a aportar desde lo pequeño. “Puede ser un cliché, pero en verdad que los buenos somos más; lo que necesitamos es que esos más se comprometan con su comunidad cercana, sus familias, sus vecinos, y contribuir con acciones pequeñas a que sus entornos se conviertan en escenarios de paz”.

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Alfredo González, mediador del nodo Barranquilla La Paz se toma la palabra

medidores culturales, Barranquilla, educación, la paz se toma la palabra, red de mediadores.

Alfredo González, mediador del nodo Barranquilla La Paz se toma la palabra 1

medidores culturales, Barranquilla, educación, la paz se toma la palabra, red de mediadores.

Alfredo González, mediador del nodo Barranquilla La Paz se toma la palabra 2

medidores culturales, Barranquilla, educación, la paz se toma la palabra, red de mediadores.

Fecha: 

Lunes, Enero 27, 2020

Ciudad: 

Barranquilla

Imaginando juntos desde Colombia: una apuesta para la transformación social desde las artes. 3er especial

Esta es la última entrega del especial en el que presentamos a las iniciativas convocadas a participar en el encuentro Imaginando juntos desde Colombia: una apuesta para la transformación social desde las artes, organizado por el proyecto La Paz se toma la palabra. Este evento se realiza como parte de las actividades que la subgerencia cultural del Banco de la República realiza en calidad de representante por Colombia de la plataforma IMPACT -Imagining Together Platform for Arts, Culture and Conflict Transformation-, una colaboración internacional  que surge de la alianza entre Brandeis University en Boston, Juniata College y la Universidad de Masebi en Kisumu, Kenia, para diseñar y activar estrategias que permitan fortalecer el ecosistema de artes, cultura y transformación de conflictos a nivel internacional. A continuación, damos a conocer a aquellos procesos llevados a cabo en el las zonas Pacífico y sur del país. Da clic en los nombres de las organizaciones para acceder a más información: 

ASOCIACIÓN CULTURAL ROSTROS URBANOS – Buenaventura, Valle del Cauca

El 19 de abril de 2005, doce jóvenes del barrio Punta del Este, en el municipio de Buenaventura, fueron inusualmente convocados para jugar un partido de fútbol; allí, sin mayores explicaciones, fueron asesinados por los paramilitares. Hechos atroces como este han marcado las vidas de chicos y chicas que, desde su liderazgo social, buscan defender los derechos de las juventudes para alejarlos de las dinámicas de violencia que tienen cabida en esta ciudad-puerto del Pacífico colombiano.

Entre estos jóvenes destacan Leonard Rentería y Víctor Angulo, conocido como “Stand”, líderes de la Asociación Cultural Rostros Urbanos. Esta organización juvenil, desde 2010 utiliza el arte en la prevención del consumo de sustancias psicoactivas y de la vinculación de jóvenes a los grupos armados ilegales en Buenaventura. Esta asociación vincula la cultura Hip Hop, combinada con saberes y prácticas tradicionales del territorio, para brindar herramientas y adelantar acciones en temas de derechos humanos, salud sexual y reproductiva y defensa del territorio.

“Nos enfocamos en los proyectos de vida con adolescentes y jóvenes. Tenemos una línea de investigación en la que indagamos las dinámicas que se dan a raíz de las transformaciones culturales como consecuencia del conflicto y una línea de incidencia política y social que pretende generar que la toma de decisiones aporte al fortalecimiento de las comunidades. La idea es empoderar a las comunidades del valor de sus derechos para que puedan exigirlos”, expresa Leonard Rentería. El proyecto Recuperando la esquina busca resignificar espacios marcados en barrios y comunas del municipio en los que es común encontrar a jóvenes asociados al consumo de drogas, el pandillismo y la criminalidad; a partir del arte, dichos jóvenes son convocados para que aprovechen el tiempo libre de manera lúdica y formativa, es así como estos jóvenes pasan a ser referentes comunitarios a partir del canto y la composición musical, el grafiti y el muralismo y la danza urbana.

Varios de los integrantes de esta organización han sido víctimas del conflicto y cuentan con esquema de protección debido a las constantes amenazas que reciben debido a su activismo social. Sin embargo, ellos consideran que su labor es necesaria y que es importante ampliar el llamado a los jóvenes, puesto que serán ellos los responsables de las decisiones políticas del futuro cercano en su comunidad. 

BIBLIOGHETTO – Cali, Valle del Cauca

El barrio Petecuy, nombrado en honor al cacique que gobernaba el Valle de Lily y que combatió a los españoles durante la colonia, está ubicado en el nororiente de la ciudad de Cali; este sector ha sido progresivamente poblado por personas víctimas del desplazamiento forzado provenientes del sur y del Pacífico colombiano, al igual que por excombatientes de la guerrilla y los paramilitares. Allí creció Gustavo Gutiérrez, líder de Biblioguetto. 

Cuando Gustavo terminó el bachillerato, si bien no estaba metido en pandillas ni consumía drogas, como él lo dice, no contaba con muchas opciones para continuar estudiando, por lo que decidió dedicarse a vender chance. Para ese entonces ocurrió una ola invernal muy fuerte en la ciudad que impactó especialmente a su barrio, y ocasionó que más de 200 niños afectados por el fenómeno natural se concentraran en un albergue. Esa fue la oportunidad para que Gustavo y sus amigos iniciaran su proyecto cultural en el barrio: “El presidente de la Junta de Acción Comunal de esa época me invitó a mí y a mis amigos a que, en lugar de no estar haciendo nada, lleváramos actividades a niños. Algunos llevaron fútbol, otros se disfrazaron de payasos, yo llevé libros”. Cuando culminó la emergencia terminaron las actividades culturales y recreativas, no obstante, la gente del barrio le preguntaba “¿Será que tiene que ocurrir otra emergencia para que ustedes vuelvan con sus actividades?”, esa pregunta recurrente los motivó a conformar el Biblioguetto, en 2005. 

Gustavo, a pesar de contar con un acceso limitado a los libros, siempre tuvo una estrecha relación con estos: “Las iniciativas que existen en Colombia alrededor del libro me parecían muy bonitas, el biblioburro, la bibliocanoa, el bibliocirco, el bibliobús... especialmente el biblioburro porque este se metía en zonas de conflicto entre los paramilitares y la guerrilla y se convertía en una opción para los niños. Luego noté que en mi barrio no había una biblioteca y me propuse llevar los libros justamente a las esquinas, a esos lugares más problemáticos”. El proyecto del Biblioguetto hoy crece y late en el corazón mismo de la comunidad, sintonizándose con sus problemas y proponiendo desde la literatura, el teatro, el arte y el deporte, una reflexión continuada y responsable sobre los problemas del barrio. Por esto, la organización de Gustavo ha diversificado sus actividades y ahora los chicos hacen cortometrajes, campeonatos de futbol femenino, obras de teatro, capacitaciones, talleres y vacaciones recreativas, entre otras: “Biblioguetto es la prueba de que las palabras ayudan a un pueblo, a un barrio, a una ciudad; a luchar con las palabras antes que con las armas”.

ESCUELA AUDIOVISUAL BELÉN DE LOS ANDAQUÍES – Florencia, Caquetá

La escuela audiovisual infantil de Belén de los Andaquíes en Caquetá es un proyecto que se inició en 2005 y hoy en día es un verdadero centro de producción audiovisual en el que se cuentan las historias locales desde la perspectiva de los niños de la comunidad. Esta organización está dedicada a la exploración del lenguaje audiovisual y el uso de tecnologías de la comunicación para la producción en colectivo de piezas audiovisuales y multimedia que, en colaboración con niñas, niños y jóvenes, aporten al autorreconocimiento de valores socioculturales y capacidades para la construcción de un plan de vida.

El amor por el territorio y la memoria han llevado a Alirio González a la creación de esta escuela audiovisual infantil, un proyecto en donde, a partir de conversaciones entre grupos de niños, se han creado decenas de películas, animaciones, un canal de televisión, un programa de radio, premios y viajes. “Sin historia no hay cámara”, de este principio surgen los procesos creativos en la escuela audiovisual infantil en la que los niños, niñas y jóvenes participantes se alimentan de las historias locales, el trabajo local y sus propias visiones para resultar en las películas de las cuales están orgullosos. El equipo está conformado por académicos y profesionales que trabajan en los campos de la televisión, el cine y la academia en investigaciones y procesos de comunicación para el cambio social, la gestión social y la producción audiovisual. Gracias a este proyecto los niños de Belén de los Andaquíes han podido aprovechar un espacio lleno de historias e imaginación y así dejar al margen, al menos por un momento, los enfrentamientos entre las facciones del conflicto armado que han asolado su territorio durante décadas. 

FEMINAL CREW – Cali, Valle del Cauca

Es un colectivo de mujeres Hiphoppers que inicio en abril del 2010 en Santiago de Cali con el propósito de generar el empoderamiento de las mujeres por medio de los elementos de la Cultura Hip Hop, (Breakin, Rap, Graffiti, Deejay). Sin embargo, a través del tiempo descubrieron que la danza urbana -Breakin se convirtió el principal elemento que les ayudó a consolidar y ejecutar los objetivos del colectivo.

El Breakin se ha convertido en la herramienta pedagógica que les ha permitido al Colectivo Feminal Crew fortalecer habilidades para la vida, generar procesos de inclusión social, tejer vínculos sociales, reconocer y promover procesos de equidad de género, tejer redes de solidaridad y promover procesos pedagógicos alternativos e incluyentes. Este colectivo concentra sus esfuerzos en cuatro ejes principales: la producción de eventos, la circulación artística, la formación y la investigación. 

Uno de sus proyectos bandera es Jam Kids, liderado por Daniela Núñez, quien se ha formado como licenciada en educación popular para vincular las artes asociadas al hip hop a procesos pedagógicos para la primera infancia, con el objetivo de recuperar vínculos sociales a través de la danza, el deporte y la recreación. Al respecto, Daniela expresa: “Nos dimos de que en el mundo del hip hop no hay actividades o espacios pensados para niños. La idea es que desde muy temprana edad los niños y las niñas puedan asumir su cuerpo como su primer territorio y puedan conocerse y expresar con el cuerpo sus emociones”. 

FUNDACIÓN RAYUELA – Pasto, Nariño

Desde el año 1996, Rayuela, como grupo de Teatro y Títeres, incursiona en labores comunitarias y educativas con estrategias de pedagogía lúdica en el departamento de Nariño y zonas aledañas del Sur de Colombia. En 2004 se constituyó como ONG dedicada también al fomento de la lectura como estrategia para la construcción de Tejido Social.

Esta Fundación está convencida de que la lúdica es inherente al ser humano, por su necesidad inquietante de cambio y por su inquietante búsqueda de canales de expresión. El teatro y los títeres son utilizados por esta fundación como lenguajes, canales de expresión e introspección que facilitan la comprensión del propio ser, de la pluralidad de cuerpos que nos conforman, y del gran cuerpo social que conformamos. Igualmente, la palabra, en sus formas oral o escrita, constituye una poderosa herramienta constructora de imágenes. A partir de ahí, se han propuesto revalorar el uso y la dimensión de las palabras, por medio de compartir historias, narrar, propiciar momentos donde escuchar al otro sea lo más valioso y detener el tiempo nada más que para escuchar.  Este propósito lo hemos enmarcado en una oferta de construcción ciudadana denominada Convivencia Pacífica.

“Hemos considerado la disolución entre arte y educación como la gran falencia de la sociedad humana. Cuando los procesos educativos comprometen su ruta desde la búsqueda metodológica priorizando al ser y su desarrollo integral, se logra hacer memoria en el educando, y para eso las artes son las grandes facilitadoras”, expresa Miguel Ángel Gómez, líder de esta fundación. 

JÓVENES CREADORES DEL CHOCÓ - Quibdó, Chocó

La Corporación Jóvenes Creadores del Chocó es una organización sin ánimo de lucro, social y cultural que, desde 2009, se ha propuesto visibilizar, promover, rememorar, fortalecer, incentivar y producir bienes y/o servicios artísticos y culturales que resalten la grandeza de la cultura chocoana a nivel nacional e internacional. Es de su interés hacer de la cultura un verdadero entorno protector, en donde se generen espacios de convivencia pacífica, se potencie el pensamiento crítico, creativo e innovador, la construcción de proyectos de vida y el ejercicio del liderazgo al interior de las comunidades. A través de sus tres áreas de formación artística -teatro, danza tradicional y urbana- ha vinculado a más de 300 niños, niñas, adolescentes y jóvenes que en su diario vivir están en la búsqueda de otras alternativas de vida.

Con su baile, jóvenes creadores del Chocó nos dejan saber sus preocupaciones sobre el mundo que les rodea, la guerra, la falta de oportunidades, la seguridad alimentaria amenazada por el extractivismo y el mercurio que invade los ríos, el racismo, el desplazamiento forzoso, el clasismo y sexismo, todas ellas, inequidades articuladas que los privan de oportunidades y que por lo tanto son cuestionadas durante sus bailes con el propósito de reclamar sus derechos fundamentales para una vida presente y futura  en armonía y paz.

PLU CON PLA – Tumaco, Nariño

“Plu Con Pla” hace referencia a un plato típico de Tumaco: plumuda con plátano. La plumuda es un pez que tiene muchas espinas y que sólo se come en Tumaco. El grupo musical Plu Con Pla es producto del proceso de investigación, apropiación, enseñanza, dinamización y difusión de las diferentes manifestaciones culturales de los pueblos afrodescendientes del pacífico sur, adelantado por la fundación escuela folclórica del pacífico sur Tumac, fundada en Tumaco en el año 1969 por poblaciones vulnerables. Luego, la misma fundación abrió otra sede en la ciudad de Medellín en 2008. Su director, Harold Tenorio, estudió Antropología en la Universidad de los Andes, gracias a una beca; luego viajó como bailarín a Zimbawe, al África a tener un encuentro con sus raíces profundas para regresar posteriormente a Tumaco a enseñar música.

La propuesta musical de Plu Con Pla consiste en realizar una fusión de temas propios de la música tradicional afro del Pacífico sur colombiano con ritmos afro-urbanos como el reggae, el dancehall, y el ragamuffin, entre otros. Esta agrupación no utiliza simplemente los instrumentos tradicionales para interpretar un género musical específico, sino que crea nuevos sonidos a partir de diferentes aires de los ritmos mencionados, conservando algunas propiedades musicales de cada uno. El producto musical siempre es diferente y difícil de clasificar.

El título de su primer EP “No Más Velorio” habla por sí mismo. Manda un mensaje poderoso sobre el impacto catastrófico que tuvo la guerra civil en la región. “Pedimos perdón por lo que sea que hayamos hecho y viviremos en el aire, así no le haremos daño a nadie. Nosotros lo trabajamos era nuestro territorio. Ahí se lo dejamos, no queremos más velorio.”

SECRETARÍA DE PAZ Y CULTURA CIUDADANA – Cali, Valle del Cauca

La Secretaría de Paz y Cultura Ciudadana, a través de la subsecretaría de Derechos Humanos y Construcción de paz, por medio del subproceso de Laboratorios de Paz, cuenta con distintos proyectos enfocados en la promoción de la cultura de paz y la prevención de la violencia. La propuesta metodológica cuenta con un enfoque en la transformación de ciudad, que incluye las fronteras invisibles presentes en los territorios y la prevención de violencia, el uso y utilización en los niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Los procesos pedagógicos adelantados por esta secretaría promueven el liderazgo de nuevos espacios que generen diálogos, reflexiones y discursos en torno a la paz en la ciudad de Cali.

El proyecto “La Paz es Mi Cuento” está enfocado en fomentar la reflexión sobre la paz en la niñez, así como en fortalecer la prevención del reclutamiento infantil. El proyecto “Sumar Paz Restando Violencias” busca desarrollar procesos de formación de constructores de paz en contextos educativos y comunitarios, a partir del fortalecimiento de habilidades para la prevención de la violencia y la transformación pacífica de los conflictos en adolescentes de 14 a 18 años. Por último, “Yo no Parí para la Muerte”, busca capacitar a cuidadores y líderes sociales como gestores de paz fomentando y fortaleciendo relaciones familiares y comunitarias, propiciando la transformación pacífica de conflictos, la ética del cuidado, las habilidades de crianza con enfoque de género y perspectiva diferencial. 

Image: 

Categoria: 

imagenes: 

Iniciativas IMPACT zona pacífico 1

IMPACT, imaginando juntos desde Colombia, la paz se toma la palabra, arte y cultura para la transformación social, resolución de conflictos.

Iniciativas IMPACT zona pacífico 2

IMPACT, imaginando juntos desde Colombia, la paz se toma la palabra, arte y cultura para la transformación social, resolución de conflictos.

Iniciativas IMPACT zona pacífico 3

IMPACT, imaginando juntos desde Colombia, la paz se toma la palabra, arte y cultura para la transformación social, resolución de conflictos.

Iniciativas IMPACT zona pacífico 4

IMPACT, imaginando juntos desde Colombia, la paz se toma la palabra, arte y cultura para la transformación social, resolución de conflictos.

Iniciativas IMPACT zona pacífico 5

IMPACT, imaginando juntos desde Colombia, la paz se toma la palabra, arte y cultura para la transformación social, resolución de conflictos.

Iniciativas IMPACT zona pacífico 6

IMPACT, imaginando juntos desde Colombia, la paz se toma la palabra, arte y cultura para la transformación social, resolución de conflictos.

Iniciativas IMPACT zona pacífico 7

IMPACT, imaginando juntos desde Colombia, la paz se toma la palabra, arte y cultura para la transformación social, resolución de conflictos.

Iniciativas IMPACT zona pacífico 8

IMPACT, imaginando juntos desde Colombia, la paz se toma la palabra, arte y cultura para la transformación social, resolución de conflictos.

Fecha: 

Domingo, Diciembre 29, 2019

Ciudad: 

Buenaventura, Cali, Florencia, Pasto, Tumaco

Páginas

Suscribirse a RSS - Blog de EstebanNarvaez

Comentarios